Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 9 de julio de 2020

Elcesaítas

De Enciclopedia Católica

Revisión de 05:55 12 mar 2020 por Luz María Hernández Medina (Discusión | contribuciones) (Página creada con «Los '''elcesaítas''' (o helkesaítas) fueron una secta de ebionitas gnósticos cuya religión era una salvaje mezcla de superstición |super...»)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Los elcesaítas (o helkesaítas) fueron una secta de ebionitas gnósticos cuya religión era una salvaje mezcla de supersticiones paganas y doctrinas cristianas con el judaísmo. Hipólito (Philosophumena, IX, 13-17) nos dice que bajo el papado de Calixto (217-222), un individuo astuto llamado Alcibíades, nativo de Apamea en Siria, vino a Roma y trajo un libro que dijo había recibido de Partia, escrito por un hombre justo llamado Elchasai ('Elchasaí; pero Epifanio tiene Elksaí y Elkessaîoi; Metodio, Elkesaîos y Orígenes, Elkesaïtaí). El contenido del libro había sido revelado por un ángel de noventa y seis millas de alto, dieciséis millas de ancho y veinticuatro sobre los hombros, cuyas huellas tenían catorce millas de largo y cuatro millas de ancho por dos millas de profundidad. Éste era el Hijo de Dios que venía acompañado por su hermana, el Espíritu Santo, de las mismas dimensiones.

Alcibíades anunció que en el tercer año de Trajano (100 d.C.) se había proclamado una nueva remisión de pecados, y describió un bautismo que se debía impartir para el perdón incluso de los pecados más terribles. Harnack lo hace decir “fue proclamado” en lugar de “ha sido proclamado” (como si fuese eúaggelisthênai y no eúeggelísthai), y así infiere que un año especial de remisión se menciona como pasado de una vez por todas —que Alcibíades no tenía razón para inventar esto , de modo que Hilgenfeld tenía razón al sostener que Elchasai realmente vivió bajo Trajano, como suponía Epifanio. Si dejamos de lado este error de Harnack (y también su extraña conjetura anterior de que la remisión en el tercer año de Trajano significaba que los dos primeros libros de “El Pastor” de Hermas se publicaron en ese año), vemos que la remisión ofrecida es por el nuevo bautismo.

Hipólito representa esta doctrina como una mejora inventada por Alcibíades sobre la enseñanza laxa de su enemigo Calixto. Quizás no espera que tomemos esto en serio, —es muy probable que sea una ironía—, pero parece considerar a Alcibíades como el autor del libro. Orígenes, en un escrito posterior (c. 246-9) dice que la herejía era bastante nueva; parece haberse encontrado con Alcibíades, aunque no da su nombre. No hay ninguna razón por la que debamos disentir de estos testigos contemporáneos, y debemos colocar la primera aparición del libro de Elchasai cerca del 220 d.C. Un siglo y medio después, San Epifanio lo encontró en uso entre los sampsaenos, descendientes de los primeros elcesaítas, y también entre los osaenos y muchas de las otras comunidades ebionitas. En-hedim, un escritor árabe (c. 987) encontró una secta de sabeos en el desierto que consideraban a El-Chasaiach como su fundador (Chwolsohn, Die Ssabier, 1856, I, 112; II, 543, citado por Salmon).

Según Hipólito, la enseñanza de Alcibíades fue tomada de varias herejías. Enseñaba la circuncisión, que Cristo era un hombre como los demás, que había nacido muchas veces en la tierra de una virgen, que se dedicó a la astrología, la magia y los encantamientos. Para todos los pecados de impureza, incluso contra natura, ordenaba un segundo bautismo “en el nombre del grande y altísimo Dios y en el nombre de su Hijo el gran Rey”, con un conjuro de los siete testigos escritos en el libro, cielo, agua, los santos espíritus, los ángeles de oración, aceite, sal y tierra. Quien hubiese sido mordido por un perro rabioso debía correr al agua más cercana y saltar con toda su ropa puesta, usando la fórmula anterior y prometiendo a los siete testigos que se abstendrá de pecar. Recomendaba el mismo tratamiento, —cuarenta días consecutivos de bautismo en agua fría— para la tuberculosis y para los poseídos. Otros ebionitas en la época de Epifanio practicaban este tratamiento. Ese santo nos dice que se mencionó en el libro de Iexai, hermano de Elchasai, y que el heresiarca era un judío del tiempo de Trajano.

Dos de sus descendientes, dos hermanas, Marto y Martana, vivieron hasta los días de Epifanio y eran reverenciadas como diosas y el polvo de sus pies y su saliva eran usados para curar enfermedades. Esto sugiere que Elchasai no era un personaje ficticio, sino que presumiblemente era un líder primitivo de una comunidad ebionita, a quien Alcibíades atribuyó su propio libro. Además, aprendemos de Epifanio que el libro condenaba la virginidad y la continencia, y hacía obligatorio el matrimonio. Permitía el culto a los ídolos para escapar de la persecución, siempre que este acto fuese meramente externo, rechazado en el corazón. La oración se haría no hacia Oriente, sino siempre hacia Jerusalén. Sin embargo, se condenaba todo sacrificio, con una negación de que hubiese sido ofrecido por los patriarcas o bajo la Ley. Rechazaba a los profetas y a los apóstoles y, por supuesto, a San Pablo y todos sus escritos. Se ha acostumbrado a encontrar la doctrina elcesaíta en las "Homilías" Clementinas y en los "Reconocimientos", especialmente en las primeras. Sobre la falta de fundamento de esto vea CLEMENTINAS.


Bibliografía: HIPÓLITO, Philosophumena, IX, 13-17; X, 29; ORÍGENES en EUSEBIO, Church History VI.38; METODIO, Conviv., VIII, 10; EPIFANIO, Her., XIX y LIII, también XXX, 3, 17, 18. TEODORETO simplemente usó la de EPIFANIO. Vea HILGENFELD, N. T., extra canonem receptum (Leipzig, 1881), fasc. III; cf. también ID., Judentum und Christentum (Leipzig, 1886) y los diversos escritores sobre las Pseudo-Clementinas, esp. UHLHORN. Un buen artículo por SALMON está en Dict. Christ. Biog., s.v. Elkesai; más recientes son HARNACK, Gesch. der altchr. Lit., I, 207; II, i, 267; II, ii, 16; BARDENHEWER, Gesch. der altkirchl. Lit., I, 350; IDEM, SHAHAN tr., Patrology (Friburgo im Br., 1908), 81.

Fuente: Chapman, John. "Elcesaites." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5. New York: Robert Appleton Company, 1909. 12 Mar. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/05372a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina