Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 7 de diciembre de 2019

Arnaud d'Ossat

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Cardenal francés, diplomático y escritor; nació en Larroque-Magnoac (Gasconia) el 20 de julio de 1537; murió en Roma el 13 de marzo de 1604; fue el hijo de un herrero.

Fue enviado al Colegio de Auch como tutor de los hijos de un noble, luego a París, donde se convirtió en discípulo y amigo del famoso Peter Ramus, a quien defendió en dos panfletos contra Charpentier, rector de la universidad. Luego estudió leyes en Bourges bajo la enseñanza de Cujas y se convirtió en abogado ante el Parlamento de París, mientras actuaba como tutor de Jean de la Barriere, el futuro reformador de los Feuillants. En 1572 se unió a la casa de Paul de Foix, arzobispo electo de Toulouse, a quien acompañó en varias embajadas y finalmente a Roma. De Foix murió en 1584 y d’Ossat permaneció un año en Roma supervisando la embajada francesa; luego se convirtió en secretario sucesivamente de Louis d’Este y Joyeuse, dos cardenales protectores de los intereses de Francia. En 1588 rechazó el cargo de ministro de asuntos exteriores de Enrique III.

Tras ser expulsado de Roma por la ruptura de relaciones diplomáticas tras el asesinato del cardenal de Guisa (1588), regresó después de la muerte de Enrique III (1589) como el agente privado de su viuda, Luisa de Vaudemont. Utilizó su posición para apoyar la causa de Enrique IV, para cuya conversión dispuso al Papa para que la aceptara. Como agente de ese príncipe, en cooperación con Duperron, negoció la reconciliación con el Papa, la cual se llevó a cabo el 19 de septiembre de 1595. Este fue el mayor acto de la carrera diplomática de d'Ossat, ya que aseguró el triunfo definitivo de Enrique IV sobre la Liga, y el restablecimiento de la paz y la prosperidad para Francia después de más de treinta años de guerra civil.

D'Ossat fue nombrado obispo de Rennes (1596), cardenal (1589), y, finalmente obispo de Bayeux. Permaneció en Roma sin ningún cargo bien definido, se le encargaron misiones ocasionales a Venecia y Florencia (1598), o el manejo de la embajada de Francia en la ausencia del embajador, y siempre fue el representante iluminado y devoto de los intereses franceses. Todos los embajadores de Enrique IV, tenían órdenes de informarle sobre los asuntos que tenían a cargo y de dejarse guiar por sus consejos. Villeroy, el ministro de asuntos exteriores, le consultaba sobre todos los asuntos de algún modo relacionados con Roma. Mediante su influencia y talentos, Ossat le aseguró a Enrique IV la ayuda del Papa y, cuando fue necesario, indujo a la Santa Sede a aceptar, al menos, sin protesta pública, tales medidas como la expulsión de los jesuitas, la no publicación del Concilio de Trento, el Edicto de Nantes, las alianzas franco-turca y franco-inglesa, la anulación del matrimonio de Enrique IV con Margarita de Valois, y la conclusión del mismo entre el Duque de Bar y Catalina de Borbón, la hermana de Enrique y una calvinista empedernida. Al mismo tiempo d'Ossat utilizó su influencia en Roma para el beneficio del historiador de Thou, el filósofo Montaigne, y el sabio Peirese.

El Papa Clemente VIII le demostró su aprecio al ordenar que la familia del cardenal asistiese a sus exequias con todos los asistentes en el trono pontificio. D'Ossat fue enterrado en la iglesia de San Luis de los Franceses, donde todavía se puede ver su tumba. Bentivoglio, en sus "Memorias", dice de él que nunca hubo un hombre más digno del capelo por su celo religioso, la integridad de su moral y la eminencia de su aprendizaje.

En el curso de su carrera diplomática d'Ossat escribió muchas cartas y memorandos. Garnier de Mauleon editó algunos de ellos en 1614, cuando fueron impresos por primera vez; varias ediciones, en gran parte aumentadas, aparecieron después, siendo la mejor la de Amelot de la Haussaie, en 1708, que contiene cerca de 400 cartas. Desde entonces Tamizey de Larroque ha publicado veintiuna cartas, y Antoine Dégert, (escritor de este artículo) ha publicado once. Estas cartas antes sirvieron de modelo para los diplomáticos no sólo por la importancia de las cuestiones que tratan, sino sobre todo por el talento para la exposición que muestra d'Ossat en ellas. La Academia Francesa incluyó a Ossat entre los "autores difuntos que han escrito más puramente nuestra lengua francesa". Wiquefort en su "Mémoires sur les ambassadeurs" encuentra en ellos "el juicio más claro e iluminado jamás desplegado por cualquier ministro"; y Lord Chesterfield le escribió a su hijo que “la simplicidad y la claridad de las cartas del cardenal d'Ossat muestran cómo se deben escribir las cartas comerciales". Además de estas cartas, sus obras publicadas son: "Arnaldi Ossati en disputationem Jacobi Carpentarii de methodo” (40, París, 1564) y "Arnaldi Ossati additio ad expositionem de methodo” (París, 1564).


Biblografía: D'ARCONVILLE, Vie du cardinal d'Ossat (París, 1771); DEGERT, Le cardinal d'Ossat, eveque de Rennes et de Bayeux (1537-1604) (París, 1894).

Fuente: Dégert, Antoine. "Arnaud d'Ossat." The Catholic Encyclopedia. Vol. 11. New York: Robert Appleton Company, 1911. <http://www.newadvent.org/cathen/11342a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina. rc