Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 23 de octubre de 2020

Misa Pontificial

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Misa Pontificial es la Misa solemne celebrada por un obispo con las ceremonias prescritas en el “Caeremoniale Episcoporum”, I y II. El ceremonial completo se realiza cuando el obispo celebra la Misa en el trono en su propia catedral, o con permiso en el trono de otra diócesis. El "Cæremoniale" supone que los canónigos están investidos con las vestimentas de su orden; los dignatarios, de los cuales el primero actúa como sacerdote auxiliar, con las capas; los del orden sacerdotal con casullas; los del orden diaconal, de los cuales los dos primeros actúan como asistentes (diáconos de honor), en dalmática; y los subdiáconos en túnica sobre el amito y la sobrepelliz o el roquete. Además, un diácono y un subdiácono con sus vestimentas regulares y un maestro de ceremonias ayudan al obispo.

Nueve acólitos o clérigos suministran el libro, la palmatoria, mitra, báculo, incensario; dos acólitos, las velas, gremial y vinajeras; y cuatro ayudan por turno al lavado de manos del obispo. También se menciona un caudatario y al menos cuatro o a lo más ocho portadores de antorchas al momento de la elevación. Todos estos clérigos deben utilizar sobrepellices excepto los cuatro que ayudan al lavado de manos del obispo; los primeros cuatro pueden también usar capas. Los ornamentos del obispo, además de los que se requieren ordinariamente para la Misa son las cáligas y sandalias, la cruz pectoral, la tunicela, la dalmática, las quirotecas, el palio (si tiene derecho a usarlo), la mitra, el anillo, el báculo, el gremial, la jofaina y la jarra, el canon y la palmatoria. Además se coloca sobre el altar una séptima vela además de las seis acostumbradas.

El obispo vestido con la capa magna entra a la catedral, visita el Santísimo Sacramento y luego va a la capilla, llamada secretarium, donde participa en la tercia. Durante el canto de los Salmos lee las oraciones de preparación para la Misa y se pone las vestimentas para la Misa hasta la estola, luego, revestido de la capa, canta la oración de tercia, después de lo cual se quita la capa y se pone el resto de las vestimentas. La procesión, encabezada por el turiferario (N. de la T.: persona que lleva el incensario), cruciferario y acólitos, va hasta el altar mayor. El obispo recita las oraciones al pie del altar, se pone el manípulo, y luego de besar el libro de los Evangelios e incensar el altar, se dirige al trono, desde donde oficia hasta el ofertorio. Luego se quita las quirotecas; habiéndose lavado las manos va al altar y continúa la Misa.

Las ceremonias son prácticamente las mismas que para una Misa solemne; sin embargo, el obispo canta el Pax Vobis en lugar del Dominus Vobiscum después del Gloria; lee la Epístola, el gradual y el Evangelio sentado en el trono; da el beso de la paz a cada uno de sus cinco ministros principales; se lava las manos luego de las abluciones; hace tres señales de la Cruz mientras canta una fórmula especial de bendición episcopal, y comienza el último Evangelio según San Juan en el altar y lo termina mientras regresa al trono o al lugar de la investidura. En la Misa pontificial de réquiem no se utilizan cáligas ni sandalias, quirotecas, báculo ni la séptima vela. El obispo no lee la preparación para la Misa, ni se viste durante la tercia y se pone el manípulo antes de que comience la Misa.

Un obispo titular generalmente oficia en el faldistorio. No tiene diáconos asistentes, y sus deberes son realizados por el diácono, el subdiácono y el maestro de ceremonias; no hay una séptima vela en el altar, y normalmente no se usa el báculo; se viste en la sacristía o en el faldistorio; recita todo el Evangelio según San Juan en el altar. Las mismas partes de la Misa se dicen en el taburete como en el trono. A veces, el ordinario celebra la Misa pontificial en el faldistorio sin diáconos asistentes. La misa solemne celebrada con algunos de los ornamentos y ceremonias pontificias por abades y protonotarios también se llama pontificia. También se le llama Misas pontificiales a las celebradas por abades y protonotarios con algunas de las ceremonias y ornamentos pontificales. La Misa de los abades es similar a la de un obispo celebrada en el trono. En el Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos (27 sept. 1659) se explican ciertos puntos de diferencia. Los privilegios y limitaciones en el uso de las insignias pontificias por las diferentes clases de protonotarios se establecen en la Constitución de Pío X, "Inter multiplices curas "(21 feb. 1905).

La Misa pontificial solemne celebrada por el Papa en San Pedro tiene algunas ceremonias peculiares. En la Misa papal, un cardenal-obispo actúa como sacerdote auxiliar; los cardenales-diáconos son los diáconos asistentes y de la Misa; un auditor de la Rota es es subdiácono, hay un diácono y un subdiácono griegos; y los otros cargos son ocupados por el los asistentes al trono pontificio, los miembros de los colegios prelaticios, etc.

La procesión de cardenales, obispos, prelados y los que componen la capella pontificia, investidos según su rango y en el orden prescrito, preceden al Santo Padre en San Pedro. El Papa, vestido con falda (fimbria), amito, alba, cíngulo, cruz pectoral, estola, capa (mantum) y tiara, es llevado a la basílica en la sedia gestatoria bajo el dosel y con los dos flabelos llevados a cada lado. Siete acólitos acompañan al cruciferario. El Papa es recibido en la puerta por el cardenal-sacerdote y el capítulo, visita el Santísimo Sacramento y va al trono pequeño para la tercia, donde recibe la obediencia de los cardenales, obispos y abades. Mientras se cantan los Salmos, lee las oraciones de preparación para la Misa, durante la cual se calza sus cáligas y sandalias, y luego canta la oración de tercia. Luego se quita las vestimentas hasta el cíngulo, y el Papa se lava las manos y se pone el subcintorio, cruz pectoral, “fanón”, estola, tunicela, dalmática, quirotecas, casulla, palio, mitra y anillo. No usa el báculo ni la palmatoria. Luego da el beso de la paz a los tres últimos cardenales sacerdotes.

Primero el subdiácono apostólico canta la Epístola en latín y luego el subdiácono griego la canta en griego, e igualmente el Evangelio, primero en latín por el cardenal-diácono y luego en griego por el diácono griego. Mientras eleva la Hostia y el cáliz, el Papa gira en semicírculo hacia los lados de la Epístola y el Evangelio. Habiéndole dado el beso de paz al sacerdote auxiliar y a los diáconos asistentes, va hacia el trono, y parado allí recibe la Comunión. El diácono eleva la patena que contiene la Hostia cubierta con el asterisco, y la coloca en las manos del subdiácono, que están cubiertas con el linteum pectorale, de modo que el subdiácono la pueda llevar al trono, entonces el diácono eleva el cáliz y lo lleva al Papa al trono. El Papa consume la parte más pequeña de la Hostia y comulga desde el cáliz a través de un pequeño tubo llamado fístula.

Luego divide la otra parte de la Hostia, le da la Comunión al diácono y al subdiácono y les da el beso de la paz, tras lo cual recibe el vino de la purificación de otro cáliz y purifica sus dedos en una pequeña taza. El diácono y el subdiácono, habiendo regresado al altar, participan del cáliz a través de la fístula, el subdiácono consume la partícula de la Hostia en el cáliz, y tanto el diácono como el subdiácono consumen el vino y el agua utilizados en la purificación del cáliz. El Papa vuelve al altar para terminar la Misa. Después de la bendición, el sacerdote asistente publica la indulgencia plenaria. Al final del último Evangelio, el Papa va a la sedia gestatoria, se pone la tiara y regresa en procesión según había entrado.


Bibliografía: Cæremoniale episcoporum (Ratisbon, 1902); CATALANO, Cæremoniale episcoporum commentariis illustratum (Roma, 1744); MARTINUCCI, Manuale sacrarum c remoniarum (Rome, 1879); LE VAVASSEUR, Les fonctions pontificales (París, 1904); FAVRIN, Praxis solemnium functionum episcoporum cum appendicibus pro abbatibus mitratis et protononariis apostolicis (Ratisbona, 1906); DE HERDT, Praxis pontificalis (Lovaina, 1904); SARAIVA, Cæremoniale pro missa et vesperis pontificalibus ad faldistorium (Roma, 1898); MENGHINI, Ritus in pontificalibus celebrandis a protonotariis apostolicis servandus (Roma, 1909); IDEM, Le solenni ceremonie della messa pontificale celebrata dal sommo pontifice (Roma, 1904); RINALDI-BUCCI, Cæremoniale missæ quæ summo pontifice celebratur (Ratisbona, 1889); GEORGI, De liturgia romani pontificis in solemni celebratione missarum (Roma, 1731).

Fuente: Goggin, John. "Pontifical Mass." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12, págs. 232-233. New York: Robert Appleton Company, 1911. 10 sept. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/12232a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina