Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 30 de septiembre de 2020

Ptolomeo el Gnóstico

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Ptolomeo el Gnóstico fue un hereje del siglo II y discípulo personal de Valentino. Alrededor del año 180 d.C. todavía estaba vivo. No se conocen otros detalles certeros sobre su vida; la sugerencia de Harnack de que él era el mismo Ptolomeo mencionado por San Justino aún no se ha probado (Text. U. Untersuch. New Ser. XIII, Anal. Z. ält. Gesch. D. Chr.). Fue, junto con Heracleón, el escritor principal de la escuela italiana u occidental del gnosticismo valentiniano. Sus obras nos han llegado en una forma incompleta de la siguiente manera:

  • (1) un fragmento de un escrito exegético conservado por Ireneo (Adv. Hær. I VIII, 5);
  • (2) una carta a Flora, una dama cristiana, de otro modo desconocida. Esta carta se halla en las obras de Epifanio (Hær. XXXIII, 3-7). Fue escrita en respuesta a la pregunta de Flora respecto al origen de la Ley del Antiguo Testamento. Esta Ley, declara Ptolomeo, no puede atribuirse al Dios supremo, ni al diablo, tampoco procede de un legislador. Parte de ella es obra de un dios inferior; la segunda parte se debe a Moisés y la tercera, a los ancianos del pueblo judío.

Incluso en la parte atribuida al dios inferior se puede distinguir tres secciones:

  • (1) La legislación absolutamente pura del Decálogo que no fue destruida, sino cumplida por el Salvador;
  • (2) las leyes mezcladas con el mal, como el derecho a la venganza, que fueron abolidas por el Salvador debido a que eran incompatibles con su naturaleza;
  • (3) la sección que es típica y simbólica del mundo superior. Incluye preceptos tales como la circuncisión, el ayuno, y el Salvador los elevó del plano sensible al espiritual.

El dios que es el autor de la ley, en la medida en que no es el producto del esfuerzo humano, es el demiurgo que ocupa una posición intermedia entre el Dios Supremo y el diablo. Él es el creador del universo, no es ni perfecto, ni el autor del mal, pero debería ser llamado justo. En su interpretación del universo, Tolomeo recurrió a un fantástico sistema de eones. Treinta de estos, según su creencia, gobiernan el mundo superior, el pleroma. Este sistema se convierte en la base de una exégesis salvaje que descubre en el prólogo del Evangelio según San Juan el primer ogdóado. (Vea GNOSTICISMO.)


Bibliografía: IRENEO, Adversus Haeresies I, cc. 1-8; LIPSIO en Dict. Christ. Biog., s.v. Ptolemæus, I.

Fuente: Weber, Nicholas. "Ptolemy the Gnostic." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12, pág. 553. New York: Robert Appleton Company, 1911. 11 Mar. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/12553c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina