Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 24 de septiembre de 2018

Sabbath

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Hebreo shabbath, cese, descanso; griego Sabbaton; Latín, Sabbatum).

El séptimo día de la semana entre los hebreos; contado de ocaso a ocaso, o sea, desde el anochecer del viernes hasta el anochecer del sábado.

Prescripciones Respecto al Sabbath

El sábado era un día de descanso “consagrado a Yahveh” (Ex. 16,23; 31, 15; Dt. 5,14). Todo tipo de trabajo estaba prohibido, incluyendo tanto a los extranjeros como a los israelitas, a los animales como a los hombres (Ex. 20,8-10; 31,13-17; Dt. 5,12-14). Las acciones particulares siguientes se mencionan como prohibidas: cocinar (Ex. 16,23); recoger maná (16,26 ss.); sembrar y segar (34,21); encender fuego (para cocinar, 35,3); buscar leña (Nm. 15,32 ss.); llevar cargas (Jr. 17,21-22); pisar uvas, acarrear haces de trigo, y poner cargas en los animales (Neh. 13,15); comerciar (Neh. 13,15 ss.). Viajar, al menos por motivos religiosos, no estaba prohibido; la prohibición de Ex. 16,29 se refiere solamente a salir al campo para recoger comida; está implícito en la institución de las reuniones sagradas (Lv. 23,2-3, texto hebreo), y se acostumbraba en tiempos de los reyes (2 Rey. 4,23). Sin embargo, en un periodo posterior, se limitó todo movimiento a una distancia de 2000 codos (entre cinco y seis estadios), o un “camino sabático” (Hch. 1,12). Se prescribía una abstención total del trabajo únicamente para el sábado y para el Día de la Expiación; en los demás días de fiestas sólo se prohibía el trabajo servil (Ex 12,16; Lev. 23,7 ss.). La violación intencionada del sábado era castigada con la muerte (Ex. 31,14-15; Núm. 15,32-36). La prohibición del trabajo hizo necesaria la preparación de alimentos, y todo aquello que pudiera ser necesitado, el día anterior al sábado, conocido por tanto como Día de Preparación o Parasceve (paraskeue; Mt. 27,62; Mc. 25,42; etc.). Además de la abstención de trabajar, se prescribían observancias religiosas especiales. (a) Se duplicaban los sacrificios diarios; es decir, por la mañana se ofrecían dos corderos sin tacha de un año, y otros dos por la tarde, con el doble de la cantidad normal de harina amasada con aceite y del vino de libación (Nm. 28,3-10). (b) Se colocaban Panes de Proposición frescos ante el Señor (Lv. 24,5; 1 Crón. 9,32). (c) Se convocaría una asamblea santa en el santuario para el culto solemne (Lv. 23,2-3, texto hebreo; Ez. 46,3). No tenemos ningún detalle de lo que hacían aquellos que vivían lejos del santuario. El culto en las sinagogas es del periodo post exílico; probablemente sea el desarrollo de una costumbre antigua. En los días más remotos, la gente iba a oír las instrucciones de los profetas (2 Rey. 4,23), y es probable que los encuentros para edificación y oración fueran normales desde tiempos más antiguos.

Significado del Sabbath

El sábado era la consagración a Dios de un día del periodo semanal como autor del universo y del tiempo. Siendo así el día del Señor, era obligatorio que la persona se abstuviera de trabajar para sus propios fines o intereses, ya que trabajando tomaría el día para sí mismo en lugar dedicar su actividad a Dios con los actos especiales del culto positivo. Después de la alianza sinaítica, Dios mantuvo su relación con Israel como Señor de la Alianza. De ese modo el sábado también llegó a convertirse en una señal y su observancia en un reconocimiento de la alianza: "Di a los israelitas: No dejéis de guardar mis sábados, porque el sábado es una señal entre mí y vosotros, de generación en generación, para que sepáis que yo soy Yahveh, el que os santifico” (Ex. 31,13). Pero mientras el sábado era ante todo un día religioso, tenía también su lado social y filantrópico. También estaba destinado a ser un día de descanso y esparcimiento, particularmente para los esclavos (Dt. 5,14). Con motivo del doble carácter, religioso y filantrópico del día, se dan dos diferentes razones para su observancia. La primera está tomada del descanso de Dios en el séptimo día de la creación: "Pues en seis días hizo Yahveh el cielo y la tierra,... y el séptimo descansó; por eso bendijo Yahveh el día del sábado y lo santificó.” (Ex. 20,11; 31,17). Esto no significa que el sábado haya sido instituido en el momento de la Creación, como algunos comentadores piensan, sino que los israelitas querían imitar el ejemplo de Dios y descansar en el día que Él había santificado con su descanso. El sábado como señal de la alianza sinaítica recordaba la liberación de la esclavitud de Egipto. Por eso, en segundo lugar, a los israelitas se les ordena recordar que una vez fueron esclavos en Egipto, y por tanto, en agradecimiento y memoria de su salida deberían descansar y permitir también que sus siervos descansaran (Dt. 5,14-15). Como recordatorio de los beneficios de Dios a Israel el sábado sería un día de alegría (Is. 57,13) y así era en la práctica (cf. Oseas 2,11; Lam. 2,6). No se hacía ayuno en sábado (Jdt. 8, 6) por el contrario, se servían los alimentos más selectos y se invitaba a los amigos.

Origen del Sabbath

La primera mención del sábado está en conexión con la caída del maná (Ex 16,22 ss.), pero ahí se presenta como una institución ya conocida de los israelitas. Por consiguiente la legislación sinaítica sólo dio fuerza de ley a una costumbre existente, cuyo origen está envuelto en la oscuridad. No fue tomada de los egipcios, ya que la semana de siete días terminando con un día de descanso les era desconocida. A fines del siglo XIX se defendía una teoría que le adscribía origen babilónico. Una tableta cuneiforme presenta el shabattu como el equivalente um nuh libbi, "día de apaciguamiento del corazón" (de los dioses). Además, un calendario religioso con el mes intercalar Elul y el mes Marchesvan menciona los días 7, 14, 21, 28, y 19; éste porque probablemente era el cuadragésimo noveno día (7x7), desde el comienzo del mes precedente, como días en los cuales el rey, el mago y el médico se debían abstener de realizar ciertos actos. El rey, por ejemplo, no debía comer alimentos preparados al fuego, usar ropas vistosas, montar un carruaje o ejercer actos de autoridad. Estos días eran entonces días de propiciación, por tanto días shabattu. Tenemos así periodos de siete días, el último de los cuales estaba marcado por la abstención de ciertas acciones y llamado shabattu, en otras palabras, el equivalente al sábado. Un origen babilónico no es en sí mismo improbable, ya que Caldea fue originalmente la patria de los hebreos, pero no hay ninguna prueba de que éste sea realmente el caso. La variante shabattu es incierta, tampoco shapattu es probable. Además, no hay evidencia de que estos días fueran llamados shabattu; los signos así leídos se encuentran unidos sólo al día 15 del mes, donde, sin embargo, sha patti, "división" del mes sea la traducción más probable. Además, estos días difieren completamente del sábado. No eran días de descanso general, ya que los asuntos se llevaban como en otros días. La abstención de ciertos actos tenía por objeto calmar la ira de los dioses; Así que estos días eran días de penitencia, no de júbilo como el sábado. Finalmente, aquellos, seguían las fases de la luna, mientras que el sábado era independiente de ellos. Ya que el sábado siempre aparece como una fiesta semanal sin conexión con la luna, no puede decirse que se derive de la fiesta babilónica de la luna llena como pretenden algunos escritores, ni siquiera del décimo quinto día del mes cuya designación shabattu tiene un carácter dudoso.

Observancia del Sabbath

Las violaciones del sábado parece ser que eran bastante comunes antes y durante el exilio (Jer. 17,19 ss., Ez. 20,13.16.21.24; 22,8; 22,38); por tanto los profetas ponían gran énfasis en su correcta observancia (Amós 8,5; Is. 1,13; 58,13-14; Jer. refer. cit; Ez. 20,12 ss.). Después de la Restauración, el día fue profanado abiertamente, y Nehemías encontró algunas dificultades para detener el abuso (Neh. 13,15-22). Sin embargo, enseguida apareció un movimiento que se inclinaba hacia una meticulosa observancia que sobrepasó lo que contemplaba la ley. En tiempo de los Macabeos los fieles judíos se dejaban masacrar antes de luchar en sábado (1 Mac. 2,35-38); Matatías y sus seguidores se dieron cuenta de que dicha actitud era equivocada y decidieron defenderse si eran atacados en sábado, aunque ellos no asumían la ofensiva (1 Mac. 2,40-41; 2 Mac. 8,26). Bajo la influencia del rigorismo farisaico se elaboró un sistema de pequeñas y gravosas reglas, mientras que el más alto propósito del sábado se perdía de vista. El tratado Shabbath de la Mishna enumera treinta y nueve títulos principales de acciones prohibidas, cada una de ellas con subdivisiones. Entre los principales títulos se encuentran acciones tan insignificantes como tejer con dos hilos, coser dos puntadas, escribir dos letras, etc. Arrancar dos espigas de trigo se consideraba como segar, mientras que frotarlas era una especie de trillado (cf. Mt 12,1-2; Mc. 2,23-24; Lc. 6,1-2). Transportar un objeto del peso de un higo se consideraba como llevar una carga; por esa razón, cargar una camilla (Jn. 5,10) era una gran violación del sábado. Era ilegal curar en sábado, o dar al enfermo una medicina a menos que su vida estuviese en peligro. (cf. Mt. 12,10 ss.; Mc. 3,2 ss.; Lc. 6,7 ss.). Esto explica por qué le presentaban los enfermos a Cristo después de la caída del sol (Mc. 1,32). Incluso se prohibía usar un medicamento el día anterior si aquel producía sus efectos en sábado. En tiempos de Cristo se permitía sacar un animal de un hoyo (Mt. 12,11; Lc. 14,5), pero esto fue más tarde modificado para que no se permitiera agarrarlo y sacarlo fuera, aunque podría ayudársele a salir con colchones o cojines. Estos ejemplos, que no son los peores, muestran la estrechez del sistema. Sin embargo, algunas normas eran realmente gravosas, y un tratado de la Mishna (Erubin) modera su rigor con sutiles artificios.

El Sabbath en el Nuevo Testamento

Mientras observa el sábado, Cristo protesta y actúa contra este absurdo rigorismo que hace del hombre un esclavo del día. Reprendió a los escribas y [[fariseos}} por poner cargas intolerables sobre los hombros de la gente. (Mt. 23,4), y proclamó el principio que dice: “el sábado fue hecho para el hombre y no el hombre para el sábado” (Mc. 2,27). Curó en sábado, y defendió a sus discípulos por arrancar espigas en ese día. En sus discusiones con los fariseos sobre este tema mostró que no se viola el sábado en caso de necesidad o por actos de caridad. (Mt. 12,3 ss; Mc. 2,25 ss; Lc. 6,3 ss; 14,5). San Pablo menciona el sábado entre las observancias judías que no son obligatorias para los cristianos (Col. 2,16; Gál. 4,9-10; Rom. 14,5). Los gentiles conversos celebraban sus reuniones religiosas el domingo (Hch. 20,7; 1 Cor. 16,2) y con la desaparición de las iglesias cristianas judías, se observó este día exclusivamente como el Día del Señor. (Vea domingo).


Bibliografía: EDERSHEIM, "Vida y Época de Jesús II" (Nueva York, 1897), 52-62, 777 ss.; SCHURER, "Hist. del Pueblo Judío" (Nueva York, 1891), vea índice; PINCHES, "Sapattu, el Sabbath Babilónico" en "Proceed. Of Soc. Of Bibl. Archeol." (1904), 51-56; LAGRANGE, "Relig. Semit." (París, 1905), 291-5; DHORME en "Rev. bibl." (1908), 462-6; HERN, "Siebenzahl und Sabbath bei den Babyloniern un im A. T." (Leipzig, 1907); IDEM, Der Israelitische Sabbath" (Munster, 1909); KEIL, "Babel und Bibelfrage" (Trier, 1903), 38-44; LOTZ, "Quaestiones de histor. sabbati" (1883); LESETRE en VIGOUROUX, "Dicc. de la bible", s.v. "Sabbat."

Fuente: Bechtel, Florentine. "Sabbath." The Catholic Encyclopedia. Vol. 13. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/13287b.htm>.

Traducido por Alfredo Moreno Prieto. L H M