Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 19 de agosto de 2022

Hermanos Legos

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Los hermanos legos son religiosos que se ocupan solamente en las labores manuales y en los asuntos seculares de un monasterio o un convento. En diversos lugares y épocas se les ha conocido como fratres conversi, laici barbati, illiterati o idiotæ, y, aunque son miembros de sus respectivas órdenes, son completamente distintos de los monjes o hermanos del coro, que se dedican principalmente al opus Dei y a estudiar.

Existe cierta controversia sobre el origen de los hermanos legos. Se supo de ellos por primera vez en el siglo XI, y Mabillon afirma que fueron instituidos por primera vez por San Juan Gualberto en Vallombrosa, hacia 1038. Pero, aunque el nombre conversi se aplicó por primera vez a los religiosos de este tipo en la vida de San Juan Gualberto, escrita por el B. Andrea Strumensis hacia finales del siglo XI, parece seguro que fueron instituidos antes de la fundación de Vallombrosa. San Pedro Damián indica que los sirvientes que también eran religiosos eran apartados para realizar el trabajo manual en Fonte Avellana, que fue fundada hacia el año 1000, mientras que, en el monasterio de Fonte Buono, en Camaldoli, fundado hacia 1012, ciertamente había hermanos que eran distintos de los monjes del coro, y se dedicaban enteramente a las necesidades seculares de la casa. En el monacato occidental temprano no existía tal distinción. La mayoría de los monjes de San Benito no eran clérigos, y todos realizaban trabajos manuales; la palabra conversi se usaba solo para designar a aquellos que habían recibido el hábito en una etapa avanzada de la vida, para distinguirlos de los oblatos (oblati) y nutriti.

Pero a principios del siglo XI el tiempo dedicado al estudio había aumentado considerablemente, una mayor proporción de los monjes estaban en las órdenes sagradas, mientras que un gran número de personas analfabetas abrazaban la vida religiosa. Al mismo tiempo, se consideró necesario regular la posición de los famuli, o sirvientes contratados del monasterio, e incluir a algunos de ellos en la familia monástica. Así que en Italia se instituyeron los hermanos legos; y encontramos intentos de organización similares en la abadía de San Benigno, en Dijon, bajo Guillermo (m. 1031) y Ricardo de Verdún (m. 1046), mientras que en Hirschau el abad Guillermo (m. 1091) les dio una regla especial a los fratres barbati y exteriores.

En Cluny, el trabajo manual se relegaba principalmente a los sirvientes pagados, pero los cartujos, los cistercienses, la orden de Grandmont y la mayoría de las órdenes religiosas posteriores poseían hermanos legos, a quienes encomendaban sus cuidados seculares. En Grandmont, de hecho, el control total de las propiedades de la orden por parte de los hermanos legos provocó serios disturbios y, finalmente, la ruina de la orden; pero las regulaciones más sabias de los cistercienses previeron este peligro y han formado el modelo para las órdenes posteriores. Los monjes negros ingleses han hecho poco uso de los hermanos legos, pues encuentran más conveniente el servicio de ayudantes pagados; pero el Padre Taunton estaba erróneo en su afirmación de que “en aquellos días en los monasterios benedictinos ingleses no había hermanos legos”, pues se les menciona en los en las costumbres de San Agustín en Canterbury y [[San Pedro en Westminster.

Los hermanos legos se encuentran ahora (a 1910) en la mayoría de las órdenes religiosas. En su mayoría son personas piadosas y laboriosas, generalmente provenientes de las clases trabajadoras de la comunidad, quienes, aunque no pueden alcanzar el grado de aprendizaje requerido para las órdenes sagradas, se sienten atraídas a la vida religiosa y pueden contribuir con su trabajo a la prosperidad de la casa u orden de su vocación. Muchas veces son hábiles en la artesanía artística, a veces son administradores eficientes de posesiones temporales, siempre pueden realizar servicios domésticos o dedicarse a actividades agrícolas. Los cistercienses, especialmente sus hermanos legos, son famosos por su habilidad en la agricultura, y muchos lugares ahora fértiles deben su productividad a su incansable labor tanto en la época moderna como en la medieval.

Los hermanos legos se distinguen generalmente de sus hermanos por alguna diferencia en su hábito: por ejemplo, el hermano lego cisterciense usa un hábito marrón, en lugar de blanco, con un escapulario negro; en el coro llevan un manto grande en lugar de una cogulla. Los hermanos legos de Vallombrosa usaban una gorra en lugar de capucha, y su hábito era más corto; los hermanos legos benedictinos ingleses llevan una capucha de forma diferente a la de los monjes del coro, y no llevan cogulla; un hermano lego dominico viste un escapulario negro, en lugar de blanco. En algunas órdenes se les pide que reciten diariamente el Pequeño Oficio de Nuestra Señora, pero por lo general su oficio consiste en un cierto número de padrenuestros, avemarías y glorias. Dondequiera que se encuentren en un número considerable, poseen su propio alojamiento en el monasterio; el domus conversorum todavía se nota en muchas de las ruinas de los monasterios ingleses.

Las hermanas legas se encuentran en la mayoría de las órdenes de mujeres, y su origen, como el de los hermanos legos, se encuentra en la necesidad de proporcionar a las monjas del coro más tiempo para el Oficio y el estudio, y permitir que los poco instruidos abracen la vida religiosa. Ellas también se distinguen por su hábito diferente al de las hermanas del coro, y su Oficio consiste en el Pequeño Oficio de Nuestra Señora o un cierto número de padrenuestros, etc. Parecen haber sido instituidas antes que los hermanos legos, pues fueron las primeras mencionadas en una vida de San Dionisio escrita en el siglo IX. En la Alta Edad Media incluso oímos hablar de hermanos legos adscritos a conventos de mujeres y de hermanas legas adscritas a monasterios (Vea MONASTERIOS DOBLES). En cada caso, por supuesto, los dos sexos ocupaban edificios distintos. Este curioso arreglo ha sido abolido hace mucho tiempo.

Vea también los artículos CONVERSO y OBLATOS.


Bibliografía: BESSE, Le Moine Benedictine(Ligug, 1898), 190-1; GR TZ- MACHER in HERZOG U. HAUCK, Realencyklop die (Leipzig, 1903), s.v. Monchtum; HEIMBUCHER, Die Orden u. Kongregationen. der katholischen Kirche, I (Paderborn, 1907), 268- 71; H LYOT, Dictionnaire des Ordres Rel igieux (París, 1863), s.v. Hirsauge; HERGOTT, Vetus Disciplina Monastica (París, 1726); HOFF MAN, Das Konversen-Institut des Cistercienserordens in seinem Ursprung und seiner Organisation (Friburgo, 1905); MABILLON, Acta Sanctorum O.S.B. (Venecia, 1732-40), s c. III (I). V-IX; saec. VI (II), XL-XLI, 281, 733; MABILLON, Annales O.S.B., IV (Lucca, 1739), 411; MART NE, De antiquis Monachorum ritibus (Lyons, 1690); MART NE AND DURAND, Thesaurus Novus Anecdotorurn (París, 1617), IV, 1547-1652; MITTARELLI AND COSTADONI Annales Camaldulenses O.S.B., I (Venecia, 1755; App., 336-457; THOMPSON, Customary of the Benedictine Monasteries of St. Augustine, Canterbury, and St. Peter, Westminster, ed. HENRY BRADSHAW SOCIETY (Londres, 1902-4); Z CKLER, Askese und Monchtum, 403, 405, 407.

Fuente: Toke, Leslie. "Lay Brothers." The Catholic Encyclopedia. Vol. 9, pág. 93. New York: Robert Appleton Company, 1910. 1 sept. 2021 <http://www.newadvent.org/cathen/09093a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina