Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 24 de octubre de 2017

Absalón

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Abhshalom en hebreo; Abessalom, Apsalomos en griego).

Se refiere al nombre de varias personas distinguidas mencionadas en el Antiguo Testamento (Reyes, Crónicas, Mac.), interpretado como "El Padre de Paz."

Absalón, Hijo de David: Es el tercero, en el orden mencionado por el cronista (2 Sam. 3,2-3) de los hijos nacidos en Hebrón durante los turbulentos primeros años del reinado de David sobre Judá, cuando Isboseth, hijo de Saúl, aún reclamaba por derecho de herencia gobernar sobre Israel. Su madre era Maaká, hija de Tholmai, Rey de Gessur. El escritor sagrado que esboza para nosotros la carrera de Absalón (2 Sam. 13-18) enfatiza en la belleza impecable de la apariencia del joven, y menciona en particular la lujosa riqueza de su cabello que, cortado, pesaba más de diez onzas. La relevancia de esta última nota es evidente cuando recordamos a parte importante que la cultura del pelo representó en las devociones de los orientales (observe aun hoy día las oraciones ceremoniales de los derviches). Así como afeitar la cabeza constituía señal de luto, el ofrecer un agradable crecimiento de cabello al sacerdote era señal de un sacrificio personal análogo a la ofrenda anual de los primeros frutos en el santuario. Probablemente el cronista tenía en mente que fue este regalo de la naturaleza el origen de la muerte fatal de Absalón. A su grata apariencia el joven Absalón unía un temperamento que, aunque aficionado a ostentar, era sin embargo reservado, intrépido y reflexivo. Estas calificaciones se adaptaban para alimentar el deseo natural de ser un día el representante de ese poder magnífico creado por su padre, del goce futuro del cual su minoría de nacimiento solamente parecía privarle. A pesar de su ambición, parecía haber en el joven ese instinto generoso de honor que inspira impulsos nobles, cuando éstos no se oponen a las más seductoras perspectivas del propio interés. Bajo tales circunstancias no es extraño que Absalón, idolatrado por aquéllos que estaban alrededor de él, mientras que su sentido natural de gratitud y deber filial se apagaron gradualmente, fue movido a cultivar una especie de egoísmo que se vuelve despiadado a medida que cuenta con el afecto ciego de los amigos.

Hubo otras causas que distanciaron a Absalón de su padre. El hijo mayor de David, Amnón, nacido de madre yizreelita, y probable heredero al trono debido a su mayoría de edad, había concebido una pasión violenta por Tamar, la hermosa hermana de Absalón. Incapaz de controlar su afecto, aunque prevenido de acercársele dados los convencionalismos de la corte real, que separaba las esposas del Rey y mantenía a Tamar en la casa de su madre, Amnón, con el consejo de su primo Jonadab, finge estar enfermo, y al ser visitado por el Rey, su padre, le solicita que fuera Tamar quien lo alimentase. Fue así que Amnón encontró la oportunidad de privar de la inocencia a su hermanastra. Una vez mancillado el objeto de su pasión, él empieza a odiarla enseguida, y arroja de su lado a la agraviada doncella, la cual era un recordatorio constante de su maldad. Absalón encuentra a Tamar en la amargura de su dolor y la obliga a revelar el secreto de la violencia de Amnón hacia ella. David es informado pero, aparentemente reacio a permitir que la deshonra de su futuro heredero se haga pública, no castiga el crimen. Esto le da el pretexto a Absalón para vengar la ofensa de su hermana, para la cual ahora no sólo Amnon, el heredero al trono sino también su padre David, aparecen como responsables ante él. Se lleva a Tamar a su casa y callada, pero resueltamente, traza su plan. El escritor sagrado señala que Absalón nunca habló a Amnon, ni buenas ni malas palabras, pero lo odió con una aversión a muerte.

Durante dos años Absalón llevó su resentimiento en silencio, cuando al fin encontró ocasión para actuar abiertamente. Desde los días de los patriarcas los príncipes de los pastores de Israel acostumbraban celebrar como un festival público de acción de gracias el esquileo anual de la oveja. La primicia del esquileo de los rebaños estaba destinada a los sacerdotes (Deut. 18,4) y la santidad de la fiesta hacía difícil que cualquier miembro de la familia tribal se ausentara. El escritor sagrado no expresa que en la mente de David hubiese una sospecha secreta de que Absalón planeaba el mal, pero para uno cuya visión de eventos pasados y futuros estaba tan clara como aquella del vidente real, fácilmente se le pudo haber ocurrido que en tiempos de su antepasado Jacob, otra Tamar, (Gén. 38,6) que se hallaba adrede en un esquileo de ovejas, y que halló los medios de vengar un mal similar recibido, aunque de un modo menos sangriento que el contemplado por Absalón en esta ocasión. Aunque David se excusa de asistir al gran esquileo de las ovejas, finalmente cede a la súplica de Absalón de enviar allí a Amnón para representarlo. La reunión festiva de la casa real se realiza en Baalhasor, un valle al este del camino que lleva a Siquem, cerca de Efraím.

Cuando el banquete está en su apogeo, y Amnón se ha entregado a los placeres del vino, se imponen sobre él los fieles sirvientes de Absalón y lo asesinan. El resto de los invitados huyen. El propio Absalón escapa de la ira inevitable de su padre buscando refugio en la casa de su abuelo materno en Gessur. Él espera quedarse ahí hasta que, habiéndose extinguido el dolor de su padre, él pueda ser perdonado y llamado a la corte real. Pero David no cede tan rápidamente. Después de tres años de destierro, a Absalón, a través de la intervención de Joab, sobrino de David y el general de confianza, se le permite regresar a la ciudad, sin embargo, no se le permitirá presentarse ante el Rey. En esta condición Absalón vive durante dos años, buscando recuperar el favor de su padre con la mediación de Joab. El propio Joab está renuente a presionar sobre el asunto, hasta que Absalón prende fuego a las cosechas de su pariente, obligando a Joab a venir a él con miras a buscar una compensación por el daño. Absalón convierte la oportunidad de su altercado con Joab a buena cuenta declarando su condición desdeñada y olvidada: preferiría morir ignominiosamente, argumenta, que tener el rencor del Rey pesando sobre mí todos los días de mi vida. Como resultado Absalón es recibido por el Rey.

Reintegrado a su principesca dignidad anterior y a la aparente confianza de su padre, Absalón emprende el trayecto de conspiraciones secretas, al cual su ambición y su oportunidad parecían impulsarle, y que ha sellado su nombre como sinónimo de sublevación desnaturalizada. Congraciándose con la buena voluntad de las personas, y al mismo tiempo fomentando el descontento con las condiciones del reinado de su padre, él logra preparar las mentes de los insatisfechos para un levantamiento general. Después de cuatro años (los Setenta indica "cuarenta", lo cual es evidentemente una lectura errónea, como aparece del hebreo (Keri), siríacos, y las versiones árabes] de vigorosa actividad secreta Absalón pide permiso al Rey para dirigirse a Hebrón, para poder cumplir un voto auto-impuesto, que hizo mientras estaba en cautiverio en Gessur. Ya habían concluido los preparativos para un levantamiento simultáneo de los partidarios secretos de Absalón en diferentes partes del país, y los emisarios estaban listos para proclamar al nuevo rey. Ajitófel, uno de los consejeros más antiguos de David, se había unido a los conspiradores, y por medio de su plan, una corriente fuerte estaba dirigiéndose contra David. Cuando, en medio del sonido de trompetas y los gritos del ejército, David se entera de la proclamación del nuevo rey, rápidamente convoca a sus seguidores de confianza escapa hacia el Monte de los Olivos, esperando cruzar el Jordán a tiempo para escapar de la ambiciosa furia de su hijo. En el camino se encuentra a su fiel funcionario Jusay, quien le aconseja unirse a Absalón.

"Serás inútil para mí si vas con nosotros. Pero si te unes a Absalón, y le dices: Yo soy tu seguidor, oh, Rey, como una vez lo fui de tu padre, él te recibirá, y tendrás en ti el poder de frustrar los planes de Ajitófel que me ha traicionado."

Jusay actúa de acuerdo al consejo y logra ganar la confianza de Absalón. El desempeña tan hábilmente su rol de seguidor del partido rebelde que, mediante su sugerencia, alegando falsamente la inutilidad de perseguir a David, prevalece contra el consejo urgente de Ajitófel que apremia a Absalón a atacar al Rey, no sea que gane tiempo para organizar su guardia personal, últimamente fortalecida por la accesión de seiscientos soldados en Gat. El evento prueba la exactitud de la previsión de Ajitófel.

David es informado secretamente del retraso de Absalón, e inmediatamente envía a sus tres generales, Joab, Abisai, y Ethai, a atacar a las huestes rebeldes desde el lado oriental de la colina. Escudados por un bosque, los hombres de David avanzan y encuentran a las indefensas fuerzas de Absalón en el borde de los bosques que bordean la llanura circular, en un punto en el que (probablemente) hoy día es Mukaah. Allí ocurre una matanza espantosa, y el desorganizado partido rebelde es derrotado rápidamente. Absalón huye desesperadamente. De pronto se encuentra aturdido por un golpe, mientras su cabeza se ve atrapada en la horqueta de las ramas bajas de un árbol de terebinto. Al mismo tiempo su largo pelo suelto se enreda en el espeso follaje, mientras que el asustado animal debajo de él huye, dejándolo suspendido sobre la tierra. Antes de que él pueda desenredarse, es espiado por uno de los soldados quien, recordando las palabras del Rey, "Guardadme la vida de Absalom", guía la atención de Joab a la condición difícil del desventurado joven. El viejo general, menos escrupuloso y ávido de librar a su amo de tan peligroso enemigo, perfora tres veces el cuerpo de Absalón con su jabalina. Cuando le dan la noticia de la muerte de Absalón, David se vuelve inconsolable. "Mi hijo Absalón, Absalón, mi hijo: Dios me diera haber muerto en tu lugar, Absalón, mi hijo, mi hijo Absalón".

La Sagrada Escritura establece que Absalón fue enterrado bajo un gran montón de piedras ([[2 Sam. 18,17]]) cerca de la escena de su desastre. El viajero hoy puede ver una tumba de estilo greco-judío, al este del Kidrón, que se designa como el sepulcro de Absalón, pero que es evidentemente de construcción mucho más tardía y que probablemente pertenece a uno de los reyes judíos del período asmoneo (Josefo, De Bell. Jud., V, XII, 2).

Absalón tuvo tres hijos que murieron antes que él. Él dejó una hija, Maaca, (Thamar), la cual se casó luego con Roboam, hijo de Salomón (2 Crón. 11,20), aunque hay alguna duda acerca de la identidad de este nombre mencionado en los Libros de los Reyes y en Paralipómenos.

Absalón, padre de Matatías, (1 Mac. 11,70). Quizás idéntico con Absalón, padre de Jonatán (1 Mac. 13,11).

Absalón, padre de Jonatán, Uno de los dos embajadores a quienes Judas Macabeo envió a Lisias, procurador de Antíoco (2 Mac. 11,17), idéntico con el anterior.


Fuente: Heuser, Herman. "Absalom." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. 22 Dec. 2011 <http://www.newadvent.org/cathen/01058c.htm>.

Traducido por Giovanni E. Reyes. rc