Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 5 de diciembre de 2019

Giraldo Cambrense

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Gerald de Barry)

Distinguido escritor, historiador y eclesiástico de la Alta Edad Media; nació en Manorbeer, Pembrokeshire, alrededor del año 1147; murió probablemente entre los años 1216 y1220. Su padre, William de Barry, fue uno de los más poderosos de la nobleza galesa en esa época. Aunque los hermanos de Giraldo adoptaron la profesión de las armas, él siguió una corriente más pacífica, y se dedicó al estudio; influenciado por su tío, el obispo de San David, resolvió convertirse en eclesiástico. Se fue a París a continuar sus estudios; y, si hemos de creer su propio relato, él era considerado aquí como un modelo de piedad y el aprendizaje.

Regresó a Inglaterra alrededor de 1172, y fue empleado por el arzobispo de Canterbury en diversas misiones eclesiásticas en Gales, donde se distinguió por sus esfuerzos para eliminar los abusos entonces florecientes en la Iglesia de Gales. Fue nombrado archidiácono de Brecknock. A la muerte de su tío, el obispo de San David (1176), el capítulo señaló a Giraldo como el hombre más apropiado para resistir las agresiones del arzobispo de Canterbury y presentó su nombre a Enrique II. El rey lo rechazó de inmediato a favor de uno de sus criados normandos; el capítulo se allanó a la decisión, y Giraldo, decepcionado con el resultado, se retiró a París y allí continuó sus estudios.

En 1180 regresó a Gales y recibió un nombramiento del obispo de San David, al que renunció muy pronto, y Enrique II lo envió a acompañar el príncipe Juan en su expedición a Irlanda (1184). Mientras estuvo en Irlanda compuso su obra "Topographia Hibernica", que trata de dar una descripción del país, pero está llena de leyendas y cuentos, así como la "Expugnatio Hibernica". Esta última obra no es del todo fiable, sino que requiere ser leída con cuidado. Salió de Irlanda en 1186, y dos años más tarde acompañó al arzobispo Balduino en sus viajes a través del País de Gales, predicando la Cruzada. Aquí, de acuerdo a su propio relato (“Itinerarium Cambri”) su elocuencia encontró tal respuesta que Gales fue despojado de sus guerreros. Se fue a Francia, pero fue llamado a Inglaterra en 1190, donde nos informa que se le ofreció el obispado de Bangor y, en 1191, la de Llandaff.

A la muerte de Pedro de Lela (1198) el capítulo de San David nominó de nuevo a Giraldo para el obispado, pero Huberto, el arzobispo de Canterbury, rechazó la confirmación. Los representantes de los canónigos siguieron a Richard a Francia, pero murió antes de que pudiesen entrevistarle; su sucesor, el rey Juan, los recibió amablemente, y les concedió permiso para celebrar una elección. Fueron unánimes en su selección de Giraldo, y, como Huberto aún se negaba a confirmar la elección, Giraldo se fue a Roma, donde tuvo una entrevista con Inocencio III. Sin embargo, el arzobispo se le anticipó, y, dado que el Papa no estaba convencido de que San David fuese independiente de Canterbury, la misión de Giraldo demostró ser un fracaso. Fue en relación con esto que escribió su libro "De jure Menevensis Ecclesiae". Giraldo regresó, y fue apoyado por los jefes de Gales, mientras que el rey Juan cálidamente abrazó la causa del arzobispo de Canterbury. Después de una larga lucha el capítulo de Giraldo desertó de San David, y debido a que fue obligado a huir en secreto de Gales, huyó a Roma. El Papa Inocencio III anuló ambas elecciones, y Geoffrey Henlaw fue nombrado a la Sede de San David, a pesar de los esfuerzos denodados de Giraldo, que más tarde se reconcilió con el rey, y recibió de él una pequeña pensión. En la próxima elección en San David (1214) su nombre se omitió en silencio. Él estaba vivo después de 1216, como es evidente por la forma en que habla de Juan como que ese rey ya había muerto.

De Barry era un escritor de notable brillantez y fuerza, un narrador en lugar de un historiador, lleno de confianza en sí mismo, y a veces de coraje, y en general no era el modelo de perfección que él mismo proclamaba ser, ni tenía el carácter despreciable con que muchas veces se le describe. Sus obras aparecen publicadas en la Serie de Rollos; y en los prólogos de los volúmenes se pueden buscar indicaciones de las fechas probables de la composición y publicación. Hay una lista adjunta de los escritos de De Barry: "Topographia Hibernica"; "Expugnatio Hibernica"; "Itinerarium Cambria"; "Gemma Ecclesiastica"; "De Instructione Principum"; "De Rebus a se gestis"; "Vita S. Davidis II episcopi Menevensis" (la cual Brewer considera como, más probablemente, la obra de Giraldo); "Descriptio Cambriae" (publicado como el último); "Vita Galfridi Arch. Eboracensis"; "Symbolum Electorum"; "Invectionum Libellus"; "Speculum Ecclesii"; "Vita S. Remigii"; "Vita S. Hugonis"; "Vita S. Davidis archiepiscopi Menevensis"; "Vita S. Ethelberti"; "Epistola ad Stephanum Langton"; "De Giraldo Archidiacono Menevensi"- "De Libris a se scriptis"; "Catalogus brevior librorum"; "Retractiones"; "De jure Menevensis Ecclesiae. Vea las introducciones a sus obras por los editores Brewer and Dimock.

Las obras de Giraldo que tratan especialmente sobre Irlanda son: la "Topografía" e "Historia de la Conquista”, aunque por mucho tiempo se consideró que posee una autoridad considerable, no escapó a las críticas hostiles. En "Cambrensis Eversus" (1662), bajo el seudónimo de Graciano Lucio, el Dr. Lynch, de cuya historia personal se conoce poco, produjo una obra que, aunque de carácter controversial, se reputa al autor más bien como un cronista concienzudo que como un polemista de primer orden. Después de criticar negativamente la "Topografía", y demostrar que el título del segundo libro, la "Conquista de Irlanda", es un nombre inapropiado, el escritor de "Cambrensis Eversus" refuta el título de historiador de De Barry, y combate sus cargos en contra del pueblo irlandés. Se acusa a Giraldo de ignorancia del lenguaje, falta de familiaridad con el país; se dice que incorporó a sus obras narrativas no auténticas, con poca consideración por la cronología; su propia admisión de que había "seguido los rumores populares de la tierra" tiene significado extendido, y sobre el que tal vez se ha insistido excesivamente.

El "Cambrensis Eversus" tampoco es simplemente una colección de acusaciones arbitrarias y respuestas insustanciales, efectuada con miras a efectuar el descrédito de De Barry como un escritor de la historia. La que se alega como la mayor imperfección de la polémica de Lynch, su grandísima riqueza de detalle, no había escapado a la atención del autor hábil, que excusa el carácter difuso al que se ve obligado por asegurar su determinación de seguir cercanamente a Giraldo hasta el final. Cualquier cosa que pueda decirse en cuanto a la habilidad con que Lynch desempeñó su tarea de controversista, no puede haber una negación de la minuciosidad y, sobre todo, la sinceridad de sus métodos. Él no escoge los puntos débiles en la armadura de su oponente, y nunca elude la cuestión, sino que se enfrenta con todas las dificultades, como sugiere el orden de sus oponentes.

Tal vez la acusación más grave dirigida contra Giraldo, junto a la acusación de parcialidad y falta de honradez, es la de ser adicto al culto de la superstición y la práctica de la brujería. Si esto es verdad, y Merlín parece haber ejercido una considerable influencia sobre la mente de De Barry, entonces sería inútil buscar en los escritos de este último el reflejo de esa calmada discriminación y sobrio equilibrio de juicio que debe caracterizar al historiador. Por último, se puede decir que el estudiante de la historia de Irlanda, mediante la lectura de las obras de Giraldo a la luz de "Cambrensis Eversus", no puede dejar de obtener un conocimiento útil del período que abarcan.


Bibliografía: GIRALDO, De Rebus a se gestis, and De jure Menevensis Ecclesiæ; Brewer's Introducción al vol. I de la edición de las obras de Giraldo en la Serie de Rolos; vida de Giraldo en Ininerarium Cambriæ, tr. HOARE (Londres, 1806); WHARTON, Anglia Sacra, II, 374; LYNCH, Cambrensis Eversus, ed. KELLY (3 vols., Dublín, 1848-51).

Fuente: MacCaffrey, James. "Giraldus Cambrensis." The Catholic Encyclopedia. Vol. 6. New York: Robert Appleton Company, 1909. <http://www.newadvent.org/cathen/06568d.htm>.

Traducido por Luz Hernández Medina