Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 23 de abril de 2019

Santa Batilde

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(o Batilde)

Esposa de Clovis II, Rey de Francia, momento y lugar de nacimiento desconocido; fallecida en enero de 680. De acuerdo con algunas crónicas vino desde Inglaterra y era una descendiente de los reyes Anglo-Sajones, pero esta es una afirmación dudosa. Es cierto que fue una esclava al servicio de la esposa de Erchinoald, alcalde del palacio de Neustria. Las inusuales cualidades mentales y sus virtudes inspiraron la confianza de su amo, quien puso a su cargo muchos de los asuntos domésticos, y, después de la muerte de su esposa, deseó desposarla. Entonces la joven chica huyó y no volvió hasta que Erchinoald se hubo casado nuevamente. Aproximadamente en esa época Clovis II la conoció en la casa del alcalde del palacio y fue impresionado por su belleza, su gracia y por los buenos informes que tenía de ella. La liberó y se casó con ella en 649. Esta repentina elevación no disminuyó las virtudes de Batilde sino que le dio nuevo lustre. Su humildad, espíritu de oración, y la generosidad de su gran corazón hacia los pobres fueron particularmente destacables.

Siete años después de su matrimonio, Clovis II murió en 656, dejando a Batilde con tres hijos, Clotario, Childerico y Tierry. Una asamblea de los principales nobles proclamó a Clotario III, de cinco años de edad, rey bajo la regencia de su madre, Batilde. Ayudada por la autoridad y el consejo de Erchinoaldo y los santos obispos, Eloi (Eligio) de Noyon, Ouen de Rouen, Leéger de Autun, y Chrodebert de París, la reina pudo llevar a cabo útiles reformas. Abolió el desgraciado comercio de esclavos Cristianos, y firmemente reprimió la simonía entre el clero. También lideró la senda de la fundación de instituciones de caridad y religiosas, tales como hospitales y monasterios. A través de su generosidad fue fundada la Abadía de Corbey para hombres y la Abadía de Chilles cerca de París para mujeres. Alrededor de esta época fueron establecidas las famosas Abadías de Jumièges,.Jouarre y Luxeuil, muy probablemente, en gran parte, a través de la generosidad de Batilde. Bertilde, la primera Abadesa de Chilles, quien es honrada como una santa, vino desde Jouarre. La reina deseaba renunciar a su posición y entrar a la vida religiosa, pero sus obligaciones la mantuvieron en la corte. Erchinoaldo murió en 659 y fue sucedido por Ebroin.

No obstante la ambición del nuevo alcalde del palacio, la reina tuvo la capacidad de mantener su autoridad y usarla para beneficio del reino. Después de que sus hijos fueron establecidos en sus respectivos territorios, Childerico IV en Austrasia y Thierry en Burgundia, volvió a su deseo de una vida recluida y se retiró a su favorita; la Abadía de Chilles cerca de París.

Al entrar en la abadía, depositó la insignia de realeza y deseó ser la más baja en el rango entre las internas. Fue su placer tomar su posición detrás de las novicias y servir al pobre y al enfermo con sus propias manos. La oración y los trabajos manuales ocuparon su tiempo, y no deseó ninguna alusión a la grandeza de su antigua posición. De esta manera pasó quince años de retiro. A comienzos del año 680 tuvo el presentimiento de la proximidad de la muerte e hizo la preparación religiosa para la misma. Antes de su propio fin, aconteció el de Radegonde, un niño al que había sostenido en la pira bautismal y había entrenado en la virtud Cristiana. Fue enterrada en la Abadía de Chilles y canonizada por el Papa Nicolás I. El martirologio Romano ubica su fiesta el 26 de enero, y en Francia es celebrada el 30 de enero.

Acta SS., II; DUBOIS, Histoire ecclésiastique de Paris, 198; BINET, La vie excellente de Sainte Bathilde (Paris, 1624); CORBLET, Hagiographie du diocèse d'Amiens (1874); DES ESSARTS, Sainte Bathilde in Correspondant (1873), XXXII, 227-246; DRIOUS, La reine Bathilde (Limoges, 1865); GREÉCY en Revue archéologique (1865), XII, 603-610.

A. FOURNET Trascrito por Steven Fanning Traducido por Luis Alberto Alvarez Bianchi