Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 14 de noviembre de 2019

Liber Diurnus Romanorum Pontificum

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Liber Diurnus Romanorum Pontificum es una colección miscelánea de formularios eclesiásticos usados en la cancillería papal hasta el siglo XI. Contiene modelos de los importantes documentos oficiales que preparaba usualmente la cancillería; particularmente de cartas y documentos oficiales relacionados con la muerte, elección y consagración del Papa; la instalación de obispos recién electos, especialmente de los obispos suburbicarios; también modelos para la profesión de fe; concesión del palio a arzobispos; para la concesión de privilegios y dispensas; la fundación de monasterios, la confirmación de actas mediante las cuales la Iglesia adquiría propiedades; el establecimiento de capillas privadas; y en general para todos los muchos decretos necesarios para la vasta administración papal. La colección abre con las fórmulas de sobrescritos y cierre usadas al escribir al emperador y emperatriz de Constantinopla, al patricio, al exarca y al obispo de Rávena, un rey, un cónsul; a patriarcas, metropolitanos, sacerdotes y otros clérigos. La colección es importante tanto para la historia de la ley y para la historia eclesiástica como para la historia de la Iglesia Romana. Los formularios y modelos establecidos fueron tomados de documentos papales antiguos, especialmente los del Papa San Gelasio I (492-96) y Papa San Gregorio I Magno (590-604).

Ciertamente esta colección fue recopilada en la cancillería de la Iglesia Romana, pero probablemente al principio sólo se incluyó un número comparativamente pequeño de los formularios existentes en los manuscritos, y el restante se añadió de tiempo en tiempo. No hay un arreglo sistemático de los formularios en los manuscritos. En su forma final, el Liber Diurnus se remonta al siglo VIII, como se puede ver en dos manuscritos existentes (un códice en los Archivos Vaticanos, y otro, originalmente de Bobbio, en la Biblioteca Ambrosiana en Milán). Respecto a la determinación de una fecha de compilación más exacta, hay incluso todavía gran diversidad de opiniones. En su edición, Garnier da el año 715. Zaccaria, en su "Dissertationes" (P.L., CV, 119 ss.), atribuye la compilación al siglo IX; Rozière, a quien le debemos la primera buena edición (vea más abajo), se decide por el período de 685 a 751---la primera fecha debido a que se menciona como muerto al emperador Constantino Pogonato (m. 685), y la última, porque en 751 el norte de Italia fue conquistado por los lombardos y llegó a su final la administración bizantina de Rávena (vea Introducción, págs. 25 ss.).

Sin embargo, Sickel en su “Prolegomena” y en sus investigaciones sobre el Liber Diurnus (vea abajo), ha demostrado que la obra de ningún modo posee un carácter uniforme. Él reconoce en ella tres divisiones, la primera de las cuales atribuye al tiempo de el Papa Adriano I (772-795). Duchesne (Bibliothèque de l'Ecole des Chartes, LII, 1891, pág. 7 ss.) difiere de Sickel, y sostiene que la versión original de la mayoría de los formularios, y entre ellos el más importante, deben ser adscritos a los años después de 682, y que sólo los últimos formularios (núms. LXXXVI-XCIX) fueron añadidos en tiempos de Adriano I, aunque unos pocos pueden haber existido en una fecha anterior. Hartmann defiende las opiniones de Sickel (Mitteilungen des Instituts für österreich. Gesch., XIII, 1892, pág. 239 ss.). Friederich (Sitzungsberichte der bayer. Akademie der Wiss. zu München, Phil.-hist. Kl., I, 1890, pág. 58 ss.) investigó más minuciosamente el caso de algunos de los formularios atribuidos por Sickel a uno de los antedichos períodos, e intentó indicar más cercanamente las ocasiones y pontificados a los que pertenecieron. Estas investigaciones han establecido más allá de toda duda que la colección ya estaba en su forma presente hacia fines del siglo VIII, aunque ninguna porción insignificante había sido compilada durante el siglo VIII. El Liber Diurnus fue usado oficialmente en la cancillería papal hasta el siglo XI, tras lo cual dio paso a otras colecciones, puesto que ya no satisfacía ninguna necesidad de la administración papal. Canonistas del siglo XII, como Ivo de Chartres y Graciano, continuaron usando el Liber Diurnus, pero luego dejó de ser consultado y finalmente fue olvidado por completo.

Lucas Holstenius fue el primero en emprender la tarea de editar el Liber Diurnus. Había hallado un manuscrito de él en el monasterio de Santa Croce en Gerusalemme en Roma, y obtuvo otro del Colegio Jesuita de Clermont en París; pero como Holstenius murió en el entretiempo y no se pudo hallar sus notas, esta edición impresa en Roma en 1650 no fue publicada por consejo de los censores eclesiásticos, y se guardaron las copias en un aposento en el Vaticano. La razón para ello fue aparentemente la fórmula LXXXIV, la cual contenía la profesión de fe del recién electo Papa, en la cual el último reconocía el Sexto Concilio General y sus anatemas contra el Papa Honorio I por su (alegado) monotelismo. La edición de Holstenius fue reimpresa en Roma en 1658; pero de nuevo fue retirada en 1662 por la autoridad papal, aunque en 1725 el Papa Benedicto XIII permitió la emisión de algunas copias. Desde el manuscrito de Clermont, que ha desaparecido, Garnier preparó una nueva edición del Liber Diurnus (París, 1680) pero es muy inexacta, y contiene alteraciones arbitrarias del texto. En su "Museum Italicum" (I, II, 32 ss.) Jean Mabillon emitió un suplemento a la edición de Garnier. A partir de estos materiales, el Liber Diurnus fue reimpreso en Basilea (1741), en Viena (1762), y por Migne (P.L., CV, París, 1851). La primera buena edición, según ya dicho, se la debemos a Eugene de Rozière (Liber Diurnus ou Recueil des formules usitées par la Chancellerie pontificale du Ve au XIe siècle, Paris, 1869). En interés de esta edición Daremberg y Renan compararon el texto de Garnier con el manuscrito en el Vaticano, considerado entonces como el único auténtico. De este manuscrito Th. von Sickel preparó una edición crítica del texto: "Liber Diurnus Rom. Pont. ex unico codice Vaticano denuo ed." (Viena, 1889). Justo después de la aparición de esta obra, sin embargo, Ceriani anunció el descubrimiento de un nuevo manuscrito, originalmente de Bobbio, en la Biblioteca Ambrosiana en Milán; hacia el final éste quedó más completo que el manuscrito en el Vaticano. Este texto fue publicado por Achille Ratti (Milán, 1891).


Bibliografía: POTTHAST. Bibl. hist. medii ævi, I, 734-5; ROZIÈRE, Recherches sur le Liber Diurnus des Pontifes romains (París, 1868); SICKEL, Prolegomena zum Liber Diurnus, I and II, in Sitzungsberichte der k. k. Akad. der Wiss. in Wien, Phil.-hist. Kl., CXVII (1888-9), nn. 7, 13, también editada por separado; IDEM, Die Vita Hadriani Nonantulana und die Diurnushandschriften in Neues Archiv, XVIII (1893), 107 ss.; cf. ibid., XV (1890), 22 ss.; IDEM, Nouveauz éclaircissements sur la première édition du Diurnus in Mélanges Julien Havet (París, 1895), 14-38; GIORGI, Storia esterna del codice Vaticano del Liber Diurnus Rom. Pont. in Archivio della Società Romana di storia patria, XI (1889), 641 ss.; CERIANI, Notizia di un antico manuscritto Ambrosiano del Liber Diurnus in Rendiconti del Istituto Lombardo di scienze, 2nd series, XXVI, 376 ss.; DUCHESNE, Le Liber Diurnus et les élections pontificales au VIIe siècle in Bibl. de l'Ecole des Chartes, LII (1891), 5-30; HARTMANN, Die Entstehungszeit des Liber Diurnus in Mitteilungen des Instituts für österr. Gesch., XIII (1892), 239-64; FRIEDRICH, Zur Entstehung des Liber Diurnus in Sitzungsber. der k. bayer. Akademie der Wiss., Phil.-hist. Kl., I (1890), 58-141.

Fuente: Kirsch, Johann Peter. "Liber Diurnus Romanorum Pontificum." The Catholic Encyclopedia. Vol. 9. New York: Robert Appleton Company, 1910. <http://www.newadvent.org/cathen/09215c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.