Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 17 de febrero de 2019

Karem

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Setenta, karem; Hebreo, KRM, vid o viña)

Nombre de un pueblo en la tribu de Judá. El nombre, al menos en esta forma, aparece sólo una vez en la Biblia, es decir, en Josué 15,59, y aquí sólo en la traducción de los Setenta; sin embargo, está ausente, junto con algunos otros nombres mencionados en el mismo pasaje, en la Vulgata y en las versiones inglesas.

Algunos eruditos identifican a Karem con el Bet Hakkérem o Bet Hakkaram mencionado en Jer. 6,1 y Neh. 3,14; pero sea como fuere, hay un consenso general de opinión crítica al efecto que la antigua Karem ocupa el sitio de la moderna ‘Ain Karim, una floreciente villa ubicada a unas cuatro millas al oeste de Jerusalén. A favor de esta identificación se alega, además de la identidad sustancial del nombre, el hecho de que alrededor de ‘Ain Karim se encuentran otras villas cuyos nombres modernos corresponden con bastante exactitud a los nombres mencionados con Karem en el texto griego de Jos. 15,59. Es probable que la notable fuente que emana cerca del norte de la villa tomó su nombre actual, ‘Ain Karim (Fuente de Karim) del antiguo Karem, que ha sido sustituido por el pueblo moderno. Para 1912 esta última era una villa de alrededor de mil habitantes, más de la mitad de los cuales son musulmanes.

Está situada en una colina detrás de las montañas que se encuentran al oeste de Jerusalén, con vistas al hermoso valle de Colonieh, en el que florecen en abundancia aceitunas y árboles frutales. Hacia el extremo oriental de la villa se alza la iglesia de la Natividad de San Juan Bautista, a la que se adjuntan un monasterio y hospedajes para los peregrinos. La actual iglesia y el monasterio fueron construidos por los frailes franciscanos que se han establecido en el lugar desde 1690. El santuario más antiguo que ocupaba el mismo lugar había sido abandonado después de las Cruzadas y había caído en la ruina. A quinientas yardas al sur de la iglesia está la fuente de Karem ('Ain Karim), que a veces es designada por los cristianos como la Fuente de la Virgen. Brota del costado de una montaña alta y está cubierta por una estructura techada con arcos de piedra, el cual es un lugar de oración para los musulmanes. A poca distancia de la fuente hay otro convento, construido por los franciscanos en 1892 sobre las ruinas de un antiguo monasterio.

'Ain Karim ha adquirido celebridad en la tradición cristiana posterior, no sólo de la Iglesia Latina, sino también de las Iglesias Orientales. A partir del siglo XII, muchos escritores afirman que es la "ciudad de Judá" en la "montaña" a donde, según San Lucas (1,39), la Virgen María fue a visitar a su prima Isabel; en consecuencia, la vivienda de Zacarías y el lugar de nacimiento de Juan el Bautista. Esta identificación se observa en ciertas copias manuscritas del Evangelio en árabe y copto, a veces en el margen, a veces en el texto, un hecho que parece indicar una tradición prominente en las comunidades cristianas de Egipto y Abisinia, recibida, sin duda, de sus vecinos de Siria y Palestina. Por otra parte, desde el siglo XII ha habido una tradición bastante constante, basada principalmente en las relaciones de los peregrinos con la Tierra Santa, según la cual 'Ain Karim fue venerada, al menos durante la Edad Media, como el lugar de nacimiento del Precursor. En la mayoría de las descripciones dadas por los viajeros al lugar se le llama San Juan, la casa de Zacarías, etc., pero es descrito como situado a unas cinco millas al oeste de Jerusalén, y esto corresponde bien con la ubicación de 'Ain Karim. Además, los rasgos característicos de la ciudad moderna son reconocibles en las diversas descripciones. Un texto del monje Epifanio (Descriptio Terrae Sanctae, CXX, 264), a quien Rohricht (Bibliotheca Geographica Palestina, Berlín, 1890, p. 16) asigna a la mitad del siglo IX, muestra que la tradición es al menos de origen anterior al tiempo de las Cruzadas. Este escritor lo llama el lugar de nacimiento del Precursor "Carmelion", un nombre que deriva evidentemente de Karem, y lo localiza a unas seis millas al oeste de la Ciudad Santa, y a unas dieciocho millas de Amoas (Emaús). Contra este acuerdo casi unánime de las descripciones medievales aparecen registrados sólo dos o tres textos en contra, y dado que éstos están asociados con las declaraciones topográficas erráticas sobre otras localidades, tienen poco peso en contra de la tradición existente.

Una objeción más fuerte se deduce del silencio de los primeros escritores, sobre todo de San Jerónimo, que escribió un tratado ex professo sobre los lugares bíblicos de Tierra Santa; y, como cuestión de hecho, la tradición sobre 'Ain Karim nunca ha sido reconocida como concluyente por los estudiosos, ya sean antiguos o modernos, que han escrito comentarios sobre el Nuevo Testamento. Por lo tanto

  • (1) los principales comentaristas de la época medieval, al comprender las palabras de San Lucas en un sentido determinado, a saber. "la ciudad de Judá", la refirieron a Jerusalén, la ciudad de Judá par excellence, dándole a la palabra Judá un significado algo amplio e indefinido. Esta opinión ha sido abandonada por casi todos los estudiosos posteriores.
  • (2) Baronio, Papebroch, Cornelius a Lapide, y después de ellos un gran número de otros, por muchas más razones han identificado a la ciudad del "país montañoso" con Hebrón, la más famosa e importante de las ciudades que estaban originalmente dentro de los límites de Judá; Jerusalén, estrictamente hablando, pertenecía a Benjamín. Pero esta opinión también ha sido abandonada por la mayoría de los comentaristas modernos.
  • (3) Otros autores, siguiendo una conjetura de Reland (Palaestina ex monumentis veteribus illustrata, Utrecht, 1714, p.870), toman la palabra Iouda en este caso como un nombre propio, y la identifican con Jota o Jeta, un pueblo levítico de Judá mencionado en el Libro de Josué (Jos. 15,55; 21,16). Aunque esta opinión carece de evidencia histórica positiva, ha sido seguida no sólo por la mayoría de los comentaristas protestantes, sino también por no pocos estudiosos católicos, por ejemplo, el abad Constant Fouard en su obra "Cristo, el Hijo de Dios" (Londres, Nueva York, 1891). Sin embargo, algunos escritores católicos modernos, entre los cuales está Víctor Guerin, todavía se adhieren a la tradición de 'Ain Karim; pero en ausencia de evidencia documental antigua positiva la controversia no puede resolverse definitivamente.


Fuente: Driscoll, James F. "Carem." The Catholic Encyclopedia. Vol. 3. New York: Robert Appleton Company, 1908. 28 Nov. 2011 <http://www.newadvent.org/cathen/03345b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.