Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 20 de mayo de 2019

Perjurio

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Perjurio (Latín per, a través y jurare, jurar) es el crimen de prestar un falso juramento. A la culpabilidad del pecado de la mentira le añade una infracción a la virtud de religión. Un juramento prestado correctamente es un acto de adoración, porque implica que Dios como testigo de la verdad es omnisciente e infalible. De ahí que la maldad de invocar el testimonio divino para confirmar una falsedad es especialmente criminal. Prescindiendo de los casos de ignorancia o deliberación insuficiente se considera que este pecado siempre es mortal. Cuando hay duda, uno no puede sin perjurio jurar que la cosa es cierta. Cuando se permite la reserva mental es lícito corroborar la declaración de uno con un juramento, si hay una causa adecuada. Es obvio, sin embargo, que si, en general, es cierto que existe la necesidad de precaución en el uso de las reservas mentales para que no sean simplemente mentiras, habrá un motivo adicional para el cuidado cuando se han de distinguir con la solemnidad de un juramento.

De acuerdo a la doctrina común en cuanto a la cooperación con el pecado de otro, sería una ofensa grave el requerirle a una persona que tome un juramento cuando sabemos que va a cometer perjurio. Esta enseñanza, sin embargo, no aplica a casos en los que la justicia o la necesidad requieren que se juramente una declaración. De ahí que, por ejemplo, un juez puede insistir que se presente evidencia bajo juramento incluso aunque esté claro que mucho o todo el testimonio es falso. El perjurio, según las divisiones en boga en el Derecho Canónico, pertenece a la categoría de crímenes llamados mixtos. Estos pueden caer bajo el conocimiento de los tribunales eclesiásticos o civiles, de acuerdo a si se considera que hacen daño ya sea al bienestar común espiritual o civil. Uno culpable de perjurio no incurre en ninguna pena canónica, al menos directamente. Sin embargo, cuando una persona ha sido convicta de él ante un tribunal competente y se le ha impuesto sentencia, se le considera infame (infamia juris) y por lo tanto irregular.


Bibliografía: TAUNTON, The Law of the Church (Londres, 1906); SLATER, Manual of Moral Theology (Nueva York, 1908); BALLERINI, Opus Theologicum Morale (Prato, 1899).

Fuente: Delany, Joseph. "Perjury." The Catholic Encyclopedia. Vol. 11. New York: Robert Appleton Company, 1911. 15 Sept. 2016 <http://www.newadvent.org/cathen/11696a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina