Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 28 de enero de 2022

Cuthbert Tunstall

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Cuthbert Tunstall fue obispo de Londres, luego de Durham; nació en Hackforth, Yorkshire, en 1474; murió en el Palacio Lambeth el 18 de noviembre de 1559. Estudió tanto en Oxford como en Cambridge, y finalmente obtuvo su grado de doctor en derecho en Padua. Al ser un erudito consumado tanto en teología como en derecho, así como en griego y hebreo, pronto se ganó la amistad del arzobispo Warham, quien el 25 de agosto de 1511 lo nombró canciller y poco después rector de Harrow-on-the-Hill. Se convirtió sucesivamente en [[[canónigo]] de Lincoln (1514) y archidiácono de Chester (1515).

Inició su carrera diplomática como embajador en Bruselas, junto con Sir Thomas More, y allí se hospedó con Erasmo, y se convirtió en íntimo amigo de ambos. Otras preeminencias y embajadas recayeron en su suerte, hasta que en 1522 fue nombrado obispo de Londres por disposición papal. El 25 de mayo de 1523, se convirtió en guardián del sello privado; pero ni el trabajo que esto suponía ni las nuevas embajadas le impidieron hacer una visita a su diócesis. Una visita a Worms (1520-1) le había abierto los ojos a los peligros del movimiento luterano y los males derivados de la literatura herética.

En el asunto del divorcio, Tunstall actuó como uno de los abogados de la reina Catalina, pero trató de disuadirla de apelar a Roma. El 21 de febrero de 1529-30, el Papa lo trasladó de la Diócesis de Londres a la sede más importante de Durham, un paso que implicó la asunción de poder y autoridad cuasi-reales dentro del obispado (vea ANTIGUA DIOCESIS DE DURHAM). Durante los turbulentos años que siguieron, Tunstall estuvo lejos de imitar la constancia de Fisher y Moro, sin embargo, siempre se aferró a la doctrina y las prácticas católicas. Adoptó una política de obediencia y aquiescencia pasivas en muchos asuntos con los que no podía sentir simpatía. Con respecto a la supresión de los monasterios, los ministros del rey temieron tanto su influencia que impidieron su asistencia al Parlamento.

En 1537, a Tunstall se le otorgó el oneroso puesto de presidente del Consejo del Norte, y los asuntos escoceses ocuparon gran parte de su atención. Hacia el final del reinado de Enrique fue enviado dos veces por asuntos diplomáticos a Francia. Bajo el protectorado de Somerset, su posición religiosa se volvió muy difícil, pero cedió en cumplimiento de los nuevos cambios que proclamaba Gardiner. Pero los extremos a los que llegaron los reformadores le abrieron los ojos al significado verdadero de la supremacía real; se produjo un cambio en su actitud, y se mantuvo sólido del lado católico, oponiéndose firmemente a la abolición de las capillas, al Acta de Uniformidad y la ley que permitía a los sacerdotes casarse.

Parece haber esperado que Warwick pudiera ser inducido a revertir la política anticatólica de Somerset, pero esta esperanza pronto fracasó, y en 1551 fue convocado a Londres y confinado en su casa allí. Durante este cautiverio compuso su tratado, "De Veritate Corporis et Sanguinis Domini nostri Jesu Christi in Eucharistia", publicado en París en 1554. A finales de 1551 fue trasladado a la Torre y se presentó un proyecto de ley para su desposesión. Cuando esto falló, fue juzgado por una comisión (4-5 oct. 1552) y privado de su obispado.

Con el ascenso de María fue liberado y su obispado, que había sido disuelto por una Ley del Parlamento en marzo de 1553, fue reestablecido por otra ley en abril de 1554. A través del reinado de María, ya octogenario, gobernó su diócesis en paz, y tomó pequeña parte en asuntos públicos o en la persecución de los herejes. Pero con el ascenso de Isabel, su firmeza para resistir las nuevas innovaciones lo marcó para el disgusto real. Se negó a prestar el juramento de supremacía, fue convocado a Londres y, cuando se le ordenó consagrar a Parker, se negó a hacerlo. Poco después fue depuesto de su sede (28 sept. 1559) y encomendado al cuidado de Parker como prisionero en el Palacio Lambeth, donde murió pocas semanas después. Así se convirtió en uno de los once obispos confesores que murieron prisioneros por la fe.

Sus obras, sin incluir cartas y sermones publicados son: (1) "De Arte Supputandi Libri IV" (London, 1522); (2) "Confutatio cavillationum quibus SS. Eucharistiae Sacramentum ab impiis Caphernaitis impeti solet" (París, 1552); (3) "De veritate Corporis et Sanguinis Domini in Eucharistia Libri II" (París, 1554); (4) "Compendium in decem libros ethicorum Aristotelis" (Paris, 1554); (5) "Certaine godly and devout prayers made in Latin by C. Tunstall and translated into Englishe by Thomas Paynelle, Clerke" (Londres, 1558). Gran parte de su correspondencia política se conserva en el Museo Británico. A pesar de su debilidad bajo Enrique VIII, podemos respaldar el veredicto del historiador anglicano Pollard, quien escribe (op. cit. inf.): «La larga carrera de ochenta y cinco años de Tunstall, de los cuales treinta y siete fue obispo, es una de los más consistentes y honorables en el siglo XVI. El alcance de la revolución religiosa bajo Eduardo VI hizo que él cambiara sus puntos de vista sobre la supremacía real y se negó a cambiarlos nuevamente bajo Elizabeth.»


Bibliografía: Refiérase a los Documentos Estatales, domésticos y extranjeros, para los reinados de Enrique VIII, Eduardo VI y María, y las fuentes habituales de información para esos reinados, demasiado numerosas para citarlas aquí. No existe una biografía independiente pero entre los escritores recientes se debe consultar a los siguientes: BRADY, Episcopal Succession (Roma, 1877); BRIDGETT-KNOX, Queen Elizabeth and the Catholic Hierarchy (Londres, 1889); POLLARD in Dict. Nat. Biog., s.v.; PHILLIPS, The Extinction of the Ancient Hierarchy (Londres, 1905); BIRT, The Elizabethan Religious Settlement (Londres, 1907).

Fuente: Burton, Edwin. "Cuthbert Tunstall." The Catholic Encyclopedia. Vol. 15, pág. 91-92. New York: Robert Appleton Company, 1912. 3 nov. 2021 <http://www.newadvent.org/cathen/15091a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina