Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 22 de septiembre de 2018

San Hegesipo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Martirologio romano, 7 abril).

Escritor del siglo II, a quien conocemos casi exclusivamente por Eusebio, que nos dice que Hegesipo escribió la verdadera tradición de la predicación apostólica en cinco libros en el más sencillo estilo. Su obra se tituló hypomnemata (Memorias), y las escribió contra las nuevas herejías de los gnósticos y de Marción. Apeló principalmente a la tradición según estaba incluida en la enseñanza que se había transmitido a las Iglesias a través de la sucesión de obispos. San Jerónimo estaba equivocado al suponer que él había compuesto una historia. Él era claramente un católico ortodoxo y no un judeocristiano, aunque Eusebio dice que mostraba que era un convertido del judaísmo pues citaba del hebreo, estaba familiarizado con el Evangelio según los hebreos y con un evangelio siríaco, y también citó tradiciones orales de los judíos. Parece que pereneció a alguna parte de Oriente, posiblemente Palestina. Hizo un viaje a Corinto y Roma, en el curso del cual conoció a muchos obispos, y escuchó de todos la misma doctrina. Él dijo: "Y la Iglesia de los corintios permanecía en la verdadera palabra hasta que Primo fue obispo en Corinto; yo los conocí en mi viaje a Roma, y permanecí con los corintios muchos días en los que fuimos vivificados con la verdadera Palabra. Y cuando estuve en Roma, hice una sucesión hasta Aniceto cuyo diácono era Eleuterio. Y en cada sucesión y en cada ciudad todo está según las ordenanzas de la ley, los Profetas y el Señor" (Eusebio, IV, 22).

Se han hecho muchos esfuerzos para demostrar que diadochen epoiesamen "yo mismo hice una sucesión" no está claro, y no puede significar, "yo hice una lista para mí mismo de la sucesión de los obispos de Roma". Halloix y Savile hicieron una enmienda conjetural, diatriben epoiesamen, basada en la versión de Rufino (permansi inibi), ha sido aceptada por Harnack, McGiffert, y Zahn. Pero la interpretación propuesta no tiene sentido: "Y estando en Roma, hice una estadía allí hasta Aniceto". ¿Cuándo llegó? ¿Y qué significa "hasta Aniceto"? Eusebio no puede haber leído esto, pues él dice que Hegesipo llegó a Roma bajo Aniceto y permaneció hasta Eleuterio. Los principales estudiosos han aceptado el texto manuscrito sin dificultad, entre otros Lipsius, Lightfoot, Renan, Duchesne, Weizsaecker, Salmon, Caspari, Funk, Turner y Bardenhewer. De hecho diadoche (listas de sucesión) tenía entonces un significado técnico, que precisamente se encuentra en la siguiente frase, donde "en cada sucesión y en cada ciudad", puede parafrasearse "en cada lista de obispos en cada ciudad", que es el argumento de San Ireneo (Adv. Haer., III, 3): "Podemos enumerar aquéllos que fueron hechos obispos en las Iglesias por los Apóstoles, y sus sucesiones hasta nuestro propio tiempo, y no han enseñado ni sabido nada que se parezca a los sueños salvajes de estos herejes". El autor añade a Sotero y Eleuterio con la intención de actualizar su catálogo original.

Con gran ingeniosidad Lightfoot encontró rastros de esta lista en San Epifanio (Haer., XXVII, 6), donde ese santo del siglo IV dice descuidadamente: “Marcelina llegó últimamente a nosotros y destruyó muchos, en los días de Aniceto, Obispo de Roma”, y entonces se refiere a "el catálogo anterior", aunque él no ha dado ninguno. Él claramente está citando a un escritor que estaba en Roma por el tiempo de Aniceto y que hizo una lista de papas que empieza con San Pedro y San Pablo, martirizados en el décimo segundo año de Nerón. En el poema de Pseudo-Tertuliano contra Marción se encuentra una lista que tiene algunas concordancias curiosas con Epifanio, y que sólo se extiende hasta Aniceto; el autor ha equivocado Marcelina por Marción. La misma lista está en la base de la parte más antigua del Catálogo Liberiano, indudablemente de San Hipólito (ver Papa San Clemente I). Parece bastante cierto que San Ireneo, Julio Africano y Eusebio usaron la lista de Hegesipo al redactar las de ellos. Debe decirse, sin embargo, que no sólo Harnack y Zahn, sino también Funk y Bardenhewer, han rechazado la opinión de Lightfoot, aunque sobre bases endebles. Es probable que Eusebio tomara prestada de Hegesipo su lista de los primeros obispos de Jerusalén.

Eusebio cita de Hegesipo un largo y aparentemente legendario relato de la muerte de Santiago, "el hermano del Señor" y también la historia de la elección de su sucesor Simeón, y la convocatoria de los descendientes de San Judas a Roma por Domiciano. También se cita una lista de herejías contra las cuales escribió Hegesipo. Sabemos por una nota en el manuscrito bodleiano Barocc. 142 (De Boor, en “Texte und Unters.”, V, II, 169) que Hegesipo dice que los nombres de los dos nietos de San Judas eran Zoker y Santiago.

El Dr. Lawyor ha mostrado (Hermathena, XI, 26, 1900, pág. 10) que todos estos pasajes citados por Eusebio se entrelazaban con el original, y estaban en el quinto libro de Hegesipo. El Dr. Lawyor también ha declarado probable (Revista de Estudios Teológicos, abril, 1907, VIII, 436) que Eusebio obtuvo de Hegesipo la afirmación de que San Juan fue desterrado a Patmos por Domiciano. Hegesipo mencionó la carta de Clemente a los corintios, al parecer en relación con la persecución de Domiciano. Es muy probable que la datación de herejes según los pontificados en Ireneo y San Epifanio---por ejemplo, que Cerdón y Valente llegaron a Roma en tiempos de Aniceto, etc.---se derivó de Hegesipo, y también puede ser cierta la afirmación de que Hermas era el hermano del Papa San Pío I (así también el Catálogo Liberiano, el poema contra Marción, y el Canon Muratorio). El período de vida de Hegesipo es establecido por la declaración de que la muerte y apoteosis de Antinoo fue en su propio tiempo (130), que él llegó a Roma siendo Papa Aniceto (154-7 a 165-8) y que escribió en el tiempo de Eleuterio (174-6 a 189-91). Zahn ha mostrado que el trabajo de Hegesipo todavía existía en tres bibliotecas orientales en los siglos XVI y XVII.


Bibliografía: Los fragmentos de Hegesipo, incluyendo los publicados por De Boor (arriba) y uno citado de Stephen Gobaras por Focio (Bibl. 232), han sido comentados detalladamente por Zahn, Forschungen zur Gesch. des N.T. Kanons (Leipzig, 1900), VI, 228 sqq., quien discute otros rastros de Hegesipo. Sobre el catálogo papal vea Lightfoot, Clemente de Rome (Londres, 1890), I, 327, etc.; Funk, Kirchengesch. Abhandlungen (Paderborn, 1897), I, 373; Harnak, Chronol., I, 180; Chapman in Revue Bened., XVIII, 410 (1901); XIX, 13 (1902); Flamon in Revue d Hist. eccl., Dec., 1900, 672-8. Sobre los manuscritos perdidos, etc., vea Zahn en Zeitschr. fur Kirchengesch., II (1877-8), 288, y en Theol. Litteraturblatt (1893), 495. Para más referencias y un relato más detallado vea Bardenhewer, Gesch. der altkirchl. Litt., I, 483 sqq.

Fuente: Chapman, John. "St. Hegesippus." The Catholic Encyclopedia. Vol. 7. New York: Robert Appleton Company, 1910. <http://www.newadvent.org/cathen/07194a.htm>.

Traducido por Alejandro Martín de Báez. L H M.