Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 25 de noviembre de 2020

Embolismo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Embolismo (griego, embolismos, a partir del verbo emballein, "insertar") es una inserción, adición, interpretación. La palabra tiene dos usos específicos en el lenguaje de la Iglesia:

En la Oración

El embolismo es la oración de la Misa que se inserta entre el Padre Nuestro y la fracción del pan: "Libera nos, quæsumus, Domine, ab omnibus malis", etc. (vea LIBERA NOS). Es una interpretación de la última petición. El embolismo puede remontarse a los primeros siglos, ya que, bajo diversas formas, se encuentra en todas las liturgias occidentales y en muchas liturgias orientales, particularmente sirias. Las liturgias griegas de San Basilio y San Juan Crisóstomo, sin embargo, no lo contienen. En el rito mozárabe esta oración es muy hermosa y se recita no solo en la Misa, sino también después del Padrenuestro en laudes y vísperas. La Iglesia Romana conecta con ella una petición de paz en la que inserta los nombres de la Madre de Dios, Santos Pedro y Pablo y San Andrés. El nombre de San Andrés se encuentra en el sacramentario gelasiano, por lo que su inserción en el embolismo parecería haber sido anterior a la época de San Gregorio. Durante la Edad Media las iglesias provinciales y las órdenes religiosas añadieron los nombres de otros santos, sus fundadores, mecenas, etc., según el criterio del celebrante (vea MICRÓLOGO)

(N. de la T.: El embolismo es la siguiente oración, que recita el sacerdote después del Padre Nuestro y antes de la Paz: "Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.")

En el Calendario

En el calendario, embolismo significa la diferencia de días entre el año lunar de solo 354 días y el año solar de 365,2922 días. En el ciclo lunar alejandrino de 19 años, por lo tanto, se agregaron siete meses, uno en cada uno de los años segundo, quinto, octavo, undécimo, decimotercero, decimosexto y decimonoveno (el del embolismo). Cada año embólico tenía 13 meses lunares o 384 días. El calendario lunar se llamó dionisíaco, porque Dionisio el Exiguo, en el siglo VI, recomendó la introducción del ciclo de Pascua de Alejandría de 19 años y lo calculó con 95 años de anticipación.


Bibliografía: LERCH, Einleitung in die Chronologie (Friburgo, 1899), II, 26 ss.; GROTEFEND, Zeitrechnung (Leipzig, 1898); Liturgia Mozarabica (París, 1862); EBNER, Quellen und Forschungen zum Missale Romanum (Friburgo, 1896), 425 ss.; MASKELL, The Ancient Liturgy of the Church of England (Oxford, 1882).

Fuente: Holweck, Frederick. "Embolism." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5, págs. 399-400. New York: Robert Appleton Company, 1909. 7 Nov. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/05399c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina