Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 17 de febrero de 2019

San Ado de Viena

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Nació cerca del año 800 en la Diócesis de Sens; murió el 16 de diciembre de 875. Se crió en la abadía de Ferrières, de los benedictinos (v. Orden Benedictina), y tuvo como uno de sus maestros al Abad Lupo Servato, uno de los mas célebres humanistas (v. humanismo) de esos tiempos. Por sus talentos geniales y aplicación asidua, Ado se ganó el aprecio de sus maestros y compañeros de escuela, mientras que su obediencia inmediata, profunda humildad y sincera piedad (v. virtud de religión) auguraban su futura santidad. Aunque todos le instaban a estudiar una carrera en el mundo, a la cual su nobleza de nacimiento y gran intelecto le daban derecho, el se consagró (v. consagración) a sí mismo enteramente a Dios tomando el hábito benedictino en Ferrières. Cuando Markward, un monje de Ferrières, se convirtió en Abad de Prüm, cerca de Traer, le solicitó a Ado que enseñara ciencias sagradas (v. teología) allí. Su petición fue concedida. Pronto, sin embargo, algunos monjes envidiosos (v. envidia) de Prüm concibieron un odio implacable contra Ado, y a la muerte de Markward, lo expulsaron del monasterio. Con el permiso de su abad hizo una peregrinación hacia Roma, donde permaneció cinco años. Luego se fue a Ravena, donde descubrió un viejo martirologio romano que le sirvió como base para su propio renombrado martirologio publicado en 858, el que se conoce comúnmente como el "martirologio de Ado". En Lyons el Arzobispo, San Remigio, lo recibió con los brazos abiertos, y, con el consentimiento del Abad de Ferrières, lo nombró párroco de la Iglesia de San Román cerca de Viena. En 860 se convirtió en Arzobispo de Viena y un año después Nicolás I le entregó el palio. Con su palabra y ejemplo comenzó a reformar la laxitud de los sacerdotes, y les dio órdenes estrictas para instruir el laicado (v. laicos) en las necesarias doctrinas cristianas. Su propia vida fue modelo de humildad y austeridad. Cuando Lotario II, Rey de Lorena, injustamente (v. injusticia) despidió a su esposa Theutberga y los legados papales en el Sínodo de Metz fueron sobornados (v. soborno) para sancionar (v. sanción) la boda del Rey con su concubina (v. concubinato) Waldrada, Ado se apresuró a Roma y reportó el crimen al Papa, quien acto seguido anuló las actas del sínodo. Además del "Martirologio" antes mencionado, escribió una crónica que cubre desde la creación del mundo hasta 874 d.C., "Chronicon de VI ætatibus mundi", y las vidas de San Desiderio y San Teodoro. El nombre de Ado está en el martirologio romano y en Viena su fiesta se celebra el 16 de diciembre, día de su muerte.

Butler, Lives of the Saints, 16 Dec.; for his praise Mabillon, Acta SS. Ord. S. Bened. (1680), IV (2), 262-275; Ebert, Gesch. der lat. Litt. des Mittelalters (1880), II, 384-387; Lechner, Martyrologium des Benediktiner-Ordens (Augsburg, 1858); H. Achelis, Die Martyrologien ihre Geschichte und ihr Wert (Berlin, 1900). For his martyrology P.L., CXXIII, 9 sqq. MICHAEL OTT. Transcrito por Richard E. Cullen. Traducido por Lourdes P. Gómez. Revisado y corregido por Luz María Hernández Medina.