Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 30 de noviembre de 2020

Dionisio el Cartujo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Dionisio el Cartujo (Denys Van Leeuwen, también Leuw o Lieuwe) nació en 1402 en la parte de la provincia belga de Limburgo que antes formaba parte del condado de Hesbaye; murió el 12 de marzo de 1471. Su lugar de nacimiento fue Ryckel, un pequeño pueblo a pocas millas de Saint-Trond, de donde los escritores antiguos a menudo lo han apodado Ryckel o à Ryckel. Los historiadores dicen que sus padres eran de rango noble; él mismo dice, sin embargo, que cuando era niño cuidaba las ovejas de su padre. Su notable aptitud para las actividades intelectuales y su afán por aprender indujeron a sus padres a darle una educación liberal y lo enviaron a una escuela en Saint-Trond. En 1415 se fue a otra escuela en Zwolle (Overijssel), que gozaba entonces de gran reputación y atraía a muchos estudiantes de varias partes de Alemania. Allí inició el estudio de la filosofía y se familiarizó con los principios y la práctica de la vida religiosa, que enseñaba John Cele, el propio rector, un hombre muy santo.

Poco después de la muerte del rector (1417) regresó a casa, habiendo aprendido todo lo que los maestros de la escuela podían enseñarle. Según su propio relato, su febril búsqueda de la ciencia humana y el éxito que sus extraordinarios poderes intelectuales habían logrado rápidamente parece que habían enfriado su piedad. Sin embargo, una inclinación sobrenatural a la vida de clausura, que se había arraigado en su mente desde la temprana edad de diez años y se había fortalecido durante su estadía en Zwolle, finalmente triunfó sobre la ambición mundana y los instintos de la naturaleza, y a la edad de dieciocho años decidió adquirir la "ciencia de los santos" en la orden de San Bruno. Solicitó admisión al monasterio de la Cartuja de Roermond (el Limburgo holandés), pero fue rechazado porque no había alcanzado la edad requerida (veinte años) por los estatutos de la Orden; pero el prior le dio esperanzas de que sería aceptado más tarde y le aconsejó que mientras tanto continuara sus estudios eclesiásticos.

Así que se fue inmediatamente a la entonces célebre Universidad de Colonia, donde permaneció tres años en los estudios de filosofía, teología, Sagrada Escritura, etc. Después de obtener su título de Licenciado en Filosofía y Letras, regresó al monasterio de Roermond (1423) y esta vez fue admitido. En su celda Dionisio se entregó en corazón y alma a los deberes de la vida cartuja, cumplía todo con su seriedad y fuerza de voluntad características y permitió que su celo lo llevara incluso más allá de lo que exigía la regla. Así, además del tiempo (unas ocho horas) que cada cartujo dedicaba diariamente a participar y celebrar la Misa, recitar el Oficio Divino y en otros ejercicios devocionales, solía decir todo el Salterio —su libro de oraciones favorito— o al menos un gran parte de él, y pasaba largas horas en meditación y contemplación; tampoco las ocupaciones materiales le impedían normalmente orar.

Pasaba el resto del tiempo leyendo y escribiendo. La lista que elaboró, unos dos años antes de su muerte, de algunos de los libros que había leído mientras fue monje lleva los nombres de todos los principales escritores eclesiásticos hasta su época. Dice que había leído cada summa y cada crónica, muchos comentarios sobre la Biblia y las obras de un gran número de filósofos griegos, y especialmente árabes, y había estudiado todo el derecho canónico y civil. Su autor favorito fue Dionisio el Areopagita. Su rápido intelecto captaba el significado del autor en la primera lectura y su maravillosa memoria retenía sin mucho esfuerzo todo lo que había leído.

Parece maravilloso que, al dedicar tanto tiempo a la oración, haya podido leer detenidamente una cantidad tan grande de libros; pero lo que sobrepasa toda comprensión es que encontró tiempo para escribir, y para escribir tanto que sus obras podrían llegar a veinticinco volúmenes en folio. Ninguna otra pluma, cuyas producciones nos han llegado, ha sido tan prolífica. Es cierto que no dormía más de tres horas por noche, y que se sabía que a veces pasaba noches enteras en oración y estudio. También hay evidencia de que su pluma era diligente. Sin embargo, el misterio sigue siendo insoluble, y tanto más que, además de las ocupaciones ya mencionadas, tuvo, al menos durante algún tiempo, otras que se señalarán a continuación, y que por sí solas habrían bastado para absorber la atención de cualquier hombre ordinario.

Comenzó (1434) comentando los Salmos y luego pasó a comentar todo el Antiguo Testamento y el Nuevo. Comentó también las obras de Boecio, Pedro Lombardo, Juan Clímaco, así como las de Dionisio el Areopagita o las atribuidas a él, y tradujo a Casiano a un latín más fácil. Fue después de ver uno de sus comentarios que el Papa Eugenio IV exclamó: "¡Que la Madre Iglesia se regocije de tener un hijo así!" Escribió tratados teológicos, como su "Summa Fidei Orthodoxæ"; "Compendium Theologicum", "De Lumine Christianæ Theoriæ", "De Laudibus BV Mariæ" y "De Præconio BV Mariæ" (en ambos tratados defiende la doctrina de la Inmaculada Concepción), "De quatuor Novissimus", etc.; tratados filosóficos tal como su"Compendium philosophicum", "De venustate mundi et pulchritudine Dei" (una disertación estética muy notable), "De ente et essentiâ", etc.; una gran cantidad de tratados relacionados con la moral, el ascetismo, la disciplina eclesiástica, la liturgia, etc.; sermones y homilías para todos los domingos y fiestas del año, etc.

Sus escritos, tomados en su conjunto, muestran que fue un compilador más que un pensador original; contienen más unción y piedad que especulación profunda. No fue un innovador, ni constructor de sistemas y especialmente no fue un sofista. Tenía una decidida aversión por las sutilezas metafísicas sin utilidad positiva, pues tenía una disposición mental demasiado práctica para perder el tiempo en sutilezas dialécticas ociosas, y solo buscaba hacer el bien inmediato a las almas y atender sus necesidades espirituales, alejarlas del pecado y guiarlas e instarlas en el camino al cielo. Como expositor de las Escrituras, generalmente no hace más que reproducir o recapitular lo que otros comentaristas habían dicho antes que él. Si sus comentarios no aportan ninguna luz a la exégesis moderna, son al menos una abundante mina de reflexiones piadosas.

Como teólogo y filósofo, no fue un seguidor servil de ningún maestro y no pertenece a ninguna escuela en particular. Aunque fue admirador de Aristóteles y de Aquino, no fue ni aristotélico ni tomista en el sentido habitual de las palabras, sino que parece que se inclinó más bien al platonismo cristiano de Dionisio el Areopagita, San Agustín y San Buenaventura. Como escritor místico, es similar a Hugo y Ricardo de San Víctor, San Buenaventura y los escritores de la Escuela Wildesheim, y en sus tratados se puede encontrar resumida la doctrina de los Padres de la Iglesia, especialmente de Dionisio el Areopagita, y de Eckart, Suso, Ruysbroeck y otros escritores de las escuelas alemana y flamenca. Se le ha llamado el último de los escolásticos, y lo es en el sentido de que es el último escritor escolástico importante, y que sus obras pueden considerarse como una vasta enciclopedia, un resumen completo de la enseñanza escolástica de la Edad Media; esta es su característica principal y su principal mérito.

Su fama de erudito y especialmente de santidad atrajo sobre él una considerable interacción con el mundo exterior. Fue consultado como oráculo por hombres de diferente posición social, desde obispos y príncipes hacia abajo; acudían en masa a su celda y le llegaban innumerables cartas de todas partes de los Países Bajos y Alemania. El tema de tal correspondencia era a menudo el estado doloroso de la Iglesia en Europa, es decir, los males resultantes de la moral y la disciplina relajadas y de la invasión del Islam. Deploraba estos males y se esforzó al máximo, como todos los católicos piadosos de esa época, por contrarrestarlos. Con ese propósito, poco después de la caída de Constantinopla (1453), impresionado por las revelaciones que Dios le hizo sobre los terribles males que amenazaban a la cristiandad, escribió una carta a todos los príncipes de Europa, instándolos a enmendar sus vidas, a cesar sus disensiones y a unirse en una guerra contra sus enemigos comunes, los turcos. Consideraba que un concilio general era el único medio de lograr una reforma seria, de ahí que exhortó a todos los prelados y otros a unir sus esfuerzos para lograrlo.

También escribió una serie de tratados en los que establecía reglas de vida cristiana para los eclesiásticos y |laicos de todos los rangos y profesiones. "De doctrinâ et regulis vitæ Christianæ", el más importante de estos tratados, fue escrito a petición y para uso del famoso predicador franciscano John Brugman. Estos y otros que escribió de similar alcance, en los que arremetía contra los vicios y abusos de la época, insistía en la necesidad de una reforma general y mostraba cómo se llevaría a cabo, dan una curiosa visión de las costumbres, el estado de la sociedad y la vida eclesiástica de ese período.

Para refutar el islamismo escribió dos tratados: "Contra perfidiam Mahometi", a petición del cardenal Nicolás de Cusa. Este último, nombrado legado papal por Nicolás V para reformar la Iglesia en Alemania y predicar una cruzada contra los turcos, se llevó a Dionisio durante una parte, si no la totalidad, de su viaje (enero de 1451 a marzo de 1452), y recibió de su lengua y su pluma una valiosa ayuda, especialmente en el trabajo de reformar los monasterios y de erradicar prácticas mágicas y supersticiosas. Esta misión no fue el único cargo que sacó a Dionisio de su amada celda. Durante algún tiempo (alrededor de 1459) fue procurador de su monasterio, y en julio de 1466 fue designado para supervisar la construcción de un monasterio en Bois-le-Duc. Tres años de lucha contra las dificultades inextricables de la nueva fundación quebraron su salud, ya deteriorada por una larga vida de trabajo incesante y privaciones, y se vio obligado a regresar a Roermond en 1469. Su tratado "De Meditatione" lleva la fecha de ese año y fue la última que escribió.

La inmensa actividad literaria de Dionisio nunca fue perjudicial para su espíritu de oración. Al contrario, siempre encontró en el estudio una poderosa ayuda para la contemplación; cuanto más sabía más amaba. Siendo aún novicio tenía éxtasis que duraban dos o tres horas, y luego duraban a veces siete o más horas. En efecto, hacia el final de su vida no podía escuchar el canto de "Veni Sancte Spiritus Reple" o algunos versos de los Salmos, ni conversar sobre ciertos temas devocionales sin ser levantado del suelo en un arrebato de amor divino; de ahí que la posteridad lo haya apodado "Doctor Extático". Durante sus éxtasis se le revelaban muchas cosas que él daba a conocer sólo cuando podía beneficiar a otros, y lo mismo puede decirse de lo que aprendió de las almas del purgatorio, que se le aparecían con mucha frecuencia, buscando alivio por su poderosa intercesión. Al amar las almas como lo hizo, no es de extrañar que se haya vuelto odioso para el gran odiador de las almas. Su humildad respondía a su aprendizaje, y su mortificación, especialmente respecto a la comida y el sueño, superaba con creces lo que puede alcanzar la generalidad de los hombres. Es cierto que en lo que respecta a las austeridades físicas, su virtud era asistida por una constitución fuerte, pues era un hombre de complexión atlética y tenía, como él dijo, "una cabeza de hierro y un estómago descarado".

Durante los dos últimos años de su vida sufrió intensamente y con heroica paciencia la parálisis, la piedra y otras dolencias. Había sido monje durante cuarenta y ocho años cuando murió a la edad de sesenta y nueve. Al ser desenterrados sus restos ciento treinta y siete años después, día por día (12 de marzo de 1608), su cráneo emitió un dulce perfume y los dedos que más había usado para escribir, es decir, el pulgar y el índice de la mano derecha, se encontraron en perfecto estado de conservación. Aunque nunca se ha presentado la causa de su beatificación, San Francisco de Sales, San Alfonso María de Ligorio y otros escritores notables lo llaman "Bendito"; su vida está en el "Acta Sanctorum" de los bolandistas (12 de marzo), y su nombre se encuentra en muchos martirologios. La Imprenta Cartuja de Tournai, Bélgica, publica ahora (a 1910) una edición precisa de todas sus obras que aún existen, que comprenderán cuarenta y un volúmenes en cuarto.


Bibliografía: LOER, Vita Dionysii Cartus, (Tournai, 1904); MOUGEL, Denys le Chartreux (Montreuil­sur­mer, 1896); WELTERS, Denys le Chartreux (Roermond, 1882); ALBERS, Dyonysius de Kartuizer (Utrecht, 1897); KROGH-TONNING, Der letzte Scholstiker (Freiburg im Br., 1904); KEISER, Dionys des Kartaüsers Leben und pädagogische Schriften (Freiburg im Br., 1904); SIEGFRIED, Dionysius the Carthusian in Am. Eccl. Review (Philadelphia, 1899), 512-27; STIGLMAYR, Neuplatonisches bei Dionysius dem Karthäuser in Hist. Jahrbuch (1899), XX, 367-88.

Fuente: Gurdon, Edmund. "Denys the Carthusian." The Catholic Encyclopedia. Vol. 4, págs. 734-736. New York: Robert Appleton Company, 1908. 28 oct. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/04734a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina