Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 12 de agosto de 2020

Diferencia entre revisiones de «Gremios»

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
(En Inglaterra)
(En Inglaterra)
Línea 28: Línea 28:
  
 
<u>'''Gremios de Artesanos'''</u>
 
<u>'''Gremios de Artesanos'''</u>
 +
 +
Al ver que los gremios mercantiles se habían vuelto idénticos a los municipales, los artesanos, cada vez más numerosos, lucharon por romper el [[Aspectos Morales del Monopolio |monopolio]] comercial de los gremios mercantiles y ganarse el [[derecho]] de supervisión sobre su propio cuerpo.  Los tejedores y bataneros fueron los primeros oficios en obtener el reconocimiento real de sus gremios, y para 1130 tenían gremios establecidos en [[Londres]], Lincoln y [[Oxford]].    Poco a poco, durante los siguientes dos siglos, destruyeron el poder de los gremios mercantiles, que recibieron su golpe mortal por el [[ley |estatuto]] de [[Eduardo III]], que en 1335 permitió a los comerciantes extranjeros comerciar libremente en [[Inglaterra]]. 
 +
 +
En el sistema de gremios de artesanos, la administración estaba en manos de los guardianes, alguaciles o amos, para cuya admisión era [[necesidad |necesario]] un largo aprendizaje.  Al igual que los gremios de comerciantes, los gremios de artesanos se ocupaban por los intereses tanto espirituales como temporales de sus miembros, proveyendo pensiones de vejez y enfermedad, pensiones para [[viuda]]s y fondos funerarios.  El maestro artesano era un productor independiente, que necesitaba poco o ningún capital y empleaba a jornaleros y aprendices que esperaban convertirse en maestros artesanos a su debido tiempo.  Así, no había "clase trabajadora" como tal, ni conflicto entre el capital y el trabajo. Al final del reinado de [[Eduardo III]] había en [[Londres]] cuarenta y ocho compañías, una cantidad que luego se elevó a sesenta.
 +
 +
Además de los gremios de comerciantes y artesanos, los gremios [[religión |religiosos]] y sociales continuaron existiendo durante la [[Edad Media]], en gran medida de la naturaleza de las [[cofradía]]s.  Durante la [[Reforma Protestante |Reforma]] fueron suprimidos como fundaciones [[superstición |supersticiosas]].  Los gremios comerciales sobrevivieron como [[corporación |corporaciones]] o compañías, tales como las doce grandes compañías de [[Londres]] que aún mantienen una existencia corporativa con fines benéficos y sociales, aunque han dejado de tener una estrecha relación con los de artesanos, cuyos nombres llevan.  El gremio mercantil de Preston también sobrevive en un estado similar, pero tales cuerpos no tienen una importancia real. La Reforma sacudió su constitución, mientras que las condiciones industriales y sociales alteradas finalmente los privaron del poder y la influencia que habían disfrutado en la Edad Media.
  
 
==En Flandes y Francia==
 
==En Flandes y Francia==

Revisión de 12:31 6 jul 2020

Definición y Etimología

Los gremios eran asociaciones voluntarias con fines religiosos, sociales y comerciales. Estas asociaciones, que alcanzaron su mayor desarrollo entre las naciones teutónicas, especialmente Inglaterra, durante la Edad Media, fueron de cuatro tipos:

  • gremios religiosos,
  • gremios de paz
  • gremios de comerciantes, y
  • gremios de artesanos

La palabra misma, menos comúnmente pero más correctamente, escrita gild, se derivó del anglosajón gildan, que significa “pagar”, de donde vino el nombre gegilda, “el miembro suscriptor de un gremio”. En su origen la palabra guild se encuentra en el sentido de “ídolo” y también de “sacrificio”, lo que ha llevado a algunos escritores a relacionar el origen de los gremios con las asambleas de sacrificios y banquetes de las tribus paganas germánicas. Brentano, el primero en investigar la cuestión a fondo, al asociar estos hechos con la importancia de la relación familiar entre las naciones teutónicas, considera que el gremio, en su forma temprana, se desarrolló a partir de la familia, y que el espíritu de asociación, al ser congenial al cristianismo, fue tan fomentado por la Iglesia que la institución y el desarrollo de los gremios progresaron rápidamente. Esta teoría encuentra más favor con los estudiosos recientes que los intentos de remontar los gremios a la collegia romana. No se puede determinar la conexión o identidad de los gremios con el geldoniœ o confratriœ carolingio por falta de información definitiva sobre estas últimas instituciones, que fueron desalentadas por la legislación de Carlomagno.

En Inglaterra

Los primeros vestigios de gremios en Inglaterra se encuentran en las leyes de Ine en el siglo VII. Estos gremios se formaron con fines religiosos y sociales y eran de carácter voluntario. Las promulgaciones posteriores hasta la época de Athelstan (925-940) muestran que pronto se convirtieron en gremios de paz, asociaciones con una responsabilidad corporativa para la buena conducta de sus miembros y su responsabilidad mutua. Con mucha frecuencia, como en el caso de Londres en los primeros tiempos, la ley del gremio llegó a ser la ley de la ciudad. El objetivo principal de estos gremios era la preservación de la paz, el derecho y la libertad.

Las observancias religiosas también formaron una parte importante de la vida del gremio, y los miembros se ayudaban mutuamente tanto en necesidades espirituales como temporales. El estatuto más antiguo existente de un gremio data del reinado de Canuto, y por este sabemos que un tal Orcy presentó una sala del gremio (gegyld-halle) al gyldschipe de Abbotsbury en Dorset, y que los miembros se asociaron para repartir limosnas, cuidar a los enfermos, enterrar a los muertos y encargar Misas para las almas de los miembros fallecidos.

El lado social del gremio se muestra en la fiesta anual, para la que se hacían provisiones. En las ordenanzas (“Dooms”) de Londres encontramos las mismas prácticas religiosas y sociales descritas, con la adición de ciertos acuerdos comerciales ventajosos, como el establecimiento de una especie de fondo de seguro contra pérdidas y el suministro de asistencia en la captura de ladrones. Sin embargo, estas disposiciones son características más bien de los gremios mercantiles que crecieron durante la segunda mitad del siglo XI.

Gremios Mercantiles

Estos diferían de sus predecesores, los gremios religiosos y los de paz, en que se establecían primordialmente con el propósito de obtener y mantener el privilegio de llevar a cabo el comercio. Tras haber asegurado este privilegio, los gremios cuidaban su monopolio celosamente. El derecho a comprar y vender artículos alimenticios parece haber quedado libre en todas partes, pero todas las demás ramas del comercio estaban reguladas por el gremio de comerciantes o hanse, como se le llamaba a menudo. La primera mención positiva de un gremio de comerciantes, el "enighten on Cantwareberig of ceapmannegilde", ocurre durante la primacía de San Anselmo (1093-1109).

Desde la época de Enrique I, los estatutos de los soberanos sucesivos dan testimonio de la existencia de gremios mercantiles en las principales ciudades. Estos estatutos, como los otorgados a Bristol, Carlisle, Durham, Lincoln, Oxford, Salisbury y Southampton, fueron de suma importancia para los gremios, ya que les aseguraba el derecho y el poder de hacer cumplir las regulaciones del gremio con la sanción de la ley. Por esta razón, Glanvill, el abogado, escribiendo en el siglo XII, considera que el gremio mercantil es idéntico a la commune, es decir, el cuerpo de ciudadanos con derechos de autogobierno municipal (Ashley, op. cit., Inf., 72). A partir del hecho que de 160 ciudades que estaban representadas en los parlamentos de Eduardo I (1272-1307) se sabe con certeza que 92 poseían un gremio de comerciantes, se llega a la conclusión de que debió haber un gremio en cada ciudad de cualquier tamaño, incluidas algunas que no eran mucho más que aldeas.

La organización de los gremios mercantiles se conoce por las constituciones o listas de gremios que han sobrevivido. Estos documentos son solo cuatro, pero afortunadamente se refieren a ciudades en cuatro partes diferentes de Inglaterra. Son los estatutos gremiales de Berwick y de Southampton, y las listas de gremios de Leicester y Totnes (Ashley, p. 67). De estos aprendemos que cada gremio era presidido por uno o dos regidores asistidos por dos o cuatro inspectores o échevins. Estos funcionarios presidían las reuniones de la sociedad y administraban sus fondos y propiedades. Eran asistidos por un consejo de doce o veinticuatro miembros. Los gremiales eran originalmente los verdaderos burgueses, aquellos habitantes que poseían tierras dentro de los límites de la ciudad, ya fuesen comerciantes o poseedores de tierra cultivable; pero en el transcurso del tiempo los derechos de membresía pasaban por herencia e incluso por compra. Así, los hijos mayores de los gremios eran admitidos de forma gratuita por derecho, mientras que los hijos más jóvenes pagaban una tarifa menor que los otros. Los gremios podían vender sus derechos, y las herederas podían ejercer su membresía en persona o por medio de sus esposos o hijos.

Los gremios mercantiles poseían amplios poderes, incluido el control y el monopolio de todos los comercios de la ciudad, lo que implicaba el poder de multar por comercio ilícito a todos los comerciantes que no fuesen miembros del gremio, y el de infligir castigos por todas las infracciones de honestidad o delitos contra las regulaciones del gremio. También tenían libertad de comerciar en otras ciudades y de proteger a sus miembros dondequiera que estuviesen comerciando. Supervisaban la calidad de los bienes vendidos y evitaban que los extraños compraran o vendieran directa o indirectamente en perjuicio del gremio. Además de estas ventajas comerciales, el gremio entraba en gran medida en la vida de todos sus miembros. Los gremiales tomaban su parte como cuerpo en todas las celebraciones religiosas de la ciudad, organizaban festividades, proveían para los enfermos o los hermanos empobrecidos, se encargaban del cuidado de sus niños huérfanos, y mandaban a celebrar Misas y cantos fúnebres para los miembros fallecidos. Con el paso del tiempo, los gremios mercantiles se volvieron más exclusivos, y cuando el aumento de las manufacturas en el siglo XII causó un aumento en el número de artesanos, fue natural que estos se organizaran por su cuenta y formaran sus propios gremios.

Gremios de Artesanos

Al ver que los gremios mercantiles se habían vuelto idénticos a los municipales, los artesanos, cada vez más numerosos, lucharon por romper el monopolio comercial de los gremios mercantiles y ganarse el derecho de supervisión sobre su propio cuerpo. Los tejedores y bataneros fueron los primeros oficios en obtener el reconocimiento real de sus gremios, y para 1130 tenían gremios establecidos en Londres, Lincoln y Oxford. Poco a poco, durante los siguientes dos siglos, destruyeron el poder de los gremios mercantiles, que recibieron su golpe mortal por el estatuto de Eduardo III, que en 1335 permitió a los comerciantes extranjeros comerciar libremente en Inglaterra.

En el sistema de gremios de artesanos, la administración estaba en manos de los guardianes, alguaciles o amos, para cuya admisión era necesario un largo aprendizaje. Al igual que los gremios de comerciantes, los gremios de artesanos se ocupaban por los intereses tanto espirituales como temporales de sus miembros, proveyendo pensiones de vejez y enfermedad, pensiones para viudas y fondos funerarios. El maestro artesano era un productor independiente, que necesitaba poco o ningún capital y empleaba a jornaleros y aprendices que esperaban convertirse en maestros artesanos a su debido tiempo. Así, no había "clase trabajadora" como tal, ni conflicto entre el capital y el trabajo. Al final del reinado de Eduardo III había en Londres cuarenta y ocho compañías, una cantidad que luego se elevó a sesenta.

Además de los gremios de comerciantes y artesanos, los gremios religiosos y sociales continuaron existiendo durante la Edad Media, en gran medida de la naturaleza de las cofradías. Durante la Reforma fueron suprimidos como fundaciones supersticiosas. Los gremios comerciales sobrevivieron como corporaciones o compañías, tales como las doce grandes compañías de Londres que aún mantienen una existencia corporativa con fines benéficos y sociales, aunque han dejado de tener una estrecha relación con los de artesanos, cuyos nombres llevan. El gremio mercantil de Preston también sobrevive en un estado similar, pero tales cuerpos no tienen una importancia real. La Reforma sacudió su constitución, mientras que las condiciones industriales y sociales alteradas finalmente los privaron del poder y la influencia que habían disfrutado en la Edad Media.

En Flandes y Francia

En Alemania

En Italia

En España

Fuente: Burton, Edwin, y Pierre Marique. "Guilds." The Catholic Encyclopedia. Vol. 7, págs. 66-72. New York: Robert Appleton Company, 1910. 5 julio 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/07066c.htm>.

Está siendo traducido por Luz María Hernández Medina