Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 19 de octubre de 2021

Saint-Simon y Sansimonismo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Claude Henri de Rouvroy, Comte de Saint-Simon, nació en París el 17 de octubre de 1760; murió allí el 19 de mayo de 1825. Perteneció a la familia del autor de las “Memoirs” (Louis de Rouvroy, Duque de Saint-Simon). A edad temprana mostró cierto desdén hacia la tradición; a los trece se negó a hacer su [[Comunión a los Niños primera Comunión y fue castigado con el encarcelamiento en Saint Lazare, de donde escapó. Durante la Guerra de Independencia siguió a su pariente, el marqués de Saint-Simon, a Estados Unidos, participó en la batalla de Yorktown, más tarde fue hecho prisionero y recuperó su libertad solo después del Tratado de Versalles. Antes de salir de Estados Unidos, con sólo veintitrés años, presentó al virrey de México el plano de un canal entre los dos océanos. En 1788 elaboró importantes planes para la mejora económica de España.

Durante la Revolución se enriqueció con la especulación, fue encarcelado durante once meses, y bajo el Directorio, aunque llevaba una vida pródiga y voluptuosa, siguió soñando con una reforma científica y social de la humanidad, reuniendo a su alrededor a eruditos como Monge y Lagrange, y capitalistas con cuya ayuda se propuso formar un banco gigantesco para el lanzamiento de sus empresas filantrópicas. Se casó con Mlle. de Champgrand en agosto de 1801 y se divorció antes de un año con la esperanza de casarse con Mme. de Staël, que acababa de enviudar, pero ella se negó. En 1805, completamente arruinado por su vida desordenada, se convirtió en copista en el Mont de Piété, confiando para su vida en su actividad de escritor; al fallar en esto, llevó una vida de préstamos y cambios, y en 1823 intentó suicidarse. Afortunadamente para él, conoció a la judía Olinde Rodríguez, quien se enamoró de sus ideas sociales y le aseguró el pan de cada día hasta el final de su vida. Al morir, Saint-Simon le dijo a Rodríguez: "Recuerda que para hacer algo grande debes ser apasionado". La pasión ardiente es lo que caracterizó a Saint-Simon y explica las peculiaridades de su vida y de su sistema. Este precursor del socialismo no temía ser fanático e incluso pasar por tonto, mientras conservaba su orgullo feudal y se jactaba de tener a Carlomagno entre sus antepasados.

Las "Lettres d'un habitant de Genève à ses contemporains" (1803), la "Introduction aux travaux scientifiques du XIXe siècle" (1808) y la "Mémoire sur la science de l'homme" (1813) muestran su confianza en la ciencia y los sabios para la regeneración del mundo. La segunda de estas obras es un himno a Bonaparte que creó la universidad y el instituto. En 1814, con la ayuda del futuro historiador Augustin Thierry, Saint-Simon publicó un tratado titulado "De la réorganisation de la société européene", en el que soñaba con una Europa políticamente homogénea, cuyas naciones deberían poseer las mismas instituciones, confiando en Inglaterra para tomar la iniciativa en esta federación.

Más tarde centró su atención en la economía política. La "Industrie", que él mismo fundó, puso de relieve el conflicto que se libraba en toda Europa entre la clase militar y la feudal, por un lado, y la clase obrera por otro. Enfatizó la misma idea en el "Censeur européen", editado por Charles Comte y Dunoyer, pero mientras el "Censeur européen" desconfiaba de los eruditos y los sabios, la originalidad de Saint-Simon consistió en intentar combinar la industria manufacturera y lo que él llamó "industria literaria" y crear un código moral que todos los hombres deberían estudiar. Esta idea autoritativa disgustó a Augustin Thierry y abandonó a Saint-Simon, quien en 1817 (fecha fijada por Monsieur Pereire) tomó como secretario a Auguste Comte, entonces de 18 años, futuro fundador del positivismo.

Influenciado por los escritos de Joseph de Maistre, cuyo "Le Pape" apareció en 1819, y por los de Bonald, Saint-Simon y Auguste Comte, reaccionaron contra las ideas individualistas de la Revolución Francesa y reconocieron la necesidad en la sociedad moderna de un poder similar a la teocracia medieval. La "capacidad científica positiva" debía reemplazar al antiguo poder eclesiástico; no debería haber "más gobernadores para mandar" sino "administradores que ejerzan una función directiva"; la sociedad debería convertirse en una asociación industrial; el régimen gubernamental o militar bajo el cual el pueblo está "sujeto" debe ceder el paso al régimen administrativo o industrial al que se asociará el pueblo. Saint-Simon sacó conclusiones políticas; encontró que el pueblo trabajador ocupaba un lugar demasiado pequeño en el cuerpo electoral y deseaba que el poder recayera en comités compuestos por los elementos directivos del mundo industrial. Por tanto, no era un demócrata en modo alguno; el pueblo solo elegiría a los jefes de la jerarquía industrial elegidos, pero que serían reclutados por cooptación mediante la elección de los rangos inferiores de la sociedad a aquellos que merecen una elevación de su condición. Los economistas liberales consideraron durante mucho tiempo que entre su liberalismo y el industrialismo de Saint-Simon, que concedía tantas prerrogativas a una jerarquía industrial, había pequeña diferencia; pero el sansimonismo, tal como lo desarrollaron sus discípulos, estaba destinado a ser una escuela socialista.

En Saint-Simon siempre hubo una doble tendencia: sus estudios positivistas y científicos lo impulsaron a fundar un código moral puramente práctico y demostrable, mientras que sus tendencias sentimentales y místicas lo llevaron a desear una religión. Creía que el cristianismo había impulsado en gran medida la moralidad, pero declaró que su reinado había llegado a su fin. Su tendencia religiosa creció gradualmente; Declaró que ya se había llegado a la crisis que había sido predicha por el Antiguo Testamento, preparada por las sociedades bíblicas y esperada por los judíos durante dieciocho siglos, que terminaría en el establecimiento de una religión verdaderamente universal, en la adopción por todas las naciones de una organización social pacífica y el rápido mejoramiento de la condición de los pobres. Tal fue el sueño desarrollado en su libro, "Le nouveau christianisme", que la muerte le impidió terminar.

La escuela sansimoniana, bajo la influencia del libro en el que Sismondi dio a conocer la gran crisis laboral de Inglaterra, consideró necesario perfeccionar la doctrina de su maestro. Al hacer de la producción industrial más intensa el único objetivo de la sociedad, Saint-Simon no había previsto que el problema fuera mucho más complejo. ¿Debe continuar la producción incluso cuando no hay consumidores? Los liberales respondieron afirmativamente porque siempre hay consumidores; pero Fourier dijo que no, la condición necesaria para una mayor producción es una mejor distribución del trabajo y de la riqueza entre los trabajadores. Los ex carbonarios Bazard (1791-1832), Enfantin (1796-1864) y Olinde Rodrigues, en la revista "Le Producteur", que ellos mismos fundaron, atacaron el régimen de competencia y llegaron a apuntar a las teorías de Adam Smith; luego, en 1829, las conferencias de Bazard publicadas bajo el título "Exposición de la doctrina de Saint-Simon" marcan el credo de la escuela. Los sansimonianos pensaban que dos supervivencias del sistema feudal esclavizaban al trabajador: los préstamos a interés y la herencia; estas dos supervivencias deberían desaparecer.

Gradualmente la escuela sansimoniana se convirtió en una especie de iglesia. Enfantin asumió el papel de Papa; Bazard y luego Rodríguez se separaron de él cuando, al predicar la rehabilitación de la carne, quiso asociar con él a la "mujer-sacerdote", a la "madre", en el gobierno del sansimonismo. Las ceremonias que realizó en Menilmontant, su juicio y encarcelamiento en 1832, el viaje a Constantinopla, emprendido por su discípulo Barrault en busca de la "mujer-madre", excitaron el ridículo. Sin embargo, Enfantin, cuya última obra apareció en 1861, ejerció una gran influencia sobre muchas de las mejores mentes. El sansimonismo dejó su huella en hombres como el filósofo Jean Reynaud, Buchez, quien en 1848 desempeñó un papel político importante, el crítico religioso Gustave d'Eichthal, los economistas Barrault y Michel Chevalier, los publicistas Edouard Charton y Maxime du Camp, el general Lamoricière y Baron Blanc, futuro ministro de Italia. El movimiento industrial del siglo XIX fue promovido en gran medida por ingenieros imbuidos de las doctrinas sansimonianas; los ferrocarriles de Francia, el establecimiento financiero del Segundo Imperio se debió a influencias sansimonianas.

Los sansimonianos previeron que la industria estaría cada vez más concentrada en grandes sindicatos y que el Estado como órgano de centralización social intervendría cada vez más. Lo que no previeron fue que la producción industrial se democratizaría. Tuvieron de antemano la intuición de lo que llamamos fideicomisos y acuerdos, pero no previeron los sindicatos y, por lo tanto, eran menos perspicaces que Ketteler, Manning y León XIII. Lamartine describe el sansimonismo como “"un plagio atrevido que surge del Evangelio y volverá allí", e Isaac Pereire, el último de los sansimonianos, en una obra titulada "La question religieuse" (1878), instó al recién elegido Papa León XIII a emprender la dirección de la reforma social universal. Este, el último eco del sansimonismo fue, por así decirlo, un llamamiento a la "Rerum Novarum".


Bibliografía: Expos. de la doctrine saint-simonienne (París. 1829); Œuvres de Saint-Simon et d'Enfantin, XLVII (París, 1865-78); WEILL, Un précurseur du socialisme: Saint-Simon et son œuvre (París, 1894); IDEM, L'école saint-simonienne, son histoire, son influence jusqu'à nos jours (París, 1896); PEREIRE, Des premiers rapports entre Saint-Simon et Auguste Comte in Revue Historique, XCI (1906); GEORGE DUMAS, Psychologie de deux messies positivistes, Saint-Simon et Auguste Comte (París, 1905); WEISENGRÜN, Die socialwissenschaftlichen Ideen Saint Simon's; ein Beitrag zur Geschichte des Socialismus (Basilea, 1895); CHARLETY, Hist. du saint-simonisme, 1825-1864 (París, 1896); HALÉVY, La doctrine économique de Saint-Simon et des Saint-Simoniens in Revue du mois (1908); BOOTH, Saint Simon and Saint Simonism (Londres, 1871).

Fuente: Goyau, Georges. "Saint-Simon and Saint-Simonism." The Catholic Encyclopedia. Vol. 13, págs. 377-378. New York: Robert Appleton Company, 1912. 30 julio 2021 <http://www.newadvent.org/cathen/13377a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina