Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Gustave Xavier Lacroix de Ravignan»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con «'''Gustave Xavier Lacroix de Ravignan''' fue un orador y autor jesuita francés; nació en Bayona (Basses-Pyrénées) el 1 de dic...»)
(Sin diferencias)

Revisión de 12:55 3 nov 2019

Gustave Xavier Lacroix de Ravignan fue un orador y autor jesuita francés; nació en Bayona (Basses-Pyrénées) el 1 de diciembre de 1795; murió en París el 26 de febrero de 1858. Enviado muy joven a París, estudió en internados privados y durante algún tiempo asistió a conferencias en el Lycée Bonaparte. Primero pensó en ingresar al servicio diplomático, pero en 1813 se decidió por la ley. Cuando Napoleón regresó de Elba, de Ravignon se unió a los Voluntarios Reales del Duque de Angulema e hizo la fracasada campaña española, en la que se distinguió bajo fuego en Hélette. Pronto renunció a su comisión de teniente de caballería y reanudó sus estudios de derecho. Llamado al colegio de abogados, fue elegido en 1817 como abogado del rey en el circuito de París y en 1821 fiscal general adjunto.

Se estaba haciendo famoso cuando, en mayo de 1822, ingresó al seminario sulpiciano en Issy. Esto fue una sensación, aumentada el 2 de noviembre cuando fue recibido en el noviciado jesuita en Montrouge. Aquí él sentó las bases de esa espiritualidad elevada pero práctica, dominio de sí mismo, generosidad y celo que siempre lo caracterizó. Después de su noviciado, estudió teología y fue ordenado sacerdote el 25 de julio de 1828. Al igual que Bourdaloue, de Ravignan se preparó para el púlpito en la cátedra del profesor. Durante dos años en St. Achuel, cerca de Amiens, y otros tres en Brieg, Suiza, enseñó teología dogmática. Mientras estaba en Brieg y en Estavayer sobre el lago de Neufchâtel, predicó en misiones y retiros en el país vecino. Su conmovedor curso de Cuaresma en la catedral de Amiens (1835), su éxito en París en Santo Tomás de Aquino (1836), lo señaló ante Mons. De Quélen como el sucesor lógico de Lacordaire en Notre Dame.

En las conferencias de Notre Dame, la fama oratoria de Ravignan se basa principalmente en ["Conférences du R, P. de Ravignan de la Compagnie de Jésus" (París, 1860, 4 vols., 5ta ed., París, 1897); "Conferencias del Revd. Fr.de Ravignan" (Cuaresma de 1846), tr. Fetherston (Londres, 1847), cf. también, "The Catholic Pulpit" (Londres, 1849)]. Los temas tratados fueron el conflicto interminable de la verdad y el error, Dios, el hombre, la Divinidad, la Persona y la Doctrina de Cristo, la Iglesia y sus dogmas. Aquí el orador introdujo un curso de conferencias morales, pero volvió a la apologética en un estudio de las relaciones entre razón y fe. Al leer estas conferencias ahora encontramos poco color, imaginación o movimiento dramático; extrañamos el convincente magnetismo del orador. De Ravignan era “la virtud predicando la verdad”. Su lógica, la sincera autoridad de su afirmación, su unción, su poder en reposo, su noble presencia, su cautivador celo sacerdotal, dominaban a sus oyentes. Los retiros para hombres iniciados por él, y en los que sobresalió, completaron la obra. Superior de sus hermanos en Burdeos (1837-42), en París (1848-51), luego predicó en casi todas las ciudades importantes de Francia. También se le escuchó en Roma, en Bélgica y en Londres (1851), donde asistió a Manning en su primera Misa. En todas partes estaba ganando almas.

En 1843-45, la opinión pública dirigida por Louis-Adolphe Thiers Thíers, Cousin, Michelet, Libri, Quintet, Béranger la había emprendido contra los jesuitas. Algunos dijeron que trabajaban para los Borbones, otros que eran demasiado leales a la Casa de Orleans. Montalembert, Dupanloup, Vatimesnil, Beugnot, Barthelémy los defendieron. De Ravignon, el principal jesuita en Francia, fue acusado de haber dejado la orden; en otro momento, de haber hecho concesiones indignas al Gobierno. Se aclaró fácilmente con su superior general, el padre Roothaan, y reivindicó su orden, sus ascetismos, sus constituciones, sus doctrinas, sus obras, en un libro calmado, lógico, pero serenamente elocuente, "De l'Existence et de l'Institut des Jésuites" (París, 1844; 9na. ed., París, 1879); tr. Seager (Londres, 1844) y Atchison (Londres, 1844). El libro causó sensación; Royer-Collard lo alabó con entusiasmo. Se vendieron 25,000 copias en un año, pero la disputa continuó.

A través de su agente, Pellegrino Rossi, el gobierno de Louis-Phillipe le pidió a Gregorio XVI que secularizara a los jesuitas franceses. El Papa respondió que hacerlo sería una violación del concordato y la constitución, que no se le imputaba ningún delito a la orden y que el episcopado francés habló bien de ella. Se negó, aunque el gobierno y su agente intentaron crear una impresión contraria. De Ravignan aconsejó una firme resistencia constitucional, pero el padre Roothaan, para evitar más vergüenza a la Santa Sede, sin mandato, sugirió que los jesuitas franceses podrían disolverse temporal y parcialmente. Así lo hicieron, y durante unos años, como organismo corporativo, dejaron de existir en Francia. Una dolorosa controversia con monseñor Afre, el futuro mártir arzobispo de París, cuyas medidas contra la orden en 1846 Gregorio XVI se vio obligado a detener, fue un juicio doloroso a De Ravignan. Durante todo el tiempo permaneció leal a la Sociedad, respetuoso pero firme al arzobispo. Otro juicio lo esperaba. En la campaña para la Ley Falloux (1850) por la libertad de educación, aunque reconoció las deficiencias de las medidas y trató de eliminarlas, instó a los católicos a unirse y aprovechar sus oportunidades. Fue acusado de desorganizar sus filas, de ser un seguidor ciego de De Falloux, Montalembert y Doupanloup. Fue nuevamente vindicado triunfalmente.

Dos veces más, de Ravignan se destacó ante el público. En 1855 predicó los sermones de Cuaresma en las Tullerías, ante Napoleón III y la emperatriz Eugenia. La enfermedad había socavado su fuerza, pero habló con mucho de su antiguo vigor y con la misma autoridad y unción. En 1847 Crétineau-Joly había publicado su "Clement XIV et les Jesuites". Sus críticas a Clemente XIV fueron severas e injustas. En 1852 el docto Augustin Theiner había escrito su "Geschichte des Pontificats Clemens XIV". En él se atacaba a Clemente XIII, el defensor de los jesuitas, y Clemente XIV, quien los suprimió, fe injuriado con imprudentes halagos. A petición del padre [[Johann Philipp Roothaan |Roothan, de Ravignan escribió "Clément XIII et Clément XIV" (París, 1854, 2 vols.), en el cual se esforzó por poner los hechos bajo su verdadera luz. El mérito literario de la obra no es el más alto, pero el autor escribe con imparcialidad y sinceridad.

El trabajo de los últimos años de De Ravignan, si no prominente o impactante, fue fértil en sus resultados. Las confesiones, la dirección de almas, retiros y conferencias para damas nobles, conversaciones familiares con los pobres, ocuparon su celo. Muchos lo consideraron descuidado con su reputación, pero aunque ansioso por hacerlo bien, prefirió hacer el bien. Varias veces se mencionó su nombre para la sede arzobispal de París, pero fiel a sus votos, rechazó el honor. Prefería trabajar como un simple religioso en todas las buenas causas. Defendió la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción, apoyó a Pététot y Gratry en la reorganización del oratorio francés y a Muard en la formación del monasterio benedictino de la Pierre-qui-Vire. Después de dos meses de enfermedad, observado con ternura por su amigo, superior y futuro biógrafo, de Ponlevoy, tuvo una muerte santa. Berryer se había arrodillado llorando junto a su cama; Mons. Dupanloup predicó su discurso fúnebre; miles siguieron al "Apóstol de París" a la tumba.

Además de los volúmenes mencionados, de Ravignan no publicó nada de gran importancia. Las siguientes obras han sido reunidas y editadas desde entonces: "Entretiens Spirituels" etc. (París, 1859, 7ma ed., París, 1881); "Suite des entretiens spirituels", etc. (París, 1863, 2da ed., 1871), tr. Ram, "Conferences on the Spiritual Life (Londreson, 1873; 5ta ed., Nueva York, 1875); "La vie chrétienne, d'une dame dans le monde" (París, 1861, 5ta ed., 1895); "Father de Ravignan on Prayer' (Dublin, 189-); "Pensées et Maximes" (París, 1911); cf. también artículos en "L'Amide Religion", CXXVI, CXXXIX to CLI, passim.


Bibliografía: DE DAMPIERRE, Le R. P. de Ravignan (París, 1858); MULLOIS, Vie du R. P. de Ravignan (París, 1858); de MIRECOURT, Ravignan (París, 1858); POUJOULAT, Le R. P. de Ravignan, Sa Vie et ses Oeuvres (París, 1858); de PONLEVOY, Vie du R. P. de Ravignan (2 vols. París, 1860; 16th ed., 1907; tr. New York, 1869), la biografía más complete y autoritativa; VEUILLOT, Mélanges 2nd series, IV (París, 1860, 118; de MARGERIE, Etudes Littéraires, no. XII (París, 1865), 197-210; LAURENTIE, Mélanges (París, 1865), II, 254-7; MAYNARD, Jacques Crétineau-Joly etc. (París, 1875), 259-339; HÉBERT, Lettres inédites du R. P. de Ravignan à Mgr Dupanloup, 1840-57 (Tours, 1899; LEDOS, Le Père de Ravignan (París, 1908); Brownson's Quarterly Review, XVIII, 211; The Catholic World, IX, 112; Hogg's Instructor, VI, 257; New Englander, XXIX, 23; Revue du Monde Catholique, IV, 33; V, 286; VI, 388; XVI, 637; Le Correspondant, CXI, 1000; Der Katholik, LII, 498; Précis Historiques (1855, 1858, 1869); de LÉTOURVILLE, Le P. de Ravignan et ses contradicteurs etc. (París, 1858).

Fuente: Reville, John. "Gustave Xavier Lacroix de Ravignan." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12, págs. 750-751. New York: Robert Appleton Company, 1911. 3 nov. 2019 <http://www.newadvent.org/cathen/12667b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina