Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 23 de febrero de 2019

Preadamitas

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Los supuestos habitantes de la tierra antes de Adán. En sentido estricto, la expresión debería limitarse a designar los hombres que habían muerto antes de la creación de Adán; pero comúnmente se les llama preadamitas incluso a los coadamitas, siempre y cuando provengan de un linaje más antiguo que Adán. La pregunta de si podemos admitir la existencia de preadamitas en el sentido estricto de la palabra, es decir, la existencia de una raza humana (o razas humanas) extintas antes de la época de Adán, o antes de la acción divina descrita en el Génesis 1,2 ss., está tan poco relacionada con la verdad de nuestros dogmas revelados como la pregunta de si una o más de las estrellas están habitadas por seres racionales parecidos al hombre. Palmieri ("De Creatione", Prato, 1910, p. 281, thes. XXX) no le impone ninguna censura teológica a la opinión que sostiene la existencia pasada de los tales preadamitas, y Fabre d'Envieu ("Les origines de la terre et de l'homme ", París, 1873, lib. XI, prop. 1) defiende la teoría como probable.

Pero el caso es muy diferente respecto a la opinión que defiende la existencia de preadamitas tomados en la acepción común del término, la cual afirma que los hombres existentes antes que Adán continuaron coexistiendo con Adán y su progenie, destruyendo así la unidad de la raza humana. Palmieri (. Loc. cit) la cualifica de herética, y el padre Pesch ("De Deo creante et elevante", Friburgo, 1909, n. 154) respalda esta censura; Esser (Kirchenlex., sv Prüadamiten) considera sólo teológicamente cierto que no hubo coadamitas que no fuesen los descendientes de Adán y Eva. De acuerdo a la naturaleza de los argumentos esgrimidos a favor de la teoría preadamita herética, podemos dividirlo en preadamismo científico y de la Escritura.

Preadamismo Científico

No hay argumentos científicos que prueben directamente que la descendencia de una raza preadamita coexistió con los descendientes de Adán. La conclusión directa a partir de las premisas científicas es o bien la gran antigüedad de la raza humana o su multiplicidad. En cualquier caso, o incluso en la combinación de ambos, la existencia de preadamitas depende de una nueva premisa no-científica, que es a lo mejor sólo una suposición. A partir del gran número de hombres, de sus variedades raciales, de la diferencia de idiomas, no podemos ni siquiera inferir que todos los hombres no pueden surgir de un tronco común, mientras que las antiguas tradiciones nacionales de los países orientales, y los hallazgos paleontológicos ni siquiera muestran que la raza humana existía antes de los tiempos bíblicos; y mucho menos estas premisas proporcionan ninguna base sólida para la teoría preadamita. (Para la unidad de la raza humana y su antigüedad, vea el artículo raza humana.)

Preadamismo bíblico

Pesch (op. cit.) considera dudoso si Orígenes se adhirió a la teoría preadamita, pero no deja lugar a dudas en cuanto a Juliano el Apóstata. Sin embargo, estas opiniones son sólo una cuestión de interés histórico. En 1555, sin embargo, Isaac de La Peyrère, un calvinista de una familia noble de Burdeos y un seguidor del Príncipe de Condé, publicó dos obras en rápida sucesión: "Præadamitæ, seu Exercitationes super versibus 12, 13, et 14 ep. Pauli ad Romanos", y "Systema theologicum ex Præadamitarum hypothesi. Pars prima". Sostuvo que Adán no es el padre de toda la raza humana, sino sólo del pueblo elegido. Los judíos surgieron de Adán y Eva, mientras que los gentiles son los descendientes de antepasados creados antes de Adán. La creación de estos últimos tuvo lugar en el sexto día, y se narra en Gén. 1,26 ss., mientras que Adán fue formado después del resto en el séptimo día como se narra en Gén. 2,7. Adán y sus descendientes vivirían y crecerían en el Paraíso, pero debían observar la ley del Paraíso. El pecado de Adán fue más grave que los pecados de los gentiles, porque él pecó en contra de la ley, mientras que los gentiles sólo pecaron contra la naturaleza. El escritor basa esta distinción en la Epístola de San Pablo a los Romanos 5,12-14: “Hasta que la ley (dada a Adán), así La Peyrère explica el pasaje, "el pecado [cometido por los gentiles] estaba en el mundo; pero el pecado [de los gentiles] no fue imputado, cuando la Ley no había sido dada [dada a Adán]". De nuevo, aquellos "que no han pecado a semejanza de la transgresión de Adán” son los gentiles preadamitas. La Peyrère confirmó su hipótesis apelando a otros pasajes bíblicos: el miedo de Caín a ser matado (Gén. 4,14, su huida, su matrimonio, su construcción de una ciudad (Gén. 4,15-16) son señalados como muchas indicaciones de la existencia de otros hombres diferentes a Adán y Eva. El autor también reclama que la Antigua tradición judía y mahometana favorece esta teoría preadamita.

Sin embargo, las pruebas de La Peyrère no son sólidas.

  • (1) la Escritura misma señala que la creación del hombre en Gén. 1,26 ss. es idéntica a la que se menciona en Gén. 2,7, pues según Gén. 2,5, "no había hombre que labrara el suelo"; según Gén. 2,20 "el hombre no encontró una ayuda adecuada": según 3,20, "El hombre llamó a su mujer “Eva” por ser ella la madre de todos los vivientes”. La Escritura, por lo tanto, no conoce ningunos hombres creados antes que Adán.
  • (2) La apelación a los incidentes en la historia de Caín pierde su fuerza si tenemos en cuenta que sucedieron alrededor de 130 años después de que Adán había sido expulsado del Paraíso: en ese momento la descendencia de Adán debe haber ascendido a varios miles de almas, por lo que el miedo y la huida de Caín y su construcción de una ciudad primitiva se explican fácilmente.
  • (3) La dificultad surgida del matrimonio de Caín fue satisfactoriamente explicada por San Agustín (Ciudad de Dios XV.16; cf. Epifanio, "Hær.", XXXIX, 6), quien señala que la necesidad obligó a que la progenie inmediata de Adán y Eva se casaran incluso con sus propias hermanas.
  • (4) El contexto convierte en imposible la explicación de La Peyrère de Rom. 5,12-14. Si la ley mencionada en el pasaje se refiere a la ley dada a Adán en el Paraíso, y no a la ley mosaica, la frase "pero la muerte reinó desde Adán hasta Moisés" no tiene sentido, y toda la fuerza del argumento del Apóstol se destruye.
  • (5) Finalmente, R. Simon ("Lettres choisies", II, Amsterdam, 1730, II, XXVII) investigó y halló deficiente la apelación de La Peyrère a las tradiciones de los cabalistas, caldeos, etc. Por lo tanto, no sorprende que el preadamismo de La Peyrère demostrase ser un prodigio de nueve días y no sobrevivió a su autor. Estudiosos como Maresius, Hoornbeek y Voetius, por parte de la Iglesia Reformada, y los teólogos luteranos Calovio, Quenstedt y Hollazio se opusieron firmemente a la teoría desde el principio. El propio autor renunció a su error y se convirtió al catolicismo y un miembro del Oratorio.

En el siglo XIX, un preadamismo político o social fue introducido por Dominic M´Causland ("Adán y el adamita, o la armonía de las Escrituras y la Etnología", Londres, 1864) y Reginald Stuart Poole ("La génesis de la Tierra y del hombre", Londres, 1860), quienes siguen los puntos de vista etnológicos de autoridades como Morton, Nott, Gliddon y Agassiz. Ellos afirman que Adán es el progenitor de la raza caucásica, mientras que las otras razas descienden de ancestros preadamitas, que tienen un parentesco común o variado. El sentimiento favorable a la esclavitud frecuente en ciertas partes de América apoyó indirectamente tales teorías preadamitas. Pero su verdad debe ser juzgada a la luz de lo que se ha dicho sobre el preadamismo científico y bíblico.


Bibliografía: NATALIS ALEXANDER, Hist. eccles., I (Bingen, 1785), 103 ss., diss. III, De Adam et Eva. As to Scriptural Preadamism, vea los diversos tratados dogmáticos sobre la Creación (PESCH, PALMIERI, PERRONE etc.), donde ellos tratan sobre la unidad de la raza humana. Para el preadamismo científico vea GLA, Repertorium der kathol. theol. Literatur, I, i (Paderborn, 1895), 218 ss. Para el preadamismo en el sentido estricto: REUSCH, Bibel u. Natur (4ta. ed., Bonn, 1876), 437; RAUCH, Einheit der Menschengeschlectes (Augsburgo, 1873); HETTINGER, Apologie, II, I (4ta. ed., Friburgo, 1872), 221-304; WINCHELL, Preadamitas, o una Demonstración de la Evidencia del Hombre antes de Adán (Chicago, 1880).

Fuente: Maas, Anthony. "Preadamites." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12. New York: Robert Appleton Company, 1911. 31 Jan. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/12370a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.