Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 22 de septiembre de 2019

Diferencia entre revisiones de «Ceremonia»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 1: Línea 1:
 
(Sánscrito, ''karman'', acción, trabajo; de ''kar''  o  ''ker'', hacer o crear; Latín ''cœremonia'').
 
(Sánscrito, ''karman'', acción, trabajo; de ''kar''  o  ''ker'', hacer o crear; Latín ''cœremonia'').
  
Ceremonia: en la [[liturgia]] es una acción, gesto o movimiento externo que acompaña las [[oración|oraciones]] y el ejercicio público de [[culto cristiano|culto]] divino.  A estos conceptos el [[Concilio de Trento]] (Ses. XXII, cap. V) agrega las cosas sobre o con las cuales se pronuncian las oraciones, por ejemplo, las [[bendición|bendiciones]], [[luces]], [[incienso]], [[vestimentas]], etc.  La ceremonia es el resultado [[necesidad|necesario]] de la doble [[naturaleza]] del [[hombre]] [[intelecto|intelectual]] y sensible, debido a la cual, como dice [[Santo Tomás de Aquino]] (Contra Gentiles, III, CXIX), él debe ofrecer a [[Dios]] una doble [[adoración]]:  una [[espíritu|espiritual]], que consiste en la devoción interior del [[alma]]; la otra corporal, que se manifiesta en la forma externa de culto, pues no hay sentimiento o emoción interior que el hombre no suela expresar externamente por algún gesto o acción apropiada.  Las ceremonias se utilizan para embellecer y adornar las funciones sagradas; para suscitar en los [[fieles]] sentimientos de respeto, devoción y [[religión]], mediante los cuales se aumenta el [[honor]] a Dios y se obtiene la santificación del alma, puesto que éstos constituyen el objeto principal de los actos litúrgicos; para llevar más fácilmente al iletrado al [[conocimiento]] de los [[misterio]]s de la religión; para indicar las disposiciones necesarias para recibir los [[Sacramentos]] dignamente; y para inducir a los fieles a  cumplir con mayor docilidad las [[obligación|obligaciones]] que la recepción de los Sacramentos les imponen.
+
'''Ceremonia''': en la [[liturgia]] es una acción, gesto o movimiento externo que acompaña las [[oración|oraciones]] y el ejercicio público de [[culto cristiano|culto]] divino.  A estos conceptos el [[Concilio de Trento]] (Ses. XXII, cap. V) agrega las cosas sobre o con las cuales se pronuncian las oraciones, por ejemplo, las [[bendición|bendiciones]], [[luces]], [[incienso]], [[vestimentas]], etc.  La ceremonia es el resultado [[necesidad|necesario]] de la doble [[naturaleza]] del [[hombre]] [[intelecto|intelectual]] y sensible, debido a la cual, como dice [[Santo Tomás de Aquino]] (Contra Gentiles, III, CXIX), él debe ofrecer a [[Dios]] una doble [[adoración]]:  una [[espíritu|espiritual]], que consiste en la devoción interior del [[alma]]; la otra corporal, que se manifiesta en la forma externa de culto, pues no hay sentimiento o emoción interior que el hombre no suela expresar externamente por algún gesto o acción apropiada.  Las ceremonias se utilizan para embellecer y adornar las funciones sagradas; para suscitar en los [[fieles]] sentimientos de respeto, devoción y [[religión]], mediante los cuales se aumenta el [[honor]] a Dios y se obtiene la santificación del alma, puesto que éstos constituyen el objeto principal de los actos litúrgicos; para llevar más fácilmente al iletrado al [[conocimiento]] de los [[misterio]]s de la religión; para indicar las disposiciones necesarias para recibir los [[Sacramentos]] dignamente; y para inducir a los fieles a  cumplir con mayor docilidad las [[obligación|obligaciones]] que la recepción de los Sacramentos les imponen.
  
Algunas ceremonias le deben su institución a razones puramente físicas o de necesidad, por ejemplo, las luces usadas en las [[catacumbas romanas|catacumbas]], que fueron retenidas por [[la Iglesia]] por la razón [[misticismo|mística]] de que representan a [[Jesucristo|Cristo]], la Luz del Mundo.  Otras se basan en razones [[simbolismo|simbólicas]] o místicas, por ejemplo, todas las ceremonias del [[bautismo]] que preceden a la efusión de [[agua bendita|agua]] sobre la [[persona]] a ser bautizada.  Otras ceremonias se fundamentan en bases históricas, naturales y místicas de manera simultánea, por ejemplo, la mezcla de [[vino de altar|vino]] y [[uso litúrgico del agua|agua]] en la [[Sacrificio de la Misa|Misa]] nos trae a la [[mente]] lo que Cristo hizo en la [[Última Cena]], y representa la sangre y agua que manó de su costado en la [[la Cruz auténtica|Cruz]], así como la unión de los fieles con Cristo.
+
Algunas ceremonias le deben su institución a razones puramente físicas o de necesidad, por ejemplo, las luces usadas en las [[Catacumbas Romanas|catacumbas]], que fueron retenidas por [[la Iglesia]] por la razón [[misticismo|mística]] de que representan a [[Jesucristo|Cristo]], la Luz del Mundo.  Otras se basan en razones [[simbolismo|simbólicas]] o [[misticismo {místicas]], por ejemplo, todas las ceremonias del [[bautismo]] que preceden a la efusión de [[Agua Bendita|agua]] sobre la [[persona]] a ser bautizada.  Otras ceremonias se fundamentan en bases históricas, naturales y místicas de manera simultánea, por ejemplo, la mezcla de [[Vino de Altar|vino]] y [[Uso Litúrgico del Agua|agua]] en la [[Sacrificio de la Misa|Misa]] nos trae a la [[mente]] lo que Cristo hizo en la [[Última Cena]], y representa la sangre y agua que manó de su costado en la [[la Cruz Auténtica|Cruz]], así como la unión de los [[fieles]] con Cristo.
  
 
Por lo tanto, las ceremonias [[católico|católicas]] no son prácticas [[superstición|supersticiosas]], observancias insignificantes o reliquias de costumbres [[paganismo|paganas]] y [[judaísmo|judías]], sino regulaciones de una institución divina, [[apostolicidad|apostólica]] y eclesiástica.  De acuerdo a [[Francisco Suárez|Suárez]] (De Sacramentis, Disp. LXXXIV) se pueden agrupar en tres categorías:
 
Por lo tanto, las ceremonias [[católico|católicas]] no son prácticas [[superstición|supersticiosas]], observancias insignificantes o reliquias de costumbres [[paganismo|paganas]] y [[judaísmo|judías]], sino regulaciones de una institución divina, [[apostolicidad|apostólica]] y eclesiástica.  De acuerdo a [[Francisco Suárez|Suárez]] (De Sacramentis, Disp. LXXXIV) se pueden agrupar en tres categorías:
* Algunas invisten a una función con decoro, dignidad y reverencia; por ejemplo, el [[lavatorio de pies y manos|lavado de manos]], los [[golpes del pecho]] y el acercarse al [[altar]] con los ojos inclinados hacia el suelo;
+
* Algunas invisten a una función con decoro, dignidad y reverencia; por ejemplo, el [[Lavatorio de Pies y Manos |lavado de manos]], los [[Golpes de Pecho |golpes de pecho]] y el acercarse al [[altar]] con los ojos inclinados hacia el suelo;
* Otras sirven como [[actos humanos|actos]] externos de culto, por ejemplo, la [[genuflexión]] y la inclinación de la cabeza;
+
* Otras sirven como [[Actos Humanos|actos]] externos de culto, por ejemplo, la [[Arrodillamiento y Genuflexión |genuflexión]] y la inclinación de la cabeza;
* Muchas son prescritas por su significado [[moral]] y místico, por ejemplo, [[la elevación]] del [[uso litúrgico del pan|pan]] y el [[vino de altar|vino]] en el  [[Ofertorio]] de la Misa, levantar las manos y ojos, dar el [[paz en la liturgia|beso de la paz]], el hacer frecuentemente la [[Señal de la Cruz]].
+
* Muchas son prescritas por su significado [[moral]] y místico, por ejemplo, [[la elevación]] del [[uso litúrgico del pan|pan]] y el [[vino de altar|vino]] en el  [[Ofertorio]] de la Misa, levantar las manos y ojos, dar el [[Paz en la Liturgia|beso de la paz]], el hacer frecuentemente la [[Señal de la Cruz]].
  
A éstas se puede añadir otra clase que no sólo simboliza, sino que produce, efectos espirituales y obtienen la [[gracia]] divina, por ejemplo, la [[imposición de manos]] del [[obispo]] junto con la forma de las palabras por las que se confieren el poder [[sacerdocio|sacerdotal]] y la gracia interior sobre el receptor de las [[Órdenes Sagradas]].    A la suma total de las ceremonias de una función individual se le llama [[rito]] (''ritus''), por ejemplo, el rito de la Misa, el bautismo, la [[Extremaunción]]; a la totalidad de ritos de religión se le llama [[culto cristiano|culto]] (''cultus'') (Vea [[rito]]).
+
A éstas se puede añadir otra clase que no sólo simboliza, sino que produce, efectos espirituales y obtienen la [[gracia]] divina, por ejemplo, la [[imposición de manos]] del [[obispo]] junto con la forma de las palabras por las que se confieren el poder [[sacerdocio|sacerdotal]] y la gracia interior sobre el receptor de las [[Órdenes Sagradas]].    A la suma total de las ceremonias de una función individual se le llama [[rito]] (''ritus''), por ejemplo, el rito de la Misa, el bautismo, la [[Extremaunción]]; a la totalidad de ritos de [[religión]] se le llama [[Culto Cristiano|culto]] (''cultus'') (Vea [[rito]]).
  
  
Línea 17: Línea 17:
 
'''Fuente''':  Schulte, Augustin Joseph. "Ceremony." The Catholic Encyclopedia. Vol. 3. New York: Robert Appleton Company, 1908. 26 Jan. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/03538b.htm>.
 
'''Fuente''':  Schulte, Augustin Joseph. "Ceremony." The Catholic Encyclopedia. Vol. 3. New York: Robert Appleton Company, 1908. 26 Jan. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/03538b.htm>.
  
Traducido por Giovanni E. Reyes.  rc.
+
Traducido por Giovanni E. Reyes.  lmhm

Última revisión de 16:48 11 ago 2019

(Sánscrito, karman, acción, trabajo; de kar o ker, hacer o crear; Latín cœremonia).

Ceremonia: en la liturgia es una acción, gesto o movimiento externo que acompaña las oraciones y el ejercicio público de culto divino. A estos conceptos el Concilio de Trento (Ses. XXII, cap. V) agrega las cosas sobre o con las cuales se pronuncian las oraciones, por ejemplo, las bendiciones, luces, incienso, vestimentas, etc. La ceremonia es el resultado necesario de la doble naturaleza del hombre intelectual y sensible, debido a la cual, como dice Santo Tomás de Aquino (Contra Gentiles, III, CXIX), él debe ofrecer a Dios una doble adoración: una espiritual, que consiste en la devoción interior del alma; la otra corporal, que se manifiesta en la forma externa de culto, pues no hay sentimiento o emoción interior que el hombre no suela expresar externamente por algún gesto o acción apropiada. Las ceremonias se utilizan para embellecer y adornar las funciones sagradas; para suscitar en los fieles sentimientos de respeto, devoción y religión, mediante los cuales se aumenta el honor a Dios y se obtiene la santificación del alma, puesto que éstos constituyen el objeto principal de los actos litúrgicos; para llevar más fácilmente al iletrado al conocimiento de los misterios de la religión; para indicar las disposiciones necesarias para recibir los Sacramentos dignamente; y para inducir a los fieles a cumplir con mayor docilidad las obligaciones que la recepción de los Sacramentos les imponen.

Algunas ceremonias le deben su institución a razones puramente físicas o de necesidad, por ejemplo, las luces usadas en las catacumbas, que fueron retenidas por la Iglesia por la razón mística de que representan a Cristo, la Luz del Mundo. Otras se basan en razones simbólicas o [[misticismo {místicas]], por ejemplo, todas las ceremonias del bautismo que preceden a la efusión de agua sobre la persona a ser bautizada. Otras ceremonias se fundamentan en bases históricas, naturales y místicas de manera simultánea, por ejemplo, la mezcla de vino y agua en la Misa nos trae a la mente lo que Cristo hizo en la Última Cena, y representa la sangre y agua que manó de su costado en la Cruz, así como la unión de los fieles con Cristo.

Por lo tanto, las ceremonias católicas no son prácticas supersticiosas, observancias insignificantes o reliquias de costumbres paganas y judías, sino regulaciones de una institución divina, apostólica y eclesiástica. De acuerdo a Suárez (De Sacramentis, Disp. LXXXIV) se pueden agrupar en tres categorías:

A éstas se puede añadir otra clase que no sólo simboliza, sino que produce, efectos espirituales y obtienen la gracia divina, por ejemplo, la imposición de manos del obispo junto con la forma de las palabras por las que se confieren el poder sacerdotal y la gracia interior sobre el receptor de las Órdenes Sagradas. A la suma total de las ceremonias de una función individual se le llama rito (ritus), por ejemplo, el rito de la Misa, el bautismo, la Extremaunción; a la totalidad de ritos de religión se le llama culto (cultus) (Vea rito).


Bibliografía: MENGHINI, Elementa juris liturgici (Roma, 1906); COPPINSTIMART, Sacræ liturgiæ compendium (Tournai, 1903). STELLA Institutiones liturgicæ (Roma, 1895); MAGAÑA Sagrada liturgia (Pamplona, 1905); VAN DEE STAPPEN, Sacra Liturgia (Malinas, 1904), I.

Fuente: Schulte, Augustin Joseph. "Ceremony." The Catholic Encyclopedia. Vol. 3. New York: Robert Appleton Company, 1908. 26 Jan. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/03538b.htm>.

Traducido por Giovanni E. Reyes. lmhm