Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 22 de septiembre de 2018

Tabernáculo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Precursor del Templo en el Antiguo Testamento

(Latín tabernaculum, tienda de campaña) en el lenguaje bíblico generalmente designa el santuario movible en forma de tienda de los hebreos antes de la erección del Templo de Salomón. Las diversas expresiones en el texto hebreo en referencia al Tabernáculo (’ohel, tienda; ohel mo’ed, tienda del encuentro; ’ohel ha= eduth, tienda del testimonio; mishkan, morada; mishkan ha- ‘eduth, morada del testimonio; mishkan ‘ohel, morada de la tienda; beth Yahweh, casa de Yahveh; qodesh, santo; miqdash, santuario; ’hekal, templo), mientras que nos permiten formar una idea justa de esta construcción, por la aparente consistencia de los pasajes en los que respectivamente ocurren, hacen surgir muchos de los problemas con los que tienen que luchar todos los comentaristas modernos de las Escrituras. Así, el Éxodo describe que el arca se refugiaba en una tienda (33,7, Hebr ’ohel mo’ed), cuya posición estaba "a cierta distancia fuera del campamento" (cf. Núm. 11,16 ss.; 11,24-30; 12; Deut. 31,14ss), custodiada por "Josué hijo de Nun" (11), y en cuya puerta Yahveh solía manifestarse a Moisés (9-11; cf. Núm. 12,5; Deut. 31,15). Los críticos independientes alegan que esta "tienda del Encuentro" (o mejor, tal vez, "tienda del oráculo") no era idéntica con el tabernáculo moderno a partir del hecho de que este 'ohel mo'ed existía antes de que Besalel y Oholiab comenzasen la construcción del Tabernáculo (Éx. 35 – 36) y que el lugar habitual de este último era en el mismo medio del campamento (Núm. 2,1 ss; 10,15 ss). Se pone mucho énfasis sobre ésta y otras aparentes discrepancias para concluir que la descripción del tabernáculo en Ex. 25-31 y 39 – 40 es obra de los autores del Códice Sacerdotal posteriores al Exilio.

Suponiendo, sin embargo, la exactitud histórica de las narraciones bíblicas, nos limitaremos aquí a una breve descripción de ese "santuario portátil" de los hebreos. En este santuario hay que distinguir la tienda o tabernáculo propiamente dicho del recinto sagrado en el que la tienda estaba. El “atrio del tabernáculo” (Ex. 27,9) era un espacio rectangular que medía 100 x 50 codos (probablemente el codo egipcio, 20 3/4 pulgadas), separado por cortinas de "lino fino torzal" (27,9), 5 codos de alto, 100 codos de largo en los lados norte y sur, 50 en el este y 50 al oeste, y 20 codos a cada lado de la entrada. La entrada estaba cerrada por un tapiz de lino fino torzal, bordado en colores violeta, púrpura y escarlata, y "dos veces teñida" sobre un fondo blanco (sentido probable de Ex. 27,16). Todas estas cortinas estaban suspendidas de sesenta postes, pero no de una "manera suelta y fluida", como erróneamente afirma Josefo, ya que la longitud total de las cortinas es exactamente el mismo que el perímetro del atrio, con un poste asignado a cada cinco codos de cortina. Estos postes de acacia de cinco codos de alto descansaban sobre basas ("bases", Ex. 39,39) de bronce y se mantenían en su posición por medio de cuerdas (ibid. 39,40) fijadas a clavijas de bronce ("estacas", ibid, 35,18), que estaban clavadas en el suelo; los postes terminaban en un capitel (" la cabeza ", Ex. 39,17, etc. debemos creer que la altura dada anteriormente incluye tanto la base como el capitel de la columna) con una banda o cuello (para colgar la cortina) recubiertos de plata. Al este de la entrada se encontraban sucesivamente: el altar de los holocaustos (Ex. 27,1-8, etc.), la capa de bronce (30,18-21; 38,8, etc), y el tabernáculo propiamente dicho. Este último fue concebido para ser la tienda de la morada de Dios; de ahí que consistía fundamentalmente de cortinas, el marco de madera, aunque indispensable, tenía sólo una importancia secundaria. Toda la estructura medía 30 x 10 10 codos, y se dividía en dos secciones: una al oeste, el "Lugar Santo", que contenía el altar del incienso, el candelero de oro y el Pan de la Presencia; y la otra, el "Santo de los Santos", que contenía el Arca de la Alianza con el propiciatorio y los querubines. Estas secciones medían respectivamente 20 y 10 codos de largo.

La tradición exegética judía, seguida por casi todos los exponentes cristianos de la Biblia, entendió que el marco de madera estaba hecho de 48 tablas grandes (en lugar de vigas) de madera de acacia, que medía 10 por 1 ½ por 1 codo, colocados lado a lado. Esto significa un peso (alrededor de cincuenta toneladas) fuera de proporción con lo que estas vigas tendrían que soportar y muy difíciles de transportar. Algunos eruditos modernos que han estudiado más de cerca los términos técnicos utilizados en el original adoptan otro punto de vista. Según ellos, las "tablas" del tabernáculo han de ser entendidas como marcos livianos que consistían de dos montantes unidos (probablemente en la parte superior, media e inferior) por ataduras o barras cruzadas (las "muescas" en Ex. 26,17 ). De estos marcos, cubiertos de oro (26,29), había 20 en el lado norte del tabernáculo, 20 en el sur y 6 en el este. Para proporcionar solidez y rigidez, se colocó un marco inclinado en las esquinas noreste y sureste para reforzar la estructura (26,23); la parte inferior de los montantes iba hundida profundamente en cajas de plata o basas, probablemente, debe entenderse como bloques cuadrados (cerca de un codo de alto y ¾ codos alrededor); y, por último, cinco barras de madera, que pasaban a través de anillos fijados a los marcos, y que corrían a lo largo de los lados (26,26-28). En el oeste los marcos serían remplazados por cinco postes de madera de acacia recubierta de oro, hundidos en basas de bronce, y coronados con capiteles de oro (26,37). Cuatro postes de la misma hechura, con basas de plata, separaban el Lugar Santo del Lugar Santísimo.

Una cortina, dos piezas de tapicería fina unidas por anillos de oro, se extendían por todo el marco; cada pieza de tapicería consistía de cinco bandas, 28 por 4 codos, unidas por anillas. La dimensión total de esta era de 20 por 40 codos; debió haber alcanzado la parte superior de las basas en el norte y el sur, contra las que posiblemente estaba fijada (había lazos en la parte superior de las cortinas probablemente para este fin), mientras que en el este llegaba hasta el suelo. Cubriendo esta cortina había otro tejido de pelo de cabra (el material ordinario de la tiendao), montado en algo similar; sus dimensiones, 11 (6 +5) x 4 = 44 por 30 codos, se calculaban de ese modo con el fin de cubrir completamente la cortina interior en los lados norte, este, y sur para que cuelgue doblada en el lado oeste, cubriendo así la parte superior y capiteles de los postes (Ex. 26,7-13). Dos cubiertas externas (no se dan las dimensiones), una de piel de carnero teñida y una de piel de dugongo, protegían toda la estructura. Un colgante, al parecer de la misma mano de obra que el que cerraba la entrada del atrio, protegía la entrada del tabernáculo (ibid. 36); y, por último, un velo de la misma tapicería que la cortina interior, colgado de los cuatro postes mencionados anteriormente, completaba la separación del Santo de los Santos del Lugar Santo.

Historia

Retrasado por el estallido de culto idolátrico de la gente en espera de la larga relación de Moisés con Dios en el Monte Sinaí, la construcción fue realizada por los hábiles obreros elegidos por Dios, y se dedicó el primer día del segundo año después de la huida de Egipto. A partir de entonces el tabernáculo, bajo el cuidado especial de los levitas de la familia de Gerson, acompañó a los israelitas a través de su estancia en el desierto; durante las marchas, iba después de las primeros seis tribus y antes de las otras seis (Núm. 2,3-34); en los campamentos, ocupaba el centro del campamento con tres tribus a cada lado. Después del cruce del Jordán, es probable que permaneciese en Galgala hasta su traslado a Silo (Jos. 18,1), donde permaneció durante muchos años. En tiempos de Saúl, se habla del tabernáculo en Nob (1 Sam. 21,1-6), y después en Gabaón (1 Crón. 16,39), hasta que Salomón la mandó a trasladar a su nuevo Templo (1 Rey. 8,4; 2 Crón. 5,5). Desapareció en los primeros años del siglo VI a.C., bien sea llevada por el ejército de Babilonia en 588, o, si se da crédito a la carta prefacio en 2 Mac., fue escondida por Jeremías en un lugar desconocido y seguro.


Bibliografía: JOSEFO, Jewish Antiquities, III, VI; PHILO, De Vita Moysis. Talmud Babyl.: Tract. Middoth, una baraitha (baraitha: tradición en la ley oral judía que no está en el Mishná) da las opiniones de antiguos doctores sobre el tema. BROWN, The Tabernacle (6ta ed., 1899); ORR, The Problem of the O.T. (Nueva York, 1906); OTTLEY, Aspects of the O.T. (Oxford, 1897); WELLHAUSEN, Prolegomena (Edimburgo, 1885); WESTCOTT, Essay on the General Significance of the Tabernacle in The Epistle to the Hebrews (Nueva York, 1889), 233 ss.; B HR, Symbolik des mosaisch. Kultus (1837-39); FRIEDRICH, Symbolik der mos. Stiftshütte (Leipzig, 1841); GRAF, Die geschichtl. Bücher des A. T. (Leipzig, 1866), 51 ss.; NEUMANN, Die Stiftshütte (Gotha, 1861); POPPER, Der bibl. Bericht ber die Stiftshütte (Leipzig, 1862); RIGGENBACH, Die mosaisch. Stiftshütte (1861); SCHICK, Stiftshütte u. Tempel (1898).

Fuente: Souvay, Charles. "Tabernacle in the Old Testament" The Catholic Encyclopedia. Vol. 14. New York: Robert Appleton Company, 1912. 25 Dec. 2011 <http://www.newadvent.org/cathen/14424b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina