Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 25 de junio de 2019

Papa Honorio II

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar


(Lamberto Scannabecchi) .


Nacido en una humildes familia en Fagnano cerca de Imola en fecha desconocida; murió en Roma el 14 de febrerote 1130. Durante un tiempo fue archidiácono en Bolonia. Por sus grandes conocimientos fue llamado a Roma por Pascual II, fue canónigo de Latrán y después cardenal-presbítero de Santa Prassede y en 1117 cardenal–obispo de Ostia– Velletri. Fue uno de los cardenales que acompañaron a Gelasio II al exilio. En 1119 Calixto II le envió como legado ante Enrique V, emperador alemán, con poderes para llegar a un acuerdo en el derecho de las investiduras.

En octubre del mismo año estaba presente en el sínodo de Reims donde el emperador fue solemnemente excomulgado por Calixto II. Gran parte de los tres años siguientes los pasó en Alemania tratando de conseguir la reconciliación entre el papa y el emperador. Gracias, principalmente a sus esfuerzos se consiguió el Concordato de Worms, llamado "Pactum Calixtinum”, del 23 de septiembre, 1123. En este concordato renunciaba el emperador a toda reclamación de las investiduras con báculo y anillo y prometía libertad de elección de los eclesiásticos. Cuando el concordato fue firmado por el emperador, el cardenal cantó una misa solemne a cielo abierto cerca de Worms. Después de Agnus Dei, besó al emperador que entonces recibió la comunión de manos del cardenal siendo así recibido en la comunión con la Iglesia. Calixto II murió el 13 de septiembre de 1124 y dos días después, el cardenal de Ostia fue elegido papa, con el nombre de Honorio II.

El espíritu partidario entre los Frangipani y los Leoni dominó la elección, habiendo peligro de cisma. Los cardenales habían ya elegido al cardinal Teobaldo Boccadipecora que había tomado el nombre de Celestino II.

Estaba ya vestido con el manto papal ata mientras se cantaba el Te Deum en acción de gracias cuando el orgulloso y poderoso Roberto Frangipani apareció repentinamente en la escena, expresó su disgustó por la elección de Teobaldo y proclamó al cardenal de Ostia como papa. Los cardenales, asustados, cedieron a sus exigencias. Para evitar el Cisma Teobaldo renunció a su derecho a la tiara. El cardenal de Ostia sin embargo, dudaba de la legalidad de su elección en esas circunstancias y cinco días después informó a los cardenales que deseaba dejarlo. Sólo después de que todos los cardenales le reconocieron como legítimo papa retuvo la tiara. Poco después de que Honorio II llegara a ser papa, moría el emperador alemán Enrique V (23 de mayo 1125). El papa envió inmediatamente a dos legados a Alemania que junto con el arzobispo de Maguncia Adalberto trataron de que se eligiera a un rey que no se metiera en los derechos de la Iglesia La elección de Lotario, conde de Supplinburg, fue un triunfo completo para la Iglesia. El rey reconoció la supremacía del papa en los asuntos temporales y poco después e su elección pidió la aprobación papal que le fue gustosamente concedida. Respecto a las Investiduras, hizo concesiones a la Iglesia más allá del Concordato de Worms

Cuando Conrado de Hohenstaufen se levantó contra al elección de Lotario y fue coronado rey de Italia en Monza por el arzobispo Anselmo de milán, Honorio II excomulgó al arzobispo así como a Conrado y a sus partidarios, frustrando completamente su aspiraciones ilegales.

Enrique I de Inglaterra se entrometía desde hacía años en los derechos de la Iglesia en Inglaterra y no quiso permitir que el legado papal entrara en su territorio con la excusa de que Inglaterra tenía un legado papal permanente (legatus natus) en la persona del arzobispo de Canterbury. Calixto II ya había tenido dificultades de este estilo. En 1125 Honorio II envió al cardenal Juan de Crema como legado a Inglaterra, pero el legado fue detenido por largo tiempo en Normandía por orden de Enrique I. Por fin se le permitió proceder a Inglaterra. Fue a Escocia y se encontró con el rey David en Roxburgh, donde celebró un sínodo de los obispos escoceses para solucionar la controversia entre ellos y el arzobispo de York que reclamaba jurisdicción metropolitana sobre ellos. El 8 de septiembre reunió un sínodo en Westminster en el cual se impuso el celibato de los clérigos y pasaron decretos contra las elecciones y contratos simoníacos. Al volver a Roma, le acompañaba el arzobispo de Canterbury que consiguió de Honorio II facultades de legado para Inglaterra y Escocia, pero no logró imponer al papa que cediera en su derecho de enviar legados especiales a Inglaterra.

A petición del rey de Dinamarca, Honorio envió también un legado allí para que pusiera fin a los abusos del clero.

Pero el papa tuvo menos éxito en sus relaciones con el conde Roger de Sicilia que intentó recobrar las tierras que su primo Guillermo de Abulia había entregado a la Sede Apostólica. Honorio II lo proscribió y tomó las armas contra él en defensa de la propiedad legal de la iglesia, aunque inútilmente. Para poner fina al inútil y costosa guerra hizo a Roger Señor feudatario de Abulia, en agosto de 1128, y Rogar a su vez renunciaba a sus reclamaciones sobre Benevento y Capua.

Poco después de su elección al papado Honorio II excomulgó al conde Guillermo de Normandía por haberse casado con una hija de Fulco de Anjou, entro de los grados prohibidos.

De igual manera restableció la disciplina en los monasterios de Cluny y Monte Cassino donde excomulgó a los abades Pontius y Orderisius que retenían sus oficios abaciales por la fuerza de las armas. El 26 de febrero de 1126, aprobó la Orden Premostratense que S. Norberto había fundado en Prémontré seis años antes.

Sus cartas y diplomas (112 en total) están impresos en P.L. CLVI, 1217-1316.


Bibliografía

SCHINDELHUTTE, Vita Honorii II (Marburg, 1735); WATTERICH, Pontificum Romanorum qui fuerunt inde ab exeunte saeculo IX usque ad finem saeculi XIII vitae ab aequalibus conscriptae, II (Leipzig, 1862), 157-73; JAFFE, Regesta Pontificum Romanorum, I (Leipzig, 1885-8), 823-39.

Michael T. Ott.

Transcrito por Herman F. Holbrook. "Se oraba sin cesar en la Iglesia a Dios por Pedro."

Traducido por Pedro Royo