Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Himerio»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con « '''Himerio''' (llamado también Eumerio y Comerio) fue arzobispo de Tarragona en España, 385. Fue el primer arzobispo de esta provincia cuyo nombre nos ha ll...»)
 
(Sin diferencias)

Última revisión de 17:34 30 oct 2019

Himerio (llamado también Eumerio y Comerio) fue arzobispo de Tarragona en España, 385. Fue el primer arzobispo de esta provincia cuyo nombre nos ha llegado, después de San Fructuoso, quien murió como mártir el 21 de enero de 259. No se sabe nada sobre los actos de este obispo, ni siquiera el comienzo o el final de su episcopado. No se lo menciona entre los que participaron activamente en la controversia prisciliana de esa época, ni su nombre figura en la lista de obispos que se reunieron (380) en Zaragoza, en la provincia de Tarragona. Debido a que el Papa Siricio usa en su carta la frase pro antiquitate sacerdotii tui, se infiere que Himerio fue obispo mucho antes de 385; aun así, las palabras pueden referirse a su dignidad como arzobispo. Himerio le había enviado varias preguntas al Papa Dámaso, quien murió antes de su llegada. Su sucesor se encargó del asunto y le envió una respuesta fechada 10 de febrero de 385.

Esta respuesta, que es la primera decretal papal conocida, da soluciones a las cuestiones propuestas, y ordena a Himerio que las dé a conocer como promulgaciones a las otras iglesias. Prohíbe rebautizar a los conversos del arrianismo y ordena que sean recibidos por la simple imposición de manos del obispo. Prohíbe conferir el bautismo solemne, excepto en Pascua y Pentecostés; exige que la petición del bautismo se haga cuarenta días antes de su recepción, y que sea precedida por oraciones y ayunos; pero ordena el deber de bautizar lo más rápido posible a los bebés y otras personas en peligro de muerte. Nadie puede casarse con una mujer comprometida con otro; los apóstatas, si están arrepentidos, serán sometidos a penitencia por el resto de sus vidas, pero a la hora de la muerte serán reconciliados. Se establecen reglas para el tratamiento de todos los penitentes, especialmente de los que han recaído. Determina la edad de treinta y cinco años requerida para la ordenación de sacerdotes, lo que requiere la recepción del bautismo antes de la pubertad y la recepción de las órdenes menores. Permite que los acólitos y subdiáconos se casen una sola vez, y solo con una virgen, pero requiere el celibato del diácono y del sacerdote; inflige severas penas sobre los incontinentes y condena a cadena perpetua a los monjes y monjas infieles a sus votos. El Papa también expresa su sincero deseo de que los monjes conocidos por su prudencia y santidad de vida sean admitidos al clero.


Bibliografía: WARD en Dict. Christ. Biog., s.v.; KAULEN en Kirchenlexikon, s.v.; GAMS, Kirchengeschichte Spaniens (Ratisbona, 1864), I, 426; P.L., XIII, 1131; LVI, 554.

Fuente: Mershman, Francis. "Himerius." The Catholic Encyclopedia. Vol. 7. New York: Robert Appleton Company, 1910. 30 Oct. 2019 <http://www.newadvent.org/cathen/07356a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina