Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 25 de septiembre de 2021

Diferencia entre revisiones de «Ética»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Visión Histórica de la Ética)
Línea 48: Línea 48:
  
 
Un giro más hedonista (''edone'', "placer") en la ética comienza con Demócrito (alrededor de 460-370 a.C.), quien considera una disposición perpetuamente alegre y feliz como el mayor bien y [[felicidad]] del [[hombre]].  El medio para ello es la [[virtud]], que nos hace independientes de los bienes externos, —en la medida en que eso sea posible— y que discrimina sabiamente entre los placeres que se deben buscar y los que se deben evitar.    El sensualismo puro o [[hedonismo]] fue enseñado por primera vez por Aristipo de Cirene (435-354 a.C.), según el cual el mayor placer posible  es el fin y bien supremo del esfuerzo [[hombre |humano]].  [[epicureísmo |Epicuro]] (341-270 a.C.) se diferencia de Aristipo en que sostiene que la mayor suma total posible de goces espirituales y sensuales, con la mayor libertad posible del disgusto y el dolor, es el mayor bien del hombre. La virtud es la norma directiva adecuada en la consecución de este fin.
 
Un giro más hedonista (''edone'', "placer") en la ética comienza con Demócrito (alrededor de 460-370 a.C.), quien considera una disposición perpetuamente alegre y feliz como el mayor bien y [[felicidad]] del [[hombre]].  El medio para ello es la [[virtud]], que nos hace independientes de los bienes externos, —en la medida en que eso sea posible— y que discrimina sabiamente entre los placeres que se deben buscar y los que se deben evitar.    El sensualismo puro o [[hedonismo]] fue enseñado por primera vez por Aristipo de Cirene (435-354 a.C.), según el cual el mayor placer posible  es el fin y bien supremo del esfuerzo [[hombre |humano]].  [[epicureísmo |Epicuro]] (341-270 a.C.) se diferencia de Aristipo en que sostiene que la mayor suma total posible de goces espirituales y sensuales, con la mayor libertad posible del disgusto y el dolor, es el mayor bien del hombre. La virtud es la norma directiva adecuada en la consecución de este fin.
 +
 +
Los [[Escuela Cínica de Filosofía |cínicos]], Antístenes (444-369 a.C.) y Diógenes de [[Sinope]] (414-324 a.C.), enseñaron el contrario directo del [[hedonismo]], a saber, que la [[virtud]] sola basta para la [[felicidad]], que el placer es un [[mal]] y que el [[hombre]] verdaderamente sabio está por encima de las  [[ley]]es [[hombre |humanas]].  Esta enseñanza pronto degeneró en altanería y desprecio abierto por la ley y por el resto de los hombres (cinismo). 
 +
 +
Los [[Estoicos y Filosofía Estoica |estoicos]], Zenón (336-264 a.C.) y sus [[discípulo]]s, Cleantes, Crisipo y otros, se esforzaron por refinar y perfeccionar las opiniones de Antístenes.  La [[virtud]], en su opinión, consiste en que el [[hombre]] viva según los dictados de su racionalidad y, como la [[naturaleza]] individual de cada uno no es más que una parte de todo el orden natural, la virtud es, por tanto, el acuerdo armonioso con la [[razón |Razón]] Divina, que configura todo el curso de la naturaleza.  No está del todo claro si concibieron esta relación de [[Dios]] con el mundo en un sentido [[panteísmo |panteísta]] o teísta.    La virtud debe buscarse por sí misma y es suficiente para la [[felicidad]] del hombre. Todas las demás cosas son indiferentes y, según lo requieran las circunstancias, deben ser perseguidas o rechazadas.    Las [[pasiones]] y los afectos son malos, y el sabio es independiente de ellos.  Entre los estoicos romanos estaban Séneca (4 a.C. - 65 d.C.), Epicteto (nacido alrededor del 50 d.C.) y el emperador [[Marco Aurelio Antonino |Marco Aurelio]] (121-180 d.C.), sobre quienes, sin embargo, al menos sobre los dos últimos, las influencias [[cristianismo |cristianas]] ya habían comenzado a hacerse sentir.
 +
 +
Cicerón (106-43 a.C.) no elaboró un nuevo sistema filosófico propio, sino que eligió aquellos puntos de vista particulares de los diversos sistemas de la [[filosofía]] [[Grecia |griega]] que le parecieron mejores.  Sostuvo que la [[bien |bondad]] [[moral]], que es el objeto general de todas las [[virtud]]es, consiste en lo que le conviene al [[hombre]] como un ser [[razón |racional]] a diferencia del bruto.  Las acciones son a menudo [[bien |buenas]] o [[mal]]as, [[justicia |justas]] o [[injusticia |injustas]], no debido a instituciones o costumbres [[hombre |humanas]], sino por su propia naturaleza intrínseca.  Por encima y más allá de las [[ley]]es humanas, existe una [[Derecho Natural |ley natural]] que abarca a todas las naciones y a todas las épocas, expresión de la [[voluntad]] racional del [[Dios]] Altísimo, de cuya [[obediencia]] ninguna autoridad humana puede eximirnos.  Cicerón ofrece una exposición exhaustiva de las [[Virtudes Cardinales |virtudes cardinales]] y las [[obligación |obligaciones]] relacionadas con ellas; insiste especialmente en la devoción a los [[deidad |dioses]], sin la cual la [[sociedad]] humana no podría existir.
 +
 +
Paralelamente a los sistemas éticos [[Grecia |griegos]] y [[Roma |romanos]] antes mencionados, corre una tendencia [[escepticismo |escéptica]], que rechaza toda [[ley]] [[moral]] natural, basa todo el orden moral en la costumbre o la arbitrariedad [[hombre |humana]] y libera al sabio de la sujeción a los preceptos ordinarios del orden moral.  Esta tendencia fue impulsada por los sofistas, contra quienes se enfrentaron [[Filósofo Sócrates |Sócrates]] y [[Platón y Platonismo |Platón]], y más tarde por Carnea, Teodoro de [[Cirene]] y otros.
 +
 +
Con los albores del [[cristianismo]] comenzó una nueva época en la ética.  El antiguo [[paganismo]] nunca tuvo un concepto claro y definido de la relación entre [[Dios]] y el mundo, de la unidad del [[Raza Humana |género humano]], del [[destino]] del [[hombre]], de la naturaleza y el significado de la [[ley]] [[moral]].  El cristianismo primero arrojó plena luz sobre estas y otras cuestiones similares. Como enseña [[San Pablo]] ([[Epístola a los Romanos |Rom.]] 2,14 ss.), Dios ha escrito su ley moral en el corazón de todos los [[hombre]]s, incluso de aquellos fuera de la influencia de la [[revelación]] cristiana; esta ley se manifiesta en la [[conciencia]] de todo hombre y es la norma según la cual todo el género humano será juzgado el día del [[Juicio Final |juicio final]].  Como consecuencia de sus inclinaciones perversas, esta ley se había oscurecido y distorsionado en gran medida entre los paganos; el cristianismo, sin embargo, le devolvió su prístina integridad.
 +
 +
Así también la ética recibió su estímulo más rico y fructífero. Ahora se desarrollaron métodos éticos adecuados, y la [[filosofía]] estaba en condiciones de seguir y desarrollar estos métodos por medios suministrados desde su propio acopio.  Este curso fue pronto adoptado en las primeras épocas de [[la Iglesia]] por los [[Padres de la Iglesia |Padres]] y escritores eclesiásticos, como [[San Justino Mártir |Justino Mártir]], [[San Ireneo |Ireneo]], [[Tertuliano]], [[Clemente de Alejandría]], [[Orígenes y Origenismo |Orígenes]], pero especialmente los ilustres [[Doctores de la Iglesia]], [[San Ambrosio |Ambrosio]], [[San Jerónimo |Jerónimo]] y [[San Agustín de Hipona |Agustín]], quienes , en la exposición y defensa de la [[verdad]] [[cristianismo |cristiana]], se valieron de los principios establecidos por los filósofos [[paganismo |paganos]]. 
 +
 +
Es [[verdad |cierto]] que los [[Padres de la Iglesia |Padres]] no tuvieron ocasión de tratar las cuestiones [[moral]]es desde un punto de vista puramente [[filosofía |filosófico]] e independientemente de la [[revelación]] [[cristianismo |cristiana]]; pero en la explicación de la [[Doctrina Cristiana |doctrina]] [[católico |católica]], sus discusiones condujeron naturalmente a investigaciones filosóficas.  Esto es particularmente cierto en el caso de [[San Agustín de Hipona |San Agustín]], quien procedió a desarrollar completamente a lo largo de líneas filosóficas y a establecer firmemente la mayoría de las [[verdad]]es de la moral cristiana.  Trató de la manera más clara y penetrante la ley eterna (''lex aeterna''), tipo original y fuente de todas las [ley]]es temporales, la [[Derecho Natural |ley natural]], la [[conciencia]], el fin último del [[hombre]], las [[Virtudes Cardinales |virtudes cardinales]], el [[pecado]], el [[Sacramento del Matrimonio |matrimonio]], etc.  Apenas nos presenta una parte de la ética, pero se enriquece con sus agudos comentarios filosóficos. Los escritores eclesiásticos posteriores siguieron sus pasos.
 +
 +
Una línea más marcada de separación entre [[filosofía]] y [[Teología Dogmática |teología]], y en particular entre ética y [[Teología Moral |teología moral]], se encuentra por primera vez en las obras de los grandes [[escolasticismo |escolásticos]] de la [[Edad Media]], especialmente de [[San Alberto Magno |Alberto el Grande]] (1193-1280), [[Santo Tomás de Aquino |Tomás de Aquino]] (1225 -1274), [[San Buenaventura |Buenaventura]] (1221-1274) y [[Beato Juan Duns Escoto |Duns Escoto]] (1274-1308).  La filosofía y, por medio de ella, la teología cosecharon abundantes frutos de la obra de [[Aristóteles]], que hasta entonces había sido un tesoro sellado para la civilización occidental, y que había sido dilucidado por primera vez por los detallados y profundos comentarios de San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino y puesto al servicio de la filosofía [[cristianismo |cristiana]].
 +
 +
Lo mismo es particularmente [[verdad |cierto]] en lo que respecta a la ética. [[Santo Tomás de Aquino |Santo Tomás]], en sus comentarios sobre los escritos políticos y éticos del [[Aristóteles |Estagirita]], en su "Summa contra Gentiles" y sus "Quaestiones disputatae", trató con su acostumbrada claridad y penetración casi toda la gama de la ética de una manera puramente [[filosofía |filosófica]], de modo que incluso hasta el día de hoy sus palabras son una fuente inagotable de donde la ética obtiene su suministro.    Los filósofos y [[Teología Dogmática |teólogos]] [[católico]]s de las épocas posteriores han continuado construyendo sobre los cimientos que él asentó.   
 +
 +
Es [[verdad |cierto]] que en los siglos XIV y XV, gracias sobre todo a la influencia de los denominados [[Nominalismo, Realismo, Conceptualismo |nominalistas]], se inicia un período de estancamiento y decadencia, pero el siglo XVI está marcado por un renacimiento.  También las cuestiones éticas, aunque tratadas en gran parte en relación con la [[Teología Dogmática |teología]], vuelven a ser objeto de una cuidadosa investigación.  Mencionamos como ejemplos a los grandes teólogos Victoria, [[Domingo Soto]], [[Luis de Molina]], [[Francisco Suárez]], [[Leonard Lessius |Lessius]] y [[Juan de Lugo |De Lugo]]. Desde el siglo XVI se han erigido cátedras especiales de ética ([[filosofía]] [[moral]]) en muchas [[universidades]] [[católico |católicas]].  Sin embargo, las obras más amplias y puramente filosóficas sobre ética no aparecen hasta los siglos XVII y XVIII, como ejemplo de lo cual podemos ejemplificar la producción de I. Schwarz, "Instituitiones juris universalis naturae et gentium" (1743).
 +
 +
Muy diferentes de los métodos éticos [[católico]]s fueron los adoptados en su mayor parte por los [[protestantismo |protestantes]].  Con el rechazo de la [[Tradición y Magisterio Vivo |autoridad docente]] de [[la Iglesia]], cada [[Individuo, Individualidad |individuo]] se convirtió en principio en su propio maestro supremo y árbitro en asuntos relacionados con la [[fe]] y la [[moral]].    Es cierto que los [[Reforma Protestante |reformadores]] se aferraron a la [[Biblia |Sagrada Escritura]] como la fuente [[infalibilidad |infalible]] de la [[revelación]], pero en cuanto a qué le pertenece o no, si está [[Inspiración de la Biblia |inspirada]] y en qué medida, y cuál es su significado, —todo esto se dejó a la decisión final del individuo.  El resultado inevitable fue que la [[filosofía]] arrojó al viento con arrogancia toda consideración por la [[verdad]] revelada, y en muchos casos se vio envuelta en los [[error]]es más perniciosos.  [[Philipp Melanchton |Melanchthon]], en su "Elementa philosophiae moralis", todavía se aferró a la filosofía [[Aristóteles |aristotélica]]; también lo hizo Hugo Grocio, en su obra "De jure belli et pacis".  Pero Cumberland y su seguidor, Samuel Pufendorf, además, asumieron, con [[René Descartes |Descartes]], que el fundamento último para toda distinción entre el [[bien]] y el [[mal]] radica en la libre determinación de la [[voluntad]] de [[Dios]], una visión que hace que el tratamiento filosófico de la ética sea fundamentalmente imposible.
 +
 +
Un factor bastante influyente en el desarrollo de la ética fue Thomas Hobbes (1588-1679).    Él supone que la [[Raza Humana |raza humana]] existió originalmente en una condición ruda (''status naturæ'') en la que cada [[hombre]] era libre de actuar como quisiera, y poseía el [[derecho]] a todas las cosas, de donde surgió una [[guerra]] de todos contra todos.  Para que el resultado no fuese la destrucción, se decidió abandonar esta condición de [[naturaleza]] y fundar un [[Iglesia y Estado |estado]] en el que, por acuerdo, todos estuviesen sujetos a una [[voluntad]] común (un gobernante).    Esta autoridad ordena, por la ley del Estado, lo que todos deben considerar como [[bien |bueno]] y como [[mal]]o, y sólo entonces surge una distinción entre el bien y el mal de fuerza universal vinculante para todos. 
 +
 +
El [[panteísmo |panteísta]] [[Benito Espinosa]] (1632-1677) considera el [[instinto]] de autoconservación como fundamento de la [[virtud]].    Todo ser está dotado del impulso [[necesidad |necesario]] para afirmarse y, dado que la [[razón]] no exige nada contrario a la [[naturaleza]], exige que cada uno siga este impulso y se esfuerce por conseguir lo que le sea útil.  Y cada [[Individuo, Individualidad |individuo]] posee poder y virtud en la medida en que obedece a este impulso.  La libertad de la [[voluntad]] consiste simplemente en la capacidad de seguir sin restricciones este impulso natural.
 +
 +
Shaftesbury (1671-1713) basa la ética en los afectos o inclinaciones del [[hombre]]. Hay inclinaciones simpáticas, idiopáticas y antinaturales.  La primera de ellas se refiere al bien común, la segunda al bien privado del agente, la tercero se opone a los otros dos.  Para llevar una vida [[moral]]mente [[bien |buena]], hay que librar la guerra contra los impulsos antinaturales, mientras que deben armonizarse las inclinaciones idiopáticas y compasivas.  Esta armonía constituye la virtud, en cuyo logro, el principio rector subjetivo del [[conocimiento]] es el "sentido moral", una especie de [[instinto]] moral.    Esta teoría del "sentido moral" fue desarrollada por Hutcheson (1694-1746); mientras tanto, Thomas Reid (1710-1796) sugirió el "[[Filosofía del Sentido Común |sentido común]]" como la norma más elevada de conducta moral. En [[Francia]], los [[filosofía |filósofos]] [[materialismo |materialistas]] del siglo XVIII — como Helvetio, de la Mettrie, Holbach, [[Etienne Bonnot de Condillac |Condillac]] y otros — - difundieron las enseñanzas del sensualismo y el [[hedonismo]] tal como las entendía [[epicureísmo |Epicuro]].
 +
 +
[[Filosofía de Kant |Immanuel Kant]] (1724-1804) introdujo una revolución completa en la ética.  Del naufragio de la [[razón]] teórica pura, buscó el rescate en la razón práctica, en la que encontró una [[ley]] [[moral]] absoluta, universal y categórica.  Esta ley no debe concebirse como una [[promulgación]] de una autoridad externa, pues esto sería heteronomía, que es ajena a la [[verdad]]era moralidad; es más bien la ley de nuestra propia razón, que es, por tanto, autónoma, es decir, debe ser observada por sí misma, sin tener en cuenta ningún placer o utilidad que de ella se derive.  Sólo es moralmente [[bien |buena]] la [[voluntad]] que obedece a la ley moral bajo la influencia de tal principio o motivo subjetivo como el que el [[Individuo, Individualidad |individuo]] pueda desear para que se convierta en ley universal para todos los [[hombre]]s.  Los seguidores de Kant han seleccionado de su ética ahora una doctrina, luego otra, y han combinado con ella varios sistemas [[panteísmo |panteístas]]. Fichte sitúa el [[bien]] supremo y el [[destino]] del hombre en la absoluta espontaneidad y libertad; Schleiermacher, en la cooperación con la civilización progresiva de la [[Raza Humana |humanidad]].  Una visión similar se repite sustancialmente en los escritos de Wilhelm Wundt y, hasta cierto punto, en los del [[pesimismo |pesimista]] Edward von Hartmann, aunque este último considera la cultura y el progreso simplemente como medios para el fin último, que, según él, consiste en liberar al [[el Absoluto |Absoluto]] del tormento de la [[Esencia y Existencia |existencia]].
  
 
==Esquema de la Ética==
 
==Esquema de la Ética==

Revisión de 20:55 5 nov 2020

Definición

Muchos escritores consideran la ética (griego ethike) como cualquier tratamiento científico del orden moral y la dividen en ética teológica o cristiana (teología moral) y ética filosófica (filosofía moral). Sin embargo, lo que se suele entender por ética es la ética filosófica, o filosofía moral, y es en este sentido que se tratará el tema en el presente artículo.

La filosofía moral es una división de la filosofía práctica. La filosofía teórica o especulativa tiene que ver con el ser o con el orden de cosas que no dependen de la razón, y su objeto es obtener, mediante la luz natural de la razón, un conocimiento de este orden en sus causas últimas. En cambio, la filosofía práctica se ocupa de lo que debería ser, o del orden de los actos que son humanos y que, por tanto, dependen de nuestra razón. También se divide en lógica y ética. La primera ordena correctamente las actividades intelectuales y enseña el método adecuado en la adquisición de la verdad, mientras que la segunda dirige las actividades de la voluntad; el objeto de la primera es la verdad; el de la segunda es el bien.

Por tanto, la ética puede definirse como la ciencia de la rectitud moral de los actos humanos de acuerdo con los primeros principios de la razón natural. La lógica y la ética son ciencias normativas y prácticas, porque prescriben normas o reglas para las actividades humanas y muestran cómo el ser humano debe dirigir sus acciones de acuerdo con estas normas. La ética es eminentemente práctica y directiva; pues ordena la actividad de la voluntad, y es esta la que pone en movimiento todas las demás facultades del hombre. Por tanto, ordenar la voluntad es lo mismo que ordenar al hombre entero. Además, la ética no solo dirige a un hombre a actuar si desea ser moralmente bueno, sino que le impone la obligación absoluta de hacer el bien y evitar el mal.

Debe hacerse una distinción entre ética y moral, o moralidad. Cada pueblo, incluso el más incivilizado e inculto, tiene su propia moralidad o suma de prescripciones que gobiernan su conducta moral. La naturaleza había dispuesto de tal modo que cada hombre se estableciera un código de conceptos y principios morales aplicables a los detalles de la vida práctica, sin necesidad de esperar las conclusiones de la ciencia. La ética es el tratamiento científico o filosófico de la moral. La materia propia de la ética son las acciones libres y deliberadas del hombre; pues sólo estas están en nuestro poder, y sólo en relación con ellas se pueden prescribir reglas, no con respecto a las acciones que se realizan sin deliberación, o por ignorancia o coerción.

Además de esto, el ámbito de la ética incluye todo aquello que se refiera a los actos humanos libres, ya sea como principio o causa de acción (ley, conciencia, virtud), o como efecto o circunstancia de la acción (mérito, castigo, etc.). El aspecto particular (objeto formal) bajo el cual la ética considera los actos libres es el de su bondad moral o la rectitud del orden que implican como actos humanos. Una persona puede ser un buen artista u orador y al mismo tiempo una persona moralmente mala o, a la inversa, un hombre puede ser moralmente bueno y ser un artista o técnico pobre. La ética tiene que ver simplemente con el orden que se relaciona con el hombre como hombre y que hace de él un buen hombre.

Al igual que la ética, la teología moral también se ocupa de las acciones morales del hombre; pero, a diferencia de la ética, tiene su origen en una verdad revelada sobrenaturalmente. Presupone la elevación del hombre al orden sobrenatural y, aunque se vale de las conclusiones científicas de la ética, extrae su conocimiento en su mayor parte de la revelación cristiana. La ética se distingue de las demás ciencias naturales que se ocupan de la conducta moral del hombre, como jurisprudencia y pedagogía en que la última no ascienden a los primeros principios, sino que toma prestadas sus nociones fundamentales de la ética y, por tanto, está subordinada a ella. Investigar qué es bueno o malo, justo o injusto, qué es virtud, ley, conciencia, deber, etc., qué obligaciones son comunes a todos los hombres, no entra en el ámbito de la jurisprudencia o de la pedagogía, sino de la ética; y sin embargo, estos principios deben ser presupuestos por la primera, deben servirle como base y guía; de ahí que estén subordinados a la ética.

Lo mismo es cierto para la economía política, la cual, en efecto, se ocupa inmediatamente de la actividad social del hombre en cuanto se refiere a la producción, distribución y consumo de mercancías materiales, pero esta actividad no es independiente de la ética; la vida industrial debe desarrollarse de acuerdo con la ley moral y debe estar dominada por la justicia, la equidad y el amor. La economía política se equivocó por completo al tratar de emanciparse de los requisitos de la ética. En la actualidad, muchos consideran la sociología como una ciencia distinta de la ética. Sin embargo, si por sociología se entiende un tratamiento filosófico de la sociedad, es una división de la ética; pues la indagación sobre la naturaleza de la sociedad en general, sobre el origen, la naturaleza, el objeto y el propósito de las sociedades naturales (la familia, el estado) y sus relaciones entre sí forman una parte esencial de la ética. Si, por el contrario, la sociología se considera como el conjunto de las ciencias que se refieren a la vida social del hombre, no es una ciencia única, sino un complejo de ciencias; y entre estas, en lo que respecta al orden natural, la ética tiene el primer reclamo.

Fuentes y Métodos de la Ética

Las fuentes de la ética son en parte la propia experiencia del hombre y en parte los principios y verdades propuestos por otras disciplinas filosóficas (lógica y metafísica). La ética tiene su origen en el hecho empírico de que ciertos principios y conceptos generales del orden moral son comunes a todas las personas en todas las épocas. Ciertamente, este hecho ha sido cuestionado con frecuencia, pero la investigación etnológica reciente lo ha colocado más allá de la posibilidad de toda duda. Todas las naciones distinguen entre lo bueno y lo malo, entre hombres buenos y hombres malos, entre la virtud y el vicio; todos están de acuerdo en esto: que vale la pena luchar por el bien, y que hay que evitar el mal, que uno merece alabanza, el otro, culpa. Aunque en casos individuales pueden no concurrir al denominar la misma cosa como buena o mala, sin embargo, están de acuerdo en cuanto al principio general de que se debe hacer el bien y evitar el mal.

El vicio en todas partes busca esconderse o ponerse la máscara de la virtud; es un principio universalmente reconocido que no debemos hacer a los demás lo que no quisiéramos que nos hicieran a nosotros. Con la ayuda de las verdades enunciadas en la lógica y la metafísica, la ética procede a dar una explicación completa de este hecho innegable, a rastrearlo hasta sus causas últimas, y luego a deducir de los principios morales fundamentales ciertas conclusiones que dirigirán al hombre, en las diversas circunstancias y relaciones de la vida, a cómo modelar su propia conducta hacia la consecución del fin para el que fue creado. Así el método adecuado de la ética es a la vez especulativo y empírico; se basa en la experiencia y en la metafísica.

La revelación cristiana sobrenatural no es una fuente apropiada de ética. Sólo pertenecen propiamente a la ética aquellas conclusiones a las que se puede llegar con la ayuda de la experiencia y los principios filosóficos. El filósofo cristiano, sin embargo, no puede ignorar la revelación sobrenatural, pero al menos debe reconocerla como una norma negativa, en la medida en que él no ha de presentar ninguna afirmación en evidente contradicción con la verdad revelada del cristianismo. Dios es la fuente de toda verdad, ya sea natural, tal como la dio a conocer la creación, o sobrenatural, tal como la revelaron Cristo y los profetas. Así como nuestro intelecto es una imagen del Intelecto Divino, así todo conocimiento científico cierto es el reflejo y la interpretación de los pensamientos del Creador encarnados en sus criaturas, una participación en su sabiduría eterna.

Dios no puede revelar sobrenaturalmente y mandarnos a creer bajo su autoridad cualquier cosa que contradiga los pensamientos expresados por él en sus criaturas y que, con la ayuda de la facultad de la razón que nos ha dado, podamos discernir en sus obras. Afirmar lo contrario sería negar la omnisciencia y veracidad de Dios, o suponer que Dios no es la fuente de toda la verdad. Por tanto, es imposible un conflicto entre la fe y la ciencia, y de ahí que el filósofo cristiano tiene que abstenerse de hacer cualquier afirmación que sea evidentemente antagónica a cierta verdad revelada. Si sus investigaciones condujesen a conclusiones que no están en armonía con la fe, debe dar por sentado que algún error se ha infiltrado en sus deducciones, así como el matemático cuyos cálculos contradicen abiertamente los hechos de la experiencia debe estar convencido de que su demostración es incorrecta.

Después de lo que se ha dicho, los siguientes métodos de ética deben rechazarse por no ser sólidos.

1. El racionalismo puro: Este sistema hace de la razón la única fuente de verdad y, por lo tanto, desde el principio excluye toda referencia a la revelación cristiana, calificando cualquier referencia como degradante y obstaculizadora de la investigación científica libre. La ley suprema de la ciencia no es la libertad, sino la verdad. No menoscaba la verdadera dignidad y libertad de la ciencia el abstenerse de afirmar lo que, según la revelación cristiana, es manifiestamente erróneo.

2. El empirismo puro también se debe rechazar, pues erigiría toda la estructura de la ética exclusivamente sobre la base de la experiencia. Esta puede hablarnos simplemente de fenómenos presentes o pasados; pero en cuanto a lo que, por necesidad y universal, debe suceder en el futuro, la experiencia no puede darnos ninguna pista sin la ayuda de principios universales y necesarios. Estrechamente aliado al empirismo está el historicismo, que considera la historia como la fuente exclusiva de la ética. Lo dicho del empirismo también se puede aplicar al historicismo. La historia se ocupa de lo que ha sucedido en el pasado y con demasiada frecuencia tiene que contar las aberraciones morales de la humanidad.

3. El positivismo es una variedad del empirismo; busca emancipar la ética de la metafísica y basarla sobre hechos solamente. Ninguna ciencia puede construirse sobre la mera base de hechos e independientemente de la metafísica. Toda ciencia debe partir de principios evidentes, que forman la base de todo conocimiento cierto. Especialmente la ética es imposible sin la metafísica, ya que es de acuerdo con la visión metafísica que tomamos del mundo que la ética se configura a sí misma. Quien considere al hombre como nada más que un bruto más altamente desarrollado, tendrá puntos de vista éticos diferentes a los de quien discierne en el hombre una criatura modelada a imagen y semejanza de Dios, que posee un alma espiritual, inmortal y destinada a la vida eterna; quien se niega a reconocer la libertad de la voluntad destruye el fundamento mismo de la ética. Si el hombre fue creado por Dios o posee un alma espiritual e inmortal que está dotada de libre albedrío, o es esencialmente diferente de la creación bruta, todas estas son preguntas pertenecientes a la metafísica. Además, la ética presupone necesariamente a la antropología. No se pueden prescribir reglas para las acciones del hombre, a menos que se comprenda claramente su naturaleza.

4. El tradicionalismo es otro sistema insostenible que durante la primera mitad del siglo XIX en Francia contó con muchos adeptos (entre otros, de Bonald, Bautain), y que presentó la doctrina de que la certeza absoluta en cuestiones religiosas y morales no se alcanza sólo con la ayuda de la razón, sino sólo a la luz de la revelación que se nos ha dado a conocer a través de la tradición. No vieron que para toda creencia razonable se presupone necesariamente cierto conocimiento de la existencia de Dios y del hecho de la revelación, y este conocimiento no puede obtenerse de la revelación. El fideísmo, o como lo llamó Paulsen, el irracionalismo de muchos protestantes, también niega la habilidad de la razón para proveer certeza en materias relativas a Dios y a la religión. Con Kant, enseña que la razón no se eleva por encima de los fenómenos del mundo visible; la fe sola puede conducirnos al reino de lo suprasensible e instruirnos en asuntos morales y religiosos. Sin embargo, esta fe no es la aceptación de la verdad por la fuerza de una autoridad externa, sino que consiste en ciertos juicios apreciativos, es decir, suposiciones o convicciones que son el resultado de la propia experiencia interior de cada uno, y que tienen, por tanto, para él un valor preciso, y corresponden a su propio temperamento peculiar. Dado que no se supone que estas persuasiones entren dentro del rango de la razón, no se pueden hacer excepciones a ellas por motivos científicos. Según esta opinión, la religión y la moral quedan relegadas al subjetivismo puro y pierden toda su objetividad y universalidad de valor.

Visión Histórica de la Ética

Dado que la ética es el tratamiento filosófico del orden moral, su historia no consiste en narrar los puntos de vista de la moralidad sostenidos por diferentes naciones en diferentes épocas; este es propiamente el alcance de la historia de la civilización y de la etnología. La historia de la ética se ocupa únicamente de los diversos sistemas filosóficos que en el transcurso del tiempo han sido elaborados con referencia al orden moral. De ahí que las opiniones expuestas por los sabios de la Antigüedad, como Pitágoras (582-500 a.C.), Heráclito (535-475 a.C.), Confucio (558-479 a.C.), apenas pertenecen a la historia de la ética; pues, aunque propusieron varias verdades y principios morales, lo hicieron de manera dogmática y didáctica, y no de una manera filosóficamente sistemática.

La ética propiamente dicha se encuentra por primera vez entre los griegos, es decir, en la enseñanza de Sócrates (470-399 a.C.). Según él, el objeto último de la actividad humana es la felicidad, y el medio necesario para alcanzarla es la virtud. Dado que todo el mundo busca necesariamente la felicidad, nadie es deliberadamente corrupto. Todo el mal surge de la ignorancia, y las virtudes son todas sin excepción muchas clases de prudencia. Por lo tanto, la virtud se puede impartir mediante la instrucción.

El discípulo de Sócrates, Platón (427-347 a.C.) declara que el summum bonum consiste en la perfecta imitación de Dios, el Bien Absoluto, una imitación que no se puede realizar plenamente en esta vida. La virtud capacita al hombre para ordenar su conducta, como debe ser, de acuerdo con los dictados de la razón y al actuar así llega a ser semejante a Dios. Pero Platón se diferenciaba de Sócrates en que no consideraba que la virtud consistiera únicamente en la sabiduría, sino también en la justicia, la templanza y la fortaleza, que constituían la armonía adecuada de las actividades del hombre. En cierto sentido, el Estado es un hombre en grande, y su función es formar a sus ciudadanos en la virtud. Para su Estado ideal propuso la comunidad de bienes y de esposas y la educación pública de los hijos.

Aunque Sócrates y Platón habían estado en primer plano en esta gran obra y habían contribuido con mucho material valioso a la edificación de la ética; sin embargo, el ilustre discípulo de Platón, Aristóteles (384-322 a.C.), debe ser considerado el verdadero fundador de la ética sistemática. Con la agudeza característica resolvió, en sus escritos éticos y políticos, la mayoría de los problemas de los que se ocupa la ética. A diferencia de Platón, que comenzó con ideas como base de su observación, Aristóteles prefirió tomar los hechos de la experiencia como punto de partida; los analizó con precisión y trató de rastrear sus causas superiores y últimas. Partió desde el punto de que todos los hombres tienden a la felicidad como el objeto último de todos sus esfuerzos, como el bien supremo, que se busca por sí mismo, y para el cual todos los demás bienes sirven simplemente como medio. Esta felicidad no puede consistir en bienes externos, sino sólo en la actividad propia de la naturaleza humana —no en la actividad inferior de la vida vegetativa y sensible como la que el hombre posee en común con las plantas y los animales, sino en la suprema y perfecta actividad de su razón, que a su vez brota de la virtud.

Sin embargo, esta actividad debe ejercerse en una vida perfecta y duradera. El placer supremo está naturalmente ligado a esta actividad; sin embargo, para constituir la felicidad perfecta, los bienes externos también deben suplir su parte. La verdadera felicidad, aunque preparada para él por los dioses como objeto y recompensa de la virtud, sólo puede alcanzarse mediante el esfuerzo individual del hombre. Con aguda penetración, Aristóteles procede a investigar sucesivamente cada una de las virtudes intelectuales y morales, y su tratamiento de ellas debe, incluso en la actualidad, ser considerado en gran parte correcto. La naturaleza del Estado y de la familia fue, en general, explicada correctamente por él. La única lástima es que su visión no penetró más allá de esta vida terrena y que nunca vio claramente las relaciones del hombre con Dios.

Un giro más hedonista (edone, "placer") en la ética comienza con Demócrito (alrededor de 460-370 a.C.), quien considera una disposición perpetuamente alegre y feliz como el mayor bien y felicidad del hombre. El medio para ello es la virtud, que nos hace independientes de los bienes externos, —en la medida en que eso sea posible— y que discrimina sabiamente entre los placeres que se deben buscar y los que se deben evitar. El sensualismo puro o hedonismo fue enseñado por primera vez por Aristipo de Cirene (435-354 a.C.), según el cual el mayor placer posible es el fin y bien supremo del esfuerzo humano. Epicuro (341-270 a.C.) se diferencia de Aristipo en que sostiene que la mayor suma total posible de goces espirituales y sensuales, con la mayor libertad posible del disgusto y el dolor, es el mayor bien del hombre. La virtud es la norma directiva adecuada en la consecución de este fin.

Los cínicos, Antístenes (444-369 a.C.) y Diógenes de Sinope (414-324 a.C.), enseñaron el contrario directo del hedonismo, a saber, que la virtud sola basta para la felicidad, que el placer es un mal y que el hombre verdaderamente sabio está por encima de las leyes humanas. Esta enseñanza pronto degeneró en altanería y desprecio abierto por la ley y por el resto de los hombres (cinismo).

Los estoicos, Zenón (336-264 a.C.) y sus discípulos, Cleantes, Crisipo y otros, se esforzaron por refinar y perfeccionar las opiniones de Antístenes. La virtud, en su opinión, consiste en que el hombre viva según los dictados de su racionalidad y, como la naturaleza individual de cada uno no es más que una parte de todo el orden natural, la virtud es, por tanto, el acuerdo armonioso con la Razón Divina, que configura todo el curso de la naturaleza. No está del todo claro si concibieron esta relación de Dios con el mundo en un sentido panteísta o teísta. La virtud debe buscarse por sí misma y es suficiente para la felicidad del hombre. Todas las demás cosas son indiferentes y, según lo requieran las circunstancias, deben ser perseguidas o rechazadas. Las pasiones y los afectos son malos, y el sabio es independiente de ellos. Entre los estoicos romanos estaban Séneca (4 a.C. - 65 d.C.), Epicteto (nacido alrededor del 50 d.C.) y el emperador Marco Aurelio (121-180 d.C.), sobre quienes, sin embargo, al menos sobre los dos últimos, las influencias cristianas ya habían comenzado a hacerse sentir.

Cicerón (106-43 a.C.) no elaboró un nuevo sistema filosófico propio, sino que eligió aquellos puntos de vista particulares de los diversos sistemas de la filosofía griega que le parecieron mejores. Sostuvo que la bondad moral, que es el objeto general de todas las virtudes, consiste en lo que le conviene al hombre como un ser racional a diferencia del bruto. Las acciones son a menudo buenas o malas, justas o injustas, no debido a instituciones o costumbres humanas, sino por su propia naturaleza intrínseca. Por encima y más allá de las leyes humanas, existe una ley natural que abarca a todas las naciones y a todas las épocas, expresión de la voluntad racional del Dios Altísimo, de cuya obediencia ninguna autoridad humana puede eximirnos. Cicerón ofrece una exposición exhaustiva de las virtudes cardinales y las obligaciones relacionadas con ellas; insiste especialmente en la devoción a los dioses, sin la cual la sociedad humana no podría existir.

Paralelamente a los sistemas éticos griegos y romanos antes mencionados, corre una tendencia escéptica, que rechaza toda ley moral natural, basa todo el orden moral en la costumbre o la arbitrariedad humana y libera al sabio de la sujeción a los preceptos ordinarios del orden moral. Esta tendencia fue impulsada por los sofistas, contra quienes se enfrentaron Sócrates y Platón, y más tarde por Carnea, Teodoro de Cirene y otros.

Con los albores del cristianismo comenzó una nueva época en la ética. El antiguo paganismo nunca tuvo un concepto claro y definido de la relación entre Dios y el mundo, de la unidad del género humano, del destino del hombre, de la naturaleza y el significado de la ley moral. El cristianismo primero arrojó plena luz sobre estas y otras cuestiones similares. Como enseña San Pablo (Rom. 2,14 ss.), Dios ha escrito su ley moral en el corazón de todos los hombres, incluso de aquellos fuera de la influencia de la revelación cristiana; esta ley se manifiesta en la conciencia de todo hombre y es la norma según la cual todo el género humano será juzgado el día del juicio final. Como consecuencia de sus inclinaciones perversas, esta ley se había oscurecido y distorsionado en gran medida entre los paganos; el cristianismo, sin embargo, le devolvió su prístina integridad.

Así también la ética recibió su estímulo más rico y fructífero. Ahora se desarrollaron métodos éticos adecuados, y la filosofía estaba en condiciones de seguir y desarrollar estos métodos por medios suministrados desde su propio acopio. Este curso fue pronto adoptado en las primeras épocas de la Iglesia por los Padres y escritores eclesiásticos, como Justino Mártir, Ireneo, Tertuliano, Clemente de Alejandría, Orígenes, pero especialmente los ilustres Doctores de la Iglesia, Ambrosio, Jerónimo y Agustín, quienes , en la exposición y defensa de la verdad cristiana, se valieron de los principios establecidos por los filósofos paganos.

Es cierto que los Padres no tuvieron ocasión de tratar las cuestiones morales desde un punto de vista puramente filosófico e independientemente de la revelación cristiana; pero en la explicación de la doctrina católica, sus discusiones condujeron naturalmente a investigaciones filosóficas. Esto es particularmente cierto en el caso de San Agustín, quien procedió a desarrollar completamente a lo largo de líneas filosóficas y a establecer firmemente la mayoría de las verdades de la moral cristiana. Trató de la manera más clara y penetrante la ley eterna (lex aeterna), tipo original y fuente de todas las [ley]]es temporales, la ley natural, la conciencia, el fin último del hombre, las virtudes cardinales, el pecado, el matrimonio, etc. Apenas nos presenta una parte de la ética, pero se enriquece con sus agudos comentarios filosóficos. Los escritores eclesiásticos posteriores siguieron sus pasos.

Una línea más marcada de separación entre filosofía y teología, y en particular entre ética y teología moral, se encuentra por primera vez en las obras de los grandes escolásticos de la Edad Media, especialmente de Alberto el Grande (1193-1280), Tomás de Aquino (1225 -1274), Buenaventura (1221-1274) y Duns Escoto (1274-1308). La filosofía y, por medio de ella, la teología cosecharon abundantes frutos de la obra de Aristóteles, que hasta entonces había sido un tesoro sellado para la civilización occidental, y que había sido dilucidado por primera vez por los detallados y profundos comentarios de San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino y puesto al servicio de la filosofía cristiana.

Lo mismo es particularmente cierto en lo que respecta a la ética. Santo Tomás, en sus comentarios sobre los escritos políticos y éticos del Estagirita, en su "Summa contra Gentiles" y sus "Quaestiones disputatae", trató con su acostumbrada claridad y penetración casi toda la gama de la ética de una manera puramente filosófica, de modo que incluso hasta el día de hoy sus palabras son una fuente inagotable de donde la ética obtiene su suministro. Los filósofos y teólogos católicos de las épocas posteriores han continuado construyendo sobre los cimientos que él asentó.

Es cierto que en los siglos XIV y XV, gracias sobre todo a la influencia de los denominados nominalistas, se inicia un período de estancamiento y decadencia, pero el siglo XVI está marcado por un renacimiento. También las cuestiones éticas, aunque tratadas en gran parte en relación con la teología, vuelven a ser objeto de una cuidadosa investigación. Mencionamos como ejemplos a los grandes teólogos Victoria, Domingo Soto, Luis de Molina, Francisco Suárez, Lessius y De Lugo. Desde el siglo XVI se han erigido cátedras especiales de ética (filosofía moral) en muchas universidades católicas. Sin embargo, las obras más amplias y puramente filosóficas sobre ética no aparecen hasta los siglos XVII y XVIII, como ejemplo de lo cual podemos ejemplificar la producción de I. Schwarz, "Instituitiones juris universalis naturae et gentium" (1743).

Muy diferentes de los métodos éticos católicos fueron los adoptados en su mayor parte por los protestantes. Con el rechazo de la autoridad docente de la Iglesia, cada individuo se convirtió en principio en su propio maestro supremo y árbitro en asuntos relacionados con la fe y la moral. Es cierto que los reformadores se aferraron a la Sagrada Escritura como la fuente infalible de la revelación, pero en cuanto a qué le pertenece o no, si está inspirada y en qué medida, y cuál es su significado, —todo esto se dejó a la decisión final del individuo. El resultado inevitable fue que la filosofía arrojó al viento con arrogancia toda consideración por la verdad revelada, y en muchos casos se vio envuelta en los errores más perniciosos. Melanchthon, en su "Elementa philosophiae moralis", todavía se aferró a la filosofía aristotélica; también lo hizo Hugo Grocio, en su obra "De jure belli et pacis". Pero Cumberland y su seguidor, Samuel Pufendorf, además, asumieron, con Descartes, que el fundamento último para toda distinción entre el bien y el mal radica en la libre determinación de la voluntad de Dios, una visión que hace que el tratamiento filosófico de la ética sea fundamentalmente imposible.

Un factor bastante influyente en el desarrollo de la ética fue Thomas Hobbes (1588-1679). Él supone que la raza humana existió originalmente en una condición ruda (status naturæ) en la que cada hombre era libre de actuar como quisiera, y poseía el derecho a todas las cosas, de donde surgió una guerra de todos contra todos. Para que el resultado no fuese la destrucción, se decidió abandonar esta condición de naturaleza y fundar un estado en el que, por acuerdo, todos estuviesen sujetos a una voluntad común (un gobernante). Esta autoridad ordena, por la ley del Estado, lo que todos deben considerar como bueno y como malo, y sólo entonces surge una distinción entre el bien y el mal de fuerza universal vinculante para todos.

El panteísta Benito Espinosa (1632-1677) considera el instinto de autoconservación como fundamento de la virtud. Todo ser está dotado del impulso necesario para afirmarse y, dado que la razón no exige nada contrario a la naturaleza, exige que cada uno siga este impulso y se esfuerce por conseguir lo que le sea útil. Y cada individuo posee poder y virtud en la medida en que obedece a este impulso. La libertad de la voluntad consiste simplemente en la capacidad de seguir sin restricciones este impulso natural.

Shaftesbury (1671-1713) basa la ética en los afectos o inclinaciones del hombre. Hay inclinaciones simpáticas, idiopáticas y antinaturales. La primera de ellas se refiere al bien común, la segunda al bien privado del agente, la tercero se opone a los otros dos. Para llevar una vida moralmente buena, hay que librar la guerra contra los impulsos antinaturales, mientras que deben armonizarse las inclinaciones idiopáticas y compasivas. Esta armonía constituye la virtud, en cuyo logro, el principio rector subjetivo del conocimiento es el "sentido moral", una especie de instinto moral. Esta teoría del "sentido moral" fue desarrollada por Hutcheson (1694-1746); mientras tanto, Thomas Reid (1710-1796) sugirió el "sentido común" como la norma más elevada de conducta moral. En Francia, los filósofos materialistas del siglo XVIII — como Helvetio, de la Mettrie, Holbach, Condillac y otros — - difundieron las enseñanzas del sensualismo y el hedonismo tal como las entendía Epicuro.

Immanuel Kant (1724-1804) introdujo una revolución completa en la ética. Del naufragio de la razón teórica pura, buscó el rescate en la razón práctica, en la que encontró una ley moral absoluta, universal y categórica. Esta ley no debe concebirse como una promulgación de una autoridad externa, pues esto sería heteronomía, que es ajena a la verdadera moralidad; es más bien la ley de nuestra propia razón, que es, por tanto, autónoma, es decir, debe ser observada por sí misma, sin tener en cuenta ningún placer o utilidad que de ella se derive. Sólo es moralmente buena la voluntad que obedece a la ley moral bajo la influencia de tal principio o motivo subjetivo como el que el individuo pueda desear para que se convierta en ley universal para todos los hombres. Los seguidores de Kant han seleccionado de su ética ahora una doctrina, luego otra, y han combinado con ella varios sistemas panteístas. Fichte sitúa el bien supremo y el destino del hombre en la absoluta espontaneidad y libertad; Schleiermacher, en la cooperación con la civilización progresiva de la humanidad. Una visión similar se repite sustancialmente en los escritos de Wilhelm Wundt y, hasta cierto punto, en los del pesimista Edward von Hartmann, aunque este último considera la cultura y el progreso simplemente como medios para el fin último, que, según él, consiste en liberar al Absoluto del tormento de la existencia.

Esquema de la Ética

Vea también los artículos ONTOLOGÍA y ONTOLOGISMO.


Fuente: Cathrein, Victor. "Ethics." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5, págs. 556-566. New York: Robert Appleton Company, 1909. 3 Nov. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/05556a.htm>.

Está siendo traducido por Luz María Hernández Medina