Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 21 de mayo de 2022

Complot de Oates

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Complot de Oates es un término que se utiliza convencionalmente para designar un supuesto “complot papista” descubierto por Titus Oates durante el reinado de Carlos II de Inglaterra. Oates nació en Oakham, Rutlandshire, en 1649. Se dice que su padre, Samuel Oates, fue un tejedor de cintas en Norfolk que, habiendo obtenido un título en Cambridge, luego se convirtió en ministro de la Iglesia Establecida.

Titus Oates comenzó su carrera en Merchant Taylor's School en 1665, cuando tenía dieciséis años. Fue expulsado dos años después y se fue a una escuela en Sedlescombe, cerca de Hastings, de donde pasó a Cambridge en 1667, a donde entró como becario a los Colegios Gonville y Caius, de donde luego emigró a St. John's. Su reputación en Cayo, según un compañero de estudios, era la de "el idiota más analfabeto, incapaz de mejorar". En St. John's, el Dr. Watson escribió sobre él: "Era un gran idiota, se llenó de deudas, al ser despedido por falta de dinero, nunca obtuvo un título".

"Salió de allí", dice Echard, "se introdujo a las órdenes" (Vea ÓRDENES ANGLICANAS), y el 7 de marzo de 1673 fue promovido a la vicaría de Bobbing en Kent. En este momento o antes, según las pruebas de Sir Denis Ashburnham en el juicio del padre Ireland , "juró la paz contra un hombre" y cometió perjurio, pero no procedieron con la acusación. El año siguiente dejó Bobbing, con una licencia por no ser residente y una reputación de deshonestidad, para actuar como coadjutor de su padre en Hastings. Allí padre e hijo conspiraron para llevar contra W. Parker, el maestro de escuela, un cargo abominable inventado tan manifiestamente que Samuel fue expulsado de su vivienda, mientras que Titus, acusado de perjurio, fue enviado a prisión en Dover en espera de juicio. Habiendo roto la cárcel y escapado a Londres, sin ser perseguido, luego consiguió un nombramiento como capellán a bordo de un barco del rey que navegaba en Tánger, pero en doce meses fue expulsado de la Armada.

En agosto de 1676, frecuentaba un club que se reunía en el Pheasant Inn, en Fullers Rents, y allí, por primera vez, conoció a [católico]]s. Su ingreso en la casa del duque de Norfolk, como capellán protestante, siguió casi de inmediato. El Miércoles de Ceniza de 1677 fue recibido en la Iglesia Católica. Se persuadió al padre jesuita Hutchinson (alias Berry) para que lo acogiera como pródigo arrepentido y al padre Strange, el provincial, para ponerlo a prueba en el Colegio Inglés de Valladolid. Cinco meses después, Oates fue expulsado del colegio español y, fue enviado de regreso a Londres (20 oct. 1677). A pesar de su deshonra, persuadieron al provincial jesuita para que le diera una segunda oportunidad juicio y el 10 de diciembre fue admitido en el seminario de San Omer. Permaneció allí como "un estudiante joven" hasta el 23 de junio de 1678. Después de ser expulsado también de San Omer, se encontró a Tonge, probablemente un viejo conocido, y concibió y urdió la historia de la "Conspiración papista".

Israel Tonge era, según lo describe Echard, “un clérigo de la ciudad, un hombre de letras y de cabeza prolífica, llena de todos los complots y conspiraciones romanas desde la Reforma". Hay alguna evidencia y una probabilidad considerable de que no solo sugirió la idea del complot a Oates con su charla, sino que de hecho cooperó en su invención. En el juicio de Stafford, Oates declaró que siempre fue solo un falso católico. Si esto es cierto, podemos aceptar la afirmación de Echard como probable: que Tonge "lo persuadió [a Oates] de que se deslizara entre los papistas y se familiarizara particularmente con ellos". Además, se informa de manera creíble que, en una gran cena ofrecida en la ciudad por el concejal Wilcox en honor a Oates, cuando Tonge estaba presente, los celos de este último llevaron a una discusión verbal entre los dos informantes, y Tonge le dijo claramente a Oates que "él no sabía nada del complot, excepto lo que aprendió de él ". Tonge pudo haber ayudado o no a Oates en la fabricación de sus productos; pero indudablemente le permitió llevarlos al mercado y disponer de ellos con ventaja. Con la ayuda de Kirkby, un hombre asociado con el laboratorio real, logró llevar el complot ante la atención descuidada y escéptica del rey Carlos.

Las declaraciones de Oates, como pueden leerse en su "True and Exact Narrative of the Horrid Plot and Conspiracy of the Popish Party against the Life of His Sacred Majesty, the Government and the Protestant Religion, etc. published by the Order of the Right Honorable the Lords Spiritual and Temporal in Parliament assembled", son en sí mismas calumnias torpes, pueriles, mal redactadas, desarticuladas, apenas dignas de mención salvo por la rabia frenética que suscitaron. Los elementos principales hablan de un plan para asesinar al rey, o más bien de una complicación de complots para acabar con "48" o "el bastardo negro" —supuestas designaciones de Su Majestad entre los conspiradores católicos. Pickering, un hermano lego benedictino, y Grove (el honrado William), un sirviente jesuita, reciben la orden de dispararle con "carabinas articuladas" y balas de plata, en consideración de 1,500 libras esterlinas que se pagarían a Grove y 30,000 Misas que se dirían por el alma de Pickering.

Para estar más seguros del asunto, el rey sería envenenado por Sir George Wakeman, el médico de la reina, a un costo de £ 15,000. Además, sería apuñalado por Anderton y Coniers, monjes benedictinos. Al fallar todos estos métodos, hay en segundo plano cuatro rufianes irlandeses, contratados por el Dr. Fogarthy, que "debían ocuparse de las Posturas del Rey en Winsor" y recibirían una libra esterlina ahora y 80 después en total liquidación de sus gastos. Hubo otros rumores frívolos de otros asesinatos: de la destitución del Príncipe de Orange, el Duque de Ormonde, Herbert, señor obispo de Hereford y otra gente menuda. Y al propio Oates se le ofrece y acepta de hecho 50 libras esterlinas para acabar con el terrible Dr. Tonge, "que había criticado vilmente la moral de los jesuitas en Inglaterra".

Resumiendo la trama con la ayuda de alguien más erudito que él, Oates hace la siguiente declaración:

“El designio general del Papa, de la Compañía de Jesús y sus confederados en este complot es la Reforma, es decir (en su sentido) la reducción a la religión y obediencia romanas de Gran Bretaña e Irlanda, y todos los dominios de sus majestades mediante la espada (pues ellos consideran ineficaces todas las demás formas). Para realizar este designio: (1) El Papa ha tomado para sí mismo el derecho sobre Inglaterra e Irlanda. (2) Ha enviado a Irlanda a su legado, el obispo de Cassal en Italia, para declarar su título y tomar posesión de ese Reino. (3) Ha nombrado al cardenal Howard su legado para Inglaterra con ese mismo propósito. (4) Ha dado comisión al general de los jesuitas, y mediante él a White, su provincial en Inglaterra, para que emita, y ya lo han hecho, y encargue comisiones a los capitales generales, tenientes generales, etc., a saber, el general de los jesuitas ha enviado comisiones desde Roma a Langhorne, su abogado general, para los oficiales superiores; y White ha dado comisiones aquí en Inglaterra a coroneles y oficiales inferiores. (5) Por consulta de los jesuitas de esta provincia reunidos en Londres, ha condenado a Su Majestad y ha ordenado su asesinato, etc. (6) Ha ordenado que, en caso de que el duque de York no acepte estas coronas como confiscadas por su hermano para el Papa, como su don, ni establezca tales prelados y dignatarios en la Iglesia, y tales oficiales en comandos y lugares civiles, navales y militares, según él ha ordenado, ni extirpe la religión protestante, y con el fin de ello ex post facto, consienta en el asesinato del rey su hermano, masacre a sus súbditos protestantes, incendie sus pueblos, etc., perdone a los asesinos, homicidas e incendiarios, que entonces él también sea envenenado o destruido, después de que por algún tiempo hayan abusado de su nombre y título para fortalecer su complot, debilitado y dividido los reinos de Inglaterra, Escocia e Irlanda por medio de guerras civiles y rebeliones como en el tiempo de su padre, para dar paso a que los franceses se apoderen de estos reinos, y arruinen totalmente su infantería y fuerza naval.”

Además de este complot papal, aparece también otro complot francés, o correspondencia (una ocurrencia tardía, sugerida a Oates por el descubrimiento de las cartas de Coleman), llevada a cabo por Sir Ellis Layton, Mr. Coleman y otros. En circunstancias normales, un tejido tan endeble habría sido derribado por el primer soplo de crítica, pero fue adoptado por el Partido Whig y convertido en lo que Echard llama "una invención política". Shaftesbury, su líder, lo utilizó con todo su valor. Se le llamaba con bastante frecuencia "el Complot de Shaftesbury". Ya sea, como algunos creen, que participase en la construcción de la trama o no, gran parte de la culpa de sus consecuencias debe recaer en el uso que hizo de ella. Principalmente por la influencia y las maquinaciones de Shaftesbury y su partido, el Parlamento fue incitado a declarar que "ha habido y todavía hay un complot maldito e infernal, ideado y llevado a cabo por recusantes papistas, para asesinar al rey y para subvertir el gobierno y desarraigar y destruir la religión protestante". Muchos de los que, con Elliot, pensaron que las historias de Oates sobre los "40,000 billetes negros, el ejército de peregrinos españoles y las comisiones militares del general D'Oliva (S.J.)" eran tan monstruosamente ridículas que ofrecían una afrenta intolerable a la comprensión de cualquier hombre que tenga un relato muy diferente de los asuntos de Europa". Sin embargo pensó también que, "debido a que Su Majestad y el consejo han declarado que hay un complot papista, por lo tanto tienen razón para creerlo.”

Oates se había convertido ahora en el hombre más popular del país y se auto proclamaba "el salvador de la nación". Asumió el título de "doctor", profesaba haber sido licenciado en Salamanca, ciudad que seguramente nunca visitó; se vestía con los pontificales; se alojaba alojado en Whitehall; andaba con un guardaespaldas; era recibido por el primado; se sentaba a la mesa con sus pares; y aunque el rey lo rechazó, el Parlamento le dio las gracias solemnemente, y le concedió un salario de 12 libras a la semana para dietas y manutención, obsequios ocasionales de 50 libras aproximadamente y giros del Tesoro para pagar sus cuentas.

Sin embargo, Oates se habría perjurado con poco propósito de no ser por la misteriosa muerte de Sir Edmund Berry Godfrey, el magistrado ante quien se habían jurado las declaraciones de Oates. El Partido Whig culpó de este crimen, —si fue asesinato— a los católicos. Godfrey había sido más amigo que enemigo de los católicos, y había utilizado la información recibida de Oates para hacerles un servicio: nada bueno podría llegar a ellos, ni daño a sus enemigos, al robarle al magistrado la copia de la deposición de Oates que él guardaba. Además, ni sus bolsillos ni su casa fueron desordenados por los supuestos asesinos. Sin embargo, el veredicto unánime fue homicidio, el asesinato de un buen protestante y un magistrado que tuvo que ver con el complot.

«La capital y toda la nación", dice Macaulay, "enloquecieron de odio y miedo. Las leyes penales, que habían empezado a perder algo de su filo, se afilaron de nuevo. Por todas partes los jueces se afanaron en registrar casas y confiscar papeles. Todas las cárceles estaban llenas de papistas. Londres tenía el aspecto de una ciudad en estado de sitio. Las bandas de trenes estaban en armas toda la noche. Se hicieron preparativos para barricadas en las grandes avenidas. Las patrullas marchaban arriba y abajo de las calles. Se colocaron cañones alrededor de Whitehall. Ningún ciudadano se creía seguro a menos que llevara debajo de su abrigo un pequeño mayal cargado de plomo para abrirle el cráneo a los asesinos papistas».

Durante un tiempo se creyó cada palabra pronunciada por Oates. Los tribunales de justicia, ante los cuales se llevó a los católicos arrestados, estaban ciegos y sordos a sus evasivas, contradicciones y mentiras. Se recogió en las calles y cárceles a otros testigos de mala reputación, se les animó a presentarse y se les pagó generosamente por traer sus perjurios adicionales para corroborar los de su jefe. El señor presidente del Tribunal Supremo en el juicio no escuchaba nada que desacreditara a los testigos del rey; y aunque, en los juicios en los que a los presos se les negaba la asistencia letrada, según la antigua costumbre, él debería haber velado por sus intereses, ejerció la plena autoridad de la Corte para lograr su condena.

Dieciséis hombres inocentes fueron ejecutados en relación directa con el Complot, y otros ocho fueron llevados al cadalso como sacerdotes en la persecución de los católicos que resultó de él. Los nombres de los ejecutados por el complot son:

Los ocho ejecutados por ser sacerdotes fueron:

Queda por decir sobre "la conspiración papista" que, desde el día en que se desacreditó a su inventor, ningún historiador de importancia ha profesado creer en ella. Algunos afirman vagamente que debe haber habido algún tipo de complot. Pero nunca se ha descubierto una partícula de evidencia que corrobore las supuestas revelaciones de Oates. Un historiador protestante contemporáneo dice: "Después de los exámenes más fríos y estrictos, y después de un período de tiempo completo, el gobierno pudo encontrar muy pocos fundamentos para sostener una fabricación tan vasta, además de juramentos y garantías absolutos: ni una pistola, espada o daga; ni un frasco de pólvora ni una linterna oscura, para efectuar esta villanía; y con la excepción de los escritos de Coleman, ni un fragmento de una carta o comisión original, entre los grandes números alegados, para mantener la reputación de los descubrimientos". Desde entonces, los archivos públicos y privados de Europa se han abierto generosamente a los estudiantes, y la mayoría de ellos se han examinado diligentemente; Sin embargo, según el señor Marks, también protestante escribió hace unos años: «A través de todos los tiempos turbulentos en los ardió furiosamente la creencia en la conspiración papista, uno busca en vano un acto de violencia por parte de los católicos. Después del lapso de dos cien años, no ha salido a la luz ni un solo documento que establezca en ningún artículo en particular ningún artículo de los ochenta y uno».

En enero de 1679, Oates, cuya reputación ya estaba decayendo, junto con su socio Bedloe, presentó ante el Consejo Privado una acusación en trece artículos, contra el presidente del Tribunal Supremo Scroggs, por la participación que tomó en la absolución de Wakeman, Marshall, Rumley y Corker; y en el mismo año, el reverendo Adam Elliot fue multado con £ 200 por decir que "Oates era un pícaro perjuro, y los jesuitas que sufrieron, justamente murieron mártires". Pero en agosto de 1681, Israel Backhouse, maestro de la escuela primaria de Wolverhampton, fue absuelto cuando fue acusado de un libelo similar. Ese mismo año, Oates fue expulsado de Whitehall y el año siguiente (enero 1682) Elliot lo procesó con éxito por perjurio.

En abril de 1682, su pensión rue reducida a £2 por semana. En junio de ese año tuvo miedo de presentarse como testigo contra Kearney, uno de los cuatro supuestos rufianes irlandeses denunciados por él en sus declaraciones. Luego, mientras el rey Carlos aún vivía, presentó en vano peticiones al rey y a Sir Leoline Jenkins contra el llano discurso de Sir Roger L'Estrange, y dos meses después (10 de mayo) él mismo fue encarcelado por llamar traidor al duque de York. El 18 de junio, el juez Jeffreys le impuso una multa de 100.000 libras esterlinas por scandalum magnatum. Luego, en mayo de 1680, fue juzgado por perjurio y condenado a ser azotado, degradado, ridiculizado y encarcelado de por vida. Jeffreys dijo de él: "Ha merecido más castigo del que las leyes del país pueden infligir".

Cuando Guillermo de Orange subió al trono, Oates salió de la prisión y presentó una apelación infructuosa en la Cámara de los Lores contra su sentencia. Posteriormente obtuvo un indulto real y una pensión, que fue retirada en 1693 a instancias de la reina María II, a cuyo padre, Jacobo II, había atacado escandalosamente. Después de la muerte de María, el Tesoro le otorgó 500 libras esterlinas para pagar sus deudas y 300 libras esterlinas anuales durante su vida y la de su esposa. En 1690 fue acogido por los bautistas, sólo para ser nuevamente expulsado del ministerio, esta vez por "una intriga desacreditada para arrancarle un legado a un devoto". En 1691 intentó otro complot fraudulento, pero no dio resultado. Murió en Axe Yard el 12 de julio de 1705.

Además de la "Narrative of the Horrid Plot and Conspiracy of the Popish Party" (Londres, 1679), Oates escribió "The Cabinet of the Jesuits' secrets opened" (que se dice fue traducido del italiano), "issued and completed by a gentleman of Quality" (Londres, 1679), "The Pope's Warehouse; or the Merchandise of the Whore of Rome" (Londres, 1679), dedicada al Conde Shaftesbury, "The Witch of Endor; or the witchcrafts of the Roman Jezebel, in which you have an account of the Exorcisms or conjurations of the Papists", etc. (Londres, 1679); "Eikon Basilike, or the Picture of the late King James drawn to the Life" (Parte 1, Londres, 1696; Partes II, III y IV, 1697)


Bibliografía: POLLOCK, The Popish Plot (Londres, 1903); MARKS, Who Killed Sir Edmund Berry Godfrey? (Londres, 1905); State Trials; SECCOMBE in Dict. Nat. Biog., s.v.: COBBETT, Parliamentary History, IV; CHARLES DODD, Church History of England, III (Londres, 1737); Salmon, Examination of Burnet's History, II (Londres, 1724); ELLIOT, A Modest Vindication of Titus Oates (Londres, 1682); Foley, Records S.J., V (Londres, 1879); MACAULEY, LINGARD, HUME, History of England.

Fuente: Almond, Joseph Cuthbert. "Oates's Plot." The Catholic Encyclopedia. Vol. 11, págs. 173-176. New York: Robert Appleton Company, 1911. 15 dic. 2021 <http://www.newadvent.org/cathen/11173c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina