Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 28 de enero de 2021

Diferencia entre revisiones de «Santa Fabiola»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
 
Línea 1: Línea 1:
Una distinguida matrona Romana, murió el 27 de diciembre del 399 ó 400. Ella era una de las mujeres nobles Romanas de la compañía, que bajo la influencia de San Jerónimo, dejaron todos los placeres terrenales y se hicieron devotas a la práctica del asceticismo Cristiano y al trabajo de caridad. En el tiempo en que San Jerónimo estuvo en Roma (382-84), Fabiola no era una de las del círculo que se reunía entorno a él. No fue hasta algún tiempo después, a raíz de la muerte de su segundo cónyuge que tomo la decisión de entrar a una vida de renuncia y labor para los demás. Fabiola pertenecía a la familia patricia Romana de los Fabia. Estuvo casada con un hombre tan vicioso que resultaba imposible vivir con él. Obtuvo el divorcio de él de acuerdo a las leyes Romanas, y, contrariamente a las ordenanzas de la Iglesia, entró en una segunda unión antes de la primera de su primer marido. En el día antes de Easter, siguiendo a la muerte de su segundo marido, se apareció ante las puertas de la basílica Laterana , vestida en una túnica penitencial, e hizo penitencia en público por sus pecados, un acto que causó gran impresión entre la población Cristiana de Roma. El Papa nuevamente de manera formal en una completa comunión con la Iglesia.
+
Distinguida matrona [[Roma|romana]]; murió el 27 de diciembre de 399 ó 400. Ella fue una del grupo de [[mujer]]es nobles romanas que, bajo la influencia de [[San Jerónimo]], dejaron todos los placeres terrenales y se dedicaron a la práctica del [[ascetismo]] [[cristianismo|cristiano]] y a las [[obras de misericordia corporales y espirituales|obras de caridad]].
  
Fabiola renunció a todo lo que el mundo le tenía que ofrecer, y dedicó sus inmensas riquezas a las necesidades de los pobres y enfermos. Ella construyó un gran hospital en Roma, y atendió a los pacientes ella misma, ni siquiera esquivando a aquellos afligidos con repulsivas heridas y llagas. Además de esto ella dio grandes sumas a la iglesia y a las comunidades religiosas en Roma, y en otros lugares en Italia. Todos sus intereses se centraban en las necesidades de la Iglesia y el cuidado de los pobres y de los que sufren. En el 395, fue a Belén, donde vivió en el hospicio del convento dirigido por Paula y se le unió, bajo la dirección de San Jerónimo, con el más grande celo hacia el estudio y la contemplación de las Escrituras, y a los ejercicios ascéticos. Una incursión de los Hunos en las provincias del este del imperio, y una pelea que ocurrió entre Jerónimo y el Obispo John de Jerusalén debido a las enseñanzas acerca del Origen, hizo que ella con desagrado tomara residencia en Belén, y retornó a Roma. Sin embargo se mantuvo en comunicación con San Jerónimo, quien a su petición escribió una disertación acerca del sacerdocio de Aarón y el vestido de los sacerdotes. En Roma, Fabiola se unió con el senador formador Pammachius en llevar a cabo grandes labores de caridad; juntos levantaron un Porto, un gran hospicio para peregrinos que iban a Roma. Fabiola también continuó con sus labores personales en ayuda de los pobres y enfermos hasta su muerte. Su funeral fue una maravillosa manifestación de gratitud y veneración con la que fue recompensada por el pueblo Romano. San Jerónimo escribió una memoria laudatoria de Fabiola en una carta a su pariente Oceanus.
+
En el [[tiempo]] de la estancia de San Jerónimo en [[Roma]] (382-84), Fabiola no era miembro del círculo ascético que se reunía en torno a él. No fue hasta una [[fechas y datación|fecha]] posterior que, a raíz de la muerte de su segundo cónyuge, tomó el paso decisivo de entrar a una [[vida]] de [[mortificación|renuncia]] y trabajo para los demás.  
  
J.P. KIRSCH
+
Fabiola pertenecía a la [[familia]] patricia romana de los Fabia.   Estuvo casada con un hombre tan [[vicio]]so que resultaba imposible vivir con él. Obtuvo el [[Divorcio (en Teología Moral)|divorcio]] de él de acuerdo al [[derecho romano]], y, en contra de las ordenanzas de [[la Iglesia]], entró a una segunda unión antes de la primera de su primer marido.  El día antes de [[Pascua]], luego de la muerte de su segundo marido, se apareció ante las puertas de la [[Basílica de Letrán]], vestida con una túnica penitencial, e hizo [[penitencia]] pública por su [[pecado]], un acto que causó gran impresión a la población cristiana de Roma. El [[Papa]] la recibió formalmente de nuevo a la completa [[comunión laica|comunión]] con la Iglesia.
Transcrito por Christine J. Murray
+
 
Traducido por Alonso Teullet
+
Fabiola renunció a todo lo que el mundo tenía para ofrecerle, y dedicó sus inmensas [[uso de las riquezas|riquezas]] a las necesidades de los [[pobreza y pauperismo|pobres]] y enfermos. Construyó un gran [[hospitales|hospital]] en Roma, y atendía a los pacientes ella misma, sin siquiera esquivar a aquellos afligidos con heridas y llagas repulsivas.  Además de esto, daba grandes sumas a las iglesias y a las comunidades [[vida religiosa|religiosas]] en Roma, y en otros lugares en [[Italia]]. Todos sus [[psicología del interés|intereses]] se centraban en las necesidades de la Iglesia y el cuidado de los [[pobreza|pobres]] y de los que sufren.  En el 395, fue a [[Belén]], donde vivió en el [[hospicio]] del [[convento]] dirigido por [[Santa Paula|Paula]] y, bajo la dirección de San Jerónimo, se dedicó con el mayor [[celo]] al estudio y la [[contemplación]] de las [[Biblia|Escrituras]] y a los ejercicios ascéticos.
 +
 
 +
Una incursión de los hunos en las provincias orientales del imperio, y una disputa que estalló entre [[San Jerónimo]] y el [[obispo]] Juan de [[Jerusalén]], respecto a las enseñanzas de [[Orígenes y Origenismo|Orígenes]], le hicieron desagradable su estancia en Belén y regresó a Roma.  Sin embargo, se mantuvo en correspondencia con San Jerónimo, quien, a petición de ella, escribió un tratado sobre el [[sacerdocio]] de [[Aarón]] y las [[vestimentas]] [[sacerdote|sacerdotales]].  En Roma, Fabiola se unió con el ex senador [[San Pammaquio|Pammaquio]] para llevar a cabo grandes [[actos humanos|obras]] de [[caridad]]; juntos construyeron en [[Porto y Santa Rufina|Porto]] un gran hospicio para los [[peregrinaciones|peregrinos]] que venían a [[Roma]].  Fabiola también continuó con sus obras personales  usuales en ayuda de los pobres y enfermos hasta su muerte. Su funeral fue una maravillosa manifestación de gratitud y [[dulía|veneración]] con la que fue recompensada por el pueblo romano. [[San Jerónimo]] escribió una memoria laudatoria de Fabiola en una carta a su pariente Océano.
 +
 
 +
 
 +
'''Fuente''':  Kirsch, Johann Peter. "St. Fabiola." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5. New York: Robert Appleton Company, 1909. 11 Jul. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/05743a.htm>.
 +
 
 +
Traducido por Alonso Teullet.  rc

Última revisión de 16:32 21 jul 2012

Distinguida matrona romana; murió el 27 de diciembre de 399 ó 400. Ella fue una del grupo de mujeres nobles romanas que, bajo la influencia de San Jerónimo, dejaron todos los placeres terrenales y se dedicaron a la práctica del ascetismo cristiano y a las obras de caridad.

En el tiempo de la estancia de San Jerónimo en Roma (382-84), Fabiola no era miembro del círculo ascético que se reunía en torno a él. No fue hasta una fecha posterior que, a raíz de la muerte de su segundo cónyuge, tomó el paso decisivo de entrar a una vida de renuncia y trabajo para los demás.

Fabiola pertenecía a la familia patricia romana de los Fabia. Estuvo casada con un hombre tan vicioso que resultaba imposible vivir con él. Obtuvo el divorcio de él de acuerdo al derecho romano, y, en contra de las ordenanzas de la Iglesia, entró a una segunda unión antes de la primera de su primer marido. El día antes de Pascua, luego de la muerte de su segundo marido, se apareció ante las puertas de la Basílica de Letrán, vestida con una túnica penitencial, e hizo penitencia pública por su pecado, un acto que causó gran impresión a la población cristiana de Roma. El Papa la recibió formalmente de nuevo a la completa comunión con la Iglesia.

Fabiola renunció a todo lo que el mundo tenía para ofrecerle, y dedicó sus inmensas riquezas a las necesidades de los pobres y enfermos. Construyó un gran hospital en Roma, y atendía a los pacientes ella misma, sin siquiera esquivar a aquellos afligidos con heridas y llagas repulsivas. Además de esto, daba grandes sumas a las iglesias y a las comunidades religiosas en Roma, y en otros lugares en Italia. Todos sus intereses se centraban en las necesidades de la Iglesia y el cuidado de los pobres y de los que sufren. En el 395, fue a Belén, donde vivió en el hospicio del convento dirigido por Paula y, bajo la dirección de San Jerónimo, se dedicó con el mayor celo al estudio y la contemplación de las Escrituras y a los ejercicios ascéticos.

Una incursión de los hunos en las provincias orientales del imperio, y una disputa que estalló entre San Jerónimo y el obispo Juan de Jerusalén, respecto a las enseñanzas de Orígenes, le hicieron desagradable su estancia en Belén y regresó a Roma. Sin embargo, se mantuvo en correspondencia con San Jerónimo, quien, a petición de ella, escribió un tratado sobre el sacerdocio de Aarón y las vestimentas sacerdotales. En Roma, Fabiola se unió con el ex senador Pammaquio para llevar a cabo grandes obras de caridad; juntos construyeron en Porto un gran hospicio para los peregrinos que venían a Roma. Fabiola también continuó con sus obras personales usuales en ayuda de los pobres y enfermos hasta su muerte. Su funeral fue una maravillosa manifestación de gratitud y veneración con la que fue recompensada por el pueblo romano. San Jerónimo escribió una memoria laudatoria de Fabiola en una carta a su pariente Océano.


Fuente: Kirsch, Johann Peter. "St. Fabiola." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5. New York: Robert Appleton Company, 1909. 11 Jul. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/05743a.htm>.

Traducido por Alonso Teullet. rc