Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 8 de diciembre de 2022

Diferencia entre revisiones de «Música Eclesiástica»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Naturaleza e importancia)
Línea 1: Línea 1:
Este término denota la música que, por orden o con la [[aprobación]] de la autoridad [[la Iglesia|eclesiástica]], se emplea en relación con el servicio divino para promover la glorificación de [[Dios]] y la edificación de los [[fieles]].
+
Este término denota la música que, por orden o con la [[aprobación]] de la autoridad [[la Iglesia|eclesiástica]], se emplea en relación con el servicio divino para promover la glorificación de [[Dios]] y la edificación de los [[fieles]].  
 +
 
 +
==Naturaleza e importancia==
  
 
Así como [[San Felipe Neri]] cantaba espontáneamente las [[oración|oraciones]] de la última [[Sacrificio de la Misa|Misa]] que celebraba, así toda música religiosa [[verdad]]era es sólo una oración exaltada ---una expresión exultante de sentimiento [[religión|religioso]].  La oración, la canción, la ejecución de los [[instrumentos musicales en los servicios eclesiásticos|instrumentos]]  y la acción, cuando son organizados por la autoridad, constituyen los elementos del [[culto cristiano|culto]] público, especialmente de una [[liturgia]] oficial.  Este fue el caso de los [[paganismo|paganos]], los [[judaísmo|judíos]], y también en [[la Iglesia]] desde [[tiempo]] inmemorial.  Estos elementos constituyen, en conjunto, una unidad orgánica en la que, sin embargo, la música forma una parte sólo en ocasiones [[solemnidad|solemnes]], y sólo en conformidad con las regulaciones de la autoridad adecuada.  Como el [[hombre]] le debe a [[Dios]] lo más alto y lo más bello, la música puede emplear en estas ocasiones sus medios más nobles y eficaces.   
 
Así como [[San Felipe Neri]] cantaba espontáneamente las [[oración|oraciones]] de la última [[Sacrificio de la Misa|Misa]] que celebraba, así toda música religiosa [[verdad]]era es sólo una oración exaltada ---una expresión exultante de sentimiento [[religión|religioso]].  La oración, la canción, la ejecución de los [[instrumentos musicales en los servicios eclesiásticos|instrumentos]]  y la acción, cuando son organizados por la autoridad, constituyen los elementos del [[culto cristiano|culto]] público, especialmente de una [[liturgia]] oficial.  Este fue el caso de los [[paganismo|paganos]], los [[judaísmo|judíos]], y también en [[la Iglesia]] desde [[tiempo]] inmemorial.  Estos elementos constituyen, en conjunto, una unidad orgánica en la que, sin embargo, la música forma una parte sólo en ocasiones [[solemnidad|solemnes]], y sólo en conformidad con las regulaciones de la autoridad adecuada.  Como el [[hombre]] le debe a [[Dios]] lo más alto y lo más bello, la música puede emplear en estas ocasiones sus medios más nobles y eficaces.   
Línea 12: Línea 14:
  
 
En los [[Cánones Apostólicos]] también se menciona cierta clase de cantantes litúrgicos.  El antedicho [[canto litúrgico|canto]] antifonal y responsorial destinado para el pueblo muestra que el canto no se limitaba al [[coro (grupo de cantantes)|coro]].  San Agustín escribió un himno extenso para ser cantado por el pueblo en la forma del Salmo 119(118) ---no en metros clásicos, sino en versos acentuados populares con dieciséis sílabas sin acento y la rima en la vocal final.    La [[himnodia e himnología|himnología]] en la forma clásica se remonta a Ambrosio e Hilario.  Pero ya se ha dicho suficiente para indicar la práctica y la naturaleza del canto en la Iglesia primitiva, bajo cuya fomentadora protección se desarrolló tan maravillosamente más adelante.  La historia da el testimonio más convincente de la importancia que la Iglesia siempre ha concedido a la música en relación con su [[culto cristiano|culto]].  
 
En los [[Cánones Apostólicos]] también se menciona cierta clase de cantantes litúrgicos.  El antedicho [[canto litúrgico|canto]] antifonal y responsorial destinado para el pueblo muestra que el canto no se limitaba al [[coro (grupo de cantantes)|coro]].  San Agustín escribió un himno extenso para ser cantado por el pueblo en la forma del Salmo 119(118) ---no en metros clásicos, sino en versos acentuados populares con dieciséis sílabas sin acento y la rima en la vocal final.    La [[himnodia e himnología|himnología]] en la forma clásica se remonta a Ambrosio e Hilario.  Pero ya se ha dicho suficiente para indicar la práctica y la naturaleza del canto en la Iglesia primitiva, bajo cuya fomentadora protección se desarrolló tan maravillosamente más adelante.  La historia da el testimonio más convincente de la importancia que la Iglesia siempre ha concedido a la música en relación con su [[culto cristiano|culto]].  
==Naturaleza e importancia==
 
  
 
==Regulaciones de la Iglesia==
 
==Regulaciones de la Iglesia==

Revisión de 10:44 6 nov 2010

Este término denota la música que, por orden o con la aprobación de la autoridad eclesiástica, se emplea en relación con el servicio divino para promover la glorificación de Dios y la edificación de los fieles.

Naturaleza e importancia

Así como San Felipe Neri cantaba espontáneamente las oraciones de la última Misa que celebraba, así toda música religiosa verdadera es sólo una oración exaltada ---una expresión exultante de sentimiento religioso. La oración, la canción, la ejecución de los instrumentos y la acción, cuando son organizados por la autoridad, constituyen los elementos del culto público, especialmente de una liturgia oficial. Este fue el caso de los paganos, los judíos, y también en la Iglesia desde tiempo inmemorial. Estos elementos constituyen, en conjunto, una unidad orgánica en la que, sin embargo, la música forma una parte sólo en ocasiones solemnes, y sólo en conformidad con las regulaciones de la autoridad adecuada. Como el hombre le debe a Dios lo más alto y lo más bello, la música puede emplear en estas ocasiones sus medios más nobles y eficaces.

La música eclesiástica tiene en común con la música secular la combinación de los tonos en la melodía y la armonía, la división del tiempo en ritmo, medida y tempo, la dinámica, o la distribución del poder, el color del tono en la voz y los instrumentos, los estilos más simples y más complicados de composición. Sin embargo, todos estos deben adaptarse a la acción litúrgica, si la hay, a las palabras pronunciadas en la oración, a la devoción del corazón; debe ser calculada para edificar a los fieles, y en definitiva debe servir al propósito para el que se lleva a cabo el servicio divino. Cada vez que la música, en lugar de asumir un carácter de independencia y de mero adorno, actúa como auxiliar de los otros medios de promover el culto de Dios y como un incentivo al bien, no sólo no interfiere con la ceremonia religiosa, sino, por el contrario, le da el mayor esplendor y eficacia. Sólo aquellos que no responden a su influencia, o que obstinadamente cultivan otras formas de devoción, se imaginan que la música los distrae de su culto. La música adecuada, por el contrario, eleva al hombre sobre los pensamientos diarios triviales a un estado de ánimo ideal y alegre, fija la mente y el corazón en las palabras y acciones sagradas, y la introduce en la atmósfera devocional y festiva adecuada. Esta conveniencia tiene en cuenta las personas y las circunstancias, al introducir variaciones de acuerdo con la naturaleza y el uso de los textos, de acuerdo con el carácter de la acción litúrgica, de acuerdo a la temporada eclesiásticas, e incluso de acuerdo a las diversas necesidades de las órdenes contemplativas y el resto de los fieles.

El instinto religioso natural insta al hombre a honrar a Dios por medio de la música, así como por las otras artes, y a aumentar su exaltación religiosa cantando alegremente. Esta importancia del canto en relación con el servicio divino nunca se ha perdido de vista. Bajo la antigua ley, en cumplimiento de los mandamientos de Dios mismo, la música del Templo jugaba un papel muy elaborado. Canciones de victoria de naturaleza religiosa se mencionan en Éxodo 15 y Jueces 5. A menudo la música sagrada le exaltaba el espíritu a los profetas. David embellecía las ceremonias religiosas con himnos y el uso de instrumentos (Amós 6,5; Neh. 12,35; 2 Crón. 29,25 ss). Con él aparece Asaf en el papel de poeta y cantante, y desde los tiempos de David "los hijos de Asaf" con otras familias fueron organizados en clases (I Crón. 25).

Debido a circunstancias externas, la Iglesia cristiana primitiva era muy comedida en sus manifestaciones religiosas, y la adopción de la música del Templo, en la medida en que sobrevivió, hubiese sido difícil debido a los conversos del paganismo. Además, la práctica de la religión por parte de los primeros cristianos era de una naturaleza tan puramente espiritual que por el momento se podía prescindir de cualquier ayuda sensible, como la de la música. Sin embargo, las palabras de San Pablo, aunque sólo se tomen en un sentido espiritual, nos recuerda la fuerza de la concepción de la música en el Antiguo Testamento: "Recitad entre vosotros salmos, himnos y cánticos espirituales; cantad y salmodiad en vuestro corazón al Señor" (Efesios 5,19). Tertuliano relata que durante el servicio divino se leía la Sagrada Escritura y se cantaban salmos, y que incluso Plinio había comprobado que los cristianos honraban a su Señor antes del alba con el cántico de un himno (Apol. II). Eusebio, en confirmación "de las regulaciones hasta ahora seguidas por la Iglesia", cita el testimonio de Filón, quien relata que los terapeutas[1], durante sus comidas festivas, cantaban salmos de las Sagradas Escrituras y otros himnos de diversos tipos en ritmo solemne en estilo monódico con responsorios corales (Hist. Ecl., I, XVII). Cualquiera que haya sido la naturaleza del canto de los terapeutas, Eusebio da testimonio de la costumbre tradicional de la Iglesia.

Mientras que San Atanasio restringió el canto de los salmos a una especie de recitación, San Ambrosio introdujo con gran éxito en Milán (y en la mayor parte del mundo occidental) el canto antifonal de los salmos "a la manera de Oriente". San Agustín se pregunta si no sería más perfecto negarse a sí mismo el placer derivado del cantar, pero concluye su reflexión coincidiendo con las prácticas existentes, y con frecuencia da testimonio de las costumbres de su época (cf. Conf. IX, 7.; X, 33; en Ps XXI y XLVI; Retr., II, 11). San Jerónimo, en referencia a Efesios 5,19, exhorta como sigue a los jóvenes cuyo deber es cantar en la Iglesia: "Que el siervo de Dios cante de tal manera que sean las palabras del texto, en lugar de la voz del cantante, lo que cause deleite, y que el espíritu maligno de Saúl pueda apartarse de los que están bajo su dominio, y no pueda entrar en los que hacen un teatro de la casa del Señor ".

En los Cánones Apostólicos también se menciona cierta clase de cantantes litúrgicos. El antedicho canto antifonal y responsorial destinado para el pueblo muestra que el canto no se limitaba al coro. San Agustín escribió un himno extenso para ser cantado por el pueblo en la forma del Salmo 119(118) ---no en metros clásicos, sino en versos acentuados populares con dieciséis sílabas sin acento y la rima en la vocal final. La himnología en la forma clásica se remonta a Ambrosio e Hilario. Pero ya se ha dicho suficiente para indicar la práctica y la naturaleza del canto en la Iglesia primitiva, bajo cuya fomentadora protección se desarrolló tan maravillosamente más adelante. La historia da el testimonio más convincente de la importancia que la Iglesia siempre ha concedido a la música en relación con su culto.

Regulaciones de la Iglesia

Cualidades

Varias partes del servicio divino

Canto por la congregación

Las mujeres en los coros de la Iglesia

La reforma en práctica

Música religiosa

Fuente: Gietmann, Gerhard. "Ecclesiastical Music." The Catholic Encyclopedia. Vol. 10. New York: Robert Appleton Company, 1911. <http://www.newadvent.org/cathen/10648a.htm>.

Está siendo traducido por Luz María Hernández Medina. rc