Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 28 de marzo de 2020

San Pascasio Radberto

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

San Pascasio Radberto: Teólogo; nació en Soissons en el 786; murió en el Monasterio de Corbie cerca del 860 (la fecha 865 es improbable). Fue un niño expósito, pero fue tomado y criado por las monjas benedictinas en Soissons. Ingresó a la Orden Benedictina en Corbie bajo el abadiado de Adalardo, y fue durante muchos años instructor de los jóvenes monjes. En 822 acompañó al abad Adalardo a Sajonia con el propósito de fundar el monasterio de Nueva Corvey (Westfalia). Vio cuatro abades, a saber, Adalardo, Wala, Hedo e Isaac pasar a su recompensa y, a la muerte del abad Isaac, Pascasio se convirtió en abad de Corbie, aunque solo era diácono; su humildad no le permitió recibir la ordenación sacerdotal. Con motivo de un desacuerdo, renunció a su cargo después de unos siete años y así pudo dedicarse al estudio y la literatura.

Escribió un sabio comentario sobre el Evangelio según San Mateo, "Commentarii in Matt. libri XII"; una exposición del Salmo 44, "Expos in Ps. 44 libri III", una obra similar sobre las Lamentaciones, "Expos. In Lament. Libri V"; y una vida del abad Adalardo (cf. Bolland., 2 Jan.). Su biografía del abad Wala es una obra de la mayor utilidad como fuente histórica (cf. Rodenburg, "Die Vita Walae als historische Quelle", Marburgo, 1877). Revisó el "Passio Rufini et Valerii". Su primera obra sobre teología dogmática fue el tratado "De fide, spe et caritate" (publicado por primera vez por Bernhard Pez, "Thesaur. Anecdot.", I, 2, Augsburgo, 1721); luego escribió dos libros: "De Partu Virginis", en el cual defendió la virginidad perpetua de María, la Madre de Dios.

La más importante de sus obras es "De corpore et sanguine Domini", en Martène, "Vet. scriptor. et monum. amplissima Collectio", t. IX, escrita en 831 para su discípulo Placido Varino, abad de Nueva Corbie, y para los monjes de ese monasterio, revisada por el autor y enviada en 844 al emperador Carlos el Calvo. El emperador le encargó el benedictino Ratramno de Corbie que refutara ciertas afirmaciones cuestionables de Pascasio, y, cuando Rábano Mauro se unió a la discusión (cf. Ep. LII ad Egilem, P.L., CXIII, 1513), ocurrió la primera controversia sobre la Eucaristía. Esta continuó hasta el siglo X e incluso después, pues tanto los seguidores de Berengario de Tours en el siglo XI como los calvinistas en el XVI, atacaron vigorosamente la obra pues pensaron que habían hallado la verdadera fuente de innovaciones doctrinales, especialmente respecto al dogma católico de la Transubstanciación. Su objetivo principal aquí fue dar, de acuerdo con la doctrina de los Padres de la Iglesia (por ejemplo, Ambrosio, Agustín y Crisóstomo), la explicación más clara y más comprensible de la Presencia Real. Al llevar a cabo su plan, cometió el error de enfatizar la identidad del Cuerpo Eucarístico de Cristo con su cuerpo natural (histórico) en términos tan exagerados que la diferencia entre los dos modos de existencia no se explicó lo suficiente.

En oposición a su afirmación de que el cuerpo eucarístico de Cristo es “non alia plane caro, quam quæ nata est de Maria et pasa in cruce et resurrexit de sepulchro” (loc cit.), Ratramno consideró necesario insistir en que el Cuerpo de Cristo en la sagrada Hostia —a pesar de su identidad esencial con el cuerpo histórico— está presente por un modo espiritual de existencia y, en consecuencia, como una “substancia invisible”, y por lo tanto, nuestros ojos no pueden percibir inmediatamente el Cuerpo de Cristo en la forma de pan. Es difícil admitir que Pascasio realmente creía lo que aquí se infiere: su narración, sin embargo, de ciertos milagros eucarísticos puede haber dado algún fundamento para la sospecha de que se inclinaba hacia una aprehensión groseramente carnal de la naturaleza de la Eucaristía, parecida a la de Cafarnaúm ([[Evangelio según San Juan |Jn. 6,48-60). Sus oponentes también le reprocharon que, en contradicción directa con su punto de vista fundamental, introdujera simultáneamente las nociones de una figura y una veritas, colocando de lado a lado sin ninguna reconciliación las concepciones simbólicas y realistas de la Eucaristía. La acusación parece totalmente injustificada; pues por figura entendía simplemente lo que aparece exteriormente a los sentidos, y por veritas, lo que la fe nos enseña.

En el fondo, su doctrina era tan ortodoxa como la de sus oponentes. Se defendió con cierta habilidad contra los ataques de sus críticos, especialmente en su "Epistola ad Frudegardum". Pero una reivindicación más exhaustiva de San Pascasio fue hecha por Gerbert, luego el Papa Silvestre II (m. 1003), quien, en una obra con el mismo título "De corpore et sanguine Domini", sostuvo que la doctrina de San Pascasio era correcta en cada particular. La ventaja científica que se acumuló en la teología de esta primera controversia sobre la Eucaristía es en absoluto importante; pues, a través de la distinción precisa hecha entre el Cuerpo Eucarístico de Cristo y sus apariencias sensibles exteriores, se abrió el camino para una comprensión más profunda de las especies o accidentes eucarísticos en distinción y oposición al cuerpo invisible de Cristo escondido bajo ellos. De ahí que también la difícil noción de la Transubstanciación ganó mucho en claridad, distinción y precisión.

San Pascasio primero fue enterrado en la iglesia de San Juan en Corbie. Cuando comenzaron a ocurrir numerosos milagros en su tumba, bajo el gobierno del abad Fulco, sus restos fueron solemnemente exhumados por orden del Papa, (12 julio 1073) y enterrados en la iglesia de San Pedro, Corbie. Su fiesta se celebra el 26 de abril.


Bibliografía: Las recopilaciones de la Opera Paschasii fueron publicadas por primera vez por SIRMOND (París, 1618); estas fueron republicadas con numerosas adiciones en P.L., CXX. Sus cartas aparecen en PERTZ, Mon. Ger. Hist.: Epist., VI, 132 sq.; sus poemas en PERTZ, Poet. Lat., III, 38 ss., 746 ss.; Das Epitaphium Arsenii (pseudonym for WALA), ed. DUMMLER en Abhandlungen der Berliner Akademie (1900); Vita Paschasii aparece en MABILLON, Acta SS. O.S.B., IV (Lucca, 1735), 2, 122 ss.; y en PERTZ, Mon. Germ. Hist.: Script, XV, 452 sq.; HAUSHERR, Der hl. Paschasius Radbertus (Maguncia, 1862); SADEMANN, Der theol. Lehrgehalt der Schriften des Paschasius (Marburgo, 1877); ERNST, Die Lehre des Paschasius Radbertus von der Eucharistic mit besonderer Rucksicht der Stellung des Rabanus Maurus und des Ratramnus (Friburgo, 1896); CHOISY, Paschase Radbert (Geneva, 1889); NAGLE, Ratramnus und die hl. Eucharistie, zugleich eine dogmatisch-historische Wurdigung des ersten Abendmahlstreites (Vienna, 1903); SCHNITZER, Berengar von Tours (Stuttgart, 1892), 127 ss.; BACH, Dogmengeschichte des Mittelalters, I (Viena, 1873); EBERT, Allgemeine Geschichte der Literatur des Mittelalters, II (Leipzig, 1880), 230 sq.: GOTZ, Die heutige Abendmahlsfrage in ihrer geschichtlichen Entwickelung (2da ed., Leipzig, 1908).

Fuente: Pohle, Joseph. "St. Paschasius Radbertus." The Catholic Encyclopedia. Vol. 11, pág. 518. New York: Robert Appleton Company, 1911. 24 Feb. 2020 <http://www.newadvent.org/cathen/11518a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina