Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 21 de febrero de 2019

San Willigis

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Arzobispo de Maguncia; murió el 23 de febrero de 1011. Su fiesta se celebra el 23 de febrero o el 18 de abril. Aunque de origen humilde, recibió una buena educación, y por la influencia del obispo Volkold de Meissen entró al servicio de Otón I, el Grande y despues de 971 figuró como canciller de Alemania. En 975 Otón II le hizo arzobispo de Maguncia y archicanciller del Imperio, posición en la cual rindió valiosos servicios al estado. Hauch (Kirchengesch. Deutschlands, III, Leipzig, 1906, 414) lo llama un obispo ideal del siglo X. Al estar bien educado él mismo, demandó una sólida educación a sus clérigos. Fue conocido como un buen y fluido orador.

En marzo de 975 el Papa Benedicto VII le entrego el palio y fue nombrado primado de Alemania. Como tal, en la Navidad de 983, coronó a Otón III en Aquisgrán, y en junio de 1002, coronó a Enrique II en Maguncia. En 1007 presidió el Sínodo de Frankfort, en el cual veinticinco obispos firmaron la Bula del Papa Juan XVIII para constituir la Diócesis de Bamberg. Siempre mantuvo amistosas relaciones con Roma ("Katholik", 1911, 142).

En 996 estuvo en la comitiva de Otón III en su viaje a Italia, asistió a la consagración del Papa Gregorio V y al sínodo que se reunión unos pocos días después. En este sínodo Willigis insistió fuertemente por el retorno de San Adalberto a Praga, cuya diócesis era sufragánea de Maguncia. Probablemente Willigis había consagrado al primer obispo, Thietmar (enero de 976), en Brumath, Alsacia (Hauch, III, 193), y había consagrado a San Adalberto. Este último, incapaz de soportar la oposición a sus actividades, abandonó su diócesis y no fue sino luego de mucha correspondencia entre la Santa Sede y Willigis que se vio forzado a regresar.

En 997 Gregorio V envió los decretos de un sínodo de Pavia a Willigis, “su vicario”, a efecto de que fueran publicados. Estas amistosas relaciones fueron en alguna forma perturbadas por la disputa de Willigis con el obispo de Hildesheim acerca de la jurisdicción sobre el convento de Gundersheim. El convento estaba originalmente situado en Brunshausen en la Diócesis de Hildesheim, pero fue transferido a Gundersheim, dentro de los límites de Maguncia. Ambos obispos reclamaron jurisdicción. Luego de mucha correspondencia y varios sínodos, el Papa Silvestre II se declaró a favor de Hildesheim. Cuando esta sentencia iba a ser publicada en un sínodo en Pohlde (22 de junio de 1001), Willigis, quien estaba allí, se marchó muy excitadoa pesar de los reproches del delegado, quien entonces le impuso una sentencia de suspensió al arzobispo. Willigis no intentaba oponerse formalmente a Roma, pero si cometió alguna falta en el asunto, rectificó todo públicamente con la declaración de Gundersheim el 5 de enero de 1007, cuando renunció a todas las reclamaciones al obispo de Hildesheim (Katholik, loc. cit., p. 145).

En su diócesis trabajó en la construcción de puentes, carreteras y en fomentar el arte. Construyó una catedral en Maguncia, la cual consagró el 29 de agosto de 1009 en honor a San Martín, pero ese mismo día fue destruida por un incendio. Ayudó luego en la restauración de la vieja iglesia de San Víctor y construyó la de San Esteban. Construyó también una iglesia en Brunnen, Nassau. Mostró gran solicitud por los religiosos y ayudó substancialmente a los monasterios de Bleidenstadt, San Disibod y Jechaburg en Turingia. Fue sepultado en la Iglesia de San Esteban.


Bibliografía: MANN, Lives of the Popes, IV (San Luis, 1910), 372, 391, 399.

Fuente: Mershman, Francis. "St. Willigis." The Catholic Encyclopedia. Vol. 15. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/15645b.htm>.

Traducido por Giovanni E. Reyes. L H M.