Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 7 de diciembre de 2019

Paño mortuorio

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
12065882 10153709000213210 3262734767043592683 n.jpg
03.jpg
01.jpg
Cataf.jpg
A. PAÑO MORTUORIO

El paño mortuorio es una tela negra y pesada, que se coloca sobre el ataúd en la iglesia, en un funeral, o sobre el catafalco en otros servicios para los difuntos. En el centro de ésta generalmente hay una cruz roja o blanca. Siempre debe de ser negra, pero sus materiales y ornamentos pueden variar. Símbolos de la muerte como calaveras, huesos cruzados, etc. que se prohíben en el altar y en las vestimentas de los ministros, están permitidos en los palios. El paño es de uso universal, aunque no está prescrito. Sin embargo, donde no hay catafalco o féretro, no se puede dar la absolución a menos que se extienda una tela negra en el piso del presbiterio (S. R. C. 3535, 5).

B. PAÑO FUNERAL

Paño negro que usualmente se extiende sobre el ataúd mientras se realizan las exequias para una persona fallecida. Por lo general tiene una cruz blanca obrada a lo largo y a lo ancho. El Ritual Romano no prescribe su uso en el entierro de un sacerdote o laico, pero lo hace para la absolución dada después de un réquiem cuando el cuerpo no esté presente. Sin embargo, la Congregación de los Ritos Sagrados supone su existencia, ya que les prohíbe a los eclesiásticos, especialmente en vestimentas sagradas, actuar como portadores del paño funeral para un sacerdote difunto (3110, 15). También prohíbe el uso de un paño blanco transparente con flecos dorados en el funeral de los canónigos (3248, 3). El "Caeremoniale Episcoporum" ordena una cubierta negra en el lecho de muerte para un obispo difunto. Antes era costumbre especial invitar a las personas a llevar el velo, o, al menos, a tocar sus bordes durante la procesión. Estos portadores con frecuencia mandaban a hacer los paños de materiales muy costosos con los cuales luego hacían las vestimentas sagradas. Anteriormente se usaban dalmáticas o incluso manteles tomados del altar como paños para un Papa difunto, pero esta práctica fue suprimida debido los abusos que se colaron. En el Concilio de Auxerre (578, c. XII) y en los estatutos de San Bonifacio se prohibía el velo que ocultaba el cuerpo.

En la Iglesia Inglesa se usaba regularmente el paño funeral. Así leemos que en el funeral de Richard Kellowe, obispo de Durham (m. 1316), Thomas Conde de Lancaster ofreció tres paños rojos que llevaban el escudo de armas del prelado difunto. En esa misma ocasión Eduardo II de Inglaterra envió paños de tela dorada. En el entierro de Arturo, hijo de Enrique VII, Lord Powys extendió una rica tela de oro sobre el cadáver. Ricos paños similares se usaron en las exequias de Enrique VII y de la Reina María.


Fuente:

A. Meehan, Andrew. "Pall." The Catholic Encyclopedia. Vol. 11. New York: Robert Appleton Company, 1911. 28 Feb. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/11423b.htm>. Traducido por Alonso Teullet. rc

B. Mershman, Francis. "Funeral Pall." The Catholic Encyclopedia. Vol. 6. New York: Robert Appleton Company, 1909. 18 Mar. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/06322a.htm>. Traducido por Luz María Hernández Medina.