Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 23 de octubre de 2020

Papa Gelasio II

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

El Papa Gelasio II nació en Gaeta en fecha desconocida; fue elegido el 24 de enero de 1118; murió en Cluny el 29 de enero de 1119. Tan pronto hubo terminado el tormentoso pontificado de Pascual II, los cardenales, sabiendo que el emperador Enrique V había concertado medidas con una facción de la nobleza romana para forzar la selección de un candidato imperial dócil, se reunieron secretamente en un monasterio benedictino en el Palatino. Enviaron un mensajero a Montecasino para convocar al anciano canciller cardenal Juan de Gaeta, a cuyas súplicas hicieron oídos sordos y lo declararon Papa por unanimidad.

Juan procedía de familia noble, probablemente los Gaetani. Temprano en su vida entró al monasterio de Montecasino, donde hizo tal progreso en aprendizaje y fue tan competente en latín, que, bajos pontífices sucesivos, ocupó el oficio de canciller de la Santa Sede. Fue el consejero de confianza de Pascual II; compartió su cautiverio y lo protegió contra los fanáticos que lo acusaban de herejía por haber firmado, bajo extrema compulsión, el "Privilegium", que constituía al emperador amo y señor de las elecciones papales y episcopales (vea PASCUAL II e INVESTIDURAS).

Cuando se difundió la noticia de que los cardenales habían elegido un Papa sin consultar al emperador, el partido imperialista derribó las puertas del monasterio; y su líder, Cenzio Frangipani, agarró al nuevo pontífice por el cuello, lo arrojó al suelo, lo pisoteó con espuelas, lo arrastró por los cabellos hasta su castillo vecino y lo arrojó encadenado a un calabozo. Indignados por este acto brutal, los romanos se levantaron en su poder, rodearon la guarida del ladrón y exigieron la liberación inmediata del pontífice. Frangipani, intimidado, liberó al Papa, se arrojó a sus pies, suplicó y obtuvo la absolución. Se formó una procesión y, en medio de gritos de júbilo Gelasio II (así se hizo llamar) fue conducido a Letrán y entronizado.

El triunfo fue de corta duración, pues el 2 de marzo la formidable figura de Enrique V apareció en San Pedro. Tan pronto se hubo enterado de los procedimientos en Roma, dejó a su ejército en Lombardía y se apresuró a ir a la capital. Gelasio inmediatamente se dio a la huida. En una noche tormentosa el Papa y su corte avanzaron en dos galeras por el Tiber, asediados por las piedras y flechas de los imperialistas. Después de varios contratiempos, Gelasio llegó finalmente a Gaeta, donde los normandos lo recibieron con los brazos abiertos. Dado que era solo diácono, recibió sucesivamente la ordenación sacerdotal y la consagración episcopal.

Mientras tanto, el emperador, que ignoraba la acción de los cardenales, colocó en el trono de San Pedro a una criatura senil de poder real, Mauricio Burdino, arzobispo de Braga en Portugal, que tuvo la audacia de tomar el venerado nombre de Gregorio. Gelasio pronunció una excomunión solemne contra ambos; y regresó secretamente a Roma tan pronto como el emperador, frustrado por su presa, se hubo marchado; pero Gelasio pronto tomó la resolución de refugiarse en Francia. Se marchó, vía Génova y Pisa, donde consagró su espléndida catedral de mármol. Los franceses lo recibieron con la mayor reverencia. El poderoso ministro de Luis VI, el abad Suger, lo condujo al monasterio de Cluny. Gelasio se hallaba perfeccionando los planes para convocar un gran concilio en Reims, cuando sucumbió ante la pleuresía, dejando la consumación de la guerra de cincuenta años para libertad a su sucesor, Calixto II.

Baronio y Reumont coinciden en afirmar que ningún personaje histórico soportó jamás tantas desgracias en el breve espacio de un año y cinco días. No parece haber ninguna razón por la que la Orden Benedictina no deba emprender su caso de canonización. El Papa Benedicto XIV nos dice ("De Beat. Et Canon.", I, XLI, n. 30) que en su tiempo se discutió el asunto, pero por una razón u otra se pasó por alto. La vida de Gelasio fue escrita por su amigo íntimo, Pandulfo de Pisa, testigo ocular de lo que narra; aparece en Muratori, "Rer. ital. Scr.", III, 1 ss.


Bibliografía: Liber Pontificalis, ed. DUCHESNE, II, 311-12, 376; WATTERICH, Pontificum Romanorum Vitæ (1862), II, 91-114; BARONIO, Ann. Eccl. ad ann. 1118, 1119; GAETANI, Vita del pontefice Gelasio II (Roma, 1802, 1811); Historias de la Roma Medieval por GREGOROVIO; VON REUMONT.

Fuente: Loughlin, James. "Pope Gelasius II." The Catholic Encyclopedia. Vol. 6, pág. 407. New York: Robert Appleton Company, 1909. 28 agosto 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/06407a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina