Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 6 de diciembre de 2021

Lógica

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

La lógica es la ciencia y el arte que dirige a la mente en el proceso de razonamiento y procesos subsidiarios de tal manera que le permite alcanzar claridad, consistencia y validez en esos procesos. El objetivo de la lógica es asegurar claridad en la definición y disposición de nuestras ideas y otras imágenes mentales, coherencia en nuestros juicios y validez en nuestros procesos de inferencia.

El Nombre

La palabra griega logos, que significa "razón", es el origen del término lógicalogike (techen, pragmateia o episteme, entendido), como el nombre de una ciencia o arte, aparece por primera vez en los escritos de los estoicos. Aristóteles, el fundador de la ciencia, la designa como "analítica", y los epicúreos utilizan el término canónico. Sin embargo, desde la época de Cicerón, la palabra lógica se usa casi sin excepción para designar esta ciencia. También se utilizan los nombres dialéctica y analítica. .

Definición

Es un hecho curioso que, aunque la lógica es la ciencia que trata de la definición, los lógicos no están de acuerdo en cómo debe definirse la lógica misma. Hay, en total, unas doscientas definiciones diferentes de lógica. Por supuesto, sería imposible enumerar aquí incluso las principales definiciones. Será suficiente mencionar y discutir algunas típicas.

A. La Lógica Port-Royal: (“L´art de penser”, publicada en 1662) define la lógica como “el arte de usar bien la razón en la adquisición del conocimiento de las cosas, tanto para la propia instrucción como para la de los demás”. Más brevemente, "La lógica es el arte de razonar". Esta última es la definición de Arnauld. Las definiciones de este tipo se consideran demasiado estrechas, tanto porque definen la lógica en términos de arte, sin dejar espacio para que su pretensión sea considerada una ciencia, y porque, mediante el uso del término razonamiento, restringen el alcance de la lógica a una clase de los procesos mentales.

B. Hegel (Vea HEGELIANISMO) va al otro extremo cuando define la lógica como "la ciencia de la idea pura". Por idea entiende toda la realidad, de modo que para él la lógica incluye la ciencia de la realidad subjetiva (lógica de los conceptos mentales) y la ciencia de la realidad objetiva (lógica del ser, metafísica). Del mismo modo, las definiciones que no distinguen entre lógica y psicología, definiendo la lógica como "la ciencia de los procesos mentales" o "la ciencia de las operaciones de la mente", son demasiado amplias. Las definiciones que caracterizan a la lógica como "la ciencia de las ciencias", "el arte de las artes", también son demasiado amplias: plantean un reclamo demasiado grande para la lógica.

C. Santo Tomás de Aquino: En su comentario sobre los tratados lógicos de Aristóteles ("In Post. Anal.", Lect. I, Leonine ed., I, 138), Santo Tomás dice: "Ars quædam necessaria est, quae sit directiva ipsius actus rationis, per quam scilicet homo in ipso actu rationis ordinate faciliter et sine errore procedat. Et haec ars est logica, id est racionalis scientia." Combinando esas dos oraciones, podemos traducir la definición de Santo Tomás de la siguiente manera: "La lógica es la ciencia y el arte que dirige el acto de la razón, por el cual un hombre en el ejercicio de su razón puede proceder sin error, confusión o dificultad innecesaria". Tomando razón en su sentido más amplio, de modo que incluya todas las operaciones de la mente que son estrictamente cognitivas, a saber, la formación de imágenes mentales, juicio y raciocinio, podemos ampliar la definición de Santo Tomás y definir la lógica como "la ciencia y el arte que dirige la mente en el proceso de razonamiento y procesos subsidiarios de tal manera que le permita alcanzar claridad (u orden), consistencia y validez en esos procesos".

La lógica es esencialmente directiva. En ello se diferencia de la psicología, que es esencialmente especulativa o teórica, y que se ocupa sólo de manera incidental y secundaria de la dirección de los procesos mentales. La lógica se ocupa de los procesos de la mente. En eso se diferencia de la metafísica, que tiene por campo de investigación y especulación todo el universo del ser (vea METAFÍSICA). La lógica se ocupa de los procesos mentales en relación con la verdad o, más particularmente, en relación con el logro y exposición de la verdad mediante procesos que apuntan a ser válidos, claros, ordenados y consistentes. En ello se diferencia de la ética, que trata de las acciones humanas, tanto las acciones externas como los pensamientos, en relación con el destino final del hombre. La validez, la claridad, la coherencia y el orden son cualidades lógicas del pensamiento, la bondad y la maldad son cualidades éticas.

Finalmente, la lógica no debe confundirse con la retórica. La retórica, en el antiguo sentido de la palabra, era el arte de la persuasión; utilizaba todos los recursos, como la apelación emocional, la disposición verbal, etc., para producir un estado mental que se refería principalmente a la acción y a la convicción sólo en un sentido secundario. La lógica es la ciencia y el arte de la convicción; utiliza sólo argumentos, descartando el atractivo emocional y empleando meramente palabras como símbolos de pensamientos.

La cuestión de si la lógica es una ciencia o un arte se decide ahora generalmente afirmando que es ambas cosas. Es una ciencia, en la medida en que no se limita a formular reglas para pensar correctamente, sino que las deduce de principios generales que se basan en la naturaleza de la mente y de la verdad. Es un arte en la medida en que se relaciona directa e inmediatamente con la ejecución, es decir, con los actos de la mente. Así como las bellas artes dirigen al pintor o al escultor en las acciones mediante las cuales aspira a producir un bello cuadro o una hermosa estatua, la lógica dirige al pensador en las acciones mediante las cuales apunta a alcanzar la verdad o exponer la verdad que ha alcanzado.

División

El modo tradicional de dividir la lógica en "formal" y "material" se mantiene en muchos tratados modernos sobre el tema. En la lógica formal, los procesos del pensamiento se estudian independientemente de su contenido o sin tenerlo en cuenta. En la lógica material, la cuestión principal es la verdad del contenido de los procesos mentales. Un ejemplo de la aritmética servirá para ilustrar la función de la lógica formal. Cuando sumamos dos y dos, y pronunciamos el resultado como cuatro, estamos ante un proceso de suma en su aspecto formal, sin prestar atención al contenido. El proceso es válido cualquiera que sea el contenido, ya sea que los "dos y dos" se refieran a libros, caballos, árboles o círculos. Así es precisamente como estudiamos los juicios y argumentos en lógica. Del juicio "Todo A es B" inferimos "Por lo tanto, algo de B es A"; y el proceso es válido ya sea que la proposición original sea "Todos los círculos son redondos" o "Todos los leones son carnívoros".

En la lógica material, por el contrario, indagamos en el contenido de los juicios o premisas y nos esforzamos por determinar si son verdaderos o falsos. Los antiguos escritores denominaron a la lógica material como "lógica mayor", "lógica crítica" o simplemente "crítica". En tiempos recientes, se ha generalizado la palabra epistemología (ciencia del conocimiento), que significa una indagación sobre el valor del conocimiento, y designa la parte de la filosofía que indaga en el valor objetivo de nuestros conceptos, el contenido y el valor de los juicios y el razonamiento, los criterios de la verdad, la naturaleza de la evidencia, la certeza, etc. Siempre que se adopta este nuevo término, se tiende a restringir el término lógica para que signifique lógica meramente formal.

La lógica formal estudia conceptos y otras imágenes mentales con el fin de asegurar la claridad y el orden entre esos contenidos de la mente. Estudia los juicios con el propósito de mostrar cuándo y cómo son consistentes o inconsistentes, es decir, cuándo se puede inferir uno de otro (conversión) y cuándo se oponen (oposición). Estudia los dos tipos de razonamiento, deductivo e inductivo, a fin de dirigir la mente a utilizar estos procesos de manera válida. Finalmente, estudia los sofismas (o falacias) y el método con el fin de mostrar qué errores deben evitarse y qué arreglo debe seguirse en una serie compleja de procesos de razonamiento. Pero, si bien es cierto en general que en todas estas tareas la lógica formal conserva su carácter puramente formal y no indaga en el contenido del pensamiento, no obstante, al tratar con el razonamiento inductivo y al establecer las reglas de definición y división, la lógica formal la lógica tiene en cuenta la cuestión del pensamiento. Por ello, parece deseable abandonar la antigua distinción entre formal y material, para designar como lógica lo que antes se llamaba lógica formal, y reservar el término epistemología para aquella parte de la filosofía que, al indagar en el valor del conocimiento humano en general, cubre el terreno que era el dominio de la lógica material.

Quedan ciertos tipos de lógica que no se incluyen bajo los encabezados formal y material. La lógica trascendental (Kant) es la indagación en el conocimiento humano con el propósito de determinar qué elementos o factores del pensamiento humano son a priori, es decir, independientes de la experiencia. La lógica simbólica (Lambert, Boole) es una aplicación de métodos matemáticos a los procesos del pensamiento. Utiliza ciertos símbolos convencionales para representar términos, proposiciones y las relaciones entre ellos, y luego, sin ninguna referencia adicional a las leyes del pensamiento, aplica las reglas y métodos del cálculo matemático (Venn, "Symbolic Logic", Londres, 1881). La lógica aplicada, en el sentido más estricto, es sinónimo de lógica material en el sentido más amplio; significa lógica aplicada al estudio de las ciencias naturales, lógica aplicada a la educación, lógica aplicada al estudio del derecho, etc. La lógica natural es ese poder nativo de la mente por el cual la mayoría de las personas son competentes para juzgar correctamente y razonar válidamente sobre los asuntos e intereses de la vida cotidiana; contrasta con la lógica científica, que es la lógica como ciencia y arte cultivado.

Historia

La historia de la lógica posee un interés más que ordinario, porque, por un lado, todo cambio en el punto de vista del metafísico y del psicólogo tendía a producir un cambio correspondiente en la teoría y la práctica lógicas; mientras que, por otro lado, los cambios en el método y el procedimiento lógicos tendían a afectar tanto a las conclusiones como al método del filósofo. A pesar de estas tendencias hacia la variación, la ciencia de la lógica ha experimentado muy pocos cambios radicales desde el comienzo de su historia.

La Lógica Nyaya

Un sistema de filosofía que se estudió en la India en el siglo V a.C., aunque quizás sea de una fecha mucho más antigua; toma su nombre de la palabra nyaya, que significa argumento lógico o silogismo. Esta filosofía, como todos los sistemas indios, se ocupó del problema de la liberación del alma de la esclavitud, y su solución fue que el alma debe liberarse de las trabas de la materia por medio del razonamiento sistemático. Esta concepción de la cuestión condujo naturalmente a un análisis de los métodos de pensamiento y a la construcción de un tipo de razonamiento que guarda una remota semejanza con el silogismo. El nyaya, o silogismo indio, como se le llama a veces, consta de cinco proposiciones. Si, por ejemplo, se desea probar que la colina está en llamas, se comienza con la afirmación: "La colina está en llamas". A continuación, se da la razón: "Porque humea". Luego viene un ejemplo, "Como el fuego de la cocina"; que es seguida por la aplicación, "Así también la colina humea". Finalmente llega la conclusión: "Por lo tanto, está en llamas". Entre esto y el claro silogismo aristotélico, con sus premisas mayores y menores y su conclusión, está toda la diferencia que existe entre el modo de pensar oriental y el griego. Apenas es necesario decir que no hay evidencia histórica de que Aristóteles haya sido influenciado de alguna manera en su lógica por Gótama, el reputado autor de la nyaya.

Lógica Pre-Aristotélica en Grecia

Los primeros filósofos de Grecia dedicaron atención exclusivamente al problema del origen del universo (vea ESCUELA JÓNICA DE FILOSOFÍA). Los eleáticos, especialmente Zenón de Elea, los sofistas y los megarenses desarrollaron el arte de la argumentación hasta un alto grado de perfección. Zenón fue especialmente notable a este respecto y a veces se le llama el fundador de la dialéctica. Sin embargo, ninguno de ellos formuló leyes o reglas de razonamiento. Lo mismo ocurre con Sócrates y Platón, aunque el primero puso gran énfasis en la definición y la inducción, y el segundo exaltó la dialéctica, o discusión, en un importante instrumento de conocimiento filosófico.

Aristóteles: el Fundador de la Lógica

En los seis tratados que dedicó al tema, Aristóteles examinó y analizó los procesos de pensamiento con el propósito de formular las leyes del pensamiento. Estos tratados son: (1) “las categorías”, (2) “interpretación”, (3) “analítica previa”, (4) “analítica posterior”, (5) “temas” y (6) sofismas”. Posteriormente se les dio el título de "Organon" o "Instrumento de conocimiento"; esta designación, sin embargo, no llegó a ser de uso común hasta el siglo XV.

Los primeros cuatro tratados contienen, con excursiones ocasionales al dominio de la gramática y la metafísica, la ciencia de la lógica formal esencialmente igual que se enseña en la actualidad. Los "Temas" y los "Sofismas" contienen las aplicaciones de la lógica a la argumentación y la refutación de falacias. De conformidad con el principio fundamental de su teoría del conocimiento, a saber, que todo nuestro conocimiento proviene de la experiencia, Aristóteles reconoce la importancia del razonamiento inductivo, es decir, el razonamiento desde instancias particulares hasta principios generales. Si él y sus seguidores no desarrollaron más plenamente esta parte de la lógica, no fue porque no reconocieron su importancia en principio. Su reclamo al título de fundador de la lógica nunca ha sido cuestionado seriamente; lo máximo que pudieron hacer sus oponentes en la era moderna fue establecer sistemas rivales en los que la inducción suplantaría el razonamiento silogístico. Uno de los dispositivos de los oponentes del escolasticismo es identificar a los escolásticos y a Aristóteles con la defensa de una lógica exclusivamente deductiva.

Lógicos Post-Aristotélicos entre los Griegos

Entre los discípulos inmediatos de Aristóteles, Teofrasto y Eudemo dedicaron especial atención a la lógica. Al primero se le atribuye a veces la invención del silogismo hipotético, aunque a veces los estoicos hacen ese mismo reclamo. Estos últimos, a quienes probablemente debemos el nombre de lógica, reconocieron esta ciencia como una de las partes constitutivas de la filosofía. Incluían en él la dialéctica y la retórica, o la ciencia de la argumentación y la ciencia de la persuasión. También se ocuparon de la cuestión del criterio de la verdad, que sigue siendo un problema importante en la lógica mayor, o, como se le llama ahora, epistemología. Sin duda, mejoraron la lógica de Aristóteles en muchos puntos de detalle; pero hasta qué punto y en qué sentido es una cuestión de conjetura, debido a la pérdida de los voluminosos tratados estoicos sobre lógica. Sus rivales, los epicúreos (vea EPICUREÍSMO) profesaban un desprecio por la lógica, —o "canónica", como ellos la llamaban. Sostuvieron que es un complemento de la física y que el conocimiento de los fenómenos físicos adquirido a través de los sentidos es el único conocimiento que tiene valor en la búsqueda de la felicidad.

Después de los estoicos y los epicúreos vinieron los comentadores. Estos pueden, por conveniencia, dividirse en griegos y latinos. Los griegos, desde Alejandro de Afrodisias, en el siglo II, hasta San Juan Damasceno en el siglo VIII de nuestra era, florecieron en Atenas, Alejandría y Asia Menor. Con Focio, en el siglo IX, la escena se traslada a Constantinopla. Al primer período pertenecen Alejandro de Afrodisias, conocido como "el Comentador", Temistio, David el Armenio, Filópono, Simplicio y Porfirio, autor del Isagoge (Eisagoge), o "Introducción" a la lógica de Aristóteles. En esta obra, el autor, mediante su enumeración explícita de los cinco predicables y su comentario al respecto, lanzó un desafío a los lógicos medievales, que asumieron en la famosa controversia sobre los universales (vea UNIVERSALES). Al segundo período pertenecen Focio, Miguel Pselo el más joven (siglo XI), Nicéforo Blemides, Jorge Paquimeres y León Magentino (siglo XIII). Todo esto hizo poco más que resumir, explicar y defender el texto de las obras de lógica aristotélica. Quizás debería hacerse una excepción a favor del médico Galeno (siglo II), de quien se dice que introdujo la cuarta figura silogística y que escribió una obra especial, "Sobre las falacias de la dicción".

Comentadores Latinos

Entre los comentadores latinos de Aristóteles encontramos casi en todos los casos más originalidad y más inclinación por agregar a la ciencia de la lógica que en el caso de los griegos. Después de la toma de Atenas por Sila (84 a.C.), las obras de Aristóteles fueron llevadas a Roma, donde fueron ordenadas y editadas por Andrónico de Rodas (vea ARISTÓTELES). El primer tratado lógico en latín es el compendio de Cicerón de los "Temas". Luego vino un largo período de inactividad. Aproximadamente en 160 d.C., Apuleyo escribió un breve relato de la "Interpretación".

A mediados del siglo IV Mario Victorino tradujo la “Isagoge” de Porfirio. A la época de San Agustín pertenecen los tratados "Categoriae Decem" y "Principia Dialectica". Ambos fueron atribuidos a San Agustín, aunque el primero es ciertamente falso y el segundo de dudosa autenticidad. Muy a menudo fueron transcritos en la Alta Edad Media, y los tratados de lógica de los siglos IX y X hacen un uso muy libre de su contenido. Sin embargo, la más popular de todas las obras latinas sobre lógica fue la curiosa mezcla de prosa y verso "De Nuptiis Mercurii et Philologiae" de Marcianus Capella (alrededor de 475 d.C.). En él, la dialéctica se trata como una de las siete artes liberales (vea LAS SIETE ARTES LIBERALES), y esa parte de la obra era el texto de todas las escuelas de lógica de la Edad Media.

Otro escritor de lógica que ejerció una amplia influencia durante el primer período del escolasticismo fue Boecio (470-524), quien escribió dos comentarios sobre el "Isagoge" de Porfirio, dos sobre la "Interpretación" de Aristóteles y uno sobre las "Categorías". Además, escribió los tratados originales, "Sobre silogismos categóricos", "Sobre división" y "Sobre diferencias temáticas", y tradujo varias porciones de las obras lógicas de Aristóteles. De hecho, fue principalmente a través de sus traducciones que los primeros escritores escolásticos, que por regla general ignoraban por completo el griego, tuvieron acceso a los escritos de Aristóteles. Casiodoro, contemporáneo de Boecio, escribió un tratado, "Sobre las siete artes liberales", en el que, en la parte dedicada a la dialéctica, dio un resumen y análisis de los escritos sobre lógica de Aristóteles y Porfirio. Isidoro de Sevilla (m. 636), el venerable Beda (673-735) y Alcuino (736-804), los precursores de los escolásticos, se contentaron con resumir en sus obras lógicas los escritos de Boecio y Casiodoro.

Los Escolásticos

Los primeros maestros de las escuelas en la época de Carlomagno y el siglo inmediatamente siguiente no conocían de primera mano las obras de Aristóteles. Utilizaron las obras y traducciones de Boecio, los tratados pseudo agustinos mencionados anteriormente y la obra de Marciano Capella. Poco a poco su interés se centró en los problemas metafísicos y psicológicos sugeridos en aquellos tratados, especialmente sobre el problema de las universales y el conflicto entre realismo y nominalismo. Como consecuencia de este desplazamiento del centro de interés, se hizo muy poco para perfeccionar la técnica de la lógica, y hay una escasez muy notable de obra original durante los siglos IX y X. Juan Escoto Eriúgena, Eric y Remigio de Auxerre y los profesores de San Galo en Suiza limitaron su actividad a glosar y comentar los textos tradicionales, especialmente Pseudo-Agustín y Marciano Capela. En el caso de los maestros de San Galo tenemos, sin embargo, a modo de excepción, una obra sobre lógica, que lleva evidentes huellas de la influencia de Eriúgena, y una colección de versos mnemónicos que contienen los diecinueve silogismos válidos.

Roscelin (cerca de 1050-1100), por su abierta profesión de nominalismo, concentró la atención de sus contemporáneos y sucesores inmediatos en el problema de los universales. En la discusión de ese problema se desarrolló el arte de la disputa dialéctica y se fomentó el gusto por la argumentación, pero ninguno de los dialécticos del siglo XII, con excepción de Abelardo, contribuyó al avance de la ciencia de la lógica. Abelardo lo hizo de varias formas. En su obra, a la que Cousin dio el título de "Dialéctica", y en sus comentarios, se esforzó por ampliar el alcance y potenciar la utilidad de la lógica como ciencia. No sólo es la ciencia de la disputa, sino también la ciencia del descubrimiento, mediante la cual se examinan los argumentos aportados por un estudio de la naturaleza.

La principal aplicación de la lógica, sin embargo, está en la discusión de la verdad religiosa. Aquí Abelardo, citando la autoridad de San Agustín, sostiene que los métodos de la dialéctica son aplicables a la discusión de toda verdad, tanto revelada como racional; son aplicables incluso a los misterios de la fe. En principio tenía razón, aunque en la práctica fue más allá de lo que el ejemplo de San Agustín le justificaría. Su posterior condena tuvo como fundamento, no el uso de la dialéctica en teología, sino el uso excesivo de la dialéctica hasta el punto del racionalismo. Debe notarse que Abelardo estaba familiarizado sólo con los tratados de Aristóteles que habían sido traducidos por Boecio y que constituían la logica vetus. Su contemporáneo, Gilberto de la Porrée, añadió a la antigua lógica una obra titulada "Liber Sex Principiorum", un tratado sobre las últimas seis categorías aristotélicas. Hacia mediados del siglo XII se conoció el resto del "Organon" aristotélico, de modo que la lógica de las escuelas, a partir de entonces conocida como ogica nova, ahora contenía:

  • Las “Categorías” e “Interpretación” de Aristóteles y la “Isagoge” de Porfirio (contenido de la lógica vetus);
  • "Analítica", "Temas" y "Sofismos" de Aristóteles;
  • "Liber Sex Principiorum" de Gilberto.

Este fue el texto en las escuelas cuando Santo Tomás comenzó a enseñar, y continuó usándose hasta que fue reemplazado por la logica moderna, que encarnaba las contribuciones de Pedro Hispano. El primer escritor de importancia que revela un conocimiento del "Organon" aristotélico en su totalidad es Juan de Salisbury (m. 1182), discípulo de Abelardo, quien explica y defiende el uso legítimo de la dialéctica en su obra "Metalogicus".

El triunfo definitivo de la lógica aristotélica en las escuelas del siglo XIII estuvo influido por la introducción en la Europa cristiana de las obras completas de Aristóteles en griego. La ocasión de esto fue la toma de Constantinopla por los cruzados en 1204. Las Cruzadas también tuvieron el efecto de acercar la Europa cristiana a los eruditos árabes que, desde el siglo IX, habían cultivado la lógica aristotélica así como la interpretación neoplatónica de la metafísica de Aristóteles. Fueron los árabes quienes distinguieron la logica docens y la logica utens. La primera es la lógica como ciencia teórica; la segunda es la lógica como arte aplicado, la lógica práctica. A ellos también se les atribuye la distinción entre primeras intenciones y segundas intenciones.

Sin embargo, los árabes no ejercieron una influencia determinante en el desarrollo de la lógica escolástica; contribuyeron a ese desarrollo sólo de manera externa, al ayudar a que la literatura aristotélica fuera accesible a los pensadores cristianos. Santo Tomás de Aquino y su maestro, San Alberto Magno (Alberto el Grande), sí hicieron un notable servicio a la lógica escolástica, no tanto por añadir reglas técnicas como por definir su alcance y determinar los límites de sus aplicaciones legítimas a la teología. Ambos compusieron comentarios sobre las obras lógicas de Aristóteles y, además, escribieron tratados lógicos independientes. Sin embargo, la obra, que lleva el nombre de "Summa Totius Logicae" y que se encuentra entre las "Opuscula" de Santo Tomás, ahora se considera de la pluma de un discípulo suyo, Hervé de Nedellac (Hervaeus Natalis). Juan Duns Escoto también fue un comentarista de la lógica de Aristóteles. Sus tratados originales más importantes de lógica son "De Universalibus", en el que repasa el terreno cubierto por Porfirio en el "Isagoge" y "Grammatica Speculativa". Este último es una contribución interesante a la lógica crítica.

La técnica de la lógica recibió especial atención de Petro Hispano (Papa Juan XXI, m. 1277), autor de las "Summulae Logicales". Esta es la primera obra medieval que cubre todo el terreno de la lógica aristotélica de una manera original. Todos sus predecesores fueron meros resúmenes o compendios de las obras de Aristóteles. En él aparecen las líneas mnemotécnicas, "Barbara, Celarent", etc., y casi todos los dispositivos de tipo similar que se utilizan ahora en el estudio de la lógica. Son los primeros de este tipo en la historia de la lógica, al ser las líneas del manuscrito del siglo IX mencionado anteriormente versos para ayudar a la memoria, sin el uso de signos arbitrarios, como la designación de tipos de proposiciones por medio de vocales. Y el mérito de haberlos presentado ahora se le da casi unánimemente al propio Petrus. La teoría de que los tomó prestados de una obra griega de Pselo (ver arriba) queda desacreditada por un examen de los manuscritos, que muestra que los versos griegos son posteriores a los de la "Summulae". De hecho, fue el escritor bizantino quien copió al maestro parisino y no, como sostenía Prantl, el latino que tomó prestado del griego.

Guillermo de Ockham (1280-1349) mejoró la disposición y método de la “Summulae” en su “Summa Totius Logicae”. También hizo importantes contribuciones a la doctrina de la suposición de términos. Sin embargo, no estaba de acuerdo con Santo Tomás y San Alberto Magno en su definición del alcance y la aplicación de la lógica. Su propia concepción del propósito de la lógica era suficientemente seria y digna. Fueron sus seguidores, los ocamistas de los siglos XIV y XV, quienes, por su abuso de los métodos dialécticos, desprestigiaron la lógica escolástica. Uno de los lógicos escolásticos más originales fue Raimundo Lulio (1234-1315). En su "Dialéctica" expone de forma clara y concisa la lógica de Aristóteles, junto con las adiciones a esa ciencia hechas por Petrus Hispanus. En su "Ars Magna", sin embargo, descarta todas las reglas y prescripciones de la ciencia formal, y se compromete por medio de su "máquina lógica" a demostrar de una manera perfectamente mecánica toda la verdad, tanto sobrenatural como natural.

La lógica escolástica, como puede verse en este bosquejo, no modificó esencialmente la lógica de Aristóteles. Sin embargo, la lógica de las escuelas es una mejora de la lógica aristotélica. Los escolásticos aclararon muchos puntos que eran oscuros en las obras de Aristóteles: por ejemplo, determinaron con mayor precisión que él la naturaleza de la lógica y su lugar en el plan de las ciencias. Esto fue provocado naturalmente por las exigencias de la controversia teológica. Además, los escolásticos hicieron mucho para fijar los significados técnicos de los términos en las lenguas modernas y, aunque el espíritu científico de las edades que siguieron desdeñó los métodos de los lógicos escolásticos, su propio trabajo se vio facilitado en gran medida por los esfuerzos de los escolásticos por distinguir los significados de las palabras, y rastrear la relación del lenguaje con el pensamiento. Finalmente, la lógica debe a los escolásticos los diversos inventos que ayudan a la memoria, con cuya ayuda se facilita enormemente la tarea de enseñar o aprender los tecnicismos de la ciencia.

Lógica Moderna

El siglo XV fue testigo de los primeros intentos serios de rebelión contra la lógica aristotélica de las Escuelas. Humanistas como Ludovico Vico y Lorenzo Valla hicieron de los métodos de los lógicos escolásticos el objeto de su despiadado ataque al medievalismo. De mayor importancia en la historia de la lógica es el intento de Ramus (Pierre de La Ramee, 1515-72) de suplantar la lógica tradicional por un nuevo método que expuso en sus obras "Aristotelicae Animadversiones" y "Scholae Dialecticae". Ramus fue imitado en Irlanda por George Downame (o Downham), obispo de Derry, en el siglo XVII, y en el mismo siglo tuvo un seguidor muy distinguido en Inglaterra en la persona de John Milton, quien, en 1672, publicó "Artis Logicæ Plenior Institutio ad Petri Rami Methodum Concinnata ". Sin embargo, las innovaciones de Ramus estaban lejos de recibir la aprobación universal, incluso entre los protestantes. La "Erotemata Dialectica" de Melanchthon, que era sustancialmente aristotélica, se utilizó ampliamente en las escuelas protestantes y ejerció una influencia más amplia que las "Animadversiones" de Ramus.

Francis Bacon (1561-1626) inauguró un ataque aún más formidable. Aprovechándose de las insinuaciones lanzadas por su compatriota y tocayo, Roger Bacon (1214-1294), atacó el método aristotélico al afirmar que era completamente estéril de resultados en la ciencia, que era, de hecho, esencialmente acientífico, y no necesitaba tanto ser reformado sino ser reemplazado por un nuevo método. Intentó esto en su "Novum Organum", que consistía en introducir una nueva lógica, una lógica inductiva para reemplazar la lógica deductiva de Aristóteles y los escolásticos. Incluso los partidarios de Bacon reconocen ahora que se equivocó en dos aspectos. Erró al describir la lógica de Aristóteles como exclusivamente deductiva, y se equivocó al afirmar que el método inductivo tenía la capacidad de dirigir la mente en el descubrimiento científico y la invención práctica. Bacon no logró derrocar la autoridad de Aristóteles.

Tampoco lo logró Descartes (1596-1649), que estaba tan deseoso de hacer que la lógica sirviera a los propósitos del matemático como Bacon estaba al servicio de la causa del descubrimiento científico. La lógica de Port Royal ("L'Art de penser" 1662), escrita por los discípulos de Descartes, es esencialmente aristotélica. Así, aunque en menor grado, lo son los tratados lógicos de Hobbes (1588-1679) y Gassendi (1592-1655), ambos sometidos a la influencia de las ideas de Bacon. En los siglos XVII y XVIII, el padre Buffier, Le Clerc (Clericus), Wolff y Lambert se esforzaron por modificar la lógica aristotélica en la dirección del empirismo, el sensismo o el innatismo leibniziano. En los tratados que escribieron sobre lógica no hay nada que uno pueda considerar de importancia primordial.

Kant y los demás trascendentalistas alemanes del siglo XIX adoptaron una visión más equitativa de los servicios de Aristóteles a la ciencia de la lógica. Como regla, reconocieron el valor de lo que había logrado y, en lugar de intentar deshacer su trabajo, intentaron complementarlo. Sin embargo, existe la pregunta de si hicieron tanto daño a la lógica de una manera como lo hicieron Bacon y Descartes de otra. Al retirar del dominio de la lógica lo empírico y limitar la ciencia a un examen de "las leyes de pensamiento necesarias", los trascendentalistas dieron ocasión a Mill y otros asociacionistas de acusar a la lógica de irreal y fuera de contacto con las necesidades de una época que fue, ante todo, una época de ciencia empírica.

La mayor parte de la literatura alemana reciente sobre lógica se caracteriza por la cantidad de atención que presta a las investigaciones históricas, a las investigaciones sobre el valor del conocimiento o a la investigación de los fundamentos filosóficos de las leyes de la lógica. Ha aportado muy poco a la parte técnica de la ciencia. En Inglaterra, el acontecimiento más importante de la historia de la lógica en el siglo XIX fue la publicación, en 1843, del "System of Logic" de John Stuart Mill, quien renovó, y con cierto éxito, todas las afirmaciones presentadas por Bacon. Al menos, provocó un cambio en el método de enseñar lógica en las grandes sedes del aprendizaje del inglés. Al llevar el empirismo de Locke a su conclusión final y al adoptar la teoría de la asociación de la mente humana, rechazó toda verdad necesaria, descartó el silogismo no sólo como inútil sino como falaz, y mantuvo que todo razonamiento es desde los particulares hasta los particulares. No hizo muchos adeptos a estos puntos de vista, pero logró darle un lugar a la lógica inductiva en todos los libros de texto sobre lógica publicados desde su época.

No tuvo tanto éxito el intento de Sir William Hamilton de establecer una nueva lógica (la "nueva analítica"), sobre el principio de que deben cuantificarse tanto el predicado como el sujeto de una proposición. En realidad, tampoco fue muy original en esto: la idea había sido propuesta en el siglo XVII por el filósofo católico Caramuel (1606-82). La literatura lógica reciente en inglés se ha esforzado sobre todo por lograr claridad, inteligibilidad y utilidad práctica en su exposición de las leyes del pensamiento. Siempre que se entrega a la especulación sobre la naturaleza de los procesos mentales, está, por supuesto, teñida por las diversas filosofías de la época.

De hecho, la historia de la lógica es interesante y provechosa principalmente porque muestra cómo las teorías filosóficas influyen en el método y la doctrina del lógico. El empirismo y el sensismo de la escuela inglesa, que desciende de Hobbes a través de Locke, Hume y los asociacionistas, no podría llevar lógicamente a otra conclusión que aquella a la que sí conduce en el rechazo de Mill del silogismo y de toda verdad necesaria. Por otro lado, la exaltación de la deducción por parte de Descartes y la adopción por Leibniz del método matemático tienen su origen en esa doctrina del innatismo que es lo opuesto al empirismo. Una vez más, el dominio del industrialismo y la insistencia en el reconocimiento por parte del economista social han tenido en nuestros días el efecto de empujar la lógica cada vez más hacia la posición de un proveedor de reglas para el descubrimiento científico y la invención práctica. El materialismo de la última mitad del siglo XIX exigió que la lógica demostrara su utilidad de manera práctica; de ahí el protagonismo que se le da a la inducción.

Pero, de todas las crisis por las que ha pasado la lógica, la más interesante es la que se conoce como "Tormenta y estrés del escolasticismo", en la que el misticismo por un lado rechazó la dialéctica como "el arte del diablo", y sostuvo que "Dios no eligió la lógica como medio para salvar a su pueblo”, mientras que el racionalismo en el otro lado no puso límites al uso de la lógica, llegando a situarla en un plano con la fe divina. De este conflicto surgió el escolasticismo del siglo XIII, que dio el debido crédito a la contención mística en la medida en que dicha contención era sólida, y al mismo tiempo reconoció libremente las pretensiones del racionalismo dentro de los límites de la ortodoxia y de la razón. Santo Tomás y sus contemporáneos consideraron la lógica como un instrumento para el descubrimiento y exposición de la verdad natural. Consideraron, además, que es el instrumento mediante el cual el teólogo está capacitado para exponer, sistematizar y defender la verdad revelada. Esta visión del uso teológico de la lógica es la base de la acusación de intelectualismo que los filósofos modernistas imbuidos de kantismo han hecho contra los escolásticos. El modernismo afirma que el nexo lógico es "el eslabón más débil" entre la mente y la verdad espiritual. De modo que la contienda librada en el siglo XII se renueva en términos ligeramente diferentes en nuestros días, al ser la aplicación de la lógica a la teología ahora, como entonces, el principal punto de disputa.

En todo sistema de lógica hay una teoría filosófica subyacente, aunque ésta no siempre se formula en términos explícitos. Es imposible explicar y demostrar las leyes del pensamiento sin recurrir a alguna teoría de la naturaleza de la mente. Por eso los filósofos y educadores católicos, así como los que por su posición en la Iglesia son responsables de la pureza de la doctrina en las instituciones católicas, han reconocido que existe en la lógica el punto de vista católico y no católico. Nuestra objeción a buena parte de la literatura lógica reciente no se basa en una estimación desfavorable de su calidad científica: lo que objetamos es el sensismo, subjetivismo, agnosticismo u otra doctrina filosófica, que subyace a las teorías lógicas del autor. Las obras sobre lógica escritas por católicos generalmente se adhieren muy de cerca a la lógica tradicional aristotélica de las escuelas. Sin embargo, esa no es la razón por la que se aprueban; se aprueban porque están libres de suposiciones filosóficas falsas. En muchas obras no católicas sobre lógica, la filosofía subyacente no solo es errónea, sino que es subversiva para todo el cuerpo de la verdad espiritual natural que la Iglesia Católica guarda tan cuidadosamente como lo hace con el depósito de la fe.


Fuente: Turner, William. "Logic." The Catholic Encyclopedia. Vol. 9, págs. 324-328. New York: Robert Appleton Company, 1910. 23 mayo 2021 <http://www.newadvent.org/cathen/09324a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.