Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 23 de abril de 2019

Enrique, Duque de Joyeuse

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Nació en 1563 y no en 1567, como se establece erróneamente en la “Biographic Michaud”; murió en Rívoli el 28 de septiembre de 1608. Fue el tercer hijo del Mariscal Guillermo de Joyeuse, y hermano del almirante Anne de Joyeuse y del prelado Francois de Joyeuse. De joven, cuando era conocido como el Conde de Bouchage, se sintió atraído a la vida religiosa y le confió su deseo al guardián de los franciscanos de Toulouse. Pero cediendo a la presión de su familia se casó con Catalina de la Valette, hermana del Duque d’Epernon; luego peleó en Languedoc y Guienne contra los hugonotes. Sin embargo, su inclinación hacia la vida religiosa perduró, y él y su esposa intercambiaron la promesa de que si uno de ellos moría el otro entraría a la religión. Catalina murió, y pocas semanas después, 4 de septiembre de 1587, Joyeuse recibió el hábito del convento de los capuchinos en la Rue Saint-Honoré, París, de manos del P. Bernardo Dorzimo, y tomó el nombre de Pére Ange. Este paso ocasionó gran agitación. El “Venerable” P. Honoré de París (Charles Bochart de Champigny) le adjudicó al ejemplo de Joyeuse el impulso que le hizo entrar al claustro.

Cuando en octubre de 1587 asesinaron a dos hermanos de Joyeuse en Coutras, éste venció la fuerte tentación de volver a ser soldado para vengarlos. Cuando, después del Día de las Barricadas (vea Casa de Guisa), 12 de mayo de 1588, la burguesía y el pueblo de París deseaban recuperar el favor de Enrique III, que había buscado refugio en Chartres, enviaron como primera embajada una procesión de capuchinos, a cuya cabeza estaba Père-Ange portando una Cruz y azotado por otros dos monjes, mientras el pueblo imploraba misericordia. El 18 de agosto de 1588, el P. Ange, de conformidad con la regla franciscana, redactó su testamento, que fue luego ratificado al día siguiente por Enrique III, y el que el Padre Ubaldo (d'Alençon) ha recuperado y publicado recientemente. Terminada esta formalidad, pudo hacer su profesión en diciembre de 1588, tras lo cual fue enviado a Italia a estudiar teología.

En 1592 era guardián de los capuchinos de Arles e iba de camino a Toulouse, cuando su hermano menor, Escipión de Joyeuse, se ahogó en el Tarn tras la derrota de Villemur. El cardenal de Joyeuse, el parlamento y el clero, todos pensaron en colocar al P. Ange al comando de las tropas contra los hugonotes como gobernador de Languedoc. El Papa le liberó de sus votos. El capuchino, que ahora era soldado de nuevo, luchó valientemente, y luego reunió a los estados de Languedoc en Carcasona para adoptar medidas para lograr la paz. Se puso de acuerdo con el mariscal de Montmorency, su padrino, sobre una tregua de tres años, que pronto fue seguida por una paz general, debido a la abjuración de Enrique IV. Enrique IV lo nombró mariscal de Francia, gran maestre del guardarropa y gobernador de Languedoc. Pero después de haber casado a su hija con el duque de Montpensier, recordando el consejo que le dio su madre moribunda en julio de 1595, y sensible a las palabras de Enrique IV, quien lo había llamado un "capuchino sin hábito", Joyeuse se unió a (8 de febrero de 1599) a los capuchinos en la calle Saint-Honoré.

En 1600 predicó de nuevo en París, en particular en Saint-Germain l'Auxerrois, ante el rey y la corte. Los debates que a continuación se llevaron a cabo en el púlpito entre P. Brulart de Sillery y P. Ange de Joyeuse sobre la inviolabilidad del matrimonio, le acarreó a los capuchinos el desagrado de Enrique IV, quien había disuelto su matrimonio con la reina Margarita. A su vez guardián del convento de Toulouse, provincial de Francia, fundador del convento capuchino en Nevers, guardián del convento de la Calle San Honoré en París (1606), se fue a Roma (1608) para asistir al capítulo general de su orden. Allí fue nombrado definidor general y, a través de la intervención del cardenal de Givry, obtuvo permiso para salir de Roma, donde el Papa deseaba retenerlo. Salió el 10 de agosto de 1608 y fue atacada por la fiebre en Rívoli. Fue enterrado en la iglesia de los capuchinos en la Calle San Honoré. Su biógrafo, Jacques Brousse, ha conservado algunos fragmentos de sus sermones. Bernardo de Bolonia "Bibliotheca script. Cap." (1747), menciona una de sus obras llamada "Flamma divini amoris", la cual parece haberse perdido. Las bromas de la "Henriade" de Voltaire en relación con el "monje guerrero" han causado a menudo que se olviden los hechos reales y han infligido al ardiente y piadoso fraile un oprobio no sostenido por la verdad histórica.


Bibliografía: BROUSSE, La vie du Reverend Pere Ange de Joyeuse, etc. (París, 1621); DE CALLIERIES, Le courtisan predestine, ou le duc de Joyeuse capuchin (París, 1662); Vie du R. P. de Joyeuse (por un capuchino, París, 1863); UBALD D'ALENCON, Le testament du P. Ange de Joyeuse in Etudes Franciscaines, VI (1901), 630-38; DE LANMODEZ, Les Peres gardiens des Capucins du couvent de la rue Saint-Honore a Paris in Bulletin de la Societe de l'Historie de Paris (1893).

Fuente: Goyau, Georges. "Henri, Duc de Joyeuse." The Catholic Encyclopedia. Vol. 8. New York: Robert Appleton Company, 1910. <http://www.newadvent.org/cathen/08530c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina. rc