Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 21 de mayo de 2022

John Milner

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

John Milner nació en Londres el 14 de octubre de 1752; murió en Wolverhampton el 19 de abril de 1826. A la edad de doce años se fue a la Escuela Sedgley Park, pero al siguiente año el venerable obispo Challoner lo envió al Colegio Inglés en Douai, Francia, a estudiar para el sacerdocio. Allí permaneció doce años, pero no parece haberse distinguido allí de forma especial.

Luego de su ordenación (1777), regresó a Inglaterra. Dos años más tarde fue enviado a Winchester a ayudar a los prisioneros franceses en esa ciudad, entre los cuales había brotado una fiebre; y cuando el pastor, Rev. Sr. Nolan, cayó víctima de ella, Milner fue nombrado permanentemente en su lugar. Winchester era entonces una de las pocas ciudades del sur de Inglaterra donde se apoyaba abiertamente una capilla católica. En efecto, su existencia era ilegal, pues las leyes penales todavía estaban en plena vigencia; pero prácticamente no había muchas perspectivas de interferencia. Milner permaneció allí veintitrés años, tiempo durante el cual se dedicó a la obra misional, reconstruyó la capilla y estableció una escuela.

La religión católica en Inglaterra atravesaba en ese momento una doble crisis, en parte por la acción de sus propios miembros y en parte por la influencia del exterior, debida a la Revolución Francesa. Algunos miles de sacerdotes franceses se refugiaron en Inglaterra y fueron apoyados por el Gobierno. Unos 700 se alojaron en la antigua y no terminada casa del rey en las afueras de Winchester, donde formaron una gran comunidad religiosa. Milner, que estaba en contacto diario con ellos, habló en términos elevados de la extraordinaria edificación de su vida cotidiana. Los mismos acontecimientos en el Continente llevaron a la disolución de los conventos ingleses en Francia y los Países Bajos, y las monjas huyeron en busca de refugio a sus propios países, a donde llegaron sin un centavo y desamparadas; por tanto, se hizo un gran esfuerzo por ayudarlas. Milner participó en el movimiento al establecer en su misión las monjas benedectinas, anteriormente de Bruselas, con las que mantuvo relaciones cordiales desde entonces. Los franciscanos de Brujas también se establecieron en Winchester.

Durante los años siguientes, Milner comenzó a hacerse un nombre como escritor y controversista. Su "History of Winchester" apareció en 1798 y mostró un notable poder y erudición; además condujo a una controversia con el Dr. Sturges, un prebendado de la catedral, la cual produjo dos de las obras más conocidas de Milner, "Letters to a Prebendary" y "The End of Religious Controversy". Sin embargo, en deferencia a los deseos de su obispo, la última obra mencionada fue retenida en aras de la paz y no vio la luz hasta casi veinte años después.

Fue durante su residencia en Winchester cuando Milner entró en contacto por primera vez con los asuntos públicos de los católicos, lo que constituyó el otro aspecto de la crisis en ese organismo. Estaba comenzando el movimiento cisalpino o antipapal entre los laicos, cuyo espíritu motor era Charles Butler, sobrino de Alban Butler, un abogado de eminencia y reputación, y el oponente de toda la vida de Milner. El movimiento también afectó a parte del clero, cuyo ejemplo más notable lo fue el conocido escritor Rev. Joseph Berington. Milner, que tenía un agudo sentido de la ortodoxia y de lealtad a la Santa Sede, dirigió todos sus esfuerzos a combatir este movimiento. Sus escritos eran numerosos y poderosos, pero tenían el defecto de la incesante aspereza del lenguaje, por lo que continuó amargando la contienda.

El comité de laicos católicos, elegido primero en 1782 y reelegido cinco años después, fue el centro de tales opiniones, y hacia el final se agregaron tres eclesiásticos, dos de los cuales (James Talbot y Charles Berington) eran obispos. El objetivo del comité era ayudar a lograr la emancipación católica. Con este fin en miras, en 1789 emitieron una "Protesta", negando algunas de las doctrinas más objetables que se les atribuía popularmente, incluido el poder de deposición y la infalibilidad papal. A pesar del tono cisalpino del documento, fue firmado por casi 1500 católicos, incluidos todos los vicarios apostólicos, aunque posteriormente se retiraron las firmas de dos.

Pitt, entonces primer ministro, prometió presentar un proyecto de ley de alivio a los católicos; pero cuando fue redactado, se encontró que contenía un juramento que todos los católicos debían ser llamados a tomar, basado en la "protesta", pero en un lenguaje más fuerte, y contenía una doctrina a la que ningún buen católico podía poner su nombre; mientras que todos los católicos fueron llamados por el absurdo título de "Disidentes Católicos Protestantes". Los cuatro vicarios apostólicos se reunieron en Hammersmith, en octubre de 1789, con Milner como consejero teológico. Condenaron por unanimidad el juramento y el nuevo apelativo. Durante el siguiente año murieron los obispos de los distritos del norte y de Londres. El comité hizo un gran esfuerzo para asegurar la transferencia del obispo Charles Berington al distrito de Londres. Esto habría sido un triunfo para los cisalpinos; pero afortunadamente no tuvo éxito. Roma ya había sido advertida y nombró al Dr. Douglass, un hombre de Yorkshire, que había estado al margen de las últimas disputas.

El comité sugirió ahora alguna modificación del juramento, pero no fue suficiente para librarlo de objeciones, y tres de los cuatro vicarios apostólicos se unieron para condenarlo por segunda vez. Cuando se presentó el Proyecto de Alivio en febrero de 1791, los obispos llamaron a Milner en su ayuda. Por medio de su acción enérgica se impresionó al Gobierno y se modificó aún más el juramento; pero la situación se salvó realmente después de su regreso a Winchester, cuando la Cámara de los Lores, a instancias del obispo protestante de St. David's, sustituyó el juramento al que se habían opuesto por uno totalmente diferente; y de esta forma se aprobó la ley. Abolió las leyes penales propiamente dichas y legalizó la celebración de la Misa; pero los católicos continuaron expuestos a numerosas discapacidades durante muchos años después.

Después de esto, el Comité Católico se disolvió; pero los miembros principales se reestructuraron en una asociación a la que dieron el nombre de Club Cisalpino y que duró muchos años. Milner continuó escribiendo y hablando en contra de ellos. El clero que apoyaba el espíritu cisalpino se encontraba principalmente en el distrito de Midland, un grupo que había actuado en conjunto se conoce como el clero de Staffordshire. Por un extraño destino fue este mismo distrito sobre el que Milner fue llamado a gobernar en 1803, cuando fue consagrado obispo de Castabala y nombrado vicario apostólico del distrito de Midland. Tanto para ellos como para el propio Milner es digno de crédito que el estado de tensión resultante fue de corta duración. El clero aprendió a valorar las grandes cualidades de su nuevo obispo y concibió una admiración por él, cuya tradición ha perdurado hasta nuestros días.

Sin embargo, Milner no estaba satisfecho con su posición en las Midlands. Había formado una alianza con los obispos irlandeses y, con su cooperación, se hizo un decidido intento de trasladarlo a Londres como coadjutor con derecho de sucesión. El obispo Douglass se opuso a este plan, que fue finalmente derrotado, aunque el Papa consintió en que Milner se convirtiera en agente parlamentario de los obispos irlandeses en su lucha por lograr la emancipación católica, y que para este propósito se le debería permitir ir a Londres tan a menudo como fuese necesario.

Este desafortunado desacuerdo con sus colegas llevó a resultados lamentables. Milner encontró fallas en la forma en que se gobernaba el distrito de Londres, y no tuvo miedo de decirlo públicamente, en numerosos folletos y otras publicaciones e incluso en sus pastorales. Los temas de controversia fueron varios, pero se pueden mencionar especialmente dos. Uno fue la conocida cuestión del "Veto", que adquirió importancia por primera vez en el año 1808. Con él se pretendía conceder a la Corona una voz negativa en la elección de los obispos católicos, al conferir el derecho de veto a cualquier candidato cuya lealtad fuese cuestionable. Los principales obispos irlandeses habían aceptado la medida en 1799; pero desde entonces, debido al aplazamiento de la emancipación, el plan había decaído. Milner lo revivió y fue durante un tiempo el ferviente defensor del veto, y se encontró en oposición a la mayoría de los obispos irladeses. Visitó Irlanda y luego escribió su "Letter to a Parish Priest" (que en realidad era un obispo irlandés) en defensa de su posición. Los obispos irlandeses, sin embargo, condenaron el Veto en 1808. Un año más tarde, Milner se convirtió a su forma de pensar y se volvió tan vigoroso en su oposición como lo había sido antes a su favor.

Por esta época, los católicos ingleses, al presentar una petición al Parlamento, encarnaron lo que se conoció como su "Quinta Resolución", que ofrecía una "concurrencia agradecida" a un proyecto de ley que les daría la emancipación, acompañado de cualquier "arreglo" para la salvaguarda de la Iglesia Establecida que no debe ser incompatible con su religión. Milner declaró —contrariamente a las afirmaciones de los redactores de la Resolución— que los "arreglos" pretendidos incluían el Veto, y denunció a quienes firmaron la petición, incluidos todos los demás vicarios apostólicos de Inglaterra. En esto recibió el apoyo de los obispos irlandeses. Otra fuente de críticas fue la falta de vigor que alegó contra el vicario de Londres en la lucha contra el cisma de Blanchard entre el clero emigrante francés, especialmente la restauración de uno de ellos, el Abbé de Travaux, a las facultades espirituales sin retractación pública. En este asunto también fue apoyado por los obispos irlandeses.

Se produjo una crisis en 1813, cuando el doctor Poynter era Vicario Apostólico del distrito de Londres. Grattan presentó un proyecto de ley para la emancipación total de los católicos en la Cámara de los Comunes; pero Lord Castlereagh y Mr. Canning introdujeron cláusulas de enmienda que otorgan a la Corona un veto sobre el nombramiento de obispos, que se ejercerá únicamente por recomendación de un comité formado principalmente por pares católicos. Milner y los obispos irlandeses sostuvieron que ningún católico podía asentir a esto sin incurrir en cisma. Los otros vicarios apostólicos no llegaron tan lejos, aunque se opusieron a las cláusulas. Los principales miembros de la Junta Católica, compuesta principalmente por laicos, estaban a favor de aceptarlos como el precio necesario a pagar por la emancipación.

Milner, sin embargo, utilizó toda su influencia para conseguir el rechazo del proyecto de ley. Imprimió un "Breve Memorial" en este sentido y lo distribuyó entre los miembros del Parlamento. El proyecto de ley pasó en segunda lectura, pero en comisión la cláusula que admitía católicos en el Parlamento fue rechazada por una pequeña mayoría de cuatro votos y el proyecto de ley fue abandonado. Milner se atribuyó el mérito de haber sido la causa de su derrota, y los laicos estaban tan enojados con él que, para su permanente desgracia, lo expulsaron públicamente del comité de la Junta Católica.

Mientras tanto, el Dr. Poynter pidió orientación a Roma en el caso esperado de la reintroducción del proyecto de ley. El Papa (Pío VII) era en ese momento prisionero de Bonaparte y los cardenales fueron dispersados. En su ausencia Mons. Quarantotti, Secretario de Propaganda, haciendo uso de los poderes con los que había sido investido provisionalmente, emitió un rescripto, con fecha de febrero de 1814, aprobando el proyecto de ley tal como estaba. Milner no dejó de ver los serios resultados que se derivarían de esto y decidió inmediatamente apelar al Papa, que había sido liberado del cautiverio y se dirigía de regreso a Roma.

Su viaje fue tan exitoso que se retiró el rescripto de Quarantotti y el Papa ordenó que se examinara todo el asunto de nuevo. Al final se promulgó una decisión en forma de carta del cardenal Litta, Prefecto de Propaganda, al Dr.Poynter, que también había venido a Roma. Se condenaron las disposiciones del difunto proyecto de ley; pero sobre la cuestión general del veto, aparte de los comités laicos, la decisión fue en contra de Milner. Sujeto a ciertas salvaguardias, los católicos estaban autorizados a conceder un veto a la Corona, siempre que este poder negativo fuera tan limitado que no se les permitiera convertirse en una nominación positiva. Esto llevó a una mayor agitación en Irlanda, y se envió otra delegación a Roma; pero los católicos ingleses, incluido el propio Milner, aceptaron la decisión sin cuestionar. Sin embargo, los vicarios apostólicos ingleses se opusieron naturalmente al veto y, en caso de que nunca fuera necesario utilizar el permiso concedido.

A su regreso de Roma, Milner continuó escribiendo de manera controvertida, con el nuevo "Diario Ortodoxo" como el medio frecuente para sus comunicaciones. Su lenguaje era tan duro como siempre, e impropio de un obispo, hasta que por fin se hizo un llamamiento a Roma, y el cardenal Fontana, que entonces era prefecto de Propaganda, le prohibió escribir más en él. Durante los últimos años de su vida, Milner se retiró en gran medida de la política pública. Dejó de actuar a favor de los obispos irlandeses y, aunque no mantuvo ninguna relación con los otros vicarios apostólicos, dejó de escribir contra ellos y se dedicó a la obra literaria. En 1818 apareció por fin su "End of Controversy", quizás el más conocido de todos sus libros, y fue seguido por una guerra de panfletos y respuestas que se prolongó durante varios años.

Sintiendo que su salud empeoraba, solicitó un coadjutor y se nombró al Rev. Thomas Walsh, presidente del Colegio Oscott, el cual fue consagrado en 1825 cuando se reunieron todos los obispos de Inglaterra y se llevó a cabo una reconciliación. Milner sobrevivió menos de un año, y su muerte tuvo lugar en su casa de Wolverhampton el 19 de abril de 1826. Dejó tras de sí un registro de una vida marcada por la devoción incondicional a la religión y de eminentes servicios prestados a una causa, tanto como escritor y hombre de acción. En ambas capacidades, su obra se vio empañada por la aspereza de su lenguaje y su intolerancia a cualquier punto de vista diferente al suyo. Esto le atrajo muchos enemigos a lo largo de la vida y lo aisló de sus hermanos obispos durante la mayor parte de su episcopado. Pero su suerte se echó en un momento difícil y logró combatir las dificultades que pocos hombres habrían enfrentado. Tenía la ventaja de una constitución fuerte; su vigor y actividad fueron fenomenales y, sumados a su devoción a la Santa Sede, le valieron el título de el Atanasio inglés.

Hay varios retratos de Milner:

  • (1) boceto, alrededor de 25 años de edad;
  • (2) miniatura, como obispo cerca de 1803;
  • (3) miniatura por Kernan (1808 —considerada la mejor semejanza);
  • (4) pintura por Barber, maestro de dibujo en Oscott, 1817;
  • (5) pintura por Herbert, R.A. — se dice que es el más parecido, pero tiene vestimentas góticas y mitra, y fue pintado mucho después de la muerte de Milner. (Todos estos están en Oscott.)
  • (6) Pintura de Milner como sacerdote, de aproximadamente 45 años de edad, en el convento, East Bergholt.
  • (7) Pintura en el presbiterio, Norwich, muy similar al (5).
  • (8) Grabado en "Laity's Directory", 1827, a partir de una pintura de Raddcliffe (Orth. Jour., I, 173).
  • (9) Busto, por Clark, sen. de Birmingham, del cual existen muchas copias.

El (1), (2) y (6) están reproducidos en el "Dawn of the Catholic Revival"; el (8) en el “Catholic London Mission” de la señorita Harting; el (4) en "Catholic London a Century ago"; el (5) en la "Life of Milner," por Rev. E. Burton, (Sociedades de la Verdad Católica)).

Sus obras principales son:

  • "Funeral Discourse on Bishop Challoner" (1781);
  • "The Clergyman's Answer to the Layman's Letter" (1790);
  • "Pastoral of the Bishop of Leon" (traducido en 1791);
  • "Discourse at Consecration of Bishop Gibson" (1791);
  • "Divine Rights of Episcopacy" (1791);
  • "Audi Alteram Partem" (1792);
  • "Ecclesiastical Democracy detected" (1793);
  • "Reply to Cisalpine Club" (1795);
  • "Serious Expostulation with Rev. Joseph Berington" (1797);
  • "History of Winchester" (1798);
  • "Brief Life of Challoner" (1798);
  • "Letters to a Prebendary" (1800);
  • "Case of Conscience solved" (1801);
  • "Elucidation of the Conduct of Pius VII" (1802);
  • "Arguments against Catholic Petition" (1805);
  • "Cure of Winefride White" (1805);
  • "Letter to a Parish Priest" (1808);
  • "Letters from Ireland" (1808);
  • "Pastoral Letter on Blanchardists", "Sequel", "Supplement", and "Appendix" (1808-9);
  • "Appeal to the Catholics of Ireland" (1809);
  • "Discourse at Funeral of Sir William Jerningham" (1809);
  • "Treatise on Ecclesiastical Architecture" (1810);
  • "Instructions for Catholics of Midland Counties" (1811);
  • "Letter to Prelate of Ireland" (1811);
  • "Explanation with Bishop Poynter" (1812);
  • "Pastoral on Jurisdiction of Church", I, II y III (1812-3);
  • "Brief Memorial on Catholic Bill" (1813);
  • "Multum in Parvo" (1813);
  • "Encyclical Letter" (1813);
  • "Inquisition. A letter to Sir John Cox Hippisley" (1816);
  • "Humble Remonstrance to House of Commons" (1816);
  • "Memoir of Bishop Hornyold" (Directory, 1818);
  • "End of Religious Controversy" (1818);
  • "Supplementary Memoirs of English Catholics" (1820 y "Additional Notes to" in 1821);
  • "Devotion to the Sacred Heart" (1821);
  • "Vindication of the End of Controversy" (1822);
  • "Exposer exposed" (1824);
  • "Parting Word to Dr. Grier" (1825).

(Para una lista completa, vea Husenbeth, infra, 572.)


Bibliografía: HUSENBETH, Life of Milner (Dublin, 1862); WARD, Dawn of the Catholic Revival (Londres, 1909); AMHERST, History of Catholic Emancipation (Londres, 1886); BUTLER, Historical Memoirs of English Catholics (1819); MILNER, Supplementary Memoirs (1820); KIRK, Biographies (Londres, 1909); WARD, Catholic London a Century Ago (Londres, 1905); BRADY, Catholic Hierarchy (Roma, 1877); McCAFFREY, Hist. Of Church in Nineteenth Century (Dublín, 1909); FLANAGAN, History of the Church in England (Londres, 1857); Laity's Directory (1827). Numerous articles in the Orthodox Journal, Gentlemen's Magazine, Catholic Miscellany, Catholicon, Oscotian, etc.

Fuente: Ward, Bernard. "John Milner." The Catholic Encyclopedia. Vol. 10, págs. 315-317. New York: Robert Appleton Company, 1911. 28 dic. 2021 <http://www.newadvent.org/cathen/10315a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina