Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 27 de enero de 2020

Túnica Sagrada

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Túnica Sagrada (de Tréveris y Argenteuil): La catedral de Tréveris (en Alemania) y la iglesia parroquial de Argenteuil (en Francia) reclaman la posesión de la túnica inconsútil de Cristo (griego, chiton arraphos; latín, tunica inconsutilis, Juan 19,23), la cual fue echada a suertes por los soldados en la Crucifixión. La tradición de Tréveris afirma que esta reliquia fue enviada a esa ciudad por la emperatriz Santa Elena. Durante algún tiempo, los que mantenían esta opinión basaban su reclamo en un documento en los archivos antiguos de la ciudad, el "Diploma Silvestre", enviado por el Papa Silvestre a la Iglesia de Tréveris, pero este, al menos en su forma actual, no puede ser considerado genuino. Sin embargo, se ha probado de manera concluyente por documentos incontestables que desde aproximadamente el año 1100 la gente de Tréveris estaba completamente convencida de que poseían la túnica inconsútil de Cristo y que les había llegado de Santa Elena.

La vida de San Agricio, obispo de Tréveris, escrita en el siglo XI (antes de 1072), menciona las reliquias que Santa Elena envió a Tréveris durante la vida de Agricio, y narra a partir de la "tradición confiable de los antepasados" que una vez un obispo piadoso de Tréveris mandó a abrir el relicario guardado en el tesoro de la catedral, el cual contenía entre, otras reliquias, un vestido de nuestro Señor, del que algunos decían era la túnica inconsútil y otros que era el manto púrpura con el que lo habían vestido en su Pasión (Monumenta Germ. Hist., Script., VIII, 211). La "Gesta Treviorum", escrita en 1105, da testimonio de la existencia de la Tunica Domini y de la tradición sobre la forma en que fue llevada a Tréveris (Mon. Germ. Hist., Script., VIII, 152). Un antiguo testigo de la tradición del envío de reliquias a Tréveris por Santa Elena (sin embargo, no se hace mención especial de la Túnica Sagrada) es el panegírico de Santa Elena compuesto por Almannus de Hautervilliers alrededor de 880 (Acta Sanctorum, agosto, Vol. III, p. 952). Un testigo mucho más antiguo es una tableta de marfil conservada en el tesoro de la catedral de Tréveris, que data de principios del siglo V o VI, según algunos, y según otros de un período posterior. Se explica que es una representación de un traslado de reliquias a Tréveris con la cooperación de Santa Elena. Si bien este testimonio puede no proporcionar una prueba real de la autenticidad de la reliquia, es valioso para confirmar la probabilidad de la misma.

Los argumentos de los opositores de la reliquia son meramente sus propias opiniones: estos escritores no proporcionan pruebas sustanciales de su alegato. La reliquia en sí no ofrece ninguna razón para dudar de su autenticidad. Las investigaciones arqueológicas (1890 y 1891) han demostrado que "el material de la tela de color marrón claro es para todos los aspectos de lino o algodón". Ha sido imposible descubrir rastros de costuras originales en la reliquia, que está cubierta en ambos lados por velos protectores. Por lo tanto, la investigación no proporcionó ninguna razón para dudar de la antigua tradición en Tréveris.

En 1196, el arzobispo Johann I trasladó solemnemente la Túnica Sagrada desde la capilla de San Nicolás de la catedral al altar mayor en ese momento consagrado por él (Continuación de la "Gesta Trevirorum", Mon. Germ. Hist., Script. XXIV, 396). Parece que la reliquia permaneció allí no vista ni tocada hasta 1512. En ese año, de acuerdo con el deseo del emperador Maximiliano I, con motivo de la celebración de una dieta en Tréveris, el 14 de abril el arzobispo Richard von Greifenklau la tomó de su lugar de descanso en el altar, y el 3 de mayo, y durante muchos días después, fue mostrada solemnemente a los príncipes y al pueblo reunidos. En los años siguientes, hasta 1517, se realizó anualmente una exposición de la Túnica Sagrada. El obispo auxiliar, Johann Enen, compuso una Misa, "de Tunica inconutili", que se encuentra en los Misales de Tréveris impresos en Espira (1516) y en Coblenza (1547). A solicitud del arzobispo, el Papa León X, mediante una Bula del 26 de enero de 1515, concedió una indulgencia plenaria a todos los peregrinos que visitasen la catedral de Tréveris en el momento de la exposición de la Túnica Sagrada, que en adelante tendría lugar cada siete años, y siempre en el mismo año que la peregrinación de Aquisgrán. Esta orden para una exposición de la Túnica Sagrada cada siete años se observó desde 1517, año en que tuvo lugar la siguiente peregrinación de Aquisgrán, hasta 1545. Luego cesó la sucesión regular y las siguientes exposiciones ocurrieron solo en los años 1585 y 1594, y entonces no otra vez hasta 1655 después del final de la Guerra de los Treinta Años.

En los tiempos bélicos que siguieron, la reliquia fue llevada repetidamente a la fortaleza de Ehrenbreitstein, y desde allí era llevada nuevamente a la catedral de Tréveris. Cuando los franceses invadieron el principado de Tréveris en 1794, la reliquia fue llevada por seguridad al interior de Alemania, a Bamberg y luego a Augsburgo, a donde se había retirado el último elector de Tréveris, Clemens Wenceslaus, también obispo de Augsburgo. No fue sino hasta 1810 que, a través de los repetidos esfuerzos del obispo Mannay, fue devuelta a Tréveris, en cuya ocasión el obispo organizó una exposición solemne de la Túnica Sagrada, del 9 al 27 de septiembre de ese año, la primera desde 1655. Hubo una gran concurrencia de católicos de los países vecinos.

De mayor importancia aún fueron las dos siguientes exposiciones, que se realizaron en el siglo XIX. La primera fue organizada por el obispo Arnoldi desde el 18 de agosto al 6 de octubre de 1844. Grandes y entusiastas multitudes de peregrinos, se dice que más de un millón, acudieron de todas partes a Tréveris. Además de la influencia que ejerció la peregrinación de Tréveris de ese año sobre la religión, ocurrieron una serie de curaciones maravillosas. Por otro lado, esta exposición fue ocasión de mucho fanatismo. El 15 de octubre de 1844 el sacerdote suspendido Johann Ronge publicó su propia carta abierta al obispo Arnoldi, cuyo resultado fue el llamado “Deutsch-katholisch” o movimiento “católico alemán”. Entre otros escritos hostiles que aparecieron en ese momento, causaron mayor conmoción los de los profesores de Bonn, J. Gildermeister y H. von Sybel, que pretendían apoyarse en fundamentos científicos. Una exposición que rivalizó con la de 1844 fue la última, ordenada por el obispo Korum, del 20 de agosto al 4 de octubre de 1891. En esta ocasión, los peregrinos sumaron 1.925.130. Para alentar esta exposición, León XIII dio su aprobación al oficio "de tunica inconsutili" y le otorgó, mediante un breve del 11 de julio de 1891, una indulgencia a los peregrinos. El propio obispo Korum publicó en 1894 un relato de los milagros y manifestaciones del favor divino que ocurrieron.

La tradición de Argenteuil afirma que la prenda venerada en esa ciudad como la Túnica Sagrada fue traída allí por Carlomagno. El documento más antiguo relacionado con la existencia de esta reliquia data de 1156. Este es la “Charta Hugonis”, en la cual el arzobispo Hugo de Ruán testifica que en el tesoro de la iglesia de los benedictinos en Argenteuil se conserva la Cappa pueri Jesu (vestido del Niño Jesús) a temporibus antiquis (desde tiempos antiguos); que él mismo, en compañía de otros obispos y abades, la había examinado y encontrado genuina, y que entonces fue expuesta ante Luis VII y luego públicamente para la veneración de los fieles; al mismo tiempo proclamó una indulgencia para los peregrinos que viniesen a honrarla (la “Charta” fue impresa por Jacquemot, p. 233 ss., también en P.L., CXCII, 1136-38). Las palabras Cappa pueri Jesu fueron interpretadas por los defensores posteriores de la tradición de Argenteuil con el significado de Tunica inconsutilis usada por el Salvador durante su Pasión. Las crónicas medievales, del siglo XII al siglo XIV, que hablan de la reliquia y de su exposición en 1156, dejan en claro cómo se efectuó este cambio en la tradición; surgió por la mezcla de los detalles de las dos leyendas, que se explica por la creencia de que la prenda tejida por la Santísima Virgen para el Niño Jesús creció con Él, y así fue usada por Él durante toda su vida en la tierra. Los defensores modernos de la tradición de Argenteuil ahora designan la reliquia honrada allí simplemente como la vestimenta inconsútil de Cristo; le niegan a la Iglesia de Tréveris el derecho a llamar a su reliquia por este nombre, reconociendo sin embargo que la reliquia de Tréveris es genuina, pero que no es la Tunica inconsutilis, sino la vestimenta exterior de Cristo.

Quienes creen en la tradición de Tréveris afirman, por el contrario, que la reliquia de Argenteuil, que está tejida de lana fina y es de color marrón rojizo, no es una túnica sino un manto. Con esto no buscan disputar la autenticidad de la reliquia de Argenteuil, sino afirmar que es la Cappa pueri Jesu y no la Tunica inconsutilis. La historia de la veneración de la reliquia de Argenteuil se puede rastrear desde 1156. La Revolución amenazó su seguridad. Después del despojo del convento benedictino, primero fue trasladada en 1791 desde la iglesia conventual a la parroquial. En 1793 el párroco de ese año, quién temía que les fuese quitada y deshonrada, la cortó en pedazos, los cuales escondió en varios lugares. En 1795 las porciones que se pudieron hallar fueron regresadas a la iglesia: de estas hay cuatro: una grande y tres pequeñas. El traslado a la nueva iglesia de Argenteuil tuvo lugar en 1865, y las últimas exposiciones en 1894 y 1900. Una Misa y una secuencia en honor de la Túnica Sagrada de Argenteuil se encuentran en los Misales de París y Chartres impresos en el siglo XVI.


Bibliografía: La Túnica Sagrada de Tréveris: HOMMER, Geschichte des heiligen Rockes unserces heilandes (Bonn, 1844); MARX, Geschichte des heil. Rockes in der Donkirche zu Trier (Tréveris, 1844); IDEM, Die Ausstellung des h. Rockes in der Domkirche zu Trier im herbst des Jahres 1844 (Tréveris, 1845); RITTER, Uever die Verechrung der Reliquien und besonders des heil. Rockes in Trier (Breslau, 1845); GORRES, Die Walfahrt nach Trier (Ratisbona, 1845); HANSEN, Aktenmassige Darstellung wunderbarer Hinlungen welche bei der Ausstellung des hl. Rockes zu Trier im Jahre 1844 sich ereigneten. Nach authentischen Urkunden (Tréveris, 1845); Die heilwirkungen bei der Ausstellung in Trier in Historisch-politische Blatter, XVI (1845), pp. 50-65, 121-149; BEISSEL, Geschichte der Trierer Kirchen, ihrer Reliquien und Kunstschatze, II, Zur Geschichte des hl. Rockes (Tréveris, 1889); 2da ed., 1889); WILLEMS, Der hl. rock zu Trier. Eine archaologisch-historische Untersuchung (Tréveris, 1891), Rf. tr; La Sainte Robe de N.S. Jesu-Christ a Treves (Tréveris, 1891); HULLEY, Kurze Geschichte der Wallfahrt zum hl. rock in Trier im Jahre 1891 (Tréveris, 1891); KORUM, Wunder und gottliche Gnandenerweise bei der Ausstellung des hl. Rockes zu Trier im Jahre 1891. Aktenmassig darestllt (Trier, 1894); BEISSEL, Der heilige rock unseres Herrn und Heilandes im Dome zu Trier in Stimmen aus Maria-Laach, Vol. XLI (1891), pp. 146-163; IDEM en Kirchenlexikon, 2da ed., X, 1229-1232; HENNEN, Eine bibliographische Zusammenstellung der Trierer Heiligtumsbucher, deren Durcklegung durch die Ausstellung des heiligen rockes im jahre 1512 veranlasst wurde in Centralblatt four bibliothekswesen, 4to año (1887), págs. 481-550; HULLEY, Kirchliche Tagzeiten und Messgebetz zur Verehrung des hl. Rockes. aus dem Brevier und Messbuch der Diocese Trier in deutscher Uebersetzung herausgegeben (Tréveris 1891). La principal obra contra la autenticidad de la reliquial es GILDERMEISTER AND V. SYBEL, Der Heilige rock zu Trier und die zwanzig andern Heiligen Ungenahten rocke (Dusseldorf, 1844; 3ra ed., 1845), II: Die Advocaten des Trierer rockes, Fasc. 1-3 (Dusseldorf, 1845). Obras apologéticas que refutan la antedicha publicación: CLEMENS, Der heilige rock zu Trier und die protestantische Kirtik (Coblenz, 1845): BINTERIM, Zeugnisse fur die Aechtheit des h. Rockes zu Trier (Dusseldorf, 1845); WILLEMS, Der hl. Rock zu Trier und seine Gegner (Tréveris, 1892), en respuesta a GILDERMASTER-SYBEL y la literature antagonista de 1891. La Túnica Sagrada de Argenteuil: GERBERON, L historie de la Robe sans couture de Nostre Seigneur Jesus-Christ, qui est reveree dans l église du Monastere des Religieux Benedicitns d Argenteuil (París, 1677, numerosas ediciones posteriores): HECHT, Derheilige Leibrock Unseres herrn jesu Christi in der Pfarrkirche zu Argenteuil (2da edición de Notre-Seigneur Jesu-Christ, conserve dans l Église d Argenteuil (Lille, 1894): WILLIEMS, La Sainte robe de Treves et la relique d Argenteuil (París, 1894), respuesta a Jacquemot.

Fuente: Lauchert, Friedrich. "Holy Coat." The Catholic Encyclopedia. Vol. 7, págs. 400-402. New York: Robert Appleton Company, 1910. 7 dic. 2019 <http://www.newadvent.org/cathen/07400b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.