Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 27 de octubre de 2020

Franz Xaver Kraus

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Franz Xaver Kraus fue un historiador eclesiástico y del arte; nació en Tréveris el 18 de septiembre de 1840; murió en San Remo el 28 de diciembre de 1901. Completó sus estudios en el gimnasio de Tréveris, comenzó su teología en 1858-60 en el seminario allí, y la terminó en 1862-64, después de haber pasado en Francia desde el otoño de 1860 hasta la primavera de 1862 como tutor en distinguidas familias francesas. El 23 de marzo de 1864 fue ordenado sacerdote por el obispo sufragáneo Eberhard de Tréveris. Incluso después de ser sacerdote, continuó sus estudios de teología y filología en las universidades de Tubinga, Bonn, y Friburgo. En esta última había recibido el grado de Doctor en Filosofía en 1862 y recibió el de Doctor en Divinidad en 1865.

En el otoño de 1865 se convirtió en beneficiado en Pfalzel, cerca de Tréveris, donde desarrolló una celosa actividad literaria, interrumpida por varios viajes con propósitos de estudio a París, Bélgica y a Roma en enero de 1970. En la primavera de 1872 se unió a la facultad de filosofía en la Universidad de Estrasburgo como profesor extraordinario de la historia del arte cristiano, y en el otoño de 1878 sucedió a Johann Alzog como profesor ordinario de Historia Eclesiástica en Friburgo. En 1890 fue nombrado concejal privado ducal y ocupó el cargo de rector interino de la universidad durante el período de 1890 - 91. También fue curador de antigüedades religiosas en el Gran Ducado de Baden y, desde 1883 fue miembro de la Comisión Histórica de Baden.

Kraus fue un hombre de talentos brillantes y versátiles, un erudito de gran aprendizaje, un escritor inteligente y elegante y, a pesar de su mala salud y los agudos sufrimientos corporales de sus últimos años, fue un autor de maravillosa productividad, que se deleitó en su trabajo. Aunque, desde un punto de vista eclesiástico, gran parte de su obra literaria debe ser deplorada y rechazada, y aunque su actividad política —a la que nos referiremos más adelante— no siempre influyó favorablemente en su trabajo intelectual, sus logros de valor positivo y permanente forman una colección lo suficientemente imponente como para otorgarle a Kraus un lugar entre los eruditos más hábiles del siglo XIX. Luego de varias traducciones del francés (van Hemen, de Ravignan y Lacordaire), comenzó su carrera literaria independiente con pequeñas obras sobre la historia de la literatura cristiana de los primeros siglos y la Edad Media, entre ellas:

  • "Ægidius von Rom" (en "Oesterreichische Vierteljahreschrift für kath. Theologie", I, 1862).
  • "Observationes criticae in Synesii Cyrenaei epistulas" (Sulzbach, 1863);
  • "Studien uber Synesios von Kyrene" (en "Theologische Quartalschrift, XLVII, 1865;
  • "Der Briefwechsel Pauli mit Seneca" "Theologissche Quartalschrift", XLIX, 1867), y más tarde
  • "Ueber das Martyrium des h. Ignatius von Antiochien" ("Theol. Quartalschrift", LV, 1873).
  • De la edición de la “Opera omnia” de Tomás de Kempis, emprendida por Kraus, solo apareció el primer volume (“Opuscula”, Tréveris, 1868).

Otra serie de escritos, publicados en el "Bonner Jahrbucher des Vereins von Alterthumsfreunden" y en el "Serapeum", se ocupa de las características particulares de la historia y la arqueología de Tréveris. De esta manera, Kraus fue llevado al estudio de la arqueología cristiana en general, y luego al arte cristiano en todos sus aspectos, con lo cual alcanzó el campo de investigación para el que parecía particularmente calificado, y en el que habría de realizar su mejor trabajo. Entre otras publicaciones más grandes o pequeñas podemos mencionar:

  • "Beitrage zur Trierischen Archaologie und Gesehichte. I, Der heilige Nagel in der Domkirche zu Trier" (Trier, 1868);
  • "Die Kunst bei den alten Christen" (Frankfort-on-the-Main, 1868);
  • "Die christliche Kunst in ihren fruhesten Anfangen. Mit besonderer Berucksichtigung der neuesten Resultate der Katakomben-Forsehung popular dargestellt" (Leipzig, 1872);
  • "Ueber den gegenwartigen Stand der Frage nach dern Inhalte und der sedeutung der römischen Blutampullen "(Freiburg, 1872);
  • "Das Spotterucifix vom Palatin" (Freiburg, 1872);
  • "Roma sotterranea: Die römischen Katakomben. Eine Darstellung der neuesten Forschungen, mit Zugrundelegung des Werkes von J. Spencer Northcote und W. R. Brownlow" (Friburgo, 1873; 2da ed., 1879);
  • "Ueber das Studium der Kunstwissenschaft an den deutschen Hochschulen" (Strasburg, 1874);
  • "Ueber Begriff, Umfang, Geschichte der christlichen Archaologie und die Bedeutung der monumentalen Studien far die historische Theologie. Akademische Antrittsrede" (Freiburg, 1879);
  • "Synchronistische Tabellen zur christlichen Kunstgeschichte" (Freiburg, 1880).

Estas fueron seguidas por grandes obras que constituyen la pretensión principal de Kraus a una fama duradera:

  • "Kunst und Alterthum in Elsass-Lothringen. Beschreibende Statistik im Auftrage des kalserlichen Oberprasidiums von Elsass-Lothringen herausgegeben" (4 vols, Estrasburgo, 1876- 92);
  • "Beal-Encyklopadie der christlichen Alterthümer" (2 vols., Friburgo, 1882-6);
  • "Die Kunstdenkmäler des Grossherzogthurns Baden" (vols. I - VI, 1, Friburgo, 1887-1904 — fue continuada por otros autores);
  • "Die christlichen Inschriften der Rheinlande" (2 vols, Friburgo, 1890-4);
  • y por ultimo su obra maestra “Geschichte der christlichen Kunst" (vol. I y la primera mitad del volume II, Friburg0, 1896-1900). La segunda mitad del volumen II, que da cierre a la descripción de la Italia del Renacimiento, fue publicada por Joseph Sauer en 1908. Esta obra combinó los resultados de los trabajos de Kraus en el campo del arte. Su mérito principal reside en la descripción de la relación del arte con la cultura general y religiosa de los diferentes períodos.

Otras publicaciones importantes pertenecen a la historia especial del arte:

  • "Die Wandgemälde der St. Georgskirche zu Oberzell auf der Reichenau" (Friburgo, 1884);
  • "Die Miniaturen des Codex Egberti in der Stadtbibliothek zu Trier" (Friburgo, 1884);
  • "Die Miniaturen der Manesseschen Liederhandschrift" (Estrasburgo, 1887);
  • "Die mittelalterlichen Wandgemälde im Grossherzogthum Baden" (con H. von Oechelhäuser, vol. I, Darmstadt, 1893);
  • "Die Wandgemälde der Sylvesterkapelle zu Goldbach am Bodense" (Munich, 1902).

Las inclinaciones literarias de Kraus se dirigían especialmente hacia Italia. Luego de un minucioso estudio de Dante que le tomó muchos años de labor, publicó la obra que debe clasificarse entre sus más grandes: "Dante. Sein Leben und sein Werk. Sein Verhältniss zur Kunst und Politik" (Berlín, 1897). Aunque en todos los casos sus opiniones pueden ser refutables, esta obra siempre reclamará un lugar prominente en la literature sobre Dante. Un poco antes había publicado: "Luca Signorelli's Ilustrationen zu Dante's Divina Commedia" (Fre}iburgo, 1892). Su recopilación de “Ensayos” también pertenece a los esfuerzos literarios más brillantes de Kraus (vols. I y II, Berlín, 1896 y 1901); son de carácter literario, histórico y político y la mayoría apareció originalmente en el "Deutsche Rundschau"; particularmente notables son los ensayos "Antonio Rosmini" —por quien Kraus sentía una particular veneración— y "Francesco Petrarca in seinem Briefwechsel".

Comparada con la más agradable ocupación de la literatura y el arte, la obra de Kraus sobre la historia eclesiástica ocupa el segundo lugar. Su "Lehrbuch der Kirchengeschichte fur Studierende" (primero editada en 3 partes, Tréveris, 1872-5; 4ta ed., 1896, traducción al francés: "Histoire de l'Église par F. X. Kraus traduite par P. Godet et C. Verschaffel" (4 vols. París, 1891-2) contiene mucho que es excelente, pero tiene también serios defectos. Se distingue por su narrativa elegante e interesante y una disposición clara y perspicaz, basada más o menos en el conocido manual del historiador protestante Kurtz, pero su declaración de hechos con frecuencia no es lo suficientemente precisa ni confiable. Uno extraña la tranquila objetividad del historiador, pues el autor muestra en muchos casos la influencia desmesurada que sus opiniones liberalizadoras ejercían sobre su juicio. Esta parcialidad naturalmente despertó enemistad, y como era aún más enfática en la segunda edición de 1882, el Papa obligó a Kraus a retirar esta edición y revisarla. La edición revisada apareció en 1887 con el imprimátur eclesiástico. La primera edición de la historia eclesiástica fue seguida por el "Synchronistische Tabellen zur Kirchengeschichte" (Tréveris, 1876) y "Charakterbilder aus der christlichen Kirchengeschichte" (5 partes, Tréveris, 1877), que fueron designadas como las IV y V partes de la historia eclesiástica, pero realmente tenían el carácter de obras separadas.

Entre sus obras eclesiástico-históricas menos importantes están: "Briefe Benedicts XIV. an den Canonicus Francesco Peggi in Bologna 1727-1758" (Friburgo y Tübinga, 1884; 2da ed., 1888); "Medicean Rome" en "The Cambridge Modern History", II (Cambridge, 1903), 1-35. También se debe mencionar su preparación de la décima edición del "Handbuch der allgemeinen Kirchengeschichte" de Alzog (2 vols., Mainz, 1882), y su "Gedachtnissrede auf Johannes Alzog, Professor der Theologie an der Universitat Freiburg" (Friburgo, 1879). En su "Die Erhebung Italiens im 19 Jahrhundert: Cavour" (Maguncia, 1902 — "Weltgeschichte in Karakterbildern", vol. V) se reflejan sus opiniones políticas en lugar de las eclesiásticas.

Como político Kraus mostró una extensa actividad periodística, que, desde el punto de vista católico, es muy lamentable. Personalmente, era un hombre de profundo sentimiento religioso y fe católica, pero, a partir de su asociación con los católicos liberales en Francia, Italia y Alemania, pronto se impregnó de sus puntos de vista sobre la política eclesiástica. Para la época del Concilio Vaticano I entabló estrechas relaciones con el partido opositor, las cuales mantuvo por algún tiempo. Permaneció en la Iglesia, pero la lucha había engendrado en su mente cierta amargura. En muchos artículos anónimos o seudónimos escritos para la prensa liberal, dio rienda suelta a su insatisfacción con ciertas condiciones eclesiásticas, a menudo con excesiva severidad y amargura. El "Kirchenpolitische Briefe" en el "Beilage zur Allgemeinen Zeitung" (1895-9), escrito bajo el seudónimo de "Spectator", creó una gran sensación. Es a él a quien debemos la distinción entre "catolicismo religioso y político", una fórmula en la que imaginó que había encontrado la solución a muchas dificultades. Sin embargo, los servicios permanentes de Kraus como erudito son lo suficientemente grandes como para permitirnos dibujar un velo de olvido sobre sus errores políticos y su actividad secreta a favor del liberalismo.


Bibliografía: BRAIG, Zur Erinnerung an Frans Xaver Kraus (Friburgo, 1902); HAUVILLER, F.X. Kraus, ein Lebensbild aus der Zeit des Reformkatholizismus (Colmar, 1904; 2nd ed., Munich, 1905), shows Liberal tendencies; GRAUERT in Historische Jahrbuch (1902), 238-44; Kolnische Volkszeitung (1902, nos. 21, 22, 24; KUNSTLE, Notice biographique et bibliographique sur F. X. Kraus in Revue d'historire ecclesiastique, III (1902), 431-41; SAUER, en Kunstchronik, New Series, XIII (1901-2), cols. 225-33; Deutsche Rundschau, CX (1902), 432-59; HURBIN, F. X. Kraus und die Schweiz in Hochland, I, 2 (1904), 650-67; SCHRORS, in Badische Biographien, V (Heidelberg, 1906), 424-42.

Fuente: Lauchert, Friedrich. "Franz Xaver Kraus." The Catholic Encyclopedia. Vol. 8. New York: Robert Appleton Company, 1910. 17 Feb. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/08699a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina