Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 25 de noviembre de 2020

Diferencia entre revisiones de «Enrique IV»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 7: Línea 7:
 
Esta política inaugurada por [[Papa San Gregorio VII |Hildebrando]] ya había indicado oposición al imperio.    Es cierto que en el lado alemán hubo una reacción contra las violaciones del estatus legal que prevalecía en las [[Elecciones Papales |elecciones papales]] y otros asuntos, pero la determinación del objetivo y el vigor duradero estaban del lado del partido reformista y su magistral portavoz, Hildebrando, quien, como Gregorio VII, pronto se presentaría como el oponente del joven rey (Vea [[Conflicto de las Investiduras |CONFLICTO DE LAS INVESTIDURAS]]).      El [[odio]] y las [[pasiones]] distorsionaron los retratos de estos dos [[hombre]]s en la historia contemporánea.  Incluso hoy podemos ver sólo los débiles contornos de estos dos personajes, las figuras centrales de una tragedia de importancia histórica mundial.  Sabemos que Enrique IV tenía una buena [[educación]] literaria, pero que sus intereses literarios y artísticos no eran profundos y no estaban sumergidos en un [[idealismo]] poco práctico, como en el caso de su [[Enrique III |padre]].   
 
Esta política inaugurada por [[Papa San Gregorio VII |Hildebrando]] ya había indicado oposición al imperio.    Es cierto que en el lado alemán hubo una reacción contra las violaciones del estatus legal que prevalecía en las [[Elecciones Papales |elecciones papales]] y otros asuntos, pero la determinación del objetivo y el vigor duradero estaban del lado del partido reformista y su magistral portavoz, Hildebrando, quien, como Gregorio VII, pronto se presentaría como el oponente del joven rey (Vea [[Conflicto de las Investiduras |CONFLICTO DE LAS INVESTIDURAS]]).      El [[odio]] y las [[pasiones]] distorsionaron los retratos de estos dos [[hombre]]s en la historia contemporánea.  Incluso hoy podemos ver sólo los débiles contornos de estos dos personajes, las figuras centrales de una tragedia de importancia histórica mundial.  Sabemos que Enrique IV tenía una buena [[educación]] literaria, pero que sus intereses literarios y artísticos no eran profundos y no estaban sumergidos en un [[idealismo]] poco práctico, como en el caso de su [[Enrique III |padre]].   
  
Él era un realista [[consciencia |consciente]].  Falló totalmente en entender los objetivos político-religiosos de la política de su [[padres |padre]].  Algunos de sus contemporáneos menospreciaron su [[carácter]] [[moral]], quizás con cierta [[justicia]], pero ciertamente con mucha exageración.  Por supuesto, su [[naturaleza]] era apasionada, lo cual es probablemente la razón por la que nunca adquirió en su vida una refinada armonía de carácter.    Por momentos se sumía en las profundidades de la [[desesperación]], pero siempre reaccionó ante los desastres más graves, superó los peores accesos de desaliento y se dispuso a reanudar el combate.  También era un diplomático inteligente, aunque quizás no siempre honesto.  Este desventurado rey era verdaderamente el ídolo de su pueblo debido a su [[orgullo]] como gobernante, su ferviente defensa de la dignidad del imperio y su benevolente cuidado por la paz del imperio y el bienestar de la gente común.
+
Él era un realista [[consciencia |consciente]].  Falló totalmente en entender los objetivos político-religiosos de la política de su [[padres |padre]].  Algunos de sus contemporáneos menospreciaron su [[carácter]] [[moral]], quizás con cierta [[justicia]], pero ciertamente con mucha exageración.  Por supuesto, su [[naturaleza]] era apasionada, lo cual es probablemente la razón por la que nunca adquirió en su vida una refinada armonía de carácter.    Por momentos se sumía en las profundidades de la [[desesperanza]], pero siempre reaccionó ante los desastres más graves, superó los peores accesos de desaliento y se dispuso a reanudar el combate.  También era un diplomático inteligente, aunque quizás no siempre honesto.  Este desventurado rey era verdaderamente el ídolo de su pueblo debido a su [[orgullo]] como gobernante, su ferviente defensa de la dignidad del imperio y su benevolente cuidado por la paz del imperio y el bienestar de la gente común.
  
 
Tan pronto como Enrique se independizó, volvió a los principios que regían la política de Conrado II.  También fundó su poder militar en los ministeriales, la baja nobleza, los cuales debían contrarrestar el poder de los príncipes espirituales y temporales.  Sin embargo, estos últimos comenzaban a lograr la independencia territorial y a lograr dentro del [[Iglesia y Estado |Estado]] un poder que no podía sobreestimarse.  Con su esperanza habitual, Enrique esperaba poder aplastarlos; creía que al menos podría revivir el poder de Conrado II.  La mano fuerte de Enrique se hizo sentir por primera vez en [[Reino de Baviera |Baviera]].  Otto von Northeim perdió su ducado e importantes posesiones en Sajonia además.  El rey otorgó el ducado a Güelfo IV, hijo de Azzo de Este.    Ahora vemos de inmediato lo bien considerada que fue la política de Enrique; porque desde las tierras sajonas de Otto von Northeim buscó crear un dominio personal bien redondeado que proporcionaría una base [[Economía Política |económica]] para su poder real; trató de proteger este dominio personal mediante fortalezas reales.   
 
Tan pronto como Enrique se independizó, volvió a los principios que regían la política de Conrado II.  También fundó su poder militar en los ministeriales, la baja nobleza, los cuales debían contrarrestar el poder de los príncipes espirituales y temporales.  Sin embargo, estos últimos comenzaban a lograr la independencia territorial y a lograr dentro del [[Iglesia y Estado |Estado]] un poder que no podía sobreestimarse.  Con su esperanza habitual, Enrique esperaba poder aplastarlos; creía que al menos podría revivir el poder de Conrado II.  La mano fuerte de Enrique se hizo sentir por primera vez en [[Reino de Baviera |Baviera]].  Otto von Northeim perdió su ducado e importantes posesiones en Sajonia además.  El rey otorgó el ducado a Güelfo IV, hijo de Azzo de Este.    Ahora vemos de inmediato lo bien considerada que fue la política de Enrique; porque desde las tierras sajonas de Otto von Northeim buscó crear un dominio personal bien redondeado que proporcionaría una base [[Economía Política |económica]] para su poder real; trató de proteger este dominio personal mediante fortalezas reales.   

Última revisión de 01:23 22 oct 2020

Enrique IV fue rey alemán y emperador del Sacro Imperio Romano, hijo de Enrique III e Inés de Poitou; nació en Goslar el 11 de noviembre de 1050; murió en Lieja el 7 de agosto de 1108. El poder y los recursos del imperio dejados por Conrado II, que Enrique III ya había debilitado materialmente, se vieron aún más afectados por la debilidad de la reina regente, que carecía de capacidad política. La política de Enrique III, que se había dirigido principalmente a los asuntos de la Iglesia, ya había provocado la oposición de los príncipes. Pero ahora, bajo la regencia, que continuó la misma política, la hostilidad entre los nobles eclesiásticos y temporales llegó a su punto culminante con el secuestro del rey en Kaiserswert (1062). Después del rescate del niño-rey, la regencia pasó a manos de los príncipes.

Al principio, el arzobispo Anno de Colonia estuvo a cargo del gobierno del imperio y supervisaba la educación del niño real. Pero pronto se vio obligado a aceptar como colega al enérgico Adalberto, arzobispo de Bremen. Todo el corazón del niño pasó al alegre y amante del esplendor arzobispo de Bremen. Ese prelado era ahora de facto el verdadero gobernante de Alemania. Regresó con pasos vigorosos a los caminos desiertos de la política de Conrado II e intentó, no en vano, restaurar el prestigio del imperio, particularmente en Oriente. En la Dieta de Tribur, este magistral prelado fue víctima de la celosa hostilidad de los príncipes (1066). Ahora parecía que el joven rey era bastante capaz de satisfacer su violento anhelo de independencia, y decidió llevar a cabo la política de Adalberto.

La verdadera independencia política de Enrique IV no comenzó hasta 1070. Cuando tomó las riendas del gobierno, gracias a la enérgica autoridad de Adalberto, la condición del imperio no era peor que a la muerte de Enrique III. Pero, mientras tanto, el papado se había emancipado por completo del poder imperial, y la Iglesia alemana, sobre la que Otón I el Grande había construido su poder, se había unido más estrechamente a Roma y había dejado de ser una iglesia estatal constitucional. En consecuencia, aunque esto no apareció de inmediato, los cimientos del sistema otoniano se vieron socavados. Habían aparecido en escena Papas fuertes y enérgicos y habían encontrado aliados. Por un lado, los poderes de Lorena y Toscana ofrecieron un valioso apoyo al papado en Italia central. Aquí Beatriz de Toscana había contraído una alianza matrimonial con el rebelde duque Godofredo de Lorena. Por otra parte, la admirable política conciliatoria de Hildebrando también había ganado aliados en la mitad sur de la península entre los normandos. Y finalmente, al partido de la alta Iglesia no le faltaron amigos incluso en el norte de Italia. Hildebrando ganó para la causa de la Sede Papal al Pataria de Milán, un movimiento democrático que combinaba una agitación reformista económica con una eclesiástica.

Esta política inaugurada por Hildebrando ya había indicado oposición al imperio. Es cierto que en el lado alemán hubo una reacción contra las violaciones del estatus legal que prevalecía en las elecciones papales y otros asuntos, pero la determinación del objetivo y el vigor duradero estaban del lado del partido reformista y su magistral portavoz, Hildebrando, quien, como Gregorio VII, pronto se presentaría como el oponente del joven rey (Vea CONFLICTO DE LAS INVESTIDURAS). El odio y las pasiones distorsionaron los retratos de estos dos hombres en la historia contemporánea. Incluso hoy podemos ver sólo los débiles contornos de estos dos personajes, las figuras centrales de una tragedia de importancia histórica mundial. Sabemos que Enrique IV tenía una buena educación literaria, pero que sus intereses literarios y artísticos no eran profundos y no estaban sumergidos en un idealismo poco práctico, como en el caso de su padre.

Él era un realista consciente. Falló totalmente en entender los objetivos político-religiosos de la política de su padre. Algunos de sus contemporáneos menospreciaron su carácter moral, quizás con cierta justicia, pero ciertamente con mucha exageración. Por supuesto, su naturaleza era apasionada, lo cual es probablemente la razón por la que nunca adquirió en su vida una refinada armonía de carácter. Por momentos se sumía en las profundidades de la desesperanza, pero siempre reaccionó ante los desastres más graves, superó los peores accesos de desaliento y se dispuso a reanudar el combate. También era un diplomático inteligente, aunque quizás no siempre honesto. Este desventurado rey era verdaderamente el ídolo de su pueblo debido a su orgullo como gobernante, su ferviente defensa de la dignidad del imperio y su benevolente cuidado por la paz del imperio y el bienestar de la gente común.

Tan pronto como Enrique se independizó, volvió a los principios que regían la política de Conrado II. También fundó su poder militar en los ministeriales, la baja nobleza, los cuales debían contrarrestar el poder de los príncipes espirituales y temporales. Sin embargo, estos últimos comenzaban a lograr la independencia territorial y a lograr dentro del Estado un poder que no podía sobreestimarse. Con su esperanza habitual, Enrique esperaba poder aplastarlos; creía que al menos podría revivir el poder de Conrado II. La mano fuerte de Enrique se hizo sentir por primera vez en Baviera. Otto von Northeim perdió su ducado e importantes posesiones en Sajonia además. El rey otorgó el ducado a Güelfo IV, hijo de Azzo de Este. Ahora vemos de inmediato lo bien considerada que fue la política de Enrique; porque desde las tierras sajonas de Otto von Northeim buscó crear un dominio personal bien redondeado que proporcionaría una base económica para su poder real; trató de proteger este dominio personal mediante fortalezas reales.

Pero para los siempre inquietos sajones, cuyos antiguos derechos el rey había violado indudablemente al consolidar sus posesiones territoriales, estas fortalezas bien podrían parecer muchas amenazas a sus libertades. Pronto, no solo en Sajonia, sino en otras partes del imperio, los príncipes particularistas se levantaron para oponerse a la vigorosa política centralizadora del emperador. La situación asumió un aspecto peligroso y ahora se demostró la habilidad diplomática de Enrique. A través de la mediación de los príncipes espirituales se realizó el Tratado de Gerstungen (1074), por el cual, por un lado se dejaban intactas las posesiones del rey, y por el otro, los insurgentes aseguraban el desmantelamiento de las fortalezas reales y la restauración de todos sus derechos. Pero pronto la revuelta estalló de nuevo y no fue sometida hasta la victoria de Enrique en Unstrut (1075), que resultó en el derrocamiento de Sajonia. Enrique parecía haber cumplido todos sus deseos. En verdad, sin embargo, las fuerzas particularistas sólo se habían retirado por el momento y esperaban una oportunidad favorable para romper las cadenas que ataban su independencia, cuya oportunidad llegó muy pronto.

En 1073 Hildebrando había ascendido al trono papal como Gregorio VII. El "mayor estadista eclesiástico", como lo llama von Ranke, dirigió sus ataques contra el derecho tradicional de los reyes alemanes a participar en la ocupación de las sedes vacantes. En el sínodo de Cuaresma de 1075 en Roma prohibió que los laicos realizasen la investidura. Los obispos dejarían de ser dependientes de la Corona y se convertirían materialmente en dependientes del papado. Eso presagiaba un golpe mortal a la constitución existente del imperio. Los obispos del imperio eran también sus funcionarios más importantes y los dominios eclesiásticos imperiales eran también la principal fuente de ingresos del emperador. Para la Corona alemana era una cuestión de vida o muerte conservar su antigua influencia sobre los obispos, y entonces comenzó un amargo conflicto entre los dos poderes.

Un sínodo en Worms (1076) depuso a Gregorio. Los obispos y el rey vieron nuevamente amenazados sus intereses por el papado. La respuesta de Gregorio a la acción de Enrique fue excomulgarlo en el sínodo de Cuaresma de ese mismo año. Para los poderes particularistas esta fue una señal de revuelta. En Tribur, los oponentes de Enrique formaron una alianza. Ahí se dejó en manos del Papa la decisión final en el caso de Enrique, y se aprobó una resolución de que si no se levantaba la excomunión contra Enrique dentro de un año, se le confiscaría su imperio. En esta coyuntura crítica, Enrique decidió dar un paso sorprendente. Se sometió a la penitencia eclesiástica solemne y así obligó a Gregorio como sacerdote a liberarlo de la excomunión (1077). Al hacerlo, Gregorio no abandonó en modo alguno su propósito de convertirse en árbitro de Alemania. En opinión de Gregorio, la penitencia de Enrique solo podía posponer, pero no evitar, este arbitraje. Enrique se sintió satisfecho una vez más de poner los pies en tierra firme.

Pero los príncipes alemanes ahora estallaron en una revolución abierta y establecieron a Rodolfo de Rheinfelden como rey rival. Sin embargo, con sus dificultades, la habilidad de Enrique se hizo más evidente; recurrió a sus recursos superiores como diplomático. En su lucha con el Papa, que se puso del lado de los príncipes alemanes, utilizó la oposición dentro de la Iglesia en Italia contra los objetivos jerárquicos de la Curia; en su disputa con los príncipes y su rey rival, Enrique buscó apoyo en la lealtad de las masas, quienes lo honraban como el preservador del orden y la paz. Después de varios años de guerra civil, Rodolfo perdió su trono y su vida en Mölsen en 1080. A su muerte, la oposición en Alemania perdió a su líder.

En Italia también los asuntos tomaron un giro más favorable para Enrique. Es cierto que en 1080 el Papa excomulgó a Enrique de nuevo, pero la prohibición no hizo la misma impresión que antes. Enrique replicó estableciendo a Guiberto de Rávena, quien se proclamó antipapa bajo el título de Clemente III. La creciente oposición dentro de la Iglesia ayudó a Enrique en su viaje a Roma en 1081. De 1081 a 1084 fue cuatro veces a la Ciudad Eterna. Finalmente su antipapa pudo coronarlo en la Basílica de San Pedro. Poco después, el Papa fue liberado por sus aliados normandos y escoltado a Salerno, donde murió el 25 de mayo de 1085.

La lucha continuó bajo el segundo sucesor de Gregorio, Urbano II (1088-99), quien estaba determinado a seguir los pasos de Gregorio. Alemania sufría los horrores de la guerra civil y las grandes masas populares seguían apoyando a su rey, que en 1085 proclamó la tregua de Dios para todo el imperio. Por medio de hábiles negociaciones logró ahora ganarse a la mayor parte de los sajones, a quienes restauró sus antiguos derechos. Por otro lado, las filas de los obispos leales al rey se habían reducido por la política inteligente y enérgica del Papa.

Además, se formó una nueva y peligrosa coalición en Italia cuando Güelfo, de diecisiete años, se casó con Matilde de Toscana, que había cumplido los cuarenta. Los esfuerzos de Enrique por romper esta alianza tuvieron éxito al principio; pero en este punto su hijo menor, Conrado, lo abandonó. Este último se hizo coronar en Milán y formó alianzas con el Papa y con el partido güelfo toscano. Esto tuvo un efecto paralizante en el emperador, que pasó el año 1094 inactivo en Italia, mientras que el Papa se convertía en el líder de Occidente, en la primera Cruzada. Afortunadamente para los intereses de Enrique, el joven Güelfo ahora disolvió su matrimonio con Matilda, y el mayor Güelfo hizo las paces con el rey una vez más. Este último ahora pudo regresar a Alemania y obligar a sus enemigos a reconocerlo. Su hijo Enrique fue elegido rey en 1098.

Enrique trató de restablecer el orden una vez más, incluso hasta el punto de proclamar la paz general en todo el imperio (1103). Esta política de pacificación benefició a la gran masa del pueblo y las ciudades en rápido crecimiento y estaba dirigida contra la nobleza laica desordenada. Quizás esto pudo haber inducido al joven rey recién elegido a tomar las armas en rebelión contra su padre. Quizás deseaba asegurarse las simpatías de esta nobleza. En todo caso, el joven Enrique reunió a una multitud de descontentos en torno a su estandarte en Baviera en 1104. Con el apoyo del Papa, al que juró obediencia, se trasladó a Sajonia, donde pronto despertó el tradicional descontento. No se libró de la humillación el emperador prematuramente envejecido, que fue mantenido prisionero en Böckelheim por su intrigante hijo y obligado a abdicar, mientras que solo aquellos elementos en los que siempre había confiado, particularmente las ciudades en crecimiento, lo apoyaron. Una vez más, el emperador logró reunir tropas alrededor de su estandarte en Lieja, pero justo cuando su hijo se acercaba al frente de un ejército, Enrique murió. Después de cierta oposición, sus seguidores lo enterraron en Espira. En él pereció un hombre de gran importancia sobre quien, sin embargo, la fortuna frunció el ceño. Sin embargo, sus logros, considerados desde el punto de vista de su importancia histórica, no fueron en absoluto insignificantes. Como defensor de los derechos de la Corona y del honor del imperio, salvó a la monarquía de un final prematuro, amenazada por el desorden universal.


Bibliografía: Vea las bibliografías en los artículos ENRIQUE III, PAPA SAN GREGORIO VII, PAPA URBANO II Y CONFLICTO DE LAS INVESTIDURAS; MEYER VON KNONAU, Jahrbächer des Deutschen Reiches unter Heinrich IV. und Heinrich V., I-V (Leipzig, 1890-1904); DIECKMANN, Heinrich IV., seine Persönlichkeit und sein Zeitalter (Wiesbaden, 1889); ECKERLIN, Das Deutsche Reich während der Minderj*hrigkeit Heinrich IV. bis zum Tage von Kaiserswert (Halle Dissertation, 1888); SEIPOLDY, Das Reichsregiment in Deutschland unter König Heinrich IV. 1062-66 (Göttingen Dissertation, 1871); FRIEDRICH, Studien aus Wormser Synode (Greifswald Dissertation, 1905): la litertura más importante durante este período aparece recopilada en el Libelli de lite in Monumenta Germaniæ Historica.

Fuente: Kampers, Franz. "Henry IV." The Catholic Encyclopedia. Vol. 7, págs. 230-232. New York: Robert Appleton Company, 1910. 21 agosto 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/07230a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina