Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 15 de noviembre de 2019

Lista cronológica de los Papas

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

La lista histórica de los papas, desde el siglo dos hasta el siglo presente, constituye en sí misma un cuerpo considerable de literatura. La discusión sobre éstos catálogos está fuera del alcance de este artículo. Se puede consultar el artículo LIBER PONTIFICALIS que contiene información sobre los papas más famosos. Sin embargo, es propicio indicar de manera breve que son nuestras autoridades, sus nombres y la duración en el oficio de los papas de los dos primeros siglos de la existencia de la Iglesia.

San Ireneo, escribiendo entre el 175 y 190, no muchos años después de su permanencia en Roma, enumera la serie desde Pedro hasta Eleuterio (Adv. Haer. 3:3:3; Eusebius, "Hist. eccl." 5:6). Su objetivo, como ya hemos visto, era establecer la ortodoxia de la doctrina tradicional, como oposición a las novedades heréticas, mostrando que el obispo era el heredero natural de las enseñanzas apostólicas. En su lista aparecen sólo los nombres, no la duración de los diferentes episcopados. Esta carencia es suplida por otros testigos. La evidencia más importante es suministrada por el documento titulado “Catálogo Liberiano” – así llamado por el nombre del Papa que finaliza la lista. La colección de artículos de la que éste forma parte fue editada (aparentemente por un tal Furius Dionysius Philocalus) en el 354. El catálogo consiste de una lista de los obispos Romanos desde Pedro hasta Liberio, con la duración de sus respectivos episcopados, las fechas consulares, el nombre del emperador reinante, y en muchos casos otros detalles. Existen fuertes evidencias para creer que la parte más antigua del catálogo, hasta Pontiano (230-35), es obra de Hipólito de Porto. Se manifiesta que hasta este punto, el recopilador del siglo cuarto estaba haciendo uso de una autoridad diferente de la que emplea para los Papas subsiguientes: y hay evidencia evocando casi con certeza que “Crónica”, la obra de Hipólito contenía una lista similar. Además, el reinado de Pontiano sería el punto en el cual se habría detenido la lista: ya que Hipólito y él fueron condenados a la servidumbre en las minas Sardinianas -- hecho del que hace mención el cronógrafo cuando habla del episcopado de Pontiano. Lightfoot ha argumentado que esta lista originalmente contenía nada más que los nombres de los obispos y la duración de sus episcopados, las notas restantes fueron adicionadas por alguien tiempo después. Esta lista de Papas es idéntica a la de Ireneo, salvo que Anacleto se duplica en Anacleto y Cleto, mientras que Clemente aparece antes, en vez de después de estos dos nombres. El orden de los Papas Pío y Aniceto también ha sido intercambiado. Hay varias razones para considerar a estas diferencias como errores de los copistas. Otro testigo es Eusebio. Los nombres y años de episcopado de los obispos pueden ser reunidos de su “Historia” y sus “Crónicas”. Las observaciones en los dos trabajos; pueden ser mostradas para llegar a un acuerdo, sin importar ciertas corrupciones en muchos textos de las “Crónicas”. Esta lista oriental en manos de Eusebio es vista como idéntica a la lista occidental de Hipólito, excepto que en la lista del este el nombre del sucesor de Lino parece figurar como Anacleto, y en la lista original de occidente como Cleto. Las dos autoridades proponen la siguiente lista: (1) Pedro, XXV; (2) Lino, XII; (3) Anacleto [Cleto], XII; (4) Clemente, IX; (5) Evaristo, VIII; (6) Alejandro, X; (7) Sixto, X; (8) Telésforo, XI; (9) Higinio, IV; (10) Pío, XV; (11) Aniceto, XI; (12) Sotero, VIII; (13) Eleuterio, XV; (14) Víctor, X; (15) Ceferino, XVIII; (16) Calixto, V; (17) Urbano, VIII; (18) Pontiano, V (“Cronología” de Harnack, I, 152).

Sabemos por Eusebio (Hist. eccl. 4:22) que a mediados del siglo segundo, Hegesipo, el Cristiano Hebreo, visitó Roma y dibujó una lista de obispos hasta Aniceto, el que fuese luego Papa. Eusebio no cita su catálogo, pero Lightfoot ve razones suficientes para afirmar que lo podemos encontrar en un pasaje de Epifanio (Haer. 27:6), en el cual los Obispos hasta Aniceto son enumerados. Esta lista de Hegesipo, escrita menos de un siglo después del martirio de San Pedro, era desde su punto de vista la fundación como la de los catálogos de Eusebio e Hipólito (Clemente I de Roma, 325 so.) Su punto de vista ha sido aceptado por muchos literatos. Incluso aquellos que, como Harnack (Cronología, I, 184 sq.), no admiten que esa sea la lista de Hegesipo, la reconocen como un catálogo del origen Romano y de fecha muy antigua, dando un testimonio independiente al igual que las listas Eusebiana y Liberiana.

La “Liber Pontificalis”, largamente aceptada como una autoridad del mayor nivel, es ahora reconocida como compuesta al principio del siglo V, y como manifestaron los antiguos Papas, dependiente del “Catálogo Liberiano”.

En la numeración de los sucesores de San Pedro, aparecen ciertas diferencias en distintas listas. Las dos formas, Anacleto y Cleto, antiguamente ocasionaron que el tercer Papa sea considerado dos veces. Existen algunos pocos casos, en los que todavía se duda si algunos individuos pueden ser considerados como verdaderos Papas o intrusos, y de acuerdo al punto de vista tomado por el recopilador de la lista, ellos serían incluidos o excluidos. En la lista adicional el Estéban que sigue inmediatamente después de Zacarías (752) no está numerado, ya que, aunque debidamente electo, murió antes de su consagración. En aquél tiempo se sostenía que la dignidad papal era otorgada en su consagración, de ahí su exclusión de las listas más antiguas. León VIII (963) está incluido, así como la reasignación de Benedicto V, aunque impuesta, puede haber sido genuina. Bonifacio VII está también presente como Papa, ya que, en el 984 por lo menos, parece haber sido aceptado como tal por la Iglesia Romana. El pedido de Benedicto X (1058) es también reconocido. No se puede afirmar con certeza que este título es inválido, y su nombre, aunque algunas veces excluido, aparece en los catálogos más antiguos. Se debe observar que no existe ningún Juan XX en el catálogo. Esto se debe al hecho que, en la “Liber Pontificalis”, se dan dos fechas en conexión con la vida de Juan XIV (983). Esto introdujo la confusión en algunos de los catálogos papales, y un Papa distinto fue asignado a cada una de estas fechas. Además, tres papas llamados Juan fueron adicionados entre Benedicto VII y Gregorio V. El error llevó a que el Papa del siglo XIII quien debió llamarse Juan XX, escogiera el nombre de Juan XXI (Duchesne, "Lib. Pont." 2:17). Sólo algunos de los antipapas son mencionados en la lista. No existe razón para nombrar a cada uno de aquellos pretensores. Muchos ellos no poseen ningún tipo de importancia histórica. Desde Gregorio VII en adelante, no se asignan solamente los años, sino los precisos días en lo que los gobiernos respectivos comenzaron y terminaron. Las autoridades antiguas también guardaron estos detalles para la mayoría de los papas siguientes, pero, antes de la mitad del siglo XI, la información no es tan confiable.

Con Gregorio VIII ingresó un nuevo método de cómputo. La dignidad papal era reconocida desde la elección, y no como antes desde la coronación, y el inicio de su gobierno era considerado desde el día de la elección. Este punto es conveniente para ingresar las indicaciones más detalladas.

Para la lista completa de los hombres que han desempeñado este oficio, vea LISTA DE LOS PAPAS.

G.H. JOYCE Transcrito por Gerard Haffner Traducido por Alonso Teullet