Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 12 de julio de 2020

Mesrob

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Mesrob (también llamado Mastots) fue una de las figuras más grandes de la historia armenia; nació alrededor de 361 en Hassik en la provincia de Taron; murió en Valarsabad en el 441. Era el hijo de Vartan de la familia de los “mamiconios”. Goriun, su discípulo y biógrafo, nos dice que Mesrob recibió una educación liberal, y era versado en los idiomas griego, siríaco y persa. Debido a su piedad y aprendizaje, Mesrob fue nombrado secretario del rey Cosroes III. Su deber era escribir en caracteres griegos, persas y siríacos los decretos y edictos del soberano, ya que, en este momento, no había un alfabeto nacional. Pero Mesrob se sintió llamado a una vida más perfecta. Abandonó la corte para el servicio de Dios, tomó las órdenes sagradas y se retiró a un monasterio con algunos compañeros elegidos. Allí, dice Goriun, practicaba grandes austeridades, pasaba hambre y sed, frío y pobreza. Se alimentaba de vegetales, vestía un cilicio, dormía en el suelo y a menudo pasaba noches enteras en oración y estudiando la Sagrada Escritura. Continuó esta vida durante algunos años, preparándose para el gran trabajo al que pronto la Providencia lo llamaría.

De hecho, tanto la Iglesia como el Estado necesitaban sus servicios. Armenia, que durante tanto tiempo fue el campo de batalla de romanos y persas, perdió su independencia en 387 y se dividió entre el Imperio Bizantino y Persia, la cual se quedó con cuatro quintos de su territorio. Armenia occidental era gobernada por generales griegos, mientras que un rey armenio gobernaba sobre la Armenia persa, pero solo como feudatario. La Iglesia fue influenciada naturalmente por estos violentos cambios políticos, aunque la pérdida de independencia civil y la partición de la tierra no pudieron destruir su organización ni dominar su espíritu. La persecución solo la aceleró a una mayor actividad y tuvo el efecto de acercar más al clero, los nobles y la gente común. Los principales acontecimientos de este período son la invención del alfabeto armenio, la revisión de la liturgia, la creación de una literatura eclesiástica y nacional y el reajuste de las relaciones jerárquicas. Tres hombres se asocian con esta estupenda obra. Mesrob, el patriarca Isaac y el rey Vramshapuh, que sucedió a su hermano Cosroes III en 394.

Como ya señalamos, Mesrob había pasado algún tiempo en un monasterio preparándose para una vida misionera. Con el apoyo del príncipe Shampith, predicó el Evangelio en el distrito de Golthn, cerca de los Araxes, en cuya ocasión se convirtieron muchos herejes y paganos. Sin embargo, experimentó una gran dificultad para instruir a la gente, pues los armenios no tenían un alfabeto propio, sino que usaban la escritura griega, persa y siríaca, ninguna de las cuales era adecuada para representar los muchos sonidos complejos de su lengua nativa. Además, al estar la liturgia y la Sagrada Escritura escritas en siríaco, en gran medida eran ininteligibles para los fieles; de ahí la necesidad constante de traductores e intérpretes para explicar la Palabra de Dios a la gente. Mesrob, deseoso de remediar este estado de cosas, decidió inventar un alfabeto nacional, en cuya empresa Isaac y el rey Vramshapuh prometieron ayudarlo. Es difícil determinar exactamente qué parte tuvo Mesrob en la fijación del nuevo alfabeto. Según sus biógrafos armenios, consultó sobre el asunto a Daniel, un obispo de Mesopotamia, y a Rufino, un monje de Samosata. Con la ayuda de estos, de Isaac y del rey, pudo dar una forma definida al alfabeto, que probablemente adaptó del griego. Otros, como Lenormant, piensan que lo derivó del Zend. El alfabeto de Mesrob consistía de treinta y seis letras; dos más (la O larga y la F) fueron añadidas en el siglo XII.

La invención del alfabeto (406) fue el comienzo de la literatura armenia, y demostró ser un factor poderoso en la construcción del espíritu nacional. "El resultado del trabajo de Isaac y Mesrob", dice San Martín (Histoire du Bas-Empire de Lebeau, V, 320), "fue separar para siempre a los armenios de los otros pueblos de Oriente, para hacer de ellos una nación distinta, y para fortalecerlos en la fe cristiana al prohibir o hacer profanos todos los signos alfabéticos extranjeros que se empleaban para transcribir los libros de los paganos y de los seguidores de Zoroastro. A Mesrob le debemos la preservación del lenguaje y la literatura de Armenia; pues sin su obra el pueblo habría sido absorbido por los persas y los sirios, y habría desaparecido como tantas naciones de Oriente". Ansioso de que otros se beneficiaran de su descubrimiento, y alentado por el patriarca y el rey, Mesrob fundó numerosas escuelas en diferentes partes del país, en las que se les enseñaba el nuevo alfabeto a los jóvenes.

Pero su actividad no se limitó al este de Armenia. Con cartas de Isaac, fue a Constantinopla y obtuvo permiso del emperador Teodosio el Joven permiso para predicar y enseñar en sus posesiones armenias. Evangelizó sucesivamente a los georgianos, albanos y a los de Aghouanghk; adaptó su alfabeto a sus lenguajes, y predicaba el Evangelio por doquier, construía escuelas y nombraba maestros y sacerdotes para continuar su obra. A su regreso al este de Armenia para informar de sus misiones al patriarca, su primer pensamiento fue proveer literatura religiosa a sus compatriotas. Habiendo reunido a su alrededor numerosos discípulos, envió algunos a Edesa, Constantinopla, Atenas, Antioquía, Alejandría y otros centros de aprendizaje, para estudiar el idioma griego y recuperar las obras maestras de la literatura griega. Los más famosos de sus alumnos fueron Juan de Egheghiatz, José de Baghin, Eznik, Goriun, Moisés de Corene y John Mandakuni.

El primer monumento de esta literatura armenia es la versión de la [[Biblia |Sagrada Escritura]. Según Moisés de Corene, alrededor de 411 Isaac hizo una traducción de la Biblia a partir del texto siríaco. Esta obra debió haber sido considerada imperfecta, pues poco después enviaron a Juan de Egheghiatz y a José de Bahin a Edesa para traducir las Escrituras. Viajaron hasta Constantinopla y trajeron copias auténticas del texto griego. Con la ayuda de otras copias obtenidas en Alejandría se tradujo de nuevo la Biblia a partir del griego de acuerdo al texto de los Setenta y la Hexapla de Orígenes. Esta versión, ahora en uso en la Iglesia armenia, fue completada alrededor del 434. También se tradujo al armenio los decretos de los tres primeros conciliosNicea, Constantinopla y Éfeso— y la liturgia nacional (hasta ahora escrita en siríaco); esta última se revisó según la liturgia de San Basilio, aunque retuvo características propias. También pasaron al armenio muchas obras de los Padres griegos.

La pérdida de los originales griegos les ha dado una importancia especial a algunas de estas versiones; así, la segunda parte de la Crónica de Eusebio, de la cual solo existen unos pocos fragmentos en griego, ha sido conservada completa en armenio. En medio de sus labores literarias Mesrob no descuidó las necesidades espirituales del pueblo. Volvió a los distritos que había evangelizado en sus primeros años, y, luego de la muerte de Isaac en 440, se ocupó de la administración espiritual del patriarcado. Sobrevivió a su amigo y maestro solo seis meses. Los armenios leen su nombre en el Canon de la Misa, y celebran su memoria el 19 de febrero.


Bibliografía: SMITH AND WACE, Dict. Christ. Biog., s.v. Mesrobs; LANGLOIS, Collection des Historiens de l'Arménie, II (París, 1869); WEBER, Die kathol. Kirche in Armenien (1903); NEUMANN. Versuch einer Gesch, der armen. Litteratur (Leipzig, 1836); GARDTHAUSEN, Ueber den griech. Ursprung der armen. Schrift in Zeitschr. der deutsch. morgenländ. Gesellschaft, XXX (1876); LENORMANT, Essai sur la propagation de l'alphabet phénicien, I (1872).

Fuente: Vaschalde, Arthur Adolphe. "Mesrob." The Catholic Encyclopedia. Vol. 10, págs. . New York: Robert Appleton Company, 1911. 25 Feb. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/10211a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina