Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 19 de agosto de 2022

Diferencia entre revisiones de «Georg Hermes»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con «'''Georg Hermes''' fue un filósofo y teólogo; nació en Dreierwalde cerca Theine (Westfalia), el 22 de abril de 1775; muri...»)
 
Línea 10: Línea 10:
  
 
Hermes comenzó a publicar la segunda parte de su "Introducción a la Teología", el "Positive Einleitung", o "Introducción Positiva", en 1829 ([[Münster]], 1829, 2da ed., 1834).  En ella trató de demostrar la [[verdad]] del [[cristianismo]] por vía de completar la “Introducción Filosófica”.  Habiendo demostrado la "Introducción Filosófica" la posibilidad de probar que el cristianismo es tanto extrínseca como intrínsecamente [[verdad]]ero, y después de haber mostrado también cómo la demostración debe proceder, hemos llegado ahora al punto de suministrar esta prueba —tal es el propósito de la "Introducción Positiva" (Introducción Positiva, 1).  Al llevar a cabo este propósito él investiga cinco preguntas: (1) ¿Son los libros del [[Nuevo Testamento]] externamente (históricamente) verdaderos? (2) ¿Es la llamada [[Tradición y Magisterio Vivo |tradición]] oral asimismo históricamente cierta? (3) ¿Son [[infalibilidad |infaliblemente]] correctas las exposiciones e interpretaciones de la doctrina de [[Jesucristo |Jesús]], tal como fue comunicada por la enseñanza oral de [[la Iglesia]] [[católico |Católica]]? (4) ¿Son las enseñanzas de Jesús contenidas en los libros del Nuevo Testamento intrínsecamente ciertas? (5) ¿Son las enseñanzas de Jesús que se han transmitido por tradición oral asimismo intrínsecamente verdaderas?
 
Hermes comenzó a publicar la segunda parte de su "Introducción a la Teología", el "Positive Einleitung", o "Introducción Positiva", en 1829 ([[Münster]], 1829, 2da ed., 1834).  En ella trató de demostrar la [[verdad]] del [[cristianismo]] por vía de completar la “Introducción Filosófica”.  Habiendo demostrado la "Introducción Filosófica" la posibilidad de probar que el cristianismo es tanto extrínseca como intrínsecamente [[verdad]]ero, y después de haber mostrado también cómo la demostración debe proceder, hemos llegado ahora al punto de suministrar esta prueba —tal es el propósito de la "Introducción Positiva" (Introducción Positiva, 1).  Al llevar a cabo este propósito él investiga cinco preguntas: (1) ¿Son los libros del [[Nuevo Testamento]] externamente (históricamente) verdaderos? (2) ¿Es la llamada [[Tradición y Magisterio Vivo |tradición]] oral asimismo históricamente cierta? (3) ¿Son [[infalibilidad |infaliblemente]] correctas las exposiciones e interpretaciones de la doctrina de [[Jesucristo |Jesús]], tal como fue comunicada por la enseñanza oral de [[la Iglesia]] [[católico |Católica]]? (4) ¿Son las enseñanzas de Jesús contenidas en los libros del Nuevo Testamento intrínsecamente ciertas? (5) ¿Son las enseñanzas de Jesús que se han transmitido por tradición oral asimismo intrínsecamente verdaderas?
 +
 +
En su esencia el sistema [[Teología Dogmática |teológico]] de Hermes, o “hermesianismo”, era el [[racionalismo]]; y, aunque en muchos aspectos se oponía a las doctrinas de [[Filosofía de Kant |Kant]] y Fichte, fue fuertemente influenciado por ellos.  Según Hermes nuestro [[conocimiento]] es subjetivamente [[verdad |cierto]] cuando estamos convencidos en nuestras [[mente]]s  que coincide con su objeto.  Esta convicción, sin embargo, se convierte en [[certeza]] cuando es irresistible. La [[necesidad]] de nuestra convicción, por lo tanto, es el criterio de la [[verdad]] objetiva. Esta necesidad es ya sea física o [[moral]], es decir, o bien es independiente de, o dependiente de,  el [[deber]] y la [[conciencia]].  Sucede de dos maneras:  ya sea que se nos imponga, o que la aceptemos libremente.  En el primero caso, llamamos a nuestra convicción [[creencia]] en verdad; en el segundo, aceptación de la verdad.  Creer en una verdad es un asunto de [[razón]] teórica, mientras que la aceptación es materia de razón práctica u obligatoria.    La creencia en una verdad es en parte el resultado de la necesidad mediata, en cuyo caso se funda ya sea en la [[imaginación]], es decir, en la claridad y viveza del contenido mental, o en el discernimiento (entendimiento); en parte, también, surge de la necesidad inmediata, y sólo en este caso es conocimiento filosóficamente cierto. 
 +
 +
“Es de [[necesidad]] inmediata que debemos aceptar como [[verdad |cierta]] la siguiente proposición, junto con todas las proposiciones subordinadas a ella: Todo lo que es debe tener una razón suficiente” (Philosophische Einleitung, no. 14).  Ahora, la primera y más inmediata realidad, que es impuesta a la razón de necesidad directa, está inseparablemente relacionada con el [[Estado Consciente |estado consciente]] de que ''conozco'', y con el pensamiento de que ''algo hay ahí''.  Con el fin de descubrir la razón suficiente para esta primera realidad, somos referidos al mundo tal como se nos presenta, tanto dentro como fuera de nosotros mismos.  Las variaciones que se producen en estos fenómenos requieren una razón suficiente con el fin de explicarlos; las variaciones en el origen de las cosas exigen una razón suficiente y absoluta para su origen, y ésta en última instancia, sólo se puede encontrar en la [[idea]] de [[Dios]].  De tal modo Hermes prueba la [[Existencia de Dios |existencia de Dios]] a lo largo de líneas de la razón teórica en oposición a Kant, que trata del reconocimiento de la existencia de Dios como un postulado de la razón práctica.
 +
 +
El [[conocimiento]] de la [[Existencia de Dios |existencia de Dios]] y de sus [[Atributos Divinos |atributos]], que determinan su relación con el mundo y con la [[hombre |humanidad]], es una condición previa indispensable para la solución de la cuestión de si la [[revelación]] [[Orden Sobrenatural |sobrenatural]] es posible.  Hermes responde a esta pregunta en la afirmativa, en primer lugar, porque [[Dios]] es capaz directamente de producir representaciones en la [[mente]] [[hombre |humana]], y en segundo lugar, porque por medio de las representaciones el [[hombre]] puede ser convencido de la [[verdad]] intrínseca de las concepciones sobrenaturalmente impartidas a él, y también de las concepciones producidas naturalmente por sí mismo, la verdad de las cuales no puede demostrar (cf. Philosophische Einleitung. Núm. 74). 
 +
 +
La cuestión del hecho de una [[revelación]] [[Orden Sobrenatural |sobrenatural]] debe distinguirse de la cuestión de su posibilidad.  La revelación, dijo Hermes, debe ser admitida como un hecho tan pronto como se puede demostrar que un mensaje ha emanado sobrenaturalmente de [[Dios]].  Sin embargo, el [[deber]] de la [[razón]] práctica de admitir la revelación como un hecho se demuestra si en cualquier supuesta revelación divina todas las condiciones están presentes en cumplimiento de lo que se puede y debe ser aceptado como lo que pretende ser.  Hermes, sin embargo, considera que es [[necesidad |necesario]] hacer una distinción muy discutible entre los [[filosofía |filósofos]] y no filósofos en lo que se refiere al deber de aceptar la revelación.  Ningún precepto de la razón práctica, dice, puede [[obligación |obligar]] al filósofo, que tiene una confianza bien fundada en su [[conocimiento]], a aceptar una revelación que se le impartió sobrenaturalmente, incluso si se hubiera comprobado que el carácter sobrenatural, e incluso si cumple todas las condiciones de un origen divino.  Pues el filósofo puede, a través de su propio discernimiento, percibir muy claramente sus deberes naturales, y siempre estará convencido de que sí los percibe. En consecuencia, la razón práctica no puede obligarle a buscar esta percepción fuera de sí mismo, o a aceptarla si se le ofrece no buscada, ya sea por otra [[persona]] o por la agencia sobrehumana.
  
  

Revisión de 10:08 13 oct 2016

Georg Hermes fue un filósofo y teólogo; nació en Dreierwalde cerca Theine (Westfalia), el 22 de abril de 1775; murió en Bonn en el Rin el 26 de mayo de 1831. Después de completar su curso en el gimnasio, o secundaria, en Rheine, Hermes estudió filosofía en la Universidad de Münster de 1792 a 1794. Luego se dedicó al estudio de la teología con el fin de eliminar las dudas respecto a la fe despertadas en su mente por el estudio de Kant y Fechte. Iniciado como era en la ciencia de la teología por profesores de capacidad limitada, y totalmente insatisfecho con los métodos tradicionales de la prueba, determinó por el momento adherirse a la fe de la Iglesia tal como se establece en el Catecismo, para luego buscar por su propia cuenta una mejor base para las verdades del cristianismo. En 1797 se convirtió en profesor en el gimnasio de Münster; en 1799 fue ordenado sacerdote. La primera obra que escribió, "Untersuchung über die innere Wahrheit des Christentums" (Münster, 1805), en la que trató de demostrar la armonía entre la razón y la revelación, fue recibida con tanto favor que en 1807 su autor, recomendado cálidamente por el teólogo protestante Niemeyer, en Halle, fue designado para una cátedra de teología en la Universidad de Münster.

Hermes daba clases de Teología Dogmática y, con entusiasmo especial, sobre la introducción a la teología. De aspecto físico Impresionante y atractivo, era muy apreciado por sus alumnos debido a su capacidad pedagógica extraordinaria y su porte sacerdotal ejemplar. También se ganó el respeto y el aprecio de sus colegas por su celosa devoción a los intereses de la universidad; hasta 1819 lo eligieron decano tres veces. Pero sus métodos racionalistas de la instrucción, que estaban fuera de armonía con la teología del pasado, despertaron oposición entre los círculos gobernantes en Münster incluyendo varios hombres eminentes, como Clemens August von Droste-Vischering (más tarde arzobispo de Colonia), Frederick von Stolberg, Obverberg, Katerkamp, Kistemaker, Kellermann. Cuando el Vicario General Von Droste-Vischering, que estaba a la cabeza de la administración de la diócesis durante una vacante de la sede, exigió que Hermes debía continuar con el uso de la lengua latina en las conferencias dogmáticas, éste se negó a obedecer.

Ese mismo prelado, por orden del Papa, negó la legalidad de la reorganización no canónica del capítulo de la catedral por Napoleón I, se negó a reconocer el nombramiento ilícito de Baron von Spiegel (más tarde arzobispo de Colonia) como vicario general, y el 31 de marzo 1813 tomó de nuevo en sus propias manos el gobierno de la diócesis. Entonces Hermes publicó una opinión voluminosa disputando su derecho a un procedimiento de este tipo ("Gutachten in Streitsachen des Münsterschen Domkapitels mit dem Generalvikar des Kapitels. Mit Bewilligung des hochwürdigen Domkapitels herausgegeben", Münster, 1815). Como persona de confianza del ministerio prusiano escribió a petición de éste, sobre todo entre los años 1815 y 1819, varias opiniones importantes, por ejemplo la publicada en 1818 en relación con el establecimiento de una facultad de teología en la nueva Universidad de Bonn. Su lealtad a la Iglesia es atestiguada por la opinión que escribió condenando la traducción inexacta y errónea de la Biblia por Carl y Leander van Ess y el "Geschichte der Vulgata" de Carl van Ess. Aunque el Ministerio de Prusia, a su profundo pesar, redujo la Universidad de Münster al rango de academia en 1818, Hermes rechazó una llamada para la nueva Universidad de Bonn con la misma firmeza con la que había declinado, en 1816, la oferta de una cátedra en la Universidad de Breslau. En 1819 Hermes publicó "Die philosophische Einleitung", la primera parte de su obra principal "Einleitung in die christ-katholische Theologie" (Münster, 1819; 2da. ed., 1831). El propósito de este libro era poner fin a las dudas respecto a tres preguntas que son de fundamental importancia para toda convicción religiosa, y especialmente para la cristiana. Estas preguntas son: si hay una verdad en absoluto; si Dios existe, y cuáles son sus atributos; si una revelación sobrenatural es posible, y bajo qué condiciones. La facultad de teología de Breslau le confirió el grado de doctor honoris causâ en teología por su "Philosophische Einleitung."

Luego de eso, cediendo a la constante presión del Gobierno de Prusia, Hermes aceptó la cátedra de Teología Dogmática en Bonn el 27 de abril de 1820. Su conferencia inaugural trató sobre la relación de la teología positiva con los principios generales de la ciencia (vea "Zeitschrift für Philosophie und katholische Theologie", 1833, págs. 52-61). Su elección, el 3 de agosto de 1820, como “Rector Magnificus”, la cual él rechazó, y el grado de doctor honoris causâ en filosofía que le confirió luego la Facultad de Filosofía de Bonn (1821), son amplia evidencia del respeto que le tenían en Bonn. La Universidad de Friburgo en Brisgovia trato en vano de asegurarlo para su facultad. Sus conferencias sobre filosofía, introducción a la teología y teología dogmática atrajeron muchos partidarios en Bonn, y a ellas asistían incluso gran número de filólogos y juristas. El ministerio prusiano suspendió la facultad teológica en Münster durante seis meses, debido al interdicto que el vicario general Clemens August había emitido contra Hermes, prohibiéndoles a todos los estudiantes de teología en la Diócesis de Münster que asistieran a cualquier universidad de afuera sin su permiso. Fue revocado inmediatamente después de la retirada del vicario general. Las autoridades eclesiásticas también les prohibió a los teólogos de la Diócesis de Paderborn asistir a las conferencias de Hermes. Para complacer a Hermes, en 1825 el Gobierno despidió a su colega Seber, el cual no simpatizaba con él. Además, el arzobispo Baron von Spiegel, quien había sido patrono de Hermes incluso en sus días en Münster, le designó miembro del capítulo de la catedral, examinador sinodal y consejero eclesiástico en Colonia, sin perturbar sus deberes profesionales y sin obligarlo a residir en Colonia. Como examinador, Hermes era un rival amargo de todos los eclesiásticos que no compartían sus puntos de vista.

Al igual que la facultad de teología en Bonn, a la que habían sido nombrados sólo alumnos de Hermes desde 1826 (Achterfeldt, Braun, Bogelsang, Müller), el seminario de Colonia y una gran parte del clero pronto fueron imbuidos con sus ideas. Incluso las otras facultades de Bonn incluían seguidores de él, en particular el profesor Clement August von Droste-Hülshoff en la derecho y Elvenich en filosofía. En muy poco tiempo las facultades teológicas de Breslau, Münster y Braunsberg, el seminario en Tréveris, muchos capítulos catedralicios e instructores de religión en el gimnasio se llenaron de “hermesianos”. En 1830 Hermes emitió el voto decisivo contra la llamada de Mühler y Dölinger a la cátedra de historia eclesiástica en Bonn. Por otra parte el nombramiento del profesor Klee para Exégesis Bíblica y Teología Dogmática implicaba una concesión clara al movimiento anti-hermesiano que mientras tanto había ido acumulando fuerza lentamente.

Hermes comenzó a publicar la segunda parte de su "Introducción a la Teología", el "Positive Einleitung", o "Introducción Positiva", en 1829 (Münster, 1829, 2da ed., 1834). En ella trató de demostrar la verdad del cristianismo por vía de completar la “Introducción Filosófica”. Habiendo demostrado la "Introducción Filosófica" la posibilidad de probar que el cristianismo es tanto extrínseca como intrínsecamente verdadero, y después de haber mostrado también cómo la demostración debe proceder, hemos llegado ahora al punto de suministrar esta prueba —tal es el propósito de la "Introducción Positiva" (Introducción Positiva, 1). Al llevar a cabo este propósito él investiga cinco preguntas: (1) ¿Son los libros del Nuevo Testamento externamente (históricamente) verdaderos? (2) ¿Es la llamada tradición oral asimismo históricamente cierta? (3) ¿Son infaliblemente correctas las exposiciones e interpretaciones de la doctrina de Jesús, tal como fue comunicada por la enseñanza oral de la Iglesia Católica? (4) ¿Son las enseñanzas de Jesús contenidas en los libros del Nuevo Testamento intrínsecamente ciertas? (5) ¿Son las enseñanzas de Jesús que se han transmitido por tradición oral asimismo intrínsecamente verdaderas?

En su esencia el sistema teológico de Hermes, o “hermesianismo”, era el racionalismo; y, aunque en muchos aspectos se oponía a las doctrinas de Kant y Fichte, fue fuertemente influenciado por ellos. Según Hermes nuestro conocimiento es subjetivamente cierto cuando estamos convencidos en nuestras mentes que coincide con su objeto. Esta convicción, sin embargo, se convierte en certeza cuando es irresistible. La necesidad de nuestra convicción, por lo tanto, es el criterio de la verdad objetiva. Esta necesidad es ya sea física o moral, es decir, o bien es independiente de, o dependiente de, el deber y la conciencia. Sucede de dos maneras: ya sea que se nos imponga, o que la aceptemos libremente. En el primero caso, llamamos a nuestra convicción creencia en verdad; en el segundo, aceptación de la verdad. Creer en una verdad es un asunto de razón teórica, mientras que la aceptación es materia de razón práctica u obligatoria. La creencia en una verdad es en parte el resultado de la necesidad mediata, en cuyo caso se funda ya sea en la imaginación, es decir, en la claridad y viveza del contenido mental, o en el discernimiento (entendimiento); en parte, también, surge de la necesidad inmediata, y sólo en este caso es conocimiento filosóficamente cierto.

“Es de necesidad inmediata que debemos aceptar como cierta la siguiente proposición, junto con todas las proposiciones subordinadas a ella: Todo lo que es debe tener una razón suficiente” (Philosophische Einleitung, no. 14). Ahora, la primera y más inmediata realidad, que es impuesta a la razón de necesidad directa, está inseparablemente relacionada con el estado consciente de que conozco, y con el pensamiento de que algo hay ahí. Con el fin de descubrir la razón suficiente para esta primera realidad, somos referidos al mundo tal como se nos presenta, tanto dentro como fuera de nosotros mismos. Las variaciones que se producen en estos fenómenos requieren una razón suficiente con el fin de explicarlos; las variaciones en el origen de las cosas exigen una razón suficiente y absoluta para su origen, y ésta en última instancia, sólo se puede encontrar en la idea de Dios. De tal modo Hermes prueba la existencia de Dios a lo largo de líneas de la razón teórica en oposición a Kant, que trata del reconocimiento de la existencia de Dios como un postulado de la razón práctica.

El conocimiento de la existencia de Dios y de sus atributos, que determinan su relación con el mundo y con la humanidad, es una condición previa indispensable para la solución de la cuestión de si la revelación sobrenatural es posible. Hermes responde a esta pregunta en la afirmativa, en primer lugar, porque Dios es capaz directamente de producir representaciones en la mente humana, y en segundo lugar, porque por medio de las representaciones el hombre puede ser convencido de la verdad intrínseca de las concepciones sobrenaturalmente impartidas a él, y también de las concepciones producidas naturalmente por sí mismo, la verdad de las cuales no puede demostrar (cf. Philosophische Einleitung. Núm. 74).

La cuestión del hecho de una revelación sobrenatural debe distinguirse de la cuestión de su posibilidad. La revelación, dijo Hermes, debe ser admitida como un hecho tan pronto como se puede demostrar que un mensaje ha emanado sobrenaturalmente de Dios. Sin embargo, el deber de la razón práctica de admitir la revelación como un hecho se demuestra si en cualquier supuesta revelación divina todas las condiciones están presentes en cumplimiento de lo que se puede y debe ser aceptado como lo que pretende ser. Hermes, sin embargo, considera que es necesario hacer una distinción muy discutible entre los filósofos y no filósofos en lo que se refiere al deber de aceptar la revelación. Ningún precepto de la razón práctica, dice, puede obligar al filósofo, que tiene una confianza bien fundada en su conocimiento, a aceptar una revelación que se le impartió sobrenaturalmente, incluso si se hubiera comprobado que el carácter sobrenatural, e incluso si cumple todas las condiciones de un origen divino. Pues el filósofo puede, a través de su propio discernimiento, percibir muy claramente sus deberes naturales, y siempre estará convencido de que sí los percibe. En consecuencia, la razón práctica no puede obligarle a buscar esta percepción fuera de sí mismo, o a aceptarla si se le ofrece no buscada, ya sea por otra persona o por la agencia sobrehumana.


Bibliografía: Una bibliografía completa sobre Hermes y el Hermesianismo se encuentra en GLA, Repertorium der katholisch-theologischen Literatur, I (Paderborn, 1904), II, 355-70; WERNER, Geschichte der katholischen Theologie (1889), 405 ss. 423 ss.; BRÜCK, Geschichte der katholischen Kirche in Deutschland im neunzehnten Jahrhundert, II (1903), 496 ss.; REUSCH in Allgemeine Deutsche Biographie, XII, 192 SQQ.; KESSEL in Kirchenlex., s.v.; SCHMID-TSCHACKERT in Protestantische Realencyklopädie, VII, 750 sq.

Fuente: Schulte, Karl Joseph. "George Hermes." The Catholic Encyclopedia. Vol. 7, pp.276-279. New York: Robert Appleton Company, 1910. 12 Oct. 2016 <http://www.newadvent.org/cathen/07276c.htm>.

Está siendo traducido por Luz María Hernández Medina.