Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 25 de noviembre de 2020

Simonianos

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Los simonianos fueron una secta antinomiana gnóstica del siglo II que consideraba a Simón el Mago como su fundador y que remontaban sus doctrinas a él. Hegesipo menciona a los simonianos (en Eusebio, Hist. Eccl. IV, XXII; San Ireneo cita y se opone a sus doctrinas en relación con Simón el Mago (“Adv. Haer.”, I, XXIII), la “Philosophumena” (VI, IX-XX; X, XII) y más tarde Epifanio (“Haer.”, XXII).

En la “Philosophumena” la doctrina de Simón es descrita según su famosa obra, “La Gran Declaración”; es evidente que tenemos aquí las opiniones doctrinales de los simonianos tal como se habían desarrollado en el siglo II. Según éstas, había un ser perfecto, eterno no generado (fuego), que contenía un elemento invisible y oculto y un elemento visible y manifiesto; el oculto está escondido en el manifiesto; la acción de ambos es similar a la de lo inteligible y lo sensible en Platón. De lo que permanece oculto del ser no generado, emanaron seis raíces (poderes) en pares y estos pares corresponden al mismo tiempo al cielo y la tierra, el sol y la luna, el aire y el agua. En su potencialidad está contenido todo el poder. Este poder ilimitado es el "Permanente" (estos), la séptima raíz (poder) correspondiente al séptimo día después de los seis días de la creación. Este séptimo poder existía antes del mundo, es el Espíritu de Dios que se movía sobre la faz de las aguas (Gén. 1,2). Cuando no permanece en las seis raíces (en potencialidad), sino que realmente se desarrolla en el mundo, entonces es en sustancia, magnitud y perfección lo mismo que el poder ilimitado del ser no generado (emanación panteísta).

Como lado femenino del ser original aparece el "pensamiento" o "concepción" (ennoia), que es la madre de los eones. Se considera que el “Permanente” contiene ambos sexos. A los seis primeros "poderes" les siguen otras emanaciones menos importantes: los arcángeles, los ángeles, el demiurgo que da forma al mundo, que es también el Dios de los judíos. Los celos de los espíritus inferiores parecen haber obligado a la "Ennoia" a tomar formas femeninas y migrar de un cuerpo a otro, hasta que Simón el Mago, el gran poder enviado por el ser original, la descubrió en Helena y la liberó. La liberación se logró al ser reconocido como el poder supremo de Dios, el "Permanente". Los hombres también eran salvados al aceptar la doctrina de Simón, al reconocerlo como el gran poder de Dios. Se opusieron (antinomianismo) al Antiguo Testamento y su ley, por la cual la humanidad solo fue sometida a la esclavitud, como obra del dios inferior de los judíos (el demiurgo).

Los simonianos usaban la magia y la teúrgia, encantamientos y pociones de amor; declararon que la idolatría era un asunto de indiferencia que no era ni bueno ni malo, proclamaron que la fornicación era amor perfecto y llevaban una vida muy desordenada e inmoral. En general, no consideraban nada bueno o malo en sí mismo por naturaleza. No eran las buenas obras las que hacián a los hombres bienaventurados en la próxima vida, sino la gracia otorgada por Simón y Elena a quienes se unían a ellos. Los simonianos veneraban y rendían culto a la imagen de Zeus, y a Helena bajo la imagen de Atenea. La secta floreció en Siria, en varios distritos de Asia Menor y en Roma. En el siglo III aún existían restos de ella (Orígenes, Contra Celso I.57 y VI.11), que sobrevivieron hasta el siglo IV. Eusebio (Hist. Eccl., II.13) llama a los simonianos los más inmorales y depravados de la humanidad.

Estrechamente relacionados con ellos estaban los dositeos y los menandrinos, que probablemente deberían ser considerados como ramas de los simonianos. Sus nombres provinieron de Dositeo y Menandro, de los cuales el primero, un samaritano, fue originalmente el maestro y luego el alumno de Simón el Mago, mientras que Menandro fue alumno y, después de la muerte de Simón, su sucesor más importante. Se dice que Dositeo se opuso al antinomianismo, es decir, al rechazo de la ley del Antiguo Testamento. A principios del siglo VII, Eulogio de Alejandría (en Focio, "Bibl. cod.", 230) se opuso a los dositeos, que consideraban a Dositeo como el gran profeta predicho por Moisés. Dositeo murió trágicamente por inanición ("Pseudo-Clemen. Recog.”, I, 57, 72; II, 11; Orígenes, Contra Celso I.57 y VI.11; De Principiis IV.17; "In Matth. Comm. ", XXXII, PL, XIII, 1643;" In Luc. Hom. ", XXV, ibid., 1866; Epifanio," Haer. ", XX).

Al igual que Simón, Menandro también se proclamó como el enviado de Dios, el Mesías. Del mismo modo, enseñó que la creación del mundo por ángeles que fueron enviados por la Ennoia. Afirmó que los hombres reciben la inmortalidad y la resurrección por su bautismo y practicaba las artes mágicas. La secta nombrada por él, los menandrinos, continuaron existiendo durante un tiempo considerable.


Bibliografía: EUSEBIO, Hist. Ing., II, 13; HILGENFELD, Ketzergeschichte des Urchristentums (Leipzig, 1884); HAGEMANN, Die romische Kirche (Friburgo, 1864), 655 sqq.; LANGEN, Die Clemensromane; ihre Entstehung u. ihre Tendenzen (Gotha, 1890); WAITZ, Die Pseudo-Klementinen (Leipzig, 1904); LUGANO, Le memorie leggendarie di Simone Mago e della sua volata in "Nuovo Bull. di arch. crist." (1900), 29-66; SAVIO, S. Giustino martire e l'apoteosi del Simone Mago in Roma in Civilta cattolica (1910), IV, 532 sq., 673 sq. PRAFCKE, Leben u. Lehre Simons des Magiers nach den pseudo-klementinischen Homilien (Ratzeburg, 1895); REDLICH Die simonianische Schrift Apophasis megale in Arch. f. Gesch.der Philosophie (1910), 374 ss.; WEBER, Hist. de la Simonía en la Iglesia Cristiana (Baltimore, 1909); SALMON en Dicc. Biog. Crist., s.v. Simón (1) Mago.

Fuente: Kirsch, Johann Peter. "Simonians." The Catholic Encyclopedia. Vol. 13, pág. 797. New York: Robert Appleton Company, 1912. 26 oct. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/13797a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina