Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 19 de junio de 2019

Cam, camitas

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Cam

(V.A. Jam). Hijo de Noé y progenitor de una de las tres grandes razas de hombres cuya tabla etnográfica aparece en Génesis 10. Dondequiera que se enumera a los tres hijos de Noé en la Biblia, se coloca a Cam entre Sem y Jafet. Podemos deducir, sin embargo, por Gén. 9,24 que esta enumeración no está basada en su edad, puesto que se habla de Cam como “el hijo menor” de Noé, comparado, aparentemente, con sus dos hermanos. El único incidente en la vida de Cam después del Diluvio registrado en la Biblia es el narrado en Gén. 9,21-24. Cam ve a su padre bajo la influencia del vino yaciendo desnudo en su tienda. Él se lo dice a sus hermanos, quienes respetuosamente cubren al patriarca. La secuela hace evidente que en esa ocasión Cam fue culpable de una gran irreverencia, pues cuando Noé oye de la conducta de sus hijos bendijo a Sem y a Jafet, con su posteridad, y pronuncia una maldición, no sobre Cam, sino sobre su hijo Canaán y sus descendientes, prediciendo que serán siervos de sus hermanos. (Para un tratamiento más amplio de este punto vea, Canaán, cananeos.

Los Camitas

Los nativos y tribus que descienden de Cam se enumeran en Gén. 10,6-20. Se dividen en cuatro grandes familias: Kus, Misráyim, Put y Canaán. Los kusitas se encuentran en los valles del Éufrates y el Tigris, en Arabia, y también en África. Misráyim es Egipto. Put, menos conocido, parece haber ocupado las regiones al oeste de Egipto, en especial de Libia. Canaán comprendía las numerosas tribus cuyo país fue posteriormente ocupado por Israel. Los camitas, en consecuencia, se dispersaron por una inmensa extensión de territorio. Ellos fundaron los más grandes imperios de la antigüedad, Asiria, Babilonia, Egipto, Fenicia. En Asia fueron pronto sustituidos o subyugados por los semitas. En África también han sido vencidos, en el transcurso del tiempo, por las razas de Sem y de Jafet. Este sometimiento ha significado, en general, el triunfo de una civilización superior, la moral más pura, y una religión más espiritual. (Ver Lenormant, "Hist. Orient l'ancienne", I, 96 ss).


Fuente: Reilly, Wendell. "Cham, Chamites." The Catholic Encyclopedia. Vol. 3. New York: Robert Appleton Company, 1908. <http://www.newadvent.org/cathen/03566b.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.