Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 27 de septiembre de 2020

Ventanas (en Arquitectura Eclesiástica)

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Ventanas (en Arquitectura Eclesiástica) : Desde el principio, las iglesias cristianas, en contraste con los templos antiguos, estaban destinadas a ser lugares para la reunión de los fieles. El temperamento de la gente de Oriente y del sur donde aparecieron por primera vez las casas de culto cristiano, requería la entrada de mucha luz por grandes aberturas en las paredes, es decir, por las ventanas. De hecho, las primeras basílicas cristianas estaban ricamente provistas de grandes ventanas, colocadas en parte en la nave central, que era elevada para este propósito, en parte en las naves laterales y la fachada.

En Europa occidental, o más bien en los países bajo influencia romana, ya no se puede identificar con absoluta certeza los lugares donde existían ventanas en las naves laterales debido a las capillas y adiciones que a menudo se construyeron luego. Sin embargo, en Oriente, donde era costumbre seleccionar sitios aislados para edificaciones eclesiásticas, las ventanas grandes eran la regla. El lugar de la ventana era determinado por la composición arquitectónica de la basílica, la distancia entre dos columnas generalmente indicaba la posición de una ventana. Sin embargo, en Oriente hubo infinitas excepciones a esta regla; así, en Bakusa en Siria, las ventanas estaban muy juntas, así como sobre las columnas; En Kalat-Seman, cada intercolumnio contenía dos ventanas. En general, dos o tres ventanas unidas en un grupo, como luego fue la regla en la arquitectura romana, fueron incluso frecuentes en la arquitectura cristiana primitiva de Asia Menor.

La forma de la ventana es casi igual en todas partes; un rectángulo que generalmente tiene una parte superior redondeada, pero rara vez un dintel recto. Cuando se usa este último es generalmente balanceado por un arco de medio punto de piedras en forma de cuña. La ornamentación de las ventanas era casi imposible en las basílicas de Europa occidental, que generalmente estaban construidas de ladrillo, mientras que las iglesias de piedra sirias, y como un caso excepcional, las de la escuela de Espoleto, exhibían ricos contornos y ornamentos en forma de cinta. De ese período problemático que se extendió hasta la época de Carlomagno y más tarde hasta el comienzo del arte románico, quedan pocos monumentos que den una clara concepción de la arquitectura de las ventanas en boga.

Según las investigaciones de Haupt, las ventanas de las primeras iglesias germánicas tenían un arco de medio punto arriba que generalmente era una piedra hueca. Por extraño que parezca, a menudo estas ventanas eran más anchas abajo que arriba. En España, Inglaterra y Francia era usual que el jambaje de la ventana terminase con un arco de herradura, al estar su parte superior formada por dos ejes de piedra dispuestos oblicuamente, es decir, como las costillas de un arco. Un ejemplo de este método se encuentra en Deerhurst en Inglaterra. Las ventanas de este período son con frecuencia muy diferentes en los lados interno y externo, la ornamentación más rica se encuentra en el lado interno, como en Saint-Germain-des-Pré en Francia, donde hay columnas entregadas y arquivoltas ornamentadas.

Hasta el siglo XII las ventanas de las iglesias románicas tenían pequeñas aberturas para la luz, un intradós curvo y un alféizar inclinado. Originalmente sin decoración, luego recibieron una armazón, es decir, estaban rodeadas por un borde de ejes delgados como por un marco. En el desarrollo posterior, estos ejes redondos recibieron pequeñas bases y capiteles, el intradós se dividió en intervalos rectangulares en los que se colocaron pequeñas columnas. El arte gótico adoptó este marco, simplemente cambiando el arco redondo a uno apuntado, y luego reemplazó los intervalos rectangulares del intradós por acanaladuras. A medida que el estilo creció, se abandonaron los pequeños capiteles de los ejes redondos y luego los ejes mismos, por lo que el estilo volvió al marco simple. El gótico tardío dejó de usar incluso el marco y empleó los intradós inclinados solos, sin más adornos.

Naturalmente, hubo innumerables excepciones al desarrollo bosquejado aquí solo en sus características generales. En el arte románico, los alféizares tenían originalmente solo una ligera inclinación. Este gradualmente se hizo mayor hasta que se volvió más que un ángulo recto. Una característica del estilo románico es la agrupación de dos a cuatro ventanas, la llamada ventana agrupada. Sobre la ventana, la superficie plana del arco permaneció sin ornamentación o fue perforada por pequeñas ventanas redondas. Además de ventanas coronadas por el arco de medio punto, el arte románico usó otras rodeadas por el arco de abanico o de trébol, e incluso aberturas para luz de diseño completamente barrocas con arcos curvados arbitrariamente.

En el período gótico las ventanas eran más anchas y más largas; en algunas catedrales casi sustituían a las paredes. Aunque la ventana agrupada con tres aberturas no desapareció por completo, era más habitual usar dos ventanas estrechas combinadas por un eje común y un arco apuntado común sobre ellas. Los ejes se volvieron constantemente más delgados y se introdujo un arco circular debajo del arco apuntado. Con el transcurso del tiempo esto condujo a la aparición de tracerías, que se utilizaron tanto en la ornamentación de ventanas en el período gótico que se convirtió en la consideración más importante en la construcción de ventanas. La tracería se forma al unir partes separadas de un círculo llamado lóbulos; sus puntos de contacto se denominan cúspides. Por medio de la tracería, los arcos apuntados de las ventanas se llenaron constantemente con nuevas formas y diseños, simples en el gótico temprano, artificiales y confusos cuanto más se desarrollaba el estilo, hasta que finalmente en el estilo gótico tardío o “flamboyant” se usó la tracería ondulada, que ya no consistía en círculos y segmentos de círculos, sino que asumía formas comparables a las llamas, un estilo particularmente en boga en Inglaterra y Francia. Hacia el final del período gótico se comenzó a utilizar una mayor sobriedad de forma y la tracería comenzó a declinar. La elaboración sufrida por la tracería también fue compartida por los ejes de las ventanas y los intradós. No divididos al principio, gradualmente recibieron contornos más ricos y se separaron en pilares principales y subordinados. La tracería más antigua de la que se conoce la fecha es la que aún existe en las capillas del coro de la catedral de Reims (1211).

El Renacimiento regresó a las ventanas agrupadas de arcos redondos de estilo románico, particularmente en edificios de ladrillo. Todavía se encuentran aberturas de luz con esbeltas conexiones entre ellas y encerradas en marcos rectangulares en casas construidas en piedra, particularmente en el Renacimiento tardío. En general, recibían como adorno, en imitación de la Antigüedad, un marco de perfil amplio, que a la altura del Renacimiento generalmente estaba rodeado por dos soportes, pilastras o columnas, y el entablamento descansaba sobre ellos. El encuadre de este tipo tiene muchas formas, pero los siguientes son los estilos más notables:

  • (1) La abertura para la luz está rodeada por un marco que corre paralelo a ella, que tiene el perfil de un arquitrabe y generalmente tiene una cornisa horizontal como acabado en la parte superior (marco simple);
  • (2) en lugar de los simples armazones, se colocan pilares, pilastras o columnas en los lados perpendiculares, que llevan encima un entablamento recto, una cornisa a dos aguas o una arquivolta (marco de celosías);
  • (3) La forma más frecuente y artística es la combinación del marco simple y el marco de celosía, del cual surgen las combinaciones más variadas, ya que a veces el marco simple encierra un marco de celosía, o el reverso, o a veces dos marcos de celosía se combinan entre sí (marco combinado);
  • (4) abandonando los marcos y soportes, las aberturas para la luz están rodeados solo por sillería recién cortada. En los edificios costosos, las ventanas tenían un acabado ornamental debajo, ya sea una moldura en la parte inferior apoyada sobre consolas o un panel rodeado por un marco o cargado por soportes.

El estilo barroco agregó a las aberturas de luz rectangulares y de arco redondo las de forma de arco carpanel e incluso de forma ovalada, y buscó enriquecerlas dibujando en las esquinas y curvando los lados hacia adentro y hacia afuera. Esto condujo a la aparición de una gran variedad de líneas cuyo número y falta de reposo es característico del barroco. El marco que el Renacimiento le había dado a las ventanas siguió siendo habitual durante el período barroco, pero de acuerdo con todo el desarrollo del estilo, se aumentaron, fueron más artificiales y tuvieron menos reposo. El más utilizado fue el marco liso plano o perfilado, en el que la cornisa ya no corría paralela a la abertura de la luz, sino que asumía una forma arbitraria independiente; a veces el marco era interrumpido por una sillería recién cortada.

Rara vez se utilizaba el marco de soporte, y el marco combinado se cambió de modo que ya los marcos no estaban colocados uno cerca del otro, sino uno sobre el otro, y solo se veía en los dos lados una pequeña parte del de abajo. La parte del marco sobre la ventana recibió un desarrollo rico; generalmente era una cornisa horizontal o una cornisa a dos aguas; donde las ventanas se arqueaban también siguió la línea curva, con el resultado de una variedad ilimitada de formas artísticas. El clasicismo primero abandonó la combinación de los dos marcos, luego abandonó el marco de celosías, por lo que finalmente no quedó nada de la variedad anterior, sino el simple marco sin adornos con o sin una pieza superior. En cuanto a los estilos Luis XVI e Imperio, la simplificación del marco se mantuvo y la ornamentación se limitó casi exclusivamente a la parte superior, que estaba apoyada en consolas y adornada con guirnaldas de frutas y otros adornos en imitación de la Antigüedad.


Bibliografía: Además de las obras sobre arquitectura vea especialmente: HAUPT, Die älteste Kunst insbesondere die Baukunst der Germanen (Leipzig, 1909); GENEWEIN, Von Romanischen bis zum Empire (Lepipzig, 1905-11).

Fuente: Kleinschmidt, Beda. "Windows in Church Architecture." The Catholic Encyclopedia. Vol. 15, págs. 653-654. New York: Robert Appleton Company, 1912. 3 agosto 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/15653b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.