Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 5 de diciembre de 2019

Fotino

De Enciclopedia Católica

Revisión de 00:11 4 sep 2010 por 66.50.174 (Discusión | contribuciones) (Página creada con 'Hereje del siglo IV, gálata y diácono de Marcelo, el metropolitano de Ancira; murió en el año 376. Se convirtió en [[obispo…')

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Hereje del siglo IV, gálata y diácono de Marcelo, el metropolitano de Ancira; murió en el año 376. Se convirtió en obispo de Sirmio, en Panonia, una posición importante debido a que el emperador Constancio a menudo vivía allí. La ciudad era más latina que griega, y Fotino conocía ambos idiomas. Marcelo fue depuesto por el partido arriano, pero fue reinstalado por el Papa Julio y el Concilio de Sárdica (343), los cuales lo consideraban ortodoxo. Pero Fotino era obviamente herético, y el partido cortesano de Eusebio los condenó a ambos en el Sínodo de Antioquía (344), que elaboró el credo “macrostich” (Quinta Confesión Arriana).

Se enviaron tres mensajeros a Occidente y un sínodo en Milán (345) condenó a Fotino pero no a Marcelo; se les negó la comunión a los enviados porque ellos se negaron a anatematizar a Arrio. Por el modo que el Papa Liberio menciona este sínodo, es evidente que los legados romanos estaban presentes, y San Hilario llama a su frase, una condena por los romanos. Dos años más tarde, otro sínodo, tal vez también en Milán, trató de lograr la deposición de Fotino, pero esto fue imposible debido a un tumulto del populacho a su favor. Otro sínodo se celebró contra él en Sirmio; San Hilario cita algunas proposiciones arrianisantes de él. El hereje apeló al emperador, quien nombró jueces por quienes debía ser escuchado, y para este propósito se reunió un gran sínodo en Sirmio (351). Basilio, el suplantador de Marcelo como obispo de Ancira y el futuro líder de los semiarrianos, discutió con Fotino. El hereje fue depuesto, y se acordaron veintisiete anatemas.

Probablemente Fotino regresó a su sede cuando Juliano el Apóstata ascendió al trono, al igual que los demás obispos exiliados, pues San Jerónimo dice que Fotino fue desterrado por Valentiniano I (364-375). Finalmente se estableció en Galacia. San Epifanio, escribiendo aproximadamente en la fecha de su muerte, consideraba que su herejía estaba muerta en Occidente. En el año 381 todavía quedaban algunos fotinianos en Panonia, y un fotiniano, llamado Marcos, expulsado de Roma bajo Inocencio I, encontró adeptos en Croacia. En los escritores posteriores, por ejemplo, San Agustín, se les llama fotinianos a todos los que consideran que Cristo es un simple hombre.

Obtenemos cierto conocimiento de las herejías de Fotino a través de los veintisiete anatemas del concilio de 351, de los cuales todos se dirigen contra él, excepto el 1, 10, 12, 13, 18, 23, 24, 25 (según el orden de San Hilario: 1, 10, 11, 12, 17, 22, 24, 25) y, posiblemente el 2. Tenemos evidencia corroborativa de muchos escritores, especialmente San Epifanio, quien tenía ante sí las minutas completas de su disputa con Basilio de Ancira. Los cánones, obviamente, tergiversan la doctrina de Fotino al condenarlo, en la medida en que a veces dicen: "Hijo", donde Fotino habría dicho "Verbo". Él hace al Padre y el Verbo una Persona (prosopon). La Palabra es igual con el Padre ingénito, o se le llama una parte del Padre, eternamente en Él como nuestro logos está en nosotros. El Verbo latente (endiathetos) se convierte en el Verbo explícito (prophorikos) no, aparentemente, en la creación, sino en la Encarnación, pues sólo entonces Él es realmente Hijo. La substancia divina puede ser dilatada y contraída (así San Hilario traduce platynesthai y sustellesthai, mientras que la versión de Mercator del cuarto sermón de Nestorio da "extendida y recogida"). Este es exactamente el fraseo Sabelio, quien dijo que Dios platynetai, se ensancha al Hijo y al Espíritu. Según Fotino, la expansión forma al Hijo, que no es hasta el nacimiento humano de Cristo. Por lo tanto antes de la Encarnación no hay Hijo, y Dios es Padre y Verbo, Logopator. La Encarnación parece haber sido concebida al modo nestoriano, pues Fotino declaró que el Hijo de María es simplemente un hombre, y éste es el punto más conocido de su enseñanza. Por consiguiente, él fue clasificado con Pablo de Samosata; incluso San Jerónimo lo llama un ebionita, probablemente porque, como Mercator, pensó que él había negado el nacimiento virginal; pero esto es quizás un error. Ciertamente él dijo que el Espíritu Santo descendió sobre Cristo y que Él fue concebido por el Espíritu Santo. Por su unión con el Verbo profórico, Cristo fue el Hijo. El Espíritu Santo es identificado como el Verbo con el ingénito; Él es una parte del Padre y del Verbo, como el Verbo es una parte del Padre.

Es evidente que Fotino fue mucho más allá que Marcelo, de modo que es injusto llamarlo su seguidor. En su doctrina Trinitaria es un monarquiano modalista, y, en su cristología es un monarquiano dinamista, que combina los errores de Teodoto con los de Sabelio. Pero está claro que sus opiniones fueron motivadas en parte por el deseo de alejarse del diteísmo que no sólo los arrianos sino incluso los moderados orientales no pudieron evitar, y en especial censuró la doctrina arriana de que el Hijo es producido por la voluntad del Padre. Sus escritos se han perdido; el principal de ellos fue "Contra Gentes" y "Libri ad Valentinianum", según San Jerónimo. Escribió una obra en griego y en latín contra todas las herejías, y una explicación del Credo.


Bibliografía: Vea arrianismo, Arrio; tambiénHEFELE, Councils, II; WALCH, Historie der Ketzereien, III (Leipzig, 1766); KLOSE, Gesch. und Lehre des Marcellus und Photinus (Hamburg, 1837); ZAHN, Marcellus von Ancyra (Gotha, 1867); FFOULKES in Dict. Christ. Biog. (1887).

Fuente: Chapman, John. "Photinus." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12. New York: Robert Appleton Company, 1911. <http://www.newadvent.org/cathen/12043a.htm>.

Traducido por L H M.