Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Benito Levita

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Benito Levita (de Maguncia), o Benito el Diácono, es el nombre que se dio a sí mismo el autor de una colección de capitulares falsificadas que apareció en el siglo IX. La colección pertenece al grupo de falsificaciones pseudo-isidorianas que incluyen la recensión pseudo-isidoriana de la colección española de cánones, la llamada "capitula Angilramni", y la colección de falsas decretales de Pseudo-Isidoro. El nombre “Benito” es, sin duda, uno asumido; y también es claramente falsa la declaración de que había sido diácono en la iglesia de Maguncia y que la colección había sido hecha a partir de los archivos arzobispales de Maguncia por mandato del difunto arzobispo Autgar (825-845). No se sabe nada sobre el autor real. Según la evidencia interna, puede aceptarse que estas capitulares falsificadas fueron compuestas en la parte occidental del Imperio Franco y no en Maguncia; los fundamentos de esta creencia son, especialmente, la oposición mostrada a la institución del corepíscopo, y además la circunstancia de que la colección se usó por primera vez y encontró más fácil aceptación entre los francos occidentales. La estrecha relación entre esta colección y Pseudo-Isidoro da cierta probabilidad a la suposición de que surgió en la arquidiócesis de Reims.

En cuanto al momento en que apareció, no hay razón para dudar de la declaración del autor de que el arzobispo Autgar de Maguncia estaba muerto. En consecuencia, la colección se realizó después de 847 (Autgar murió el 21 de abril de 847). Esto es confirmado por un panegírico métrico, prefijado a la colección, en alabanza a los gobernantes carolingios, y en el que se declara que Luis el Alemán, el emperador Lotario y Carlos el Calvo estaban vivos, un hecho que señala los años posteriores a 843. Se ofrece otro indicio en el "Additamentum" IV, en el que evidentemente se han usado las decretales falsificadas de Pseudo-Isidoro. Pero la forma en que Benito utiliza estas decretales muestra que la colección de Pseudo-Isidoro aún no había alcanzado su forma completa. La última fecha para la aparición de esta colección de cánones puede, por lo tanto, fijarse a partir de 848 a 850. El tiempo de composición no puede determinarse con mayor precisión; fue en algún lugar entre los años 847-850.

El autor representa su colección como la continuación y compleción de la colección de capitulares genuinas en cuatro libros, "Capitularia regum Francorum", producida en 827 por Ansegiso, abad de Fontanelle. Él la divide en tres libros a los que designa como "liber quintus", "sextus" y "septimus". Otros tres escritos preceden al primer libro; un prólogo en verso, un prefacio en prosa que trata sobre el origen y el contenido de la colección, y el antes mencionado panegírico métrico sobre los gobernantes de la línea carolingia, que comienza con Pipino y Carlomán y termina con los hijos de Luis el Piadoso. Al libro se anejan cuatro escritos suplementarios (additamenta): (I) la capitular de Aquisgrán de 817 respecto a los monasterios; (II) el informe de los obispos (agosto de 829) al emperador Luis el Piadoso; (III) unas cuantas capitulares genuinas y un gran número de falsificadas, igual que en el cuerpo de la colección; (IV) un gran número (170) de extractos tomados de varias fuentes, entre los cuales hay también falsificaciones de Pseudo-Isidoro. La obra del abad Ansegiso fue tomada como modelo para la colección.

En cuanto a las fuentes de la colección, alrededor de un cuarto de ella consiste de capitulares genuinas (cierta clase de decretos reales usuales en el Imperio Franco); de hecho, los materiales genuinos utilizados por el autor superan a veces los utilizados por Ansegiso. Sin embargo, la mayoría de las alegadas capitulares no son genuinas. Entre las fuentes genuinas, de las cuales se extrae la mayor parte de ellas, se encuentran: la Sagrada Escritura, los decretos de los concilios, los decretos papales, la colección de cánones irlandeses, las ordenanzas del derecho romano, las "leges Visigothorum" y "Baiuwariorum"; los "Libri Penitentiales" o libros penitenciales, los escritos de los Padres de la Iglesia y las cartas de los obispos. Él se repite a sí mismo con frecuencia; varios capítulos están duplicados literalmente o casi palabra por palabra.

El principal objetivo del falsificador era permitir a la Iglesia mantener su independencia frente a los ataques del poder secular. El autor defiende el movimiento contemporáneo a favor de la reforma eclesiástica y en oposición al gobierno de la Iglesia por los laicos. Las dos primeras ediciones (Tilius, París, 1548 y Pithoeus, París, 1588) están incompletas; la colección completa se halla en Baluze, Capitularia regum Francorum (París, 1677), I, col. 801-1232, y en Pertz, Monumenta Germaniae Hist.: Leges, II (Hanover, 1837), 2, 39-158 (cf. Migne, P.L., XCVII, col. 699-912). E. Seckel está preparando una nueva edición para la Monum. Germ. Hist.: Capitularia, III).


Bibliografía: Hinschius, Decretales pseudoisidorianae et Capitula Angilramni (Leipzig, 1863); Schneider, Die Lehre con den Kirchenrechtsquellen (2nd ed., Ratisbona, 1892), 75 ss.; Lot, Etudes sur le regne de Louis Capet (París, 1903), 361 ss.; Hauck, Kirchengeschichte Deutschlands (2da ed., Leipzig, 1900), II, 527 ss.; Seckel, Studien zu Benedict Levita in Neues Archiv. (1900), XXVI, XXIX, XXXI.

Fuente: Kirsch, Johann Peter. "Benedict Levita." The Catholic Encyclopedia. Vol. 2, págs. 466-467. New York: Robert Appleton Company, 1907. 5 oct. 2019 <http://www.newadvent.org/cathen/02466a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina