Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 2 de diciembre de 2021

Diferencia entre revisiones de «Monarquianos»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con «Los '''monarquianos''' fueron herejes de los siglos II y III d.C. Tertuliano fue el primero en utilizar la palabra ''Monarchiani'' como apodo para el gru...»)
 
(Dinámicos o Adopcionistas)
Línea 13: Línea 13:
 
El único discípulo del vendedor de cueros de quien [[conocimiento |sabemos]] algo definitivo es su tocayo Teodoto el banquero (''ho trapezites'').  Añadió a la doctrina de su maestro la opinión de que [[Melquisedec]] era un poder celestial, que era el abogado de los [[ángeles]] en el [[cielo]], como lo fue [[Jesucristo]] para los [[hombre]]s en la tierra (una opinión que se encuentra entre las [[secta]]s posteriores) (vea [[melquisedequianos |MELQUISEDEQUIANOS]]).  Esta enseñanza se basaba, por supuesto, en [[Epístola a los Hebreos |Heb.]] 7,3, y fue refutada extensamente por [[San Epifanio de Salamina |San Epifanio]] como la [[herejía |Herejía]] 55, “melquisedequianos”, luego de que él hubo atacado al vendedor de cueros bajo la Herejía 54, “teodotianos”.  Como se encuentra con una serie de argumentos de ambos herejes, es probable que algunos escritos de la secta hubieran sido anteriores a [[San Hipólito de Roma |Hipólito]], cuyo perdido "Syntagma contra todas las herejías" suministró a San Epifanio toda su información.
 
El único discípulo del vendedor de cueros de quien [[conocimiento |sabemos]] algo definitivo es su tocayo Teodoto el banquero (''ho trapezites'').  Añadió a la doctrina de su maestro la opinión de que [[Melquisedec]] era un poder celestial, que era el abogado de los [[ángeles]] en el [[cielo]], como lo fue [[Jesucristo]] para los [[hombre]]s en la tierra (una opinión que se encuentra entre las [[secta]]s posteriores) (vea [[melquisedequianos |MELQUISEDEQUIANOS]]).  Esta enseñanza se basaba, por supuesto, en [[Epístola a los Hebreos |Heb.]] 7,3, y fue refutada extensamente por [[San Epifanio de Salamina |San Epifanio]] como la [[herejía |Herejía]] 55, “melquisedequianos”, luego de que él hubo atacado al vendedor de cueros bajo la Herejía 54, “teodotianos”.  Como se encuentra con una serie de argumentos de ambos herejes, es probable que algunos escritos de la secta hubieran sido anteriores a [[San Hipólito de Roma |Hipólito]], cuyo perdido "Syntagma contra todas las herejías" suministró a San Epifanio toda su información.
  
Después de la muerte del [[Papa San Víctor I |Papa Víctor]], Teodoto el banquero y Asclepiodoto se propusieron elevar su [[secta]] desde la posición de una mera escuela como las de los [[gnosticismo |gnósticos]] al rango de una iglesia como la de [[marconitas |Marción]].  Se apoderaron de cierto [[confesor]] llamado Natalio y lo persuadieron de que se dejara llamar [[obispo]] por un salario de 150 ''denarii'' ($24) al mes. Natalio se convirtió así en el primer [[antipapa]].  Pero después de unirse a ellos, el [[Jesucristo |Señor]] le advirtió con frecuencia en [[visiones]] que no deseaba que su [[mártir]] se perdiera fuera de [[la Iglesia]].  Ignoró las visiones en aras del [[honor]] y la ganancia, pero finalmente fue azotado toda la noche por los santos [[ángeles]]; de modo que por la mañana, con prisa y lágrimas, se vistió de [[cilicio]] y [[cenizas]] y acudió al [[Papa San Ceferino |Papa Ceferino]] y se arrojó a los pies del [[Clero Secular |clero]], e incluso de los [[laicos]], mostró los verdugones de los golpes, y después de alguna dificultad fue devuelto a la comunión.   
+
Después de la muerte del [[Papa San Víctor I |Papa Víctor]], Teodoto el banquero y Asclepiodoto se propusieron elevar su [[secta]] desde la posición de una mera escuela como las de los [[gnosticismo |gnósticos]] al rango de una iglesia como la de [[marcionitas |Marción]].  Se apoderaron de cierto [[confesor]] llamado Natalio y lo persuadieron de que se dejara llamar [[obispo]] por un salario de 150 ''denarii'' ($24) al mes. Natalio se convirtió así en el primer [[antipapa]].  Pero después de unirse a ellos, el [[Jesucristo |Señor]] le advirtió con frecuencia en [[visiones]] que no deseaba que su [[mártir]] se perdiera fuera de [[la Iglesia]].  Ignoró las visiones en aras del [[honor]] y la ganancia, pero finalmente fue azotado toda la noche por los santos [[ángeles]]; de modo que por la mañana, con prisa y lágrimas, se vistió de [[cilicio]] y [[cenizas]] y acudió al [[Papa San Ceferino |Papa Ceferino]] y se arrojó a los pies del [[Clero Secular |clero]], e incluso de los [[laicos]], mostró los verdugones de los golpes, y después de alguna dificultad fue devuelto a la comunión.   
  
 
Esta historia es citada por [[Eusebio de Cesarea |Eusebio]] II (VI, XXVIII) del "Pequeño Laberinto" de su contemporáneo [[San Hipólito de Roma |Hipólito]], una obra compuesta contra [[Artemón]], un líder fallecido de la [[secta]] (quizás c. 225-30), a quien no mencionó en el "Syntagma" o el "Philosophumena".  Nuestro [[conocimiento]] de Artemón, o Artemas, se limita a la referencia a él hecha al final del [[Iglesia de Antioquía#Sínodos de Antioquía |Concilio de Antioquía]] contra [[Pablo de Samosata]] (alrededor de 266-268), donde se decía que ese [[herejía |hereje]] había seguido a Artemón, y de hecho la enseñanza de Pablo no es más que un desarrollo más erudito y teológico del teodotianismo (vea [[Pablo de Samosata |PABLO DE SAMOSATA]]).
 
Esta historia es citada por [[Eusebio de Cesarea |Eusebio]] II (VI, XXVIII) del "Pequeño Laberinto" de su contemporáneo [[San Hipólito de Roma |Hipólito]], una obra compuesta contra [[Artemón]], un líder fallecido de la [[secta]] (quizás c. 225-30), a quien no mencionó en el "Syntagma" o el "Philosophumena".  Nuestro [[conocimiento]] de Artemón, o Artemas, se limita a la referencia a él hecha al final del [[Iglesia de Antioquía#Sínodos de Antioquía |Concilio de Antioquía]] contra [[Pablo de Samosata]] (alrededor de 266-268), donde se decía que ese [[herejía |hereje]] había seguido a Artemón, y de hecho la enseñanza de Pablo no es más que un desarrollo más erudito y teológico del teodotianismo (vea [[Pablo de Samosata |PABLO DE SAMOSATA]]).

Revisión de 14:27 2 sep 2021

Los monarquianos fueron herejes de los siglos II y III d.C. Tertuliano fue el primero en utilizar la palabra Monarchiani como apodo para el grupo de patripasios (adv. Prax., X), que rara vez fue utilizado por los antiguos. En los tiempos modernos se ha extendido a un grupo anterior de herejes, que se distinguen como dinámicos o adopcionistas, monarquianos de los monarquianos modalistas o patripasios [sabelianos].

Dinámicos o Adopcionistas

Todos los cristianos sostienen la unidad (monarchia) de Dios como doctrina fundamental. Los patripasios (o patripasianos) utilizaron este primer principio para negar la Trinidad, y por alguna razón se les llama monarquianos. Pero los adopcionistas, o dinámicos, no tienen derecho al título, pues no partían de la monarquía de Dios, y su error es estrictamente cristológico. Sin embargo, aquí se debe dar una descripción de ellos simplemente porque se les ha adjudicado el nombre de monarquianos a pesar de las repetidas protestas de los historiadores del dogma.

Pero su nombre antiguo y exacto era teodotianos. El fundador de la secta fue un vendedor de cuero de Bizancio llamado Teodoto. Llegó a Roma durante el gobierno del Papa Víctor (c. 190-200) o antes. Enseñaba (Philosophumena, VII, XXXV) que Jesús era un hombre nacido de una virgen según el consejo del Padre, que vivía como los demás hombres y era muy piadoso; que en su bautismo en el Jordán, Cristo descendió sobre Él en forma de paloma, y por lo tanto, no se obraron en Él maravillas (dynameis) hasta que el Espíritu (al que Teodoto llamó Cristo) descendió y se manifestó en Él. No admitían que esto lo convertía en Dios; pero algunos de ellos dijeron que Él fue Dios después de su resurrección.

Se decía que Teodoto había sido apresado, con otros, en Bizancio como cristiano, y que había negado a Cristo, mientras que sus compañeros habían sido martirizados; había huido a Roma y había inventado su herejía para excusar su caída, diciendo que era a un hombre y no a Dios quien él había negado. El Papa Víctor lo excomulgó y Teodoto reunió a una secta en la que se nos dice que se llevaron a cabo muchos estudios seculares. Hipólito dice que argumentaban sobre la Sagrada Escritura en forma silogística. Euclides, Aristóteles y Teofrasto eran su admiración, e incluso adoraban a Galeno.

Probablemente deberíamos asumir, con Harnack, que Hipólito habría tenido menos objeciones al estudio de Platón o de los estoicos, y que no le gustaba su exégesis puramente literal, que descuidaba el sentido alegórico. También enmendaron el texto de la Escritura, pero sus versiones diferían: la de Asclepiodoto era diferente de la de Teodoto, y además la de Hermófilo; y las copias de Apoloníades ni siquiera coincidían entre sí. Algunos de ellos "negaban la ley y los profetas", es decir, siguieron a Marción en el rechazo del Antiguo Testamento.

El único discípulo del vendedor de cueros de quien sabemos algo definitivo es su tocayo Teodoto el banquero (ho trapezites). Añadió a la doctrina de su maestro la opinión de que Melquisedec era un poder celestial, que era el abogado de los ángeles en el cielo, como lo fue Jesucristo para los hombres en la tierra (una opinión que se encuentra entre las sectas posteriores) (vea MELQUISEDEQUIANOS). Esta enseñanza se basaba, por supuesto, en Heb. 7,3, y fue refutada extensamente por San Epifanio como la Herejía 55, “melquisedequianos”, luego de que él hubo atacado al vendedor de cueros bajo la Herejía 54, “teodotianos”. Como se encuentra con una serie de argumentos de ambos herejes, es probable que algunos escritos de la secta hubieran sido anteriores a Hipólito, cuyo perdido "Syntagma contra todas las herejías" suministró a San Epifanio toda su información.

Después de la muerte del Papa Víctor, Teodoto el banquero y Asclepiodoto se propusieron elevar su secta desde la posición de una mera escuela como las de los gnósticos al rango de una iglesia como la de Marción. Se apoderaron de cierto confesor llamado Natalio y lo persuadieron de que se dejara llamar obispo por un salario de 150 denarii ($24) al mes. Natalio se convirtió así en el primer antipapa. Pero después de unirse a ellos, el Señor le advirtió con frecuencia en visiones que no deseaba que su mártir se perdiera fuera de la Iglesia. Ignoró las visiones en aras del honor y la ganancia, pero finalmente fue azotado toda la noche por los santos ángeles; de modo que por la mañana, con prisa y lágrimas, se vistió de cilicio y cenizas y acudió al Papa Ceferino y se arrojó a los pies del clero, e incluso de los laicos, mostró los verdugones de los golpes, y después de alguna dificultad fue devuelto a la comunión.

Esta historia es citada por Eusebio II (VI, XXVIII) del "Pequeño Laberinto" de su contemporáneo Hipólito, una obra compuesta contra Artemón, un líder fallecido de la secta (quizás c. 225-30), a quien no mencionó en el "Syntagma" o el "Philosophumena". Nuestro conocimiento de Artemón, o Artemas, se limita a la referencia a él hecha al final del Concilio de Antioquía contra Pablo de Samosata (alrededor de 266-268), donde se decía que ese hereje había seguido a Artemón, y de hecho la enseñanza de Pablo no es más que un desarrollo más erudito y teológico del teodotianismo (vea PABLO DE SAMOSATA).

La secta probablemente se extinguió a mediados del siglo III y nunca pudo haber sido numerosa. Todo nuestro conocimiento de ella se remonta a Hipólito. Su "Syntagma" (c. 205) se resume en Pseudo-Tertuliano (Praescript., LII) y Filastrio, y fue desarrollado por Epifanio (Haer., LIV. LV); todavía existen su "Pequeño Laberinto" (escrito 139-5, citado por Eusebio, V, 28) y su "Philosophumena". Vea también su "Contra Noetum" 3, y un fragmento "Sobre los melquisedequianos y teodotianos y Athingani”, publicado por Caspari (Tidskr. für der Evangel. Luth. Kirke, Ny Raekke, VIII, 3, p. 307).

Pero los atinganis son una secta posterior, para la cual vea MELQUISEDEQUIANOS. El monarquianismo de Fotino parece haber sido similar al de los teodotianos. Todas las especulaciones sobre el origen de las teorías de Teodoto son fantasiosas. En cualquier caso, no está relacionado con los ebionitas. A veces, los alogi han sido clasificados con los monarquianos. Lipsio en su "Quelenkritik des Epiphanius" supuso que eran incluso filantropistas, debido a su negación de el Logos, y Epifanio de hecho llama a Teodoto un apopasma de los alogi; pero esto es sólo una suposición, y no lo deriva de Hipólito. De hecho, Epifanio nos asegura (Haer. 51) que los alogi (es decir, Gayo y su grupo) eran ortodoxos en su cristología (vea MONTANISTAS).

Modalistas

Historia

Teología

Fuente: Chapman, John. "Monarchians." The Catholic Encyclopedia. Vol. 10, págs. 448-451. New York: Robert Appleton Company, 1911. 2 sept. 2021 <http://www.newadvent.org/cathen/10448a.htm>.

Está siendo traducido por Luz María Hernández Medina