Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 27 de septiembre de 2020

Papa Beato Víctor III

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

El Papa Beato Víctor III (Dauferio o Daufar o Desiderio) nació en 1026 o 1027 de una rama no reinante de los duques lombardos de Benevento; murió en Roma el 16 de septiembre de 1087. Como hijo único, sus dos padres se oponían enérgicamente a su deseo de abrazar el estado monástico. Después de la muerte de su padre en la batalla con los normandos (1047) huyó del matrimonio que se había arreglado para él y, aunque fue devuelto por la fuerza, finalmente, después de una segunda fuga a Cava, obtuvo permiso para ingresar al monasterio de Santa Sofía en Benevento, donde recibió el nombre de Desiderio.

La vida en Santa Sofía no era lo suficientemente estricta para el joven monje que se trasladó primero al monasterio de la isla de Tremite en el Adriático y en 1053 a algunos ermitaños en Majella en los Abruzzi. Fue aproximadamente en esta época que conoció a León IX y es probable que este Papa lo empleara en Benevento para negociar la paz con los normandos después de la fatal batalla de Civitate. Algo más tarde, Desiderio se incorporó a la corte de Víctor II en Florencia y allí conoció a dos monjes de Montecasino, con quienes regresó a ese monasterio en 1055. Se unió a la comunidad y poco después fue nombrado superior de la casa dependiente de Capua.

En 1057, Esteban IX, que había retenido la Abadía de Montecasino, llegó allí y en Navidad, creyéndose agonizante, ordenó a los monjes que eligieran un nuevo abad, los cuales eligieron a Desiderio. El Papa se recuperó y, deseando conservar la abadía durante su vida, nombró al abad designado como su legado para Constantinopla. Estaba en Bari, a punto de zarpar hacia Oriente, cuando recibió la noticia de la muerte del Papa. Habiendo obtenido un salvoconducto de Roberto Guiscardo, el conde normando (más tarde duque) de Apulia, regresó a su monasterio y fue debidamente instalado por el cardenal Humberto el día de Pascua de 1058. Al año siguiente fue ordenado cardenal-sacerdote y recibió la bendición abacial.

Desiderio fue el más grande de todos los abades de Montecasino con la excepción del fundador, y como tal ganó para sí mismo "fama imperecedera" (Gregorovio). Reconstruyó la iglesia y los edificios conventuales, estableció escuelas de arte y restableció la disciplina monástica, de modo que en su día había 200 monjes en el monasterio (ver MONTECASINO). El 1 de octubre de 1071, Alejandro II consagró la nueva y magnífica Basílica de Montecasino.

La gran reputación de Desiderio trajo a la abadía muchos regalos y exenciones. El dinero se utilizó para ornamentos de la iglesia, de los cuales el más notable fue un grande y dorado frontal de altar de Constantinopla, adornado con gemas y esmaltes y "casi todos los ornamentos de la iglesia de Víctor II que habían sido empeñados aquí y allá en toda la ciudad" [Chron. Cass., III, 18 (20)]. Todavía permanecen las puertas de bronce y plata de la basílica “casinense” que Desiderio erigió, y en la iglesia de S. Angelo en Formis, cerca de Capua, todavía se pueden ver algunos de los frescos ejecutados por sus órdenes. Pedro el Diácono da (op. cit., III, 63) una lista de setenta libros que Desiderio mandó a copiar en Montecasino; incluyen obras de San Agustín, San Ambrosio, Beda, Basilio, Jerónimo, Gregorio de Nacianzo y Casiano, los registros de los Papas Félix y León, las historias de Josefo, Paul Warnfrid, Jordano y Gregorio de Tours, los “Institutos” y “Novelas” de Justiniano, las obras de Terencio, Virgilio y Séneca, la “De natura deorum” de Cicerón y el “Fasti” de Ovidio.

Desiderio había sido nombrado vicario papal para Campania, Apulia, Calabria y el Principado de Benevento con poderes especiales para la reforma de monasterios; tan grande era su reputación con la Santa Sede que "el Romano Pontífice le permitía nombrar obispos y abades de entre sus hermanos en las iglesias o monasterios que desease de aquellos que habían quedado desprotegidos de su patrón" (Crón. Cas., III, 34).

Dos años después de la consagración de la Basílica de Montecasino, el Papa Alejandro murió y fue sucedido por Hildebrando. Sin duda, la principal importancia de Desiderio en la [Historia Eclesiástica |historia]] papal radica en su influencia con los normandos, la que pudo ejercer repetidamente a favor de la Santa Sede. Ya para 1059 había persuadido a Roberto Guiscardo y Ricardo de Capua para que se convirtieran en vasallos de San Pedro para sus territorios recién conquistados; ahora Gregorio VII, inmediatamente después de su elección, envió a buscarlo para dar cuenta del estado de la Italia normanda y le confió el negociación de una entrevista con Roberto Guiscardo. Esto sucedió el 2 de agosto de 1073 en Benevento. En 1074 y 1075 actuó como intermediario, probablemente como agente de Gregorio, entre los príncipes normandos mismos, e incluso cuando estos estaban en guerra abierta con el Papa, todavía mantenían las mejores relaciones con Montecasino (finales de 1076). A finales de 1080 fue Desiderio quien obtuvo tropas normandas para Gregorio.

En 1082 visitó al emperador en Albano, mientras las tropas del antipapa imperialista acosaban al Papa desde Tívoli. En 1083, el abad amante de la paz se unió a Hugo de Cluny en un intento por reconciliar al Papa y al emperador, y sus procedimientos parecen haber despertado algunas sospechas en el séquito de Gregorio. En 1084, cuando Roma estaba en manos de Enrique y el Papa sitiado en Sant 'Angelo, Desiderio anunció el acercamiento del ejército de Guiscardo tanto al emperador como al Papa. Aunque sin duda era un partidario fuerte de la reforma de Hildebrando, el más amable Desiderio pertenecía al partido moderado y no siempre podía coincidir con aquel en sus procedimientos más intransigentes. Sin embargo, cuando el Papa agonizaba en Salerno (25 de mayo de 1085), el abad de Montecasino fue uno de los que nombró como más apto para sucederle.

Desiderio no estaba dispuesto de ningún modo a asumir el manto de Gregorio VII, pues la experiencia le había enseñado que su poder y utilidad residían en ser un intermediario; sin embargo, en un momento en que la Iglesia estaba rodeada de enemigos poderosos, su influencia con los normandos lo convertía en el candidato más obvio. Los romanos habían expulsado al antipapa (Guiberto de Rávena) de la ciudad, y aquí Desiderio se apresuró a consultar con los cardenales sobre la próxima elección; sin embargo, al ver que estaban empeñados en imponerle la dignidad papal, huyó a Montecasino, donde se dedicó a exhortar a los normandos y lombardos a unirse al apoyo de la Santa Sede. Cuando llegó el otoño, Desiderio acompañó al ejército normando en su marcha hacia Roma, pero al darse cuenta del complot entre los cardenales y los príncipes normandos para obligarlo a llevar la tiara, no entraría en Roma a menos que juraran abandonar su plan, lo cual ellos se negaron a hacer y la elección se pospuso.

Hacia la Pascua (Chron. Cass., III, 66) los obispos y cardenales reunidos en Roma convocaron a Desiderio y a los cardenales que estaban con él en Montecasino para que fueran a Roma para tratar la elección. El 23 de mayo se celebró una gran reunión en la diaconía de Santa Lucía, y Desiderio fue nuevamente importunado para aceptar el papado, pero persistió en su negativa, amenazando con regresar a su monasterio en caso de violencia. Al día siguiente, fiesta de Pentecostés, muy temprano en la mañana se repitió la misma escena. El cónsul Cencio sugirió ahora la elección de Odón, cardenal-obispo de Ostia (luego Urbano II), pero este fue rechazado por algunos de los cardenales con el argumento de que el traslado de un obispo era contrario a los cánones. La asamblea perdió ahora toda la paciencia; Desiderius fue apresado y arrastrado a la iglesia de Santa Lucía, donde fue investido por la fuerza con la capa roja y se le dio el nombre de Víctor (24 de mayo de 1086).

La Iglesia había estado sin cabeza durante doce meses, excepto un día. Cuatro días después el Papa y los cardenales tuvieron que huir de Roma ante el prefecto imperial de la ciudad, y en Terracina, a pesar de todas las protestas, Víctor dejó a un lado las insignias papales y se retiró una vez más a Montecasino donde permaneció casi un año entero. A mediados de la Cuaresma de 1087, se celebró un concilio de cardenales y obispos en Capua en el que el Papa electo asistió como "vicario papal de esas partes" (carta de Hugo de Lyons) junto con los príncipes normandos, Cencio el Cónsul, y los nobles romanos; aquí Víctor finalmente cedió y "por la asunción de la Cruz y la púrpura confirmó la pasada elección" (Chron. Cass., III, 68). La carta de Hugo de Lyon conservada por Hugo de Flavigny (Mon. Germ. Hist .: Script. VIII, 466-8) evidencia lo mucho que su obstinación había irritado a algunos de los prelados.

Después de celebrar la Pascua en su monasterio, Víctor se dirigió a Roma, y cuando los normandos expulsaron a los soldados del antipapa Clemente III (Guiberto de Rávena) de San Pedro, fue consagrado y entronizado (9 de mayo de 1087). Solo permaneció ocho días en Roma y luego regresó a Montecasino. Antes de fines de mayo, estuvo una vez más en Roma en respuesta a una convocatoria de la condesa Matilde, cuyas tropas controlaban la Ciudad Leonina y Trastevere; pero cuando a finales de junio el antipapa una vez más tomó posesión de San Pedro, Víctor se retiró de nuevo a su abadía. En agosto se celebró un concilio en Benevento, en el que renovó la excomunión del antipapa y la condena de la investidura por laicos, y anatematizó a Hugo de Lyon y Ricardo, abad de Marsella.

El 5 de agosto de 1087, cuando Víctor estaba celebrando el concilio en Benevento, un ejército formado por tropas romanas, genoveses, pisanas y amalfitanas, enviadas por él a África bajo la bandera de San Pedro, capturó la ciudad de El Mahadia y forzó al gobernante mahometano de Túnez a prometer tributo a la Santa Sede y a liberar a todos los esclavos cristianos. Este evento quizás pueda considerarse como el comienzo de las Cruzadas.

Al tercer día del concilio, Víctor enfermó gravemente y se retiró a morir a Montecasino. Mandó que lo llevaran a la sala capitular, promulgó varios decretos en beneficio de la abadía, con el consentimiento de los monjes nombró al prior, el cardenal Oderisio, para sucederlo en el abadiado, tal como él mismo había sido designado por Esteban IX, y les propuso a los cardenales y obispos reunidos a Odón de Ostia como el próximo Papa. Murió el 16 de septiembre de 1087 y fue enterrado en la tumba que él mismo se había preparado en la sala capitular. En el siglo XVI, su cuerpo fue trasladado a la iglesia y nuevamente en 1890. El culto al Beato Víctor parece haber comenzado no más tarde del pontificado de Anastasio IV, unos 60 años después de su muerte (Acta SS. loc. cit.). En 1727 el abad de Montecasino obtuvo de Benedicto III permiso para celebrar su fiesta (Tosti, I, 393).

El Papa Víctor III es una figura mucho menos impresionante en la historia que Desiderio, el gran abad de Montecasino, pero hay abundantes pruebas de que fue en gran parte su mala salud lo que lo hizo tan reacio a aceptar la gran posición que se le impuso. De hecho Orderico nos dice que cuando que Víctor fue llevado enfermo cuando celebró su primera Misa después de su consagración, de modo que durante su papado “apenas pudo celebrar una sola Misa”, vix una tantum missa perfunctus (P.L., CLXXXVIII, p. 578).

La única obra literaria de Víctor que poseemos son sus "Diálogos" sobre los milagros realizados por San Benito y otros santos en Montecasino. También hay una carta a los obispos de Cerdeña, país al que había enviado monjes cuando todavía era abad de Montecasino. En su "De Viris illustribus Casinensibus", Pedro el Diácono le atribuye la composición de un "Cantus ad B. Maurum" y cartas, que ya no existen, a Felipe de Francia y Hugo de Cluny.


Bibliografía: La fuente principal es el Chronicon Cassinense, en Mon. Germ. Hist.: Script., VII, reimpreso en P.L., 173; algunos detalles autobiográficos se encuentran en sus Diálogos, P.L., 149. Vea también MABILLON, Acta SS., Sept., V, 373 ss.; WATTERICH, Pontificum Romanorum Vitae, I (Leipzig, 1862), en el que (562) se halla la carta de Hugo de Lyon mencionada arriba; Liber Pontificalis, ed. DUCHESNE, II (París, 1892), 292; JAFFE, Regesta Pont. Rom., I (Leipzig, 1885), 655-6. El major relato en inglés es MANN, Lives of the Popes, VII (Londres, 1910), 218-244. Para las relaciones de Desiderio con los normandos vea CHALANDON, Hist. de la Domination Normande en Italie et en Sicile (París, 1907); BOHMER, Victor III en Realencyklopadie fur protestantische Theologie, XX (Leipzig, 1908); GREGOROVIUS, Hist. of Rome in the Middle Ages, tr. HAMILTON, IV (Londres, 1894-1900); MILMAN, Latin Christianity, IV (Londres, 1872); TOSTI, Storia della Badia di Monte Cassino (Nápoles, 1842); CROWE y CAVALCASELLE, Hist. of Painting in Italy (Nueva York, 1909).

Fuente: Webster, Douglas Raymund. "Pope Blessed Victor III." The Catholic Encyclopedia. Vol. 15, págs. 410-411. New York: Robert Appleton Company, 1912. 22 agosto 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/15410a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina