Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 23 de mayo de 2019

Santo Tomás Becket

De Enciclopedia Católica

Revisión de 12:52 29 dic 2009 por Luz María Hernández Medina (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Mártir, arzobispo de Canterbury, nació en Londres el 21 de diciembre de 1118 (?); murió allí mismo el 29 de diciembre de 1170. Santo Tomás nació de padres procedentes de Normandía, que se habían establecido en Inglaterra unos años antes. No se puede confiar en la leyenda de que su madre era sarracena. Después de su muerte su humilde nacimiento fue objeto de comentarios viles, aún cuando sus padres no eran labriegos, sino personas de un cierto nivel social, que lo habían bien educado desde sus primeros años y lo habían relacionado con gente de buena sociedad. Aprendió a leer en la Abadía Merton y después estudió en París. Al salir de la escuela se empleó él mismo en trabajo secretarial, primero con Sir Richer de l'Aigle y luego con su pariente, Osbert Huitdeniers, quien era "Justiciar" de Londres. Hacia el año 1141, bajo circunstancias diversamente relatadas, entró el servicio de Teobaldo, arzobispo de Canterbury, y en esa casa se ganó el favor de su amo y llegó a convertirse en el empleado de más confianza. Una descripción que aparece en la Saga Islandesa y derivada probablemente de Roberto de Cricklade da una vívida imagen de él durante este período.

”Al verlo era delgado de complexión y tez pálida, de cabello oscuro, una larga nariz y un rostro de rasgos rectos. Alegre de semblante era él, cautivante y agradable de conversación, sincero de palabra en sus declaraciones, aunque tartamudeaba ligeramente, tan perspicaz de discernimiento e inteligencia que siempre podía presentar las cuestiones difíciles con claridad y de docta manera.”

Teobaldo reconoció su capacidad, se valió de él en muchas negociaciones delicadas, y, después de dejarlo ir por un año a estudiar la ley civil y canónica en Bolonia y Auxerre, lo ordenó diácono en 1154, después de otorgarle varias promociones, la más importante de las cuales fue el ser Archidiácono de Canterbury (ver Radford, "Thomas of London", pág. 53).

Fue precisamente en ese período que el Rey Esteban murió y el joven monarca Enrique II llegó a ser el incuestionable señor del reino. El tomó a "Tomás de Londres", tal como Becket era entonces más usualmente llamado, como su canciller, y en ese cargo Tomás a la edad de treinta y seis años llegó a ser, con la excepción posible del juez, el súbdito más poderoso en los amplios dominios de Enrique. Los cronistas hablan con admiración de las relaciones que existieron entre el canciller y el soberano, quien era doce años más joven. La gente declaraba que "no tenían mas que un corazón y una mente". Con frecuencia el rey y su ministro se comportaban como dos colegiales que juegan. Pero aunque cazaban o montaban juntos a la cabeza de un ejército no era una simple camaradería en los pasatiempos lo que los unía. Ambos eran incansables trabajadores y los dos, podemos creer, buscaban la prosperidad del reino con profundo empeño. Ahora no se puede determinar con claridad si el canciller, quien después de todo era el hombre de más edad, fue el verdadero autor de las reformas administrativas que Enrique introdujo. En muchos temas se veían cara a cara. La visión imperial del rey y su amor del lujo eran totalmente del gusto de su ministro. Cuando Tomás se fue a Francia en 1158 a negociar un tratado matrimonial, viajó con tal pompa que la gente decía: “¿Si éste no es mas que el canciller cual no será la gloria del rey mismo?" En 1153 Tomás actuó como juez itinerante en tres condados. En 1159 parece haber sido el principal organizador de la expedición de Enrique a Toulouse, en la que lo acompañó, y aunque parece ser falso que el impuesto de "scutage" fue creado en esa ocasión (Round, "Feudal England", 268-73), no obstante, Tomás indudablemente exigió la obtención de esa contribución monetaria en lugar del servicio militar y la puso en vigor en contra de eclesiásticos de tal manera que se hicieron amargas quejas sobre la tan desproporcionada carga que ésta impuso a la Iglesia. En las operaciones militares Tomás asumió un papel importante, y Garnier, un cronista francés, que vivió para escribir de las virtudes de Santo Tomás y su martirio, declara que en esos encuentros lo vio desmontar muchos caballeros franceses. A pesar de ser diácono, condujo personalmente los ataques más atrevidos, y Edward Grim también nos da a entender que al cubrir de ruinas el país enemigo con fuego y espada los principios del canciller no se diferenciaban esencialmente de los de los otros comandantes de su tiempo. Pero aunque, como algunos hombres entonces dijeron, "él dejó de lado al archidiácono", de ésta y otras maneras, estuvo muy lejos de tomar los modales licenciosos de aquellos que lo rodeaban. Nunca se emitió ninguna palabra contra su pureza personal. El comportamiento obsceno o el lenguaje sucio, mentiroso o la falta de castidad eran odiosos para él, y en ocasiones los castigaba severamente. Parece haber tenido en todo momento principios claros con respecto a las exigencias de la Iglesia, e incluso durante este período de su cancillería más de una vez se expuso a un grave enojo de Enrique. Por ejemplo, se opuso a la dispensa que Enrique por razones políticas arrancó al Papa, y se esforzó en impedir el matrimonio de María, abadesa de Romsey con Mateo de Bolonia. Pero hasta los últimos límites de lo que su conciencia le permitía, Tomás se identificó con los intereses de su señor, y Tennyson es fiel a la historia cuando relata que el arzobispo dice:

Serví bien a nuestro Teobaldo cuando estaba con él:
Serví bien al Rey Enrique como Canciller:
Ya no soy suyo, y debo servir a la Iglesia.

El arzobispo Teobaldo murió en 1161, y durante el año siguiente Enrique parece haber decidido que sería una buena política el preparar el terreno para esquemas más amplios de reforma por el afianzamiento de la promoción de su canciller a la primacía. Nuestras autoridades concuerdan en que desde el principio Tomás se opuso alarmado. "Conozco sus planes para la Iglesia", dijo, "presentará usted exigencias a las cuales yo, si fuera arzobispo, debería necesariamente oponerme”. Pero Enrique no podía ser contradicho, y Tomás bajo la insistencia del cardenal Enrique de Pisa, quien lo instó como un servicio a la religión, aceptó a pesar de sus recelos. Fue ordenado sacerdote el sábado siguiente al Pentecostés y consagrado obispo al día siguiente, domingo, 3 de junio de 1162. Parece haber sido Santo Tomás quien obtuvo para Inglaterra el privilegio de guardar la fiesta de la Santísima Trinidad en ese domingo, aniversario de su consagración, y más de un siglo después esta costumbre fue adoptada por la misma corte papal y eventualmente impuesta al mundo entero.

Un gran cambio se produjo en el estilo de vida del santo después de su consagración como arzobispo. Aún como canciller había practicado austeridades secretas, pero ahora a la vista de la batalla que claramente veía delante de él se dio a ayunos y disciplinas, cilicios, prolongadas vigilias, y constante oración. Antes del fin del año 1162 se despojó de todos los signos de la excesiva magnificencia que había previamente exhibido. El 10 de agosto fue descalzo a recibir al legado que le traía el palio de Roma. Contrario al deseo del rey, dimitió como canciller, tras de lo cual Enrique parece haberle exigido el renunciar a ciertos privilegios eclesiásticos que todavía retenía, notablemente como archidiácono, y cuando no lo hizo enseguida éste mostró un acerbo desagrado. Pronto surgieron otros malos entendidos. El arzobispo, creyendo tener el permiso explícito del rey, emprendió la reclamación de los patrimonios confiscados pertenecientes a su diócesis, un procedimiento que de nuevo ofendió. Aún más grave fue la abierta resistencia que opuso a la petición del rey de que se debería pagar al erario real una ofrenda voluntaria para los alguaciles. Como el primer caso registrado de una decidida oposición a la arbitraria voluntad del rey en materia de impuestos, el incidente es de gran importancia constitucional. La protesta del santo parece haber tenido éxito, pero las relaciones con el rey se hicieron aún más tensas.

Poco después se llegó al gran tema de conflicto en la resistencia presentada por Tomás a los oficiales del rey que querían ejercer jurisdicción sobre clérigos criminales. Esta cuestión se ha tratado con cierto detalle en el artículo Inglaterra. Que el santo mismo no tenía intención de ser indulgente con los clérigos criminales ha sido bien mostrado por Norgate (Reyes Angevinos, II, 22). Era para él una simple cuestión de principio. Santo Tomás parece haber sospechado siempre que Enrique tenía un plan para atacar la independencia de lo que el rey consideraba como una Iglesia demasiado poderosa. Con esta idea Enrique convocó los obispos a Westminster (1 de octubre de 1163) para ratificar ciertos artículos aún no especificados que él llamaba las costumbres de su abuelo (avitæ consuetudines), uno de cuyos objetivos conocidos era el de someter a los clérigos culpables de crímenes a la jurisdicción de los tribunales seculares. Los otros obispos, siendo la petición todavía indefinida, mostraron la voluntad de someterse, pero con la condición "guarde nuestra orden", por la que Santo Tomás inflexiblemente insistió. El enojo del rey se manifestó inmediatamente exigiendo del arzobispo la entrega de ciertos castillos que éste había retenido hasta entonces, y por otros actos de hostilidad. Por deferencia a lo que creía ser la voluntad del Papa, el arzobispo en diciembre consintió en hacer algunas concesiones ofreciendo un compromiso personal y privado al rey de obedecer sus costumbres "lealmente y de buena fe". Pero cuando Enrique poco después en Clarendon (13 de enero de 1164) trató de llevar al santo a una aceptación formal y pública de las "Constituciones de Clarendon", bajo cuyo nombre los dieciséis artículos, el borrador final del avitæ consuetudines, normalmente se conocían, Santo Tomás, aunque al principio condescendió un poco a los ruegos de los otros obispos, al final tomó una actitud de intransigente resistencia.

Entonces siguió un período de persecución indigna y vengativa. Cuando se opuso a una demanda hecha contra él por el alguacil Juan, Tomás bajo un inicuo pretexto fue hallado culpable de desacato al tribunal. Por eso fue sentenciado a pagar £500; otras exigencias de grandes sumas de dinero siguieron, y finalmente, aunque, cuando se le hizo arzobispo, se había declarado un descargo completo de toda reclamación contra él como canciller, se le exigió el dar cuenta de casi todo el dinero que había pasado por sus manos a su retiro del cargo. Finalmente se le exigió una cantidad de casi £30.000. Sus compañeros obispos, convocados por Enrique a un concilio en Northampton, le suplicaron de acogerse sin reserva a la misericordia del rey, pero Santo Tomás, en lugar de aceptar, solemnemente los amonestó y los amenazó. Entonces, después de celebrar Misa, tomó su cruz arzobispal en su propia mano y se presentó de esta manera en la cámara del consejo real. El rey exigió que se le aplicara la sentencia, pero en la confusión y discusión que siguieron el santo con la cruz levantada halló su camino a través de la turba de enojados cortesanos. Huyó en secreto esa noche (13 de octubre de 1164), navegó disfrazado desde Sandwich (2 de noviembre), y después de ser cordialmente bienvenido por Luis VII de Francia, el 23 de noviembre se echó a los pies del Papa Alejandro III, en ese entonces en Sens. El Papa, quien le había dado una fría recepción a ciertos legados episcopales enviados por Enrique, dio la bienvenida al santo muy amablemente, y se negó a aceptar su dimisión de su sede. El 30 de noviembre Tomás fue a tomar su residencia en la abadía cisterciense de Pontigny en Borgoña, aunque fue obligado a dejar ese refugio un año más tarde, cuando Enrique, después de confiscar las propiedades del arzobispo y desterrar a todos los parientes de Becket, amenazó con extender su venganza a toda la orden religiosa cisterciense si continuaban protegiéndolo.

Las negociaciones entre Enrique, el Papa, y el arzobispo se prolongaron durante los siguientes cuatro años sin cambio notable de posición. Aunque el santo permaneció firme en su resistencia al principio de las Constituciones de Clarendon, él deseaba hacer cualquier concesión que razonablemente se le pudiera pedir, y el 6 de enero de 1169, cuando los reyes de Inglaterra y Francia estaban en conferencia en Montmirail, se echó a los pies de Enrique, pero puesto que aún se negaba a aceptar las odiosas costumbres Enrique lo rechazó. Por fin en 1170 se acordó cierta forma de reconciliación. No se mencionó la cuestión de las costumbres y Enrique se declaró dispuesto a ser guiado por el consejo del arzobispo sobre las enmiendas debidas a la sede de Canterbury por la reciente violación de sus derechos en la coronación del hijo de Enrique por el Arzobispo de York. El 1 de diciembre de 1170 Santo Tomás desembarcó de nuevo en Inglaterra y fue recibido con grandes demostraciones de entusiasmo popular. Pero los problemas comenzaron casi inmediatamente en relación con la absolución de dos de los obispos, cuya sentencia de excomunión Santo Tomás había traído con él, así como por la restauración por la familia de Broc del castillo del arzobispo en Saltwood. No está totalmente claro hasta qué punto fue Enrique directamente responsable de la tragedia que ocurrió poco después el 20 diciembre. Cuatro caballeros llegados de Francia exigieron la absolución para los obispos, con lo Santo Tomás no estuvo de acuerdo. Se retiraron por un rato, pero regresaron en vísperas con una banda de hombres armados. A su enojada pregunta "¿Donde está el traidor?" el santo audazmente contestó, "Aquí estoy, no traidor, sino arzobispo y sacerdote de Dios". Trataron de arrastrarlo fuera de la iglesia, pero fueron incapaces, y al fin lo mataron allí donde estaba, desparramando sus sesos en el piso. Su fiel compañero, Edward Grim, que sostuvo su cruz, fue herido en el forcejeo.

Una tremenda reacción de dolor siguió a este hecho de sangre. En un extraordinariamente breve espacio de tiempo la devoción al martirizado arzobispo se había propagado a través de toda Europa. El Papa promulgó la bula de canonización, poco más de dos años después del martirio, el 21 de febrero de 1173. El 12 julio de 1174, Enrique II hizo penitencia pública, y fue flagelado en la tumba del arzobispo. Ocurrió un número inmenso de milagros, y durante el resto de la Edad Media el santuario de Santo Tomás de Canterbury fue uno de los más ricos y más famosos de Europa. Se cree que los santos restos del mártir fueron destruidos en septiembre, 1538, cuando se desmantelaron casi todos los otros santuarios de Inglaterra; pero el asunto no está claro de ningún modo, y, aunque el peso de la opinión erudita es adverso, hay aún aquéllos que piensan que un esqueleto encontrado en la cripta en enero de 1888, es el cuerpo de Santo Tomás. Probablemente es apócrifa la historia de que Enrique VIII en 1538 convocó al arzobispo para ser enjuiciado por alta traición, y que cuando, en junio de 1538, el juicio había terminado y el acusado declarado contumaz, se ordenó que el cuerpo fuera desenterrado y quemado.


Bibliografía: La mejor vida inglesa es por mucho la de MORRIS, La Vida de Santo Tomás Becket (2da ed., Londres, 1885); hay un trabajo algo más completo de L'HUILLIER, Saint Thomas de Cantorbery (2 vols., París, 1891); el volumen por DEMIMUID, Saint Thomas Becket (París, 1909), en la serie Les Saints no abunda de investigación moderna. Hay varias vidas excelentes por anglicanos, de las que HUTTON, Thomas Becket (Londres, 1900), y el informe por NORGATE en Dict. Nat. Biog., s. v. Thomas, known as Thomas a Becket, son probablemente las mejores. La biografía por ROBERTSON, Becket, Arzobispo de Canterbury (Londres, 1859), no le es favorable. Casi todas las fuentes de la Vida, así como los libros de milagros ocurridos en el santuario, han sido editados en la Rolls Series por ROBERTSON bajo el título Materiales para la Historia de Tomás Becket (7 vols., Londres, 1875-1883). La valiosa Norse saga es editada en la misma serie por MAGNUSSON, Thomas Saga Erkibyskups (2 vols., Londres, 1884). La crónica de GARNIER DE PONT S. MAXENCE, Vie de Saint Thomas Martyr, ha sido editada por HIPPEAU (París, 1859). Los milagros han sido especialmente estudiados desde un punto de vista agnóstico por ABBOT, Tomás de Canterbury, su muerte y milagros (2 vols., Londres, 1898). Algún valioso material ha sido coleccionado por RADFORD, Tomás de Londres antes de su Consagración (Cambridge, 1894). En las reliquias ver MORRIS, Reliquias de Santo Tomás (Londres, 1888); THORNTON, los Huesos de Becket (Canterbury, 1900); WARD, Las Peregrinaciones de Canterbury (Londres, 1904); WARNER en Eng. Hist. Rev., VI (1891), 754-56.

Fuente: Thurston, Herbert. "St. Thomas Becket." The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/14676a.htm>.

Traducido por Oscar Olague. L H M